AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos



El fin de los recortes y el impulso de las políticas sociales

El fin de los recortes y el impulso de las políticas sociales

20 julio 2018   ugt.es
El Consejo de Ministros aumenta el techo de gasto para 2019
• El techo de gasto para 2019 asciende a 125.064 millones, un 4,4% más que en 2018.
• La relajación del objetivo de déficit debe dar más margen a las Administraciones Públicas para impulsar el crecimiento económico y las políticas sociales.
• UGT reclama unos PGE para 2019 que dejen atrás las políticas de recorte y centren el Estado de Bienestar como eje del modelo de crecimiento.
La Unión General de Trabajadores considera que el aumento del techo de gasto para 2019, aprobado hoy en Consejo de Ministros, debe significar el fin de los recortes y el impulso al crecimiento económico y las políticas sociales.

 

Para este próximo año, el límite de gasto no financiero, conocido como techo de gasto, asciende a 125.064 millones de euros, un 4,4% más que en 2018, que se situó en 119.834 millones de euros. Este límite obedece al resultado del objetivo de déficit establecido para el conjunto del Estado (ahora en el 1,8% del PIB) y de los ingresos no financieros estimados.

 

Esta relajación del objetivo de déficit, que pasa del 1,3% sobre el PIB al 1,8%, se traducirá en más margen para el conjunto de las Administraciones Públicas en 2019 (unos 6.000 millones de euros), que UGT confía en que se traduzca en un mayor beneficio para los ciudadanos y ciudadanas de este país.

El Gobierno mantiene intactas las previsiones económicas, con un crecimiento del PIB para 2018 del 2,7% y del 2,4% el próximo año.

 

El Estado de Bienestar como eje del modelo de crecimiento

 

El Gobierno ya ha anunciado que sus prioridades en materia de presupuestos para el próximo año van a girar no solo en torno al déficit y la deuda pública, sino también en el reforzamiento de un modelo social basado en la cohesión social, la lucha contra la desigualdad y la sostenibilidad.

 

Unas prioridades que para el sindicato deben comenzar por resituar al Estado de Bienestar como eje central de un modelo de crecimiento en el que los servicios públicos fundamentales constituyan factores de crecimiento económico.
Por ello, los Presupuestos deben iniciar en 2019 un nuevo camino, dejando atrás las políticas de recortes que han conducido a nuestro país al empobrecimiento, la desigualdad, la precariedad del empleo, el desempleo estructural y la pérdida de poder de compra de los pensionistas. Hay que revertir el modelo basado en bajos costes salariales, con escasa inversión en tecnologías y formación, y en el que ha primado el trabajo precario y sin derechos.
En materia de ingresos, UGT considera imprescindible una reforma integral de la fiscalidad, que acometa con decisión y realismo la lucha contra el fraude, que logre una mayor suficiencia financiera a través de mayores ingresos (haciendo que paguen más los que más tienen) y eliminando la desigualdad en la carga tributaria; una propuesta que pasa por un IRPF más justo y con mayor capacidad recaudatoria. El fin último de la política impositiva debe ser la redistribución de la renta, la equidad económica y la cohesión social.
En materia de gastos, se debe impulsar un modelo productivo más eficiente y sostenible, basado en la inversión en innovación y el avance tecnológico, que contemple las nuevas formas de producción, empleo y consumo (desde la digitalización y robotización, hasta la economía circular). Esto exige profundas y continúas transformaciones en ámbitos cruciales de la actividad económica y socio-laboral.

 

Se precisa, además, un sistema de pensiones que afronte los retos del futuro sin perjudicar a las personas, unas políticas de empleo eficientes, que potencien y reformulen las políticas activas y que refuercen las prestaciones por desempleo para aumentar su grado de protección contributivo y asistencial.

 

Y aprobar, en el marco del Diálogo Social, un verdadero plan de choque, con recursos excepcionales para impulsar la contratación laboral y el empleo de calidad, especialmente de los colectivos en peores condiciones (parados de larga duración, mayores de 55 años, jóvenes, trabajadores sin formación, …).
En definitiva, un cambio en la concepción de las políticas fiscales, que apuesten por su papel como impulsores del crecimiento sostenible y el empleo de calidad y por su capacidad para reforzar el Estado de Bienestar. Si los PGE 2019 lo cumplen, para UGT serán bienvenidos.


  Imprimir Imprimir

Deje un comentario