AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 22 de mayo de 2010

“Es falso que tardemos un mes en inscribir las sociedades”

Sábado, 22 de mayo de 2010

Entrevista Alfonso Candau. Decano del Colegio de Registradores de España
“Es falso que tardemos un mes en inscribir las sociedades”
El decano anuncia un acuerdo con el catastro para impulsar la coordinación con los registros y responde con datos estadísticos a la acusación de retrasos por parte de los notarios.
Natalia Sanmartin Fenollera – Madrid – 21/05/2010 – Cinco Días
Alfonso Candau hace una pausa en una reunión con su junta de gobierno para hablar de las aportaciones de los registradores al proyecto de Ley de Economía Sostenible, de las ofertas para ampliar sus funciones a otros ámbitos -como la gestión del Registro Civil- y de las acusaciones del notariado sobre una posible responsabilidad registral en los retrasos en la constitución de sociedades en España. Casado con una notaria, el decano de los registradores asegura no entender la críticas del notariado. “Yo siempre digo que el presidente del notariado, Antonio Ojeda, y yo sólo tenemos algo en común: tanto él como yo hablamos continuamente del registro”.
¿Puede adelantar algo de lo que ha tratado hoy en la junta?
Estamos tratando el tema de la coordinación con el catastro. Tanto los registradores como el catastro hemos llevado a cabo conversaciones para presentar de común acuerdo una enmienda al proyecto de Ley de Economía Sostenible dirigida a fijar el procedimiento para coordinar ambas instituciones. Hay la mejor de las disposiciones y yo tengo la confianza de que salga adelante y se apruebe.
¿Cómo se articularía esa coordinación?
Sería un procedimiento que permitiría que aquel ciudadano cuyas parcelas catastrales no coincidan con la información del registro pueda solicitar que se coordinen ambos datos. Antes esto se hacía con ocasión de algún negocio, pero nuestra intención es que se pueda llevar a cabo como operación específica. Por supuesto se articularía con todas las garantías, con citación de los interesados que puedan tener objeciones para no perjudicar a terceros.
¿Cuanto le costaría al particular?
El procedimiento en sí no tendría ningún coste. Naturalmente si se acaba llegando a una inscripción registral habría el coste normal de ésta. Pero todo el proceso se llevaría a cabo por el catastro y el registro, ambas instituciones intervendrían.
En el último editorial de su revista los notarios aseguran que la dilación en la constitución de sociedades en España se produce en el Registro Mercantil, que tarda de media 33 días. ¿Qué tiene que decir a esto?
Yo no comparto en absoluto las apreciaciones del notariado y de su presidente, Antonio Ojeda. Ahora bien, lo que quiero transmitir no son juicios de valor, sino datos, porque sin datos es imposible entablar un debate sereno. Los datos del Centro de Procesos Estadísticos, que son los que se envían al Ministerio de Economía y al INE, muestran que desde que se obtiene la certificación negativa de una sociedad hasta que el notario otorga la escritura pasan 31,91 días si hablamos de presentación telemática y 33,79 si es en ventanilla. Dicho esto, desde que se presenta esa escritura en el registro hasta que el registrador realiza la inscripción el plazo es de 5,94 días telemáticamente y 7,45 en ventanilla. Ésos son los datos reales. Podrá parecer mucho o poco, pero los datos son lo que son.
En la última conferencia que usted pronunció en el Club Siglo XXI afirmó que los registradores podrían ayudar a los empresarios a detectar situaciones preconcursales. ¿Cómo lo harían?
Las cuentas de las empresas se depositan en el registro informatizadas y esto posibilita su tratamiento informático. Estadísticamente, se sabe que determinados síntomas llevan a determinados efectos, por eso estamos en condiciones de detectar las denominadas situaciones preconcursales y advertir de ellas a los pequeños empresarios para que adopten las medidas pertinentes. Nosotros proporcionaríamos simplemente información estadística y, por supuesto, sólo se le daría a la empresa. Pero para eso hace falta una legislación que regule esta posibilidad.
Ustedes se han ofrecido para llevar a cabo la gestión del Registro Civil. ¿Sigue en pie esa oferta?
Sigue en pie, aunque lo cierto es que sabemos que se están valorando otras opciones, además de la nuestra.

El Banco de España interviene Cajasur

Sábado, 22 de mayo de 2010

La entidad cordobesa, al borde de la bancarrota, rechazó fusionarse con Unicaja
Lourdes Lucio / Iñigo de Barrón – Sevilla / Madrid – 22/05/2010
El consejo de administración de Cajasur ha optado por el suicidio. Por una mayoría de 11 votos a favor, ocho en contra y una abstención, el consejo de la caja fundada por la Iglesia católica ha rechazado la fusión con Unicaja y opta por ser intervenida por el Banco de España.

“Esto es otra cosa”, “no hay lógica empresarial”, “prefieren que les intervengan a la fusión”. Desde que comenzaron las negociaciones entre la arruinada Cajasur -596 millones de euros de pérdidas en 2009, 114 millones acumulados ya en el primer trimestre de este año-, todos los interlocutores de la entidad cordobesa advertían de la irracionalidad con la que los representantes de la Iglesia católica seguían en la negociación. Anoche, esa “locura” -como la denominó un miembro del consejo- cruzó un punto de no retorno. El presidente de Cajasur, el sacerdote Santiago Gómez Sierra, defendió en el consejo la intervención del Banco de España en vez de la fusión con Unicaja. Su principal argumento que no se fiaba del presidente de Unicaja, Braulio Medel, con quien ha mantenido constantes enfrentamientos en los meses que ha durado la negociación entre las dos cajas andaluzas. También justificó la decisión en que no se había llegado a un acuerdo laboral con los sindicatos y, por tanto, no se habían cumplido los compromisos pactados.
Los 11 votos que optaron por la intervención fueron los de los seis sacerdotes que están en el consejo, los de cuatro impositores y el del representante Aspromonte, el sindicato de la caja y afín a la Iglesia. Los contrarios a la intervención intentaron disuadir a los partidarios de una decisión que puede suponer la liquidación de la caja cordobesa, que se encuentra al borde de la bancarrota, pero sus argumentos fueron desoídos.
Córdoba, Málaga, Sevilla y Madrid. Desde esas cuatro ciudades se vivió ayer de manera agónica el penúltimo capítulo del proyecto de fusión entre la cordobesa Cajasur y la malagueña Unicaja. Con la espada de la intervención del Banco de España sobre la cabeza de la entidad controlada por la Iglesia católica y también sobre la de sus gestores. Así trabajaron los dos consejos de administración a lo largo del día.
Previamente, el consejo de administración de Unicaja, la mayor entidad de Andalucía, había aprobado la fusión con Cajasur. El Banco de España amenazó con intervenir inmediatamente Cajasur hace unas semanas. Y por carta. El mar de fondo del rechazo está relacionado con las estructuras salariales de ambas cajas: los empleados y sobre todo los directivos de la entidad cordobesa tienen salarios más elevados que los de Unicaja, que ha reclamado su reducción. De lo contrario, la fusión podía disparar los costes laborales de Unicaja.
Fuentes de Unicaja insistieron ayer en la necesidad de alcanzar el ahorro de 57 millones en costes laborales ya que la plantilla y, sobre todo, los directivos de CajaSur cobran más que los de Unicaja.
Desde primera hora de la mañana, Medel se empleó a fondo para intentar conseguir un acuerdo con los sindicatos. Desde la entidad malagueña siempre se ha defendido la necesidad de cumplir a rajatabla el plan estratégico que implica un ahorro de costes laborales al año de 57 millones de euros. “Peor que la no fusión es una mala fusión”, insistían desde la entidad malagueña.
BBK y CAM negocian
La Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) y la Caja del Mediterráneo (CAM) negocian un acuerdo para crear un Sistema Institucional de Protección (SIP), conocido como fusión fría. Este modelo permite mantener los actuales consejos de administración y las redes de oficinas con las marcas, mientras se crea un holding que consolida las cuentas de las dos entidades. La caja resultante sería la tercera de España, por delante de Bancaja y tras La Caixa y Caja Madrid. Hasta ahora, los holding creados han sido bancos. El modelo similar más avanzado es el de Caja Navarra, Caja Canarias y Caja Burgos, cuyo banco se llama Banca Cívica.
La operación de CAM-BBK pasa por un consenso político entre el PP de Alicante y el PNV, que domina el consejo de administración de la entidad vizcaína. El Banco de España apoya la operación.