AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 23 de septiembre de 2008

Lo mejor para la economía es ponerlo todo al baño María

martes, 23 de septiembre de 2008

Milio Mariño. La Nueva España

Como ustedes saben, seguramente, se atribuye a cierta María el procedimiento mediante el cual, si tomamos un recipiente con agua y lo exponemos a una fuente de calor, colocando en su interior otro de menor tamaño, conseguimos calentar cualquier cosa de forma suave y uniforme. Cualquier cosa como, por ejemplo, este sistema económico que se enfría hasta dejarnos helados, mientras los siete sabios de Grecia, que ahora son catorce y se reúnen en Suiza, no dan pie con bola.

Ponerlo todo; el dinero, las hipotecas, las subidas de precios, los salarios, etcétera al baño María, es una receta antigua que no se les ha pasado por la cabeza a los catorce premios Nobel de Economía (Solow, Stiglitz, Nash, Mundell, Phelps, McFadden, Scholes, Myerson…) que a finales del mes de agosto se reunieron a orillas del lago de Constanza y no fueron capaces de aportar nada nuevo, concluyendo con una manifestación de impotencia y un resultado que ellos mismos calificaron de descorazonador.

Los sabios de la economía no se pusieron de acuerdo ni en las causas de la crisis, pues reabrieron el viejo fantasma de la relación de los salarios con la inflación y no abordaron el vínculo entre el precio del dinero, las subidas de precios y el poder adquisitivo, ni la influencia de los sistemas de supervisión de las instituciones financieras, o el papel de las agencias de evaluación de riesgos con respecto a las hipotecas «subprime». Nada de nada, quedaron como pasmados ante la que se avecina. Asumieron el fracaso y volvieron a sus casas tan panchos.

Todos hacemos el ridículo; algunos de vez en cuando y otros más a menudo, lo único que nos diferencia es la trascendencia y el ámbito. De ahí que la ocurrencia de calentar el enfriamiento económico poniéndolo todo al baño María pueda superar, en eficacia, a lo que acaba de decir el señor Ferrán, presidente de la patronal española, que propone aparcar la economía libre de mercado y que el Gobierno tome medidas. Ocurrencia que si no estuviéramos hablando de algo tan serio sería como para partirse de risa e incluirla en una antología del disparate, justo al lado del efecto beneficioso que Solbes atribuye a la crisis, aquello de que servirá para hacer una limpieza de nuestro sistema económico.

Exacto; no hay mal que por bien no venga, dice el viejo refrán. Miren por donde, según los datos de reclutamiento, entre enero y julio, las solicitudes para inscribirse en el Ejército han aumentado en un 75,8 por ciento. Estará contenta la Ministra de Defensa. Y un buen número de padres, pues según el psicólogo Jesús Ramírez los padres agradecen que, por efecto de la crisis, los jóvenes regresen a sus hogares.

Es curioso pero también la cabeza y su inquilino el cerebro se ven afectados por la crisis de las ideas. Los expertos y las autoridades hablan de un mundo que nadie conoce. Los defensores del libre mercado piden la intervención del Estado, el Ministro de Economía alaba el efecto beneficioso del batacazo para limpiar y equilibrar el sistema económico y el Parlamento europeo insiste en que debemos conciliar mejor nuestra vida profesional y familiar aumentando hasta las 65 horas la semana de trabajo.

Visto lo visto, no creo que sea tan descabellado proponer que pongamos todo (lo que dicen y lo que se cuece) al baño María y nos sentemos en la cocina hasta ver en qué para la cosa. Más descabellado es, según los últimos datos, que Estados Unidos tenga ya casi tantos trabajadores en el sector de la seguridad como en el de la enseñanza. O que un año de cárcel cueste más al Estado que un año en Harvard. Pero como a usted y a mi los intríngulis de la economía nos suenan igual que uno de esos conciertos de música barroca, seguiremos soportando, con resignación y paciencia, las salidas de tono del solista de turno ¡Qué remedio!

¿Funcionará el plan de rescate?

martes, 23 de septiembre de 2008

EU está haciendo de lado el apoyo empresa por empresa para asumir una gran deuda

The New York Times/Peter S. Goodman.

El Universal. México. 22 de septiembre de 2008

Al tiempo que el gobierno asume la propiedad de cientos de miles de millones de dólares en hipotecas malas, dos preguntas saltan a primer plano: ¿será suficiente esta intervención para restaurar el orden? ¿Le costará este gran rescate a contribuyentes? Aunque los detalles aún están siendo afinados, el gobierno está haciendo a un lado el rescate compañía por compañía para asumir de un golpe una gran cantidad de deuda. ¿Pondrá esto fin a la crisis? ¿El temor que ha hecho que los bancos se aferren a sus dólares, dejando sin capital a la economía, cederá el paso a un libre flujo de crédito?
Muchos están escépticos de la propuesta del Tesoro, aunque hay un consenso de que era necesaria una clase de intervención amplia.
“Representa un gran avance. Aminora (la crisis) sustancialmente”, indicó Alan S. Blinder, economista de Princeton y ex vicepresidente del consejo de gobernadores de la Reserva Federal.
Sin embargo, aunque el programa del gobierno habla de un costo de 700 mil millones de dólares, nadie sabe lo que podría costar esta maraña de finanzas cósmicamente compleja, lo cual hace que su costo final para los contribuyentes sea insondeable. Sería como pronosticar el clima que habrá tres años.
Algunos cuestionan la prudencia de aumentar la deuda de la nación en momentos en que el Tesoro depende de la generosidad de los extranjeros para pagar las cuentas. Además, ¿cuál será el costo a largo plazo de restablecer el orden luego de que millonarios de las finanzas ganaron inmensas sumas con apuestas que son cubiertas con dólares públicos?
Muchos economistas piensan que estas preguntas salen sobrando. La nación está sumida en su peor crisis financiera desde la Gran Depresión. Antes de la intervención del gobierno, el diagnóstico del sistema se degradaba de lo sombrío a lo apocalíptico. “Parecía que podíamos caer en el abismo”, manifestó Blinder.
Si el plan funciona, combatirá la causa central de las penurias económicas de EU: el continuo desplome de los precios de la vivienda. Si los bancos empiezan a prestar, habrá más hipotecas disponibles. Eso ayudaría a que los precios suban o al menos ya no desciendan. A su vez, esto evitaría que más inversiones ligadas a hipotecas se degraden.
Nadie festeja. Demasiadas familias tienen problemas para pagar su hipoteca. Demasiados están sin trabajo. Demasiados bancos fueron masacrados. Pero la intervención del gobierno, que quizá pueda impedir más embargos e insolvencias de bancos, disipa los rumores de la peor de las posibilidades: una escasez de crédito tan severa que bloquearía la disponibilidad de financiar por muchos años, paralizando de hecho el crecimiento económico de Estados Unidos.
“El riesgo de terminar como Japón, con 10 años de estancamiento, es ahora mucho menor”, señaló Nouriel Roubini, economista de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York.
“La recesión es ya inevitable, pero serán 18 meses en lugar de cinco años”, sostuvo el catedrático estadounidense.
(Traducción: Gregorio Narváez).

Las claves para que funcione el plan anticrisis de EEUU

martes, 23 de septiembre de 2008

La participación del Tesoro en la crisis y la velocidad con la que el Congreso está respondiendo generará optimismo y elevará el valor de las hipotecas ”˜subprime”™.
David Stout / NYT La Gaceta de los Negocios Washington.

Las noticias sobre la agitación en el mundo de las finanzas están llenas de términos esotéricos como «hipotecas titulizadas” y «swaps de cobertura de incumplimiento de crédito», pero la crisis ha tenido eco para la gente que sabe poco sobre Wall Street y que no pensaba que nunca tendría que entender nada. Aquí hay varias preguntas y respuestas que afectan a los ciudadanos corrientes.
1. El programa de rescate que está siendo negociado por la Administración Bush y los líderes del Congreso pide que el Gobierno gaste hasta 700.000 millones de dólares para comprar hipotecas problemáticas ¿De dónde sacan los políticos esta cifra? ¿Podría aumentar?
El paquete de recuperación no puede aumentar más de 700.000 millones de dólares sin una legislación adicional. En cuanto a esta cifra, está entre las estimaciones optimistas, que hablan de 500.000 millones de dólares, y las pesimistas, que elevan a un billón de dólares, sobre el coste de arreglar el caos financiero.
Pero los 700.000 millones de dólares se suman a los 85.000 millones de dólares acordados para el rescate de la mayor aseguradora de Estados Unidos, American Internacional Group (AIG), y a los 29.000 millones de dólares de apoyo que el Gobierno prometió en el matrimonio de Bear Stearns y JPMorgan Chase.
Además de todo esto, la Oficina Presupuestaria del Congreso dice que el rescate federal de las compañías hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac costará 25.000 millones de dólares.
2. ¿Quién va a pagar en realidad los 700.000 millones de dólares?
Los contribuyentes americanos pondrán el dinero, aunque si estás en una América optimista a largo plazo, hay motivos para esperar que la cuenta será inferior a 700.000 millones de dólares.
Después de que el Tesoro compre estas hipotecas problemáticas, intentará revenderlas a los inversores.
La participación del Tesoro en la crisis y la velocidad con la que el Congreso está respondiendo generará optimismo y elevará el valor de estas hipotecas, aunque es imposible decir en cuánto.
Por eso no sería acertado pensar que el Gobierno federal está sencillamente firmando un cheque de 700.000 millones de dólares. Está comprometiéndose a gastar ese dinero si fuera necesario. Pero sí, el resultado final es que este rescate podría costar a los contribuyentes americanos mucho dinero.
3. Entonces, ¿es justo decir que los americanos que no son ricos ni imprudentes van a tener que rescatar a la gente que sí lo es? ¿Qué supone este paquete para los propietarios responsables con medios modestos que podrían verse obligados a dejar sus casas, quizás por razones que están fuera de su control?
Se puede alegar que a esta gente, que no puede diferenciar los futuros de la soja de las opciones de venta, se les va a pedir que arreglen el costoso caos dejado por Wall Street.
Para que el rescate sea aceptable para el público, se está diciendo que es mucho mejor que la inacción, que según los funcionarios de la administración y los miembros del Congreso dicen que pondría en peligro los ahorros de jubilación y otras inversiones de los americanos que no son ni mucho menos ricos.
Pero se puede apostar a que las negociaciones entre la administración y Capitol Hill incluirán ideas sobre la forma de ayudar a los propietarios de clase media a evitar las ejecuciones y quizás algunos límites sobre la compensación a los ejecutivos.
Y debería dejarse claro que ningún partido es responsable único de las negligencias que han llevado al país al borde del desastre.
4. ¿Cómo es que la Administración y el Congreso, que no han conseguido encontrar grandes cantidades de dinero para, por ejemplo, mejorar el sistema de salud del país o reparar los puentes y túneles, pueden ahora estar dispuestos a desembolsar 700.000 millones de dólares para rescatar el sistema financiero? ¿Es realista pensar que los partidos pueden alcanzar un acuerdo y conseguir que se apruebe esta legislación con rapidez?
La primera pregunta seguramente volverá otra vez, ya que afecta no sólo a temas de política presupuestaria, sino también a cuestiones más profundas sobre aspiraciones nacionales. En cuanto a rescatar el sistema financiero, los diputados electos de ambos partidos están persuadidos de que un par de venerables bancos de inversión podrían desvanecerse en el olvido o ser absorbidos por fusiones, pero lo que no se puede permitir es que se hunda el sistema financiero en su conjunto.
Sí, los partidos probablemente van a llegar a un acuerdo. Muchos miembros del Congreso están ansiosos de dejar Washington para irse a casa y hacer campaña en las elecciones de noviembre, y nadie quiere enfrentarse a los votantes sin haber hecho algo para proteger a los modestos ahorradores, así como a los grandes inversores.
5. ¿Beneficiará el plan a entidades no estadounidenses?
Una de las pocas limitaciones planteadas en el plan pendiente de aprobación por el Congreso y el Senado se refiere a la capacidad del Tesoro norteamericano para comprar activos relacionados con hipotecas que fueran “de una institución financiera que tuviera su central en Estados Unidos”.
Esta limitación en el proyecto inicial del Tesoro parece excluir la compra de activos tóxicos de firmas como UBS, el gigante suizo, que tiene una enorme participación en las subprime norteamericanas.

Verdades económicas irrefutables pulverizadas en esta semana de pánico

martes, 23 de septiembre de 2008

Luis Ventoso. La Voz de Galicia. 22 de septiembre de 2008
Verdades económicas irrefutables pulverizadas en esta semana de pánico:
¿Cuando un banco o una aseguradora alcanzan un enorme tamaño es imposible que quiebren («too big to fail», que dicen los anglosajones, demasiado grande para caer). Falso: el Lehman Brothers ya es ceniza y varios esperan hora en el alambre.
¿El mercado se autorregula, el Estado no debe intervenir. Falso. Bush, un paladín del neoliberalismo, ha entrado a saco en cuando el agua le ha lamido los tobillos. ¡Ha nacionalizado el boquete de las hipotecas basura! y la Reserva Federal ha salido al rescate de las hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, del banco Bear Stearns y de la aseguradora AIG.
¿Alan Greenspan fue un fenómeno, el gran gurú de los mercados. Falso. No se percató de la burbuja tecnológica, que estalló bajo sus gafas, y toleró (¿alentó?) todo tipo de subproductos financieros, renunciado a una regulación seria por la que hoy se suspira.
¿El actual «shock» de la economía es un problema occidental, de EE.UU. y la vieja Europa, que será compensado por la pujanza de Rusia, China, Brasil e India. Falso. Rusia se ha visto obligada esta semana a cerrar su bolsa dos días para evitar un cataclismo y China ya toma medidas urgentes, porque la infección la salpica.
¿La globalización de los mercados y las nuevas tecnologías han abierto una era de prosperidad inédita e imparable?. Falso. O al menos estos días, con una crisis que lleva camino de superar a la del 29, se hace crudo creerlo.
¿La vivienda es un refugio seguro, el mejor negocio, siempre seguirá subiendo. Falso: pinchazo de las hipotecas basura; Martinsa, Astroc; familias entrampadas; bancos y cajas contaminados…
¿Galicia tiene un plus de resistencia ante esta pavorosa crisis mundial. Sí. Y el Negreira muchas posibilidades de jugar la Champions.
(Y de cierre, una duda: Sumidos en la peor crisis en 79 años, y con lo que falta, ¿van a seguir enterrando en el monte Gaiás un dinero que no tenemos?).