AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 9 de septiembre de 2008

Totalitarismo hipotecario (o las hipotecas de por vida como arma de control social)

martes, 9 de septiembre de 2008

El poder ha encontrado un nuevo mecanismo para controlar a los ciudadanos: atarles de por vida a una hipoteca que les impide no sólo protestar y reclamar sus derechos más básicos…
Kaosenlared.net 7-9-2008

En los tiempos que corren el poder ha encontrado un nuevo mecanismo para controlar a los ciudadanos: atarles de por vida a una hipoteca que les impide no sólo protestar y reclamar sus derechos más básicos sino que también supedita su vida cotidiana hasta límites insospechados. Es, en definitiva, un nuevo totalitarismo que a diferencia de los del siglo pasado no está dirigido por el Estado sino por la gran banca ayudada por éste último.
En términos sociológicos podríamos definir el control social cómo una serie de mecanismos reguladores del statu quo imperante. Mediante ellos, por una parte, se presiona al individuo para adherirse a las normas y, por otra, se reprimen las manifestaciones de conductas desviadas. A lo largo de la Historia han existido muchas y variadas formas de control social: esclavismo, adscripción a la tierra, religión o la propia policía. A través de estos instrumentos la minoría privilegiada y poderosa ha ejercido su control sobre la mayoría para seguir disfrutando de su privilegiada posición.
En este siglo algunos de estos mecanismos son algo más sutiles. En España tenemos un claro ejemplo de ello en las hipotecas de por vida. Y es que si en la Edad Media existían los siervos de la gleba ahora lo que se estila son los siervos de la banca. Las clases no detentadoras de poder (las masas, podríamos llamarlas) han pasado de estar adscritas a una tierra de la que dependía su sustento a estar adscritas a una hipoteca de la que depende su bienestar material. ¿Es este tipo de deuda un tipo de control social? Puede parecer exagerada esta definición pero el hipotecado a largo plazo, al igual que el campesino medieval o el esclavo en la edad antigua, ha dejado de ser libre y su vida queda supeditada a algo ajeno a sí mismo. No hablamos ya de que un pseudopropietario como el hipotecado de por vida, debido a su situación, tienda ideológicamente de manera inexorable hacia el polo conservador (es dudoso que alguien con el agua al cuello se torne en exceso levantisco con el poder) sino que esta situación afecta a los aspectos más personales de su vida cotidiana: ¿es libre para protestar en el trabajo? ¿y para despedirse y buscar otra cosa mejor? ¿y para cambiar de ciudad? ¿se atreverá a divorciarse? ¿tendrá todos los hijos que desee?
La verdad es que la cuestión de las hipotecas ad eternum está dando y dará que hablar por constituir el gran problema de esa generación que ahora mismo se encuentra en torno a la treintena. Gente que para poder emanciparse ha tenido que endeudarse hasta el límite, despojándose de una gran parte de lo que ganará en su vida para repartirlo, casi a partes iguales, entre el pequeño o gran especulador de turno y el banco o caja que ha tenido la crueldad (y el buen ojo para sus intereses) de atarle a su entidad para siempre. Personas que arrastrarán durante toda su vida una deuda que les impedirá actuar con la poca libertad que nos permite nuestro sistema actual; y que sin duda se verán frustradas al no estar a su alcance muchos de los bienes materiales que, como miembros activos de esta sociedad consumista, sin duda ansiarán. Estos actuales jóvenes hipotecados a tipo variable verán subir su deuda a una velocidad mayor que sus sueldos y se verán privados de esas vacaciones que tanto ansían, de la tranquilidad de tener un seguro a todo riesgo para el coche o de simplemente salir de cena o tomar una copa con los amigos.
Y no sólo eso. El nivel de endeudamiento ha crecido a tales límites que quizá no sería aventurado hablar de una nueva clase de pobres-propietarios: personas, en su mayoría jóvenes de esta generación maldita, cuyo sueldo llega sólo prácticamente para cubrir su deuda hipotecaria con el banco. Estos neopobres, con una espada de Damocles en forma de desahucio sobre su cabeza, sólo podrían “consumir” vivienda y por tanto quedarían fuera de la dinámica de nuestra sociedad comercial y de consumo. Además, dependerían no sólo del banco sino de sus familias (u otros allegados) para satisfacer ciertas necesidades muy básicas (luz, agua, comida) o no tanto (cuidado de niños, cultura, salud no cubierta por el sistema público) porque simplemente “no les llega”. Atados de por vida a un nicho de ladrillos pronto se darán cuenta de que si democracia significa “poder del pueblo” es irónico decir que nos hallamos en una. Ellos más que nadie sabrán bien quien tiene la sartén por el mango: las entidades financieras, dueños y señores de lo que, estirando hasta el límite el argumento, podríamos definir como bancocracia.
En los totalitarismos del siglo XX el Estado trataba de controlar todos los aspectos de la vida nacional, de manera que nadie era libre. No sólo para atentar de alguna manera contra el régimen sino tampoco para actuar en su vida cotidiana de una manera que desagradara a la ideología de las autoridades. Como acabamos de ver, los proyectos de vitales de los ahora jóvenes (que serán ancianos cuando salden su deuda) están supeditados a su precaria situación financiera (a lo que se une su precaria situación laboral, la otra cara de la moneda de este asunto). Es decir, su vida privada, sus sueños o su capacidad de prosperar como personas se ve atada a un totalitarismo de nuevo cuño. Porque ya no es un Estado omnipresente, un dictador caprichoso o un gobierno tirano. Ahora no son los poderes públicos quienes ejercen el control sino que son el mercado y los grupos económicos de poder los que tienen más capacidad de decisión sobre la vida de los individuos. Puede ser ésta incluso una situación peor que la anterior ya que en este nuevo totalitarismo el verdadero poder, resguardado tras el parapeto de ese Estado que parece que manda, es más difuso y por tanto más difícil de combatir.
Dificultad a la que se le añade el hecho de que nuestros gobernantes ayudan a quien de verdad detenta el poder en ejercer su control sobre la ciudadanía. Y es que entre las hipotecas de por vida, el fútbol a todas horas, los programas del corazón y la Fórmula 1 (nueva devoción inducida por las televisiones) los grandes poderes económicos, políticos y mediáticos (si es que es correcto usar el plural) están tratando de adocenar a unos ciudadanos si no potencialmente revolucionarios (sería mucho pedir en la opulenta sociedad del bienestar material) sí potencialmente reivindicadores de sus derechos más básicos. Abandonada por tanto una de las más básicas obligaciones del poder público, defender a los individuos de los abusos del mercado, quedan los Movimientos Sociales como únicos garantes de hacer la pedagogía necesaria para que poco a poco no nos quedemos por completo alienados y la gran banca se convierta en nuestro nuevo Gran Hermano. El orwelliano, por supuesto.
Rafael Leonisio. Investigador del Departamento de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU).

PSOE, PP, CiU y PNV hacen pública la lista de candidatos al CGPJ

martes, 9 de septiembre de 2008

Diario de Noticias, 8 Sep. 2008, Editorial La Ley
El PSOE propone a Lastra, de la Secretaría de la Fiscalía General del Estado, y el PP a De Rosa Torner, conseller valenciano de Justicia
Madrid.- Lista de los 20 vocales propuestos para el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por PP, PSOE, CiU y PNV:
Juristas del PSOE:
– Almudena Lastra de Inés, fiscal de la Secretaría Técnica de la Fiscalía General del Estado.
– José Manuel Gómez Benítez, abogado y catedrático de Derecho Penal.
– Gabriela Bravo Sanestanislao, fiscal y presidenta del Secretariado de la Unión Progresista de Fiscales (UPF).
Entre los candidatos propuestos por las asociaciones judiciales, el PSOE apoyará las candidaturas de:
– Margarita Robles Fernández, magistrada de la Sala Tercera del Tribunal Supremo (Jueces para la Democracia).
– Carles Cruz Moratones, magistrado de la Audiencia Provincial de Girona (JpD).
– Miguel Carmona Ruano, presidente de la Audiencia Provincial de Sevilla (JpD).
– Inmaculada Montalbán Huertas, magistrada de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (JpD).
– Manuel Torres Vela, presidente de la Sección IV de la Audiencia de Málaga (Asociación Francisco de Vitoria).
– Félix Azón, magistrado de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (Asociación Francisco de Vitoria).
Juristas del PP
– Fernando de Rosa Torner, magistrado en excedencia, profesor universitario y conseller de Justicia y Administraciones Públicas de la Comunidad Valenciana.
– Claro José Fernández Carnicero, inspector de Hacienda y letrado de las Cortes Generales.
– Antonio Dorado Picón, presidente del Colegio Nacional de Secretarios Judiciales.
Entre los candidatos propuestos por las asociaciones judiciales, el PP respaldará las candidaturas de:
– Pío Aguirre Zamorano, presidente de la Audiencia Provincial de Jaén (Asociación Profesional de la Magistratura).
– Manuel Almenar Berenguer, presidente de la Audiencia Provincial de Pontevedra (APM).
– Concepción Espejel Jorquera, presidenta de la Audiencia Provincial de Guadalajara (APM).
– Gema Gallego Suárez, magistrada del Juzgado de Instrucción 35 de Madrid (APM).
– Miguel Collado Nuño, magistrado de la Audiencia de Barcelona (APM).
– Antonio Montserrat Quintana, magistrado de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Barcelona.
Candidato de CIU
– Ramón Camp i Batalla, abogado. Fue portavoz de CiU en el Senado y vicepresidente del Parlamento de Cataluña, así como uno de los redactores del Estatuto de Cataluña.
Candidata del PNV
– Margarita Uría Etxebarría, abogada. Fue diputada del PNV en la anterior legislatura ejerciendo de portavoz de los nacionalistas en la Comisión de Justicia del Congreso y de presidenta de la de Sanidad. Informó Europa Press.

Los procedimientos concursales se disparan en Barcelona

martes, 9 de septiembre de 2008

Los casos registrados se multiplican por cinco en sólo tres días de septiembre.
X. Grau.Barcelona. Negocios.com
La vuelta a la actividad después de las vacaciones ha confirmado los peores augurios respecto a la crisis económica. Un termómetro lo indica: el gran aumento de los procedimientos concursales que se han presentado en los juzgados de lo Mercantil de Barcelona.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) facilitó los primeros datos. Se han multiplicado por cinco el número de concursos. En un solo día, el 31 de julio pasado, se presentaron 55 nuevos concursos de acreedores, un 358% más que en la misma fecha del año anterior, que fueron 12, cuando justa acababa de estallar la crisis de las subprime.

Si el último día judicialmente hábil antes de las vacaciones ponía en marcha todas las alertas, la vuelta ha sido mucho peor. Entre el 1 y el 3 de septiembre ””agosto es judicialmente inhábil””, es decir, en tres días, se presentaron 77 concursos de acreedores. En las mismas fechas del año pasado fueron 15. Por lo tanto, el aumento ha sido del 413%.

Un claro síntoma de cuál es la situación económica real. De los concursos de acreedores que se han presentado en estos tres días de septiembre, seis son concursos necesarios, 43 son voluntarios con un pasivo de entre 1 y 10 millones de euros, 21 son de menos de 1 millón y siete son concursos voluntarios con un pasivo superior a los 10 millones de euros.

Los datos son muy significativos, ya que Barcelona es el partido judicial que registra habitualmente más procedimientos concursales de España. Según los datos oficiales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), un 20% de los concursos voluntarios o necesarios de España se presentan en los juzgados mercantiles de Barcelona, 289 de los 1.411 que se han presentado en toda España en 2007. En toda la comunidad de Cataluña con 326 concursos de acreedores presentados y tramitados en 2007, se superó en un 75% a Madrid, con 186 y en un 90% a Andalucía, con 171.

Al margen de los procedimientos concursales, la crisis económica y la morosidad también ha hecho aumentar el número de otro tipo de causas que tramitan los juzgados de lo Mercantil. Según datos del Decanato de los Juzgados de Barcelona, el 31 de julio se repartieron entre los seis juzgados de la jurisdicción Mercantil 112 casos, mientras que en la misma fecha de 2007 fueron 46. Es decir, un aumento del número de asuntos mercantiles del 243%.

El aumento de asuntos se veía venir. En abril uno de los magistrados de lo Mercantil de Barcelona, Enrique Grande, ya anunciaba a La Gaceta que “lo pero está por venir”. En el primer trimestre de este año los concursos de acreedores en Barcelona ya habían aumentado el 55,76%.
Temor al colapso

Los jueces de lo Mercantil de Barcelona temen que los efectos de la crisis acabe provocando el colapso. En noviembre del año pasado salieron públicamente, de una forma inaudita, los seis magistrados para denunciar la situación.

Según los datos oficiales del Consejo General del Poder Judicial, los seis jueces de lo mercantil de Barcelona tramitan una media de 600 asuntos al año por juzgado, casi el doble de las previsiones del propio Consejo, que es de 350 asuntos por juzgado.

En diciembre está previsto crear dos nuevos juzgados mercantiles en Barcelona que deben servir para evitar el colapso. Uno de los magistrados de esta jurisdicción, Francisco de Borja Villena, alertaba el viernes que si estos dos juzgados no entran en funcionamiento antes del próximo mes de marzo el colapso está servido, y podría afectar a las economías familiares ya que en los concursos depende de la decisión del juez la rescisión de los contratos de los trabajadores y el pago de indemnizaciones, si es posible.

Las promotoras apremian a sus deudores para obtener liquidez

martes, 9 de septiembre de 2008

En apenas un semestre, las principales inmobiliarias del país han logrado recuperar uno de cada seis euros que se les adeudaban. La necesidad de liquidez y la caída de la actividad han reducido el capítulo de cuentas pendientes de las empresas del sector.

Bruno Pérez / Madrid. Cinco Días (08-09-2008)

Casi con el mismo empeño con el que negocian condiciones más suaves para devolver los millonarios préstamos obtenidos en los últimos años de las entidades financieras, las promotoras inmobiliarias españolas se han lanzado a exigir a sus deudores una mayor diligencia a la hora de pagar las cuentas pendientes que mantienen.
El incipiente celo recaudador demostrado por las empresas del sector inmobiliario ha rendido sus frutos y durante el primer semestre del año han conseguido reducir en 300 millones de euros su cuenta de ingresos pendientes, lo que supone que aproximadamente se han rescatado uno de cada seis euros que estaban pendientes de cobro a 31 de diciembre de 2007 (1.895 millones).
Según un portavoz de una de las promotoras que todavía negocian por cerrar un acuerdo de refinanciación de deuda con su banca acreedora, la explicación de este nuevo afán es bastante sencilla. ‘No es ningún secreto que el sector inmobiliario tiene un severo problema de liquidez. Los ingresos derivados de las actividades tradicionales de promociones residenciales y ventas de suelo se han congelado, por lo que hay que hacer todo lo posible por obtener liquidez’.
Los datos confirman esta teoría. Las promotoras que durante esta primera mitad del año han estado más acuciadas por los vencimientos de determinados plazos de amortización de deudas, como Inmobiliaria Colonial, Renta Corporación o Reyal Urbis, son las que más han reducido el capítulo de cuentas pendientes de cobro.
Colonial ha obtenido 110 millones de euros de liquidez recortando un 26,1% las deudas por cobrar; Reyal Urbis ha logrado reducir en una quinta parte este capítulo para ingresar 96 millones de euros; y Renta Corporación también ha recortado en una cuarta parte su cuenta de deudores.
Dificultades para cobrar
El éxito de esta campaña no ha impedido que las inmobiliarias también hayan acabado topándose con los mismos problemas de liquidez en los que se escudan para tratar de retrasar el pago de sus deudas. Reyal Urbis, por ejemplo, ha visto cómo su cartera de clientes y deudores de dudoso cobro se incrementaba significativamente, y como la cuenta asociada a la misma se disparaba hasta llegar a duplicarse en apenas medio ejercicio.
Por su parte, Inmobiliaria Colonial aún está esperando a que Nozar y NZ Patrimonio le devuelvan sendos adelantos por valor de 10,5 y 10 millones de euros respectivamente que abonó en su día por la compra de unos activos, que nunca llegaron a superar las condiciones suspensivas establecidas en los contratos.
Los pagarés abonados en su día en relación a estos contratos y los intereses devengados por la no devolución de los anticipos han elevado la deuda pendiente por este concepto por encima de los 137 millones de euros, que Colonial aún no cobró.
Dificultades de este u otro tipo debió tener Martinsa Fadesa, que acabó en un juzgado de lo mercantil por no conseguir un crédito de 150 millones de euros, mientras mantenía una cuenta de deudas por cobrar de 434 millones, que apenas pudo reducir durante 2008.
25.000 millones por pagar; 1.600 por cobrar
El inventario de cobros pendientes de las ocho principales promotoras inmobiliarias españolas asciende a 1.600 millones de euros. Una cantidad elevada, pero poco comparable con la cuenta de deudas pendientes del sector, que supera los 25.000 millones.
El ranking de las que más deben lo encabeza Colonial, que, a la espera de cerrar en las próximas fechas el anunciadísimo acuerdo de refinanciación de deuda con su banca acreedora, tiene pendientes de pago 8.991 millones de euros. Una cifra muy superior a los 5.100 millones que llevaron a Martinsa Fadesa a solicitar concurso de acreedores. Metrovacesa (7.141 millones) también supera esa cuantía.

Llamazares preguntará a Solbes en la sesión de control al gobierno por qué piensa recortar la financiación municipal

martes, 9 de septiembre de 2008

Madrid, 8 de septiembre de 2008.-
El coordinador general y diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, preguntará al vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, en la sesión de Control al Gobierno del próximo jueves día 11 “¿Por qué propone el Gobierno reducir la financiación municipal ante la crisis?”.

Esta pregunta fue registrada hoy en el Congreso de los Diputados y se une a otras iniciativas parlamentarias puestas en marcha ya por Izquierda Unida ante la gravedad del tema planteado, tras haber decidido el Ejecutivo socialista de forma unilateral recortar los fondos públicos que destina a las corporaciones municipales.

Izquierda Unida ha registrado también la solicitud de comparecencia del titular de Economía y Hacienda ante la comisión homónima del Congreso para que informe de la “Propuesta del Gobierno para la financiación de los Ayuntamientos en los Presupuestos Generales del Estado para 2009”.