AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 6 de septiembre de 2008

La crisis obliga a EEUU a nacionalizar a sus dos mayores entidades hipotecarias

sábado, 6 de septiembre de 2008

Es la mayor intervención directa desde los 90
El Estado asume el control de Fannie y Freddi y las recapitalizará
Su caída puede colapsar totalmente el mercado hipotecario estadounidense
Su cartera de valores equivale a cinco veces el PIB de España
06/09/2008.Pablo Pardo. El Mundo
Chicago.- La crisis financiera desatada en Estados Unidos hace trece meses alcanzó ayer proporciones históricas con la nacionalización de Fannie Mae y Freddie Mac, los dos gigantes del mercado de los bonos hipotecarios, en lo que se trata acaso de la mayor intervención directa del Estado en la economía de EEUU, al menos, desde la crisis de las cajas de ahorros que sufrió ese país a principios de los años noventa.
En virtud de los planes del Departamento del Tesoro, que aún no han sido hechos públicos esta mañana, el Estado asumirá el control de Fannie y Freddie -como se llama a las dos empresas coloquialmente-, despedirá a sus máximos responsables y las recapitalizará con dinero público, en un proceso que puede durar meses o años.
No está claro qué pasará con ambas compañías una vez que estén saneadas, pero todo hace suponer que serán troceadas y privatizadas.
¿A cuánto puede ascender la factura de la operación para el contribuyente estadounidense? Las primeras estimaciones señalan a una horquilla de entre 50.000 y 10.000 millones de dólares (de 35.000 a 70.000 millones de euros).
Caída en picado en Bolsa
Pero todo hace pensar que eso sólo será el principio. El Tesoro de EEUU planea inyectar dinero progresivamente en Fannie Mae y Freddie Mac para irlas recapitalizando de forma progresiva.
Anoche, tras el cierre de la Bolsa de Nueva York, los títulos de los dos gigantes hipotecarios se desplomaban más de un 25% cada uno. Ambas empresas han perdido alrededor del 85% de su valor en Bolsa en el último año, en el que han registrado unas pérdidas de más de 4.000 millones de dólares (3.000 millones de euros).
Los riesgos que conlleva para la estabilidad del sistema financiero mundial un colapso de Fannie y Freddie marean. Las dos empresas garantizan o poseen títulos hipotecarios por valor de 5,3 billones de dólares, lo que supone aproximadamente la mitad de toda la deuda hipotecaria de EEUU.
No sólo eso. Un enorme número de bancos estadounidenses y extranjeros tienen títulos de estas dos compañías, que funcionan bajo garantía del Estado. Por poner un ejemplo, desde la mayora gestora de fondos de renta fija del mundo, Pimco, hasta el Sovereign Bank -participado por el Santander- se han visto ya afectados por las minusvalías de sus inversiones en Fannie y Freddie.
‘Demasiado grandes para caer’
Los problemas de estas dos empresas se deben a su forma de operar. Ambas fueron creadas para inyectar liquidez en el mercado de bonos hipotecarios, de modo que los intereses de las hipotecas fueran menores y fuera más fácil para los estadounidenses adquirir hipotecas.
En otras palabras: eran básicamente aseguradoras de bonos. Sin embargo, en los últimos años Fannie y Freddie han empezado a comprar y vender bonos hipotecarios y han entrado de forma masiva en el mercado de derivados.
¿Por qué los directivos de esas empresas empezaron a correr esos riesgos? ¿Y por qué lo aceptaron los accionistas? En buena medida porque Fannie y Freddie están garantizadas por el Estado y porque consideraban que estos dos monstruos en cuya cartera cabe unas cinco veces el PIB de España eran, como dicen en EEUU, «demasiado grandes para caer».
En otras palabras: que siempre vendría el Estado a rescatarlas, porque en su caída Fannie y Freddie se pueden llevar por delante el sistema financiero mundial y, además, colapsar totalmente el mercado hipotecario estadounidense.
La consecuencia es que, cuando los estadounidenses empezaron a dejar de pagar sus hipotecas y los bonos en los que éstas se basaban dejaron de tener valor, Fannie y Freddie incurrieron en pérdidas. Ahora, todo indica que, una vez más, la Administración Bush va a comerse su retórica en favor del libre mercado y va a nacionalizarlas. Porque, efectivamente, estas dos empresas son demasiado grandes para dejarlas caer.

Le Monde: «La economía española está en punto muerto»

sábado, 6 de septiembre de 2008

05.09.08 Periodista Digital.-El diario de lectura obligatoria para la progresía europea vuelve a fijarse en la crisis de la economía española. Le Monde, en una crónica firmada por Jean Jacques Bozonnet, llama la atención sobre «el ahogo del consumo, la disminución de la inversión, la inflación por encima del 5%, y el crecimiento a la baja» para terminar concluyendo: «la economía española en punto muerto».
“A la vuelta de las vacaciones la moral de los españoles está en su nivel más bajo. El del gobierno socialista tampoco está mucho mejor. Su presidente, José Luis Rodríguez Zapatero deberá mostrar una buena fuerza de persuasión cuando aparezca, el 10 de septiembre, ante el Parlamento para explicar la situación económica del país y para tranquilizar a la opinión pública. El número de desempleados ha superado en el mes de agosto la barrera de los 2,5 millones, un nivel que España no había conocido desde hace doce años. En un año, las agencias de empleo han registrado medio millón de demandantes suplementarios, es decir, un aumento del 24,5%.”.
“El ”˜ciclo económico adverso”™ del que habla José Luis Rodríguez Zapatero para evitar la palabra tabú ”˜crisis”™ afecta también al sector de los servicios, donde el número de desempleados (1,5 millones) ha aumentado en un 71% en un año. Tras haber adoptado urgentemente, en medio del mes de agosto, un plan de relanzamiento de la economía de 20 mil millones de euros, el gobierno tendrá que elaborar, de aquí a finales de año, un proyecto de presupuesto 2009 que concilie la reducción del gasto público y el mantenimiento de las reformas sociales prometidas durante la campaña electoral”.
“Los primeros esbozos del proyecto de presupuesto, que prevén una rebaja de la dotación del Estado destinada las 8000 ayuntamientos españoles, obligan a que los alcaldes denuncien ”˜una asfixia económica”™ de sus colectividades. Pero son las discusiones sobre la financiación de los presupuestos de las diecisiete comunidades autónomas las que más complican el regreso del ejecutivo, tanto más cuanto que lo más importante de las dificultades emana no de la derecha, sino de los políticos socialistas”.

El Ibex 35 vuelve a caer el 3%, cerrando en su nivel más bajo del 2008

sábado, 6 de septiembre de 2008

Eleva el recorte anual hasta el 26,63% 05-09-2008

Los inversores volvieron a mostrar en Bolsa sus temores ante las previsiones de menor crecimiento anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE) y apostaron por las ventas por segunda jornada consecutiva, lo que llevó al mercado español a cerrar en 11.139,07 puntos, mínimo anual.

El Ibex, que comenzó la semana en el nivel de los 11.600 puntos y que llegó a rozar los 12.000 durante algunas sesiones, ha perdido en cinco días casi 500 puntos y ha elevado el recorte anual hasta el 26,63%.

El pesimismo del mercado también refleja los malos datos macro económicos publicados esta semana, tanto en España como en Estados Unidos, como el aumento del desempleo hasta cifras que no alcanzaban desde 1998 y 2003, respectivamente.

En este contexto, el euro marcó una su nivel mínimo de cotización frente al dólar, al situarse en la cota de 1,41 unidades, mientras que el petróleo continuó su descenso y se mantuvo por debajo de los 110 dólares.

El índice de referencia Ibex-35 cayó 340,40 puntos en la sesión, equivalentes al 2,97 por ciento, por lo que acumula una caída del 26,63 por ciento desde que comenzara el año. Por su parte, el índice general de la Bolsa de Madrid cedió el 2,88 por ciento.

Después de que Wall Street cerrase ayer con un retroceso del 2,99 por ciento, el parqué español comenzó la sesión con un bajada superior al punto porcentual, que fue aumentando hasta el 2 por ciento a mediodía.

El sector más perjudicado esta semana fue de nuevo la banca, por el temor a un posible repunte de la crisis crediticia, y después de que el BCE endureciese las condiciones para acceder a la financiación.

A pesar de que las entidades españolas insisten en que esta medida no les afectará porque cuentan con activos suficientes para obtener del BCE la financiación que puedan precisar, todas las entidades han cerrado la semana con importantes descensos.

En concreto, Bankinter perdió un 7,70% en los últimos cinco días, seguido de Banco Popular (-6,78%), Banesto (-6,10%), Santander (-4,55%), Banco Sabadell (-4,14%) y BBVA (-3,46%).

La semana cerró con tan sólo tres compañías en positivo, Endesa que subió un 8,47%, debido, principalmente, al impulso que registró hoy su cotización al anotarse un repunte del 4,3% después de que el consejero delegado de Enel, Fulvio Conti, considerase que no hay ‘problemas’ con Acciona. Ademas de la eléctrica, también cerraron en positivo Sacyr Vallehermoso (+2,98%) y Acciona (+0,77%).

Por el contrario, el mayor descenso de la semana fue para Técnicas Reunidas (-18,81%), seguida de Iberdrola Renovables (-10,32%), Gamesa (-9,36%), Iberdrola (-9,22%), Gas Natural (-8,69%) y Repsol YPF (-8,16%).

Entre los recortes también se situaron Enagás (-6,67%), Telecinco (-6,59%), Inditex (-6,50%), Abengoa (-6,39%), OHL (-6,37%), Acerinox (-6,34%), REE (-5,83%), FCC (-5,71%), Ferrovial (-5,58%) o Mapfre (-5,50%). Telefónica, por su parte, perdió en la semana un 2,42%.

Las emisiones de la banca española que el BCE acepta como garantía caen un 50%

sábado, 6 de septiembre de 2008

Entre enero y agosto de este año, las colocaciones de activos de calidad admitidos como aval en las subastas de liquidez sumaron tan sólo 15.600 millones de euros.

G. Velasco, Negocios.com

Bruselas. En la última década se ha transformado el modelo tradicional de hacer banca en España. Antes, las entidades obtenían principalmente a través de los depósitos los recursos que luego prestaban a sus clientes. Ahora, esos fondos proceden en buena parte en los mercados internacionales. Estos recursos mayoristas pueden llegar a financiar más del 50% del crédito concedido. Pero esta metamorfosis se ha vuelto contra las entidades españolas.
La que es ahora su principal fuente de financiación está seca por la crisis crediticia internacional. El cierre de los mercados, según fuentes financieras, durará al menos un año más. Y la posibilidad de compensar esta escasez de recursos con la captación de depósitos tampoco es fácil porque la desaceleración económica, la inflación, el paro y el alza del euríbor hacen que ahorrar sea una empresa casi imposible. La brecha financiera (gap) que existe entre el ahorro captado y el crédito concedido se ha ido incrementando y es ya de unos 400.000 millones.

Las consecuencias
Ante esta situación, a la banca sólo le queda acudir a las subastas del BCE. Pero este recurso tampoco es ya tan fácil. La autoridad monetaria ha endurecido los requisitos para prestar dinero a los bancos.
Su desconfianza se centra en los activos con respaldo hipotecario; los más utilizados por la banca española. Fuentes del sector explican que estas restricciones no afectarán a las entidades, ya que la mayoría de sus emisiones son de calidad y pasarán el filtro del BCE.
Y es cierto. En total, entre enero y agosto el mercado AIAF (ver apoyo) admitió a cotización emisiones de activos de primera categoría (los denominados Tier 1 y sobre cuya calidad no hay dudas asemejándose al capital) por valor de 15.677 millones. Pero también lo es que la capacidad para emitir estos activos que el BCE ha incluido en su lista de elegibles para las subastas se ha reducido mucho: en el mismo periodo de 2007 la cifra ascendía a 31.880 millones de euros. La caída ha sido contundente, del 50,82%.
Este es el resultado de las dificultades de las entidades financieras para realizar emisiones a precios razonables. Los inversores exigen una sobreprima por su exposición al sector inmobiliario. Unos riesgos que, además, han provocado una peligrosa alza de la tasa de morosidad. En el mes de junio, los préstamos dudosos, aquellos con retrasos en los pagos de más de tres meses, ascendían a 26.325 millones de euros, un 146% más que hace un año. Y lo peor está por llegar. Desde el sector se advierte que 2009 será aún un año más duro.
Los apuros de las entidades empiezan a afectar a los ciudadanos
Los problemas de la banca ya han comenzado a afectar a los consumidores. El crédito ha empezado a restringirse. Hace un año crecía a un ritmo de casi el 12%% y ahora a duras penas llega al 4%. Además, los tipos de interés que se aplican están subiendo: el euríbor hipotecario se situó en junio en el 5,361%, máximo histórico desde el comienzo de su publicación.
¿La consecuencia? Si la financiación se desacelera, la actividad económica se desinfla y aumenta el paro. Según las últimas cifras, el número de desempleados se incrementó en unas 100.000 personas en agosto. Pero lo más grave, según explican algunos expertos, es que la afiliación a la Seguridad Social cayó en 200.000. Más paro supone menos capacidad de consumo de las familias y, por tanto, más problemas para las empresas. Y aquí se completa el círculo vicioso con más despidos, suspensiones de pagos…