AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos



Hacia una mayor transparencia de las sociedades mercantiles

José Manuel Serrano Cañas
Hacia una mayor transparencia de las sociedades mercantiles

La opacidad en que se desenvuelven los socios de las sociedades mercantiles dificulta la persecución de delitos de enorme trascendencia social, como son el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo
27.06.2018 – vozpopuli.com
Vivimos en la era de la transparencia. La sociedad de la información y la irrupción de internet están transformando profundamente nuestro modus vivendi. Vamos tomando conciencia de que todo tiene que hacerse público porque al final, como en el mensaje evangélico, “no hay nada oculto que no haya de ser manifiesto”. Pero, como siempre sucede, existen sectores que se resisten al cambio, y, entre ellos, cómo no, el sector empresarial. Desde que la Ley de Sociedades Anónimas de 1989 derogase la obligación de inscribir la transmisión de participaciones sociales instada por la primera Ley de Sociedades Limitadas de 1953, el Registro Mercantil ha sido concebido como un registro de sociedades, pero no de socios. Existen muchas dificultades para descubrir quién está tras el velo de nuestras sociedades mercantiles. España ha conseguido, así, la nada honrosa calificación del país miembro de la OCDE donde resulta más fácil constituir sociedades opacas.
La privacidad (justificada en ocasiones, todo hay que decirlo, sobre todo en un país azotado por el terrorismo) choca frontalmente con las exigencias de la lucha contra la delincuencia. La opacidad en que se desenvuelven los socios hace de las sociedades una herramienta básica para canalizar delitos de enorme trascendencia social, como son el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo. La opacidad impide “trazar” la verdadera procedencia de los capitales.
yEspaña tiene el nada honroso mérito de ser el país miembro de la OCDE donde resulta más fácil constituir sociedades opacas”

En un primer intento por arrojar luz, el Consejo General del Notariado, habilitado por la Ley de 2010 de prevención del blanqueo de capitales, creó la denominada Base de Datos de Titular Real (BDTR), a fin de que determinadas autoridades públicas pudieran conocer la identidad de los titulares reales de sociedades mercantiles, es decir, de aquellas personas propietarias de más del 25% del capital. Sin embargo, el resultado no ha sido muy satisfactorio. Tan es así que desde instancias europeas se ha instado la creación de un verdadero registro público que dé plena trasparencia. Para ello se han dictado dos Directivas: la Cuarta (2015/849, de 20 de mayo) y, en fechas muy recientes, la Quinta (2018/843, de 30 de mayo de 2018). La IV Directiva obliga a crear un registro público, cuya información sea accesible para las autoridades competentes y las Unidades de Información Financiera (UIF) -en el caso de España, el Sepblac-; para las entidades obligadas, en el marco de la aplicación de las medidas de diligencia debida con respecto al cliente; y para toda persona u organización que demuestre un interés legítimo; siempre, eso sí, con plena conformidad con las normas sobre protección de datos y con posibilidad de restringir el acceso a la información, si ésta pueda exponer al titular real a un riesgo de fraude, secuestro, chantaje, violencia o intimidación o si el titular real es un menor o está afectado por alguna incapacidad.

Con casi un año de retraso, el Gobierno aprobó la Orden JUS/319/2018, de 21 de marzo, por la que se introduce, entre otros modelos, la “Declaración de Identificación del Titular Real”, antesala a la canalización del Registro Mercantil como registro de participaciones reales. Desde este año, los administradores a la hora de presentar en el Registro Mercantil las cuentas anuales, deberán añadir, además de los datos contables, la identificación completa de las personas físicas que controlan la propiedad y los derechos de voto de las sociedades no cotizadas, entendiéndose por tales quienes ostenten un porcentaje de participación superior al 25% del capital social, ya sea de forma directa o indirecta o, en caso de no darse ese requisito, quiénes compongan el órgano de administración. La omisión o cumplimiento defectuoso de esta información conlleva el cierre del Registro Mercantil.
yHay que aplaudir cualquier medida que incremente la transparencia societaria que reduzca los costes de transacción y contribuya a la lucha contra el blanqueo”

La reacción no ha tardado en hacerse esperar. Esta vez de la mano de los notarios quienes alegaban, entre otras razones, que ya se contaba con una base de datos de Titular Real, así como el peligro a la intimidad de los socios. Sin embargo, el mandato europeo es claro al respecto. La BDTR no es, de ningún modo, un registro público, y su contenido dista mucho de lo preceptuado por la Directiva. Además, desde 2017 los registros mercantiles de los países de la UE se encuentran interconectados, a diferencia de la BDTR notarial.

Cierto es que aún quedan muchos aspectos por pulir. Piénsese, por ejemplo, que la información se suministra al Registro Mercantil obligatoriamente una vez al año, con motivo del depósito de las cuentas anuales, por lo que las variaciones en la composición subjetiva sólo se harían públicas hasta el siguiente depósito. Aunque no hay obstáculo para comunicar al Registro las alteraciones que se produzcan durante el ejercicio, no estaría de más que esas alteraciones tuviesen que comunicarse obligatoriamente. En cualquier caso, la información del Registro sobre titularidades reales procede de una fuente autorizada, los administradores, y se actualizará al menos una vez al año, cosa que no ocurre con la BDTR notarial, que depende de si ha habido o no operaciones notariales que hayan requerido que el representante de la sociedad (a veces un mero apoderado y no el administrador) otorgue el acta de titularidad real. Pese a ello, debemos aplaudir cualquier medida que incremente la transparencia societaria, ya que traza la senda del buen gobierno societario, reduce los costes de transacción y, en definitiva, supone un gran avance en la lucha contra el blanqueo de capitales.


  Imprimir Imprimir

Los comentarios están cerrados