AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos



Sobre el anterior artículo

Es curioso que hace tiempo cuando algún Notario recurría la calificación del Registrador, que trataba de impedir el acceso al registro de cláusulas abusivas, sostenía sin ningún miramiento que el único competente para dirimir la cuestión era el Juez y que el Registrador carecía de competencias en su función calificadora. El recurso notarial defendía los intereses de la entidad financiera, no los del consumidor.

 
Ahora dan un paso más. Ya no sólo el registrador, sino también el juez, carecen de competencia. Sólo la tiene el legislador.
Sobran los comentarios

 
Nos estamos refiriendo a la Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 19 de abril de 2006, en la que la nota de calificación del Registrador basada en la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios y en la Ley de Condiciones Generales de la Contratación, extendida en consideración a la posición más débil de la parte prestataria, fue recurrida por un Notario de Bilbao.

Este Notario dijo en su recurso: La cuestión no es pues si las cláusulas son nulas o válidas. Ello no debe ser el objeto de la discusión. Sino si el registrador puede arrogarse la competencia de apreciar la validez o nulidad de las cláusulas, cuando la misma no ha sido cuestionada por las partes judicialmente.
Por consiguiente, en nuestro caso, el Registrador incurre en una clara extralimitación de sus competencias, e invade lo que, constitucional y legalmente, está reservado a los Tribunales de Justicia. Es importante subrayar aquí que de lo que en este Fundamento de Derecho se trata es de combatir el intento de los Registradores, en cuanto funcionarios, de invadir la esfera competencial de los Jueces y Magistrados, hasta tal punto patente que las más recientes Resoluciones de la D.G.R.N se han visto obligadas a poner coto a tal pretensión. Baste citar por todas la Resolución de la D.G.R.N de fecha 14 de diciembre de 2004, BOE n.° 10, de 12 de enero de 2005. Y de ahí también la transcendencia -sic-de cortar tal arrogación de funciones. Por lo expuesto solicito se tenga por presentado este escrito, y formulado recurso contra la calificación del Registrador de la Propiedad n° 7 de los de Bilbao, y que se revoque en su integridad dicha calificación, y se declare: 1).- Su falta de competencia para pronunciarse sobre la legalidad de las disposiciones dictadas por los órganos de la Administración en el ejercicio de sus competencias. 2).- Su absoluta falta de competencia y facultades para pronunciarse sobre la legalidad de cláusulas en base a la Ley 26/1984 y 7/1998.

Estos argumentos fueron recogidos por la Dirección General de los Registros y del Notariado


  Imprimir Imprimir

Los comentarios están cerrados