AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos



El juez Pablo Llarena deniega una nueva petición de libertad provisional de Joaquim Forn al apreciar que persiste el riesgo de fuga y el de reiteración delictiva

Jueves, 24 de mayo de 2018 poderjudicial.es

El juez Pablo Llarena deniega una nueva petición de libertad provisional de Joaquim Forn al apreciar que persiste el riesgo de fuga y el de reiteración delictiva

Destaca que, pese a sus declaraciones judiciales, el procesado expresó en una carta pública su apoyo a los CDR e incitó a resistir y a mantenerse firmes

Autor:Comunicación Poder Judicial

El juez Pablo Llarena ha denegado una nueva petición de libertad provisional del exconseller de Interior Joaquim Forn al entender que persiste el riesgo de fuga y el de reiteración delictiva, ya que, pese a sus declaraciones judiciales, ha expresado su apoyo a los Comités de Defensa de la República (CDR) en una carta, que ha escrito con el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, en la que “incita a todos a resistir y a mantenerse firmes”, y proclama que son “un país vivo que no se resigna, ni cede a la represión ni a la amenaza”. En la misiva, que fue leída el pasado 2 de mayo en un acto público celebrado en la Plaza de Sant Jaume de Barcelona, el magistrado afirma que ambos procesados revalidaron su compromiso con la determinación reflejada en el Libro Blanco para la Independencia de Cataluña.

En un auto, que ha sido notificado hoy, el magistrado rechaza la petición de Forn en la que aludía al arraigo laboral y familiar, y a sus declaraciones ante el instructor en las que aseguró que no iba a fugarse, ya que ello supondría dejar en la estacada a otros miembros del departamento de Interior y a los responsables de los Mossos d’Esquadra que se encuentran en la misma situación procesal que él.

El juez explica que la “alineación con los encausados que han dificultado el ejercicio de la jurisdicción española buscando refugio en terceros países, y que lo han hecho con pleno sustento económico y organizativo, así como sorprendente éxito hasta ahora, refuerza aún más el riesgo de su fuga, tanto como pronóstico de que pueda llegar a abordarse un comportamiento en este sentido (como ya ha acontecido con otros fugados que tampoco inicialmente habían eludido la acción del tribunal), como por la posibilidad de que se haga en forma que dificulte real y materialmente la prosecución del proceso”.

Llarena recuerda también que el auto de procesamiento, dictado el pasado 21 de marzo, identificaba como factores que conformaban el riesgo de fuga una instrucción sumarial prácticamente terminada que reflejaba -sin seguridad, pero con firmeza- que el procesado se enfrentaba a una grave punición por una eventual responsabilidad penal como partícipe de un delito de rebelión.

Además de la proximidad del enjuiciamiento, el magistrado indica que ese mismo auto recogía que las fuentes de prueba recabadas durante la instrucción del sumario reflejaban “el claro desprecio de los procesados al acatamiento de las decisiones de la autoridad judicial”. Aunque señala que Forn se incorporó al gobierno de la Generalitat de Catalunya un trimestre antes de la declaración de independencia, el menosprecio de las decisiones judiciales no se mide por el tiempo durante el que se ejerce la desconsideración, sino por la gravedad o el calado de la desatención cuando se produce. En este sentido, destaca que “no puede eludirse la relevante osadía con la que el procesado cooperó a la ejecución de los hechos y desatendió el ordenamiento jurídico y las decisiones del Tribunal Constitucional y del Poder Judicial”.

Su actuación como nuevo Consejero de Interior del que dependía orgánica y funcionalmente el cuerpo de Mossos d’Esquadra supuso “la aprobación de un plan de actuación que impedía a cualquier agente cumplir con su obligación de evitar un referéndum declarado inconstitucional y que conducía a la declaración de independencia”, subraya Llarena. Sobre esta misma cuestión, el juez concluye que, al estar transferidas las competencias en materia de orden público por el Estado a la Comunidad Autónoma de Cataluña, el procesado “cooperó a intentar forzar al Estado a asumir el nuevo orden territorial desde el hecho material de que los 17.000 agentes armados destinados a garantizar un control no militar del territorio, no respondían a sus obligaciones legales y a las órdenes judiciales, sino a los designios de los insurrectos”.

También señala que el auto de procesamiento reflejó que el procesado forma parte de un colectivo que cuenta con recursos económicos y una estructura internacional desarrollada en los últimos años para la defensa de sus planteamientos y en condiciones de prestar soporte. Añade que “comparte propósito con los procesados fugados y, en apariencia, con su misma forma de entender la defensa de sus proyectos, pues compartió con ellos candidatura electoral hace pocos meses”.

En cuanto al riesgo de reiteración delictiva, el magistrado afirma que, aunque es cierto que el procesado ha renunciado a su actividad parlamentaria y que asegura que no se incorporará a ninguna responsabilidad en el Gobierno de la Generalidad, no obstante, su comportamiento “no conjura el peligro objetivo que en él se aprecia”.Un peligro que deriva, según el juez, del Libro Blanco para la Independencia de Cataluña que contemplaba persistir en la estrategia tan pronto como se recuperara el control de las instituciones autonómicas, y de que hace unos días tanto Joaquím Forn como Oriol Junqueras escribieron la carta citada en la que ambos procesados revalidaron su compromiso con la determinación expresada en dicho Libro Blanco, expresando concretamente su apoyo a las actuaciones de los CDR.


  Imprimir Imprimir

Los comentarios están cerrados