AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 13 de noviembre de 2008

Reunión preparatoria de la cumbre

jueves, 13 de noviembre de 2008

Zapatero garantiza a Rajoy que su intención es permanecer en el núcleo del proceso
El presidente destaca que el Gobierno prevé acometer nuevas medidas económicas de apoyo a la economía
11 Noviembre 08 – –
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha trasladado hoy al líder del PP, Mariano Rajoy, su intención de que España participe no sólo en la cumbre financiera del sábado en Washington, sino también en las siguientes etapas en las que se reformará el sistema financiero internacional, informa Efe.
Fuentes del Ejecutivo han destacado el ambiente cordial de la entrevista que hoy han mantenido en el Congreso Zapatero y Rajoy ante la cumbre de Washington, en la que el presidente del Gobierno se ha comprometido a estudiar las propuestas del PP y a incorporar al documento oficial las que considere útiles.
Según han apuntados estas fuentes, Zapatero ha valorado ante el líder del PP que España esté presente en el inicio de un proceso que deberá desembocar en la reforma del sistema financiero y le ha asegurado que trabajará para participar también en las siguientes reuniones.
«España empieza con afán de seguir en las futuras etapas», han insistido las fuentes del Gobierno, que estiman deben ser los jefes de Estado y de Gobierno que se reunirán en la capital estadounidense quienes decidan la metodología de las próximas reuniones.
Zapatero ha ofrecido a Rajoy información «exhaustiva» sobre la reunión del próximo sábado y sobre el Consejo Europeo celebrado la semana pasada en Bruselas para fijar la posición de la UE, en la línea con la propuesta española.
Los ejes de esa propuesta, han recordado las fuentes, serán la reforma del Fondo Monetario Internacional para que asuma la responsabilidad de ejercer la supervisión global del sistema financiero, la regulación de los productos financieros, de las entidades y de los paraísos fiscales y el establecimiento de nuevas reglas para las agencias de calificación de riesgos.
El presidente del Gobierno, según han apuntado las fuentes, ha transmitido a Rajoy el «empeño de país» de contribuir con propuestas a la nueva regulación del sistema financiero internacional y de participar en el grupo que va a marcar esas nuevas reglas.
En este contexto, le ha agradecido el documento que le ha entregado con las propuestas del PP y se ha comprometido a estudiarlo en los próximos días para analizar si alguna de esas iniciativas puede añadirse al documento que España defenderá el sábado, que todavía no se ha cerrado.
Zapatero también ha informado a Rajoy de su futura comparecencia en el Congreso para exponer los resultados de la cumbre y de las medidas en las que trabaja la UE para reactivar la economía.
El jefe del Ejecutivo viajará a Washington con su equipo económico prácticamente al completo: el vicepresidente segundo, Pedro Solbes; el secretario de Estado de Economía, David Vegara; y el director de la Oficina Económica de Moncloa, Javier Vallés.
Más recursos para la economía
Por otra parte, informa Europa Press, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, avanzó hoy que el Gobierno «seguirá realizando una importante inyección de recursos públicos en la economía», y volvió a insistir en que el incremento «serio y grave» del empleo en España tiene su causa en la crisis internacional.
Así lo aseguró el jefe del Ejecutivo en respuesta al senador del PP, Pío García-Escudero, durante la sesión del control al Gobierno en la Cámara Alta, horas antes de su encuentro con el líder de los ‘populares’, Mariano Rajoy.
Zapatero concretó que el Gobierno prevé acometer nuevas medidas económicas de apoyo a la economía, con el fin último de reducir la destrucción empleo, después de que la Comisión Europea presente el plan de acción para la recuperación económica, el próximo día 26, y el Consejo Europeo de diciembre lo ponga en común.
Zapatero se defendió de las acusaciones del PP en su gestión del desempleo, y aseguró que el Gobierno tiene una «doble preocupación» al respecto. En primer lugar, afirmó que «mientras haya unas condiciones adversas para la recuperación de la economía», el compromiso del Gobierno es el «máximo apoyo» a los parados, y, en segundo lugar, garantizó que el Ejecutivo trabaja en las medidas coordinadas con la UE para incentivar dicha recuperación.
La crisis es internacional
Preguntado por el senador ‘popular’ sobre si sigue sosteniendo que el actual incremento del desempleo tiene su origen en la crisis internacional, Zapatero fue claro: «Sí, sin duda».
La prueba «más evidente», para el presidente del Gobierno, de que la crisis que vive España empezó a nivel internacional es que el momento en el que empiezan las problemas para la economía española y para la mayoría de los países se localiza en el estallido de la crisis ‘subprime’ en EE.UU. «Hasta ese momento España creaba trabajo como ningún otro país de la UE», apostilló.
A partir de ahí, Zapatero argumentó que la crisis se ha extendido con mayor rapidez e intensidad, afectando especialmente al empleo, en aquellos países donde el sector inmobiliario o el motor tenían más peso, como España, Alemania o EE.UU.

Posición del Partido Popular sobre la cumbre de Washington del 15 de noviembre de 2008

jueves, 13 de noviembre de 2008

La cumbre del G-20 se convoca en un momento de claro empeoramiento de la situación del sistema financiero mundial que hace evidente la necesidad de reformar las instituciones y reglas que hasta ahora lo han gobernado.
Hasta el momento diferentes países y áreas económicas han tomado medidas de carácter urgente y extraordinario. En Europa se están coordinando ese tipo de medidas, pero se hace necesaria una cooperación más global.
El Partido Popular comparte plenamente los objetivos de la convocatoria:
Ӣ Acordar medidas concretas para combatir la crisis.
Ӣ Fijar los principios que deben regir el sistema financiero internacional a partir de ahora.
”¢ Iniciar un proceso de reforma de los marcos regulatorios, de supervisión e institucionales del sistema financiero internacional para evitar la repetición de una crisis similar.
Asimismo, la posición del Partido Popular sobre los temas que serán discutidos en la reunión se resume en los siguientes puntos:
1) Necesidad de soluciones globales y nacionales
La crisis financiera internacional es un problema global que requiere tanto soluciones globales como nacionales. Algunas medidas deberán adoptarse por foros e instituciones internacionales y otras por cada uno de los países en función de sus propias circunstancias.
2) Apuesta por la economía de mercado
España debe alinearse inequívocamente con los estados miembros de la UE y el resto de naciones que apuestan por la libertad económica y la lucha contra el proteccionismo como forma de promover el crecimiento y el desarrollo. Al tiempo que considera que es necesario mejorar la regulación y supervisión del sector financiero y apoyar los mecanismos que conduzcan a una mejor supervisión del sistema.
A su vez, los instrumentos de apoyo a los sistemas financieros deben respetar la competencia y no producir ventajas injustificadas equivalentes a ayudas de estado.
3) La corrección de los déficit externos es requisito imprescindible para salir de la crisis
La actual crisis financiera internacional tiene su origen en tres elementos, tal y como reconoce el comunicado de Ministros de Economía del G-20: excesos en los mercados financieros, deficiencias en la política monetaria, la supervisión y regulación financiera y los grandes desequilibrios externos globales y nacionales. Es necesario corregirlos todos para lograr una pronta solución de la crisis.
4) Los países con déficit exterior han de hacer un especial esfuerzo de austeridad
La política fiscal de cada país ha de tener como objetivo corregir los desequilibrios globales y nacionales. No es razonable que países con circunstancias tan diferentes como China o España lleven a cabo la misma política fiscal.
Los países que necesitan financiación del resto del mundo, como especialmente lo es España, han de corregir su déficit exterior mediante un especial esfuerzo de austeridad de sus cuentas públicas. Esta sería una de las principales aportaciones de España a la solución de la crisis, ya que los flujos financieros que surgen de los desequilibrios entre las distintas áreas y países ha sido uno de los principales canales de transmisión de la misma.
5) Se ha diseñar una nueva política monetaria que evite los excesos del pasado
La política monetaria de los principales países o áreas ha respondido con rapidez a los problemas de liquidez planteados, y ha sido acertada la reducción coordinada de tipos de interés de las últimas semanas. El gran problema al que se enfrenta la política monetaria en estos momentos es el desapalancamiento del sistema financiero, problema al que no es ajeno España.
En un futuro la política monetaria deberá mantenerse vigilante y estar más atenta a las señales de exceso de liquidez como los precios de los activos, el déficit exterior o la volatilidad de los mercados bursátiles.
6) Se ha de crear un nuevo marco de regulación y supervisión financiera en el que España puede aportar ejemplos de buenas prácticas
España debe apoyar la posición de la UE para mejorar el sistema de supervisión financiera internacional. La regulación debe ser adecuada pero firme, sin que obstaculice el normal desarrollo del mercado financiero.
También a nivel nacional es necesario un esfuerzo de modernizacióndel marco regulatorio. En este sentido el Partido Popular está abierto a negociar con el Gobierno un nuevo sistema institucional financiero.
A su vez, en algunos aspectos de la regulación financiera, como la provisión anticíclica aprobada en 1999, que aplica España se han revelado como instrumentos eficaces en la prevención y lucha contra la crisis financiera.
Es necesario contar con un sistema de alerta temprana que permita actuar a tiempo ante las crisis financieras.
Asimismo se debe reforzar el mecanismo de supervisión multilateral para reducir los riesgos que suponen los desequilibrios globales.
La información disponible sigue teniendo carencias importantes, por lo que se hace necesaria una revisión de las fuentes de información.
Es imprescindible mejorar los estándares internacionales financieros y contables. España debe adherirse a la propuesta de la UE de crear estándares financieros comunes en los distintos centros financieros(siempre y cuando no afecten a la estabilidad financiera); revisar los estándares prudenciales y contables de las entidades financieras para que no incentiven la toma de riesgos excesivos; y reformar las instituciones de supervisión, especialmente las contables, para permitir un diálogo genuino a nivel mundial.
Pero para que la reforma regulatoria tenga éxito, es preciso, y en esto también parece haber consenso, que las nuevas reglas sean aplicadas con efectividad por el mayor número de países posibles. No debe existir ninguna parte o segmento del mercado sin la adecuada regulación o al menos supervisión; deben tomarse las medidas adecuadas, a nivel nacional e internacional, para evitar que loscentros financieros que no cooperen pongan en peligro la estabilidad financiera internacional; el nuevo marco de información que se cree no debe tener lagunas; deben replantearse aquellas operaciones que suponen un excesivo riesgo financiero.
7) Apoyo especial a los países emergentes y las economía en desarrollo España debe ser un miembro activo en la proposición de medidas extraordinarias de apoyo a los países emergentes y en vías de desarrollo, especialmente para Latinoamérica.
8 ) Se han de reformar las instituciones económicas internacionales siendo irrenunciable que España esté representada
adecuadamente en las mismas.
En el ámbito de la reforma institucional, España ha de exigir ucambio en las actuales instituciones y foros que reconozcan su actual posición en la economía mundial. Se debe apoyar los cambios que supongan adecuar las instituciones y foros al peso real de todas las economías, no sólo el de las emergentes.
Así, las discusiones deberán desarrollarse en un nuevo foro, que sería un G-20 ampliado en que España sea miembro de pleno derecho. Nunca sería aceptable el mantenimiento del actual G-20 o que se desarrollen determinados aspectos en el Fondo de Estabilidad Financiera.
Alternativamente el Fondo Monetario Internacional podría hacer esta labor y actuar como secretaría del proceso. Pero previamente sería necesaria una reforma, especialmente de sus cuotas y del Directorio Ejecutivo para adecuar el peso de cada país, y especialmente el de España en la institución y la toma de decisiones, junto con una mejora de sus instrumentos de supervisión especialmente el FSAP (el Programa de Evaluación de Servicios Financieros).
Sería deseable un compromiso político de todas las grandes áreas económicas de coordinar sus políticas monetarias y cambiarias, bajo la supervisión del FMI reformado.
Además, la coordinación de la regulación financiera, al menos en Europa deberá plantearse en el ECOFIN, y para la zona euro específicamente en el Eurogrupo. En ningún caso se debe otorgar esta tarea al Foro de Estabilidad Financiera, dada su escasa representatividad.
La coordinación entre reguladores financieros debe realizarse entre reguladores nacionales entre sí y con el BIS (Banco Internacional de Pagos de Basilea).
9) La presencia de España en el proceso de reforma del orden económico mundial debe ser permanente y no limitarse únicamente a la Cumbre de Washington
El Partido Popular apoyará en todo lo que sea necesario al gobierno para que España participe en todo el proceso de desarrollo del nuevo orden financiero mundial. España no ha estado presente en la reunión preparatoria de Sao Paulo, pero debería estarlo en las reuniones posteriores a la Cumbre de Washington.
Una presencia puntual en la cumbre inicial, pero no en las posteriores reuniones de trabajo no permitiría participar adecuadamente en el proceso. La opción más deseable para desarrollar este proceso es un nuevo foro en el que España participe con el peso que le corresponde.
10) Se ha de orientar la política económica española hacia la solución de los problemas de la economía real
Se ha de tener en cuenta que de los 21 países que asisten, las perspectivas económicas españolas son de las peores. Justo lo contrario de lo que sucedió en las dos ultimas crisis mundiales (1998 y 2002).
El Partido Popular quiere reiterar su preocupación por la específica situación de la economía española. La crisis financiera internacional ha actuado como agravante de una crisis de la economía real que ya se había iniciado con anterioridad, y cuyas consecuencias en términos de desempleo y destrucción de actividad económica se vive día a día. Colaborar en la solución de la crisis financiera internacional es sólo una parte de la solución de los problemas económicos que vive nuestro país. Pero es necesario mucho más, y pedimos al Gobierno una corrección de la política económica para atajar los problemas de la economía real.

Los secretarios judiciales salen insatisfechos de la primera reunión con Justicia

jueves, 13 de noviembre de 2008

Diario de Noticias, 11 Nov. 2008, Editorial LA LEY
Aseguran que las propuestas del Gobierno han sido «escasas» y que esperaban mayor compromiso
Madrid.- Los representantes de los secretarios judiciales que ayer se reunieron con el Ministerio de Justicia para abordar la reforma de las leyes procesales aseguraron haber salido «insatisfechos» del encuentro, ya que esperaban más compromisos del Gobierno, y consideran que sus propuestas han sido «escasas».
Así lo explicó a Efe la portavoz de la Unión Progresista de Secretarios Judiciales (UPS), Margarita Martínez, quien consideró que los planes del Gobierno son «un poco pobres» y que se podría sacar mucho más partido y aprovechar mejor la capacidad de este colectivo.
Según Martínez, el secretario de Estado de Justicia, Julio Pérez, se ha comprometido a enviar antes de quince días a los representantes de los secretarios judiciales el anteproyecto de reforma de las Leyes Procesales para implantar la Oficina Judicial que aprobará antes de final de año el Consejo de Ministros.
Pérez ha asegurado también, según ha informado el Ministerio de Justicia, que su intención es asumir «hasta donde sea posible» las alegaciones e informes de las asociaciones de secretarios judiciales al anteproyecto de reforma de leyes procesales.
Según Justicia, el encuentro se ha desarrollado «en un marco de cordialidad y diálogo» y durante el mismo Pérez ha manifestado su interés en mantener sucesivas reuniones con estas asociaciones para exponerles sus proyectos inmediatos tanto en el ámbito de la Modernización de la Justicia como de la Nueva Oficina Judicial.
La de ayer fue la primera reunión entre representantes del Ejecutivo y los secretarios judiciales tras la protesta de tres horas que el pasado 21 de octubre llevó a cabo este colectivo y que, al coincidir con las juntas de jueces convocadas para ese día, paralizó la actividad de los tribunales.
Al encuentro con el secretario de Estado de Justicia y con la directora general de Modernización de la Administración de Justicia, Pilar Rodríguez, asistieron, entre otros, los representantes de la Unión Progresista de Secretarios Judiciales (UPS), el Colegio Nacional de Secretarios Judiciales (CNSJ) y el Sindicato de Secretarios Judiciales.
«Nos ha dejado muy fríos» explicó a Efe el portavoz del CSNJ, Rafael Lara, quien reconoció que el encuentro fue cordial y con buen talante, aunque criticó que el Ministerio no haya profundizado en ninguno de los temas planteados y ni siquiera haya fijado un calendario de reuniones para abordar las mejoras de la Justicia.
Según Lara, desde el Ministerio se ha hecho una exposición de los proyectos previstos, «que son los mismos que hace años», y se ha reconocido que se va a revisar el anteproyecto de leyes procesales, pero el único compromiso ha sido un emplazamiento a nuevas reuniones sin concretar fechas.
Los representantes de los secretarios judiciales han trasladado al Gobierno su preocupación por el informe del Consejo General del Poder Judicial que propone reflexionar sobre quién debe desempeñar las facultades de señalamiento, Rafael Lara también ha calificado como una «triste noticia» la intención del Ejecutivo de limitar la presencia del secretario en los juicios, porque, en su opinión, ésta es una garantía para el ciudadano. EFE.