AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos



Túnel hipotecario (de collejas)

Túnel hipotecario (de collejas)

Como la Justicia siga tumbando cláusulas abusivas, cualquier día fallan que el negocio hipotecario entero era abusivo
Isaac Rosa
22/12/2016 – eldiario.es
Cláusulas suelo, intereses de demora excesivos, vencimiento anticipado, redondeo al alza, IRPH, imposición de todos los gastos al hipotecado… Como la Justicia siga tumbando cláusulas abusivas, cualquier día va a acabar fallando que la hipoteca entera es abusiva, y que todo el negocio hipotecario era un enorme abuso: desde la banca abusona hasta la abusiva ley hipotecaria, pasando por constructores, notarios, supervisores y por supuesto gobernantes.

La última es la cláusula suelo, ese paracaídas que los bancos usaban para seguir ganando aunque el Euribor bajase. Entre los eufemismos y tecnicismos que la banca usaba para disfrazar la tramposa cláusula suelo, mi favorita es esa de “túnel hipotecario”. Pura poesía financiera, no me digan.

Con lo que ya sabemos del negocio bancario, cuando oigo hablar de “túnel hipotecario”, la imagen que me viene a la cabeza es la del doloroso “túnel de collejas” que todos sufrimos alguna vez en el colegio; cuando los compañeros hacían pasillo y al pasar por medio te iban sacudiendo sopapos. Pocas imágenes definen mejor lo que ha sido la compra de una vivienda para millones de familias: un túnel hipotecario de collejas donde recibías desde el primer día y tenías que correr sin tropezar para llegar vivo al final.

Tú querías una casa para vivir, y ante ti se colocaban en fila los repartidores de hostias frotándose las manos: “Venga, venga, pasa por aquí…”. Política de vivienda que empuja a comprar (zas, colleja), especulación inmobiliaria que dispara los precios (zas), vendedor que pide una parte en negro (zas), notario que hace la vista gorda (zas), banco que te cuela letra pequeña (zas), cláusula suelo que no baja tu letra mensual (zas), ley hipotecaria que te deja a merced del banco (zas), desprotección total de las familias ante una ejecución hipotecaria (zas), Euribor manipulado por grandes bancos (zas), laberinto judicial para defender tus derechos (zas), Tribunal Supremo que se pone de parte de la banca (zas), Gobierno que se desentiende de los afectados (zas, zas y zas)…

Con suerte, al final del túnel hipotecario de collejas te encuentras un juez europeo que en vez de colleja te ofrece una mano amiga, pero para cuando has llegado ya tienes el cuello en carne viva. Por no hablar de los que han caído a mitad del túnel a base de collejas. ¿ Cuántos desahucios se habrán jugado en el límite de esos 200 euros mensuales de diferencia que los bancos cobraban de más con la cláusula suelo? ¿Cuántas familias, sin llegar a perder la casa, han pasado años con el agua al cuello por no beneficiarse de la bajada de tipos?

Ni siquiera cuando la justicia te da la razón te libras del túnel. Ahora que el tribunal europeo ha dicho a la banca que tiene que devolver todo el dinero cobrado de más, los bancos preparan un nuevo túnel de collejas para quien pretenda recuperar su dinero: vayan pasando de uno en uno, búsquense un abogado de esos que han hecho de la estafa bancaria una industria, esperen a ver si les toca un juez favorable, esquiven las propuestas de acuerdo (con letra pequeña también, claro), y a lo mejor al final del túnel consigues algo. Pero las collejas del camino no te las quita nadie.

La alternativa ante tanto abuso, y vista la dejación de los gobernantes, la vienen enseñando colectivos como la PAH desde hace años: autoayuda colectiva, sumar fuerzas para cuidarte de tanta colleja.


  Imprimir Imprimir

Los comentarios están cerrados