AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos



La economía española crecerá una media del 2,5% hasta 2019 y creará un total de 1,8 millones de empleos

29 de abril de 2016 mineco.gob.es
La economía española crecerá una media del 2,5% hasta 2019 y creará un total de 1,8 millones de empleos
El Programa de Estabilidad (2016-2019) se elabora con hipótesis prudentes y realistas y prevé un crecimiento sólido y sostenido
A finales de 2016 se recuperará el nivel de renta perdido por la crisis y se alcanzarán los 20 millones de ocupados en cuatro años
El crecimiento del empleo superará el 2% anual y la tasa de paro bajará al 14% en 2019
Se mantendrá un crecimiento diferencial positivo de más de medio punto respecto de la media de la zona euro
El endeudamiento neto exterior se reducirá gracias al superávit de la cuenta corriente y la capacidad de financiación
La economía española mantendrá un ritmo de crecimiento medio del 2,5% en los próximos cuatro años y se crearán un total de más de 1,8 millones de empleos hasta alcanzar prácticamente los 20 millones de ocupados en 2019 junto con una disminución del paro en similar cuantía. Estas son las previsiones del nuevo cuadro macroeconómico aprobado por el Consejo de Ministros y que figuran en el Programa de Estabilidad (2016-2019) enviado a Bruselas. Se trata de previsiones prudentes y realistas que sustentan y hacen creíble la senda de reducción del déficit público que sitúa el desequilibrio fiscal por debajo del 3% el año próximo y en el 1,6% del PIB en 2019.

Las previsiones del Programa de Estabilidad prolongan cuatro años más el crecimiento económico y la salida de la recesión que se inició en 2013 después de cinco años de caída del PIB y de la destrucción de casi 3,5 millones de empleos. Se estima que a finales de 2016 se recuperará el nivel de renta que tenía la economía española al comienzo de la crisis y a partir de ahí se consolidará un ritmo de crecimiento medio anual del 2,5%. Son cifras que mantendrán a España a la cabeza del crecimiento económico y la creación de empleo entre los países avanzados. Respecto de los socios de la zona euro, la previsión es que se mantendrá un diferencial positivo de más de medio punto en el crecimiento a lo largo de estos años.

Las reformas económicas llevadas a cabo –la laboral, el saneamiento financiero y la consolidación fiscal- están detrás de la fortaleza de la economía española. La corrección de los desequilibrios macroeconómicos y la mejora en la competitividad derivada de las reformas permite amortiguar el impacto en el crecimiento de un entorno internacional complejo. El Programa de Estabilidad proyecta una suave desaceleración en los dos primeros años derivada sobre todo de factores externos, como las dudas sobre el crecimiento de China, la caída de los precios de las materias primas y su efecto en los países emergentes, la volatilidad de los mercados o el agotamiento de los márgenes de actuación de la política monetaria.

El ritmo de crecimiento sostenido de la economía española que se prevé hasta 2019 se basa en la demanda interna, cuya aportación superará una media de 2,5 puntos. Dentro de la demanda interna, la inversión crecerá en torno al 5% medio anual, con más fuerza en el caso de los bienes de equipo que en la construcción. El consumo privado mantendrá un crecimiento en torno al 2,5%. El sector exterior mejorará su aportación al  crecimiento del PIB y pasará a estar en equilibrio a partir de 2018.

Tanto el paro como el empleo prolongan igualmente el ciclo positivo que se inició hace dos años y que permiten proyectar la recuperación de los niveles de ocupación que tenía la economía española antes de la crisis. Para finales de 2019 está previsto alcanzar prácticamente los 20 millones de ocupados mediante un ritmo de crecimiento anual medio de unos 470.000 nuevos puestos de trabajo. El número de parados se estima bajará alrededor de 1,8 millones en estos cuatro años y la tasa de paro descenderá desde el 22,1% de 2015 hasta el 14% esperado para 2019.

Las mejoras de competitividad y el desapalancamiento de la economía permitirán además reducir el endeudamiento exterior neto. Ello gracias a que durante todo el periodo habrá superávit por cuenta corriente y capacidad de financiación frente al resto del mundo, por encima del 2% del PIB en este último caso. De confirmarse esta previsión, España completará el ciclo más largo de saldo positivo en nuestras cuentas frente al exterior, con ocho años seguidos de capacidad de financiación.


  Imprimir Imprimir

Los comentarios están cerrados