AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 8 de noviembre de 2009

Gipuzkoa. El impuesto que grava la compra de pisos se abarata para relanzar el mercado inmobiliario

domingo, 8 de noviembre de 2009

Pacto fiscal entre PNV, PSE y Hamaikabat
Hacienda ingresará 60 millones más con el pacto fiscal
El Impuesto de Vehículos subirá un 2% y se permitirá a los Ayuntamientos elevar su coeficiente máximo
Pepe Simancas – Viernes, 6 de Noviembre de 2009 -Noticias de gipuzkoa.com.
Donostia. El pacto fiscal alcanzado la semana pasada por PNV, PSE y Hamaikabat, que afecta a varios tributos en Gipuzkoa, incluye modificaciones en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados que suponen una rebaja tanto en la adquisición de vivienda habitual de superficie menor a 120 metros cuadrados como en la compra de segunda vivienda.
En concreto, la adquisición de inmuebles de segunda mano para uso residencial cuya superficie construida no sea superior a 120 metros cuadrados tributará en ese impuesto al 2,5%, en lugar del 3% actual, siempre que sea primera vivienda, esto es, que el comprador no disponga de otra casa. Esto supondría, para un piso de 90 metros cuadrados que actualmente está en venta en el barrio donostiarra de Amara a un precio de 550.000 euros, una rebaja de 2.750 euros, ya que en lugar de abonar 16.500 euros se pasaría a pagar en ese ejemplo 13.750 euros.
Además, estos cambios en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales -con los que la Diputación guipuzcoana persigue «impulsar la superación de la parálisis que atenaza al mercado inmobiliario»- suprimen para ese tipo reducido del 2,5% la exigencia que está en vigor actualmente de que el comprador tenga menos de 35 años de edad. También se elimina la obligatoriedad de que el precio de escritura del inmueble no supere los 300.000 euros.
En el caso de la segunda vivienda, el gravamen baja aún más, ya que se establece un tipo del 4% frente al 6% actual. En el caso anterior, la rebaja fiscal sería de 11.000 euros, al pagar 22.000 euros con la futura tributación en vez de 33.000 euros con la vigente ahora. En este tipo de inmuebles que no son residencia habitual, no hay límites a la superficie.
Asimismo, la Diputación quiere fomentar también el fenómeno surgido hace unos años por el que se habilitan como vivienda locales que no estén ligados a una actividad económica. Así, la compra de estos inmuebles -siempre y cuando cuenten con licencia de habitabilidad- pasará a gravarse al 4% en lugar del 6% general.
El pacto fiscal -materializado en un proyecto de norma que el Gobierno foral guipuzcoano acaba de presentar para su tramitación en Juntas Generales- permite también la aplicación del tipo reducido del 2,5% a la compra de primera vivienda sin limitación de superficie a los titulares de familia numerosa.
El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales es uno de los gastos adicionales que los compradores de vivienda suelen olvidar computar cuando están buscando piso y que supone una importante cuantía en el desembolso final. Este tributo indirecto es de pago obligado antes de la inscripción de la compraventa en el Registro de la Propiedad. Las modificaciones que han presentado PNV, PSE y Hamaikabat suponen igualar la fiscalidad de este impuesto en Gipuzkoa y Bizkaia con la ya existente en ́lava.
Coste de la rebaja El diputado foral de Hacienda y Finanzas, Pello González, compareció ayer en las Juntas Generales para detallar la repercusión que en las arcas de la Diputación tendrán los cambios presentados, entre ellos el del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. La aplicación de la rebaja de este tributo supondrá que el erario guipuzcoano deje de ingresar 8,8 millones de euros. Este coste se añade al de más de 40 millones de euros que acarreará la supresión en Gipuzkoa del Impuesto de Patrimonio, según cifras que la Hacienda estimaba para el año que viene.
Esas cantidades negativas para el departamento se compensan con al aumento del gravamen de las rentas de capital (del 18% actual a un 20%) en el Impuesto sobre la Renta, que conllevará un aumento de los ingresos de unos 22,3 millones de euros. Además, la limitación de la deducción de los 400 euros en el mismo tributo a las rentas más bajas durante los próximos dos años permitirá recuperar 87,4 millones de euros que se recaudaban antes de trasladar hace un año al territorio la medida del Gobierno central impulsada por Zapatero.
Por último, la eliminación en el Impuesto de Sociedades del tipo de gravamen especial para las Sicav (sociedades de inversión en capital variable) -en las que se refugiaban las grandes fortunas- supondrá un aumento de los ingresos de únicamente 176.853 euros, según los datos facilitados ayer por González.
En total, con las mencionadas modificaciones -las principales del proyecto de norma, que también altera ciertas disposiciones de otros impuestos como el de Bienes Inmuebles o el de Vehículos- la Hacienda guipuzcoana prevé que los ingresos crezcan en unos 60 millones de euros, al margen, claro está, del comportamiento de la recaudación en el entorno de crisis económica.
Por otro lado, en el citado Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, se aplicará un aumento del 2% en las cuotas a turismos y motocicletas y se incrementará el coeficiente máximo que los ayuntamientos pueden aplicar adicionalmente a las cantidades que fija la Diputación. Este coeficiente -por el cual los municipios multiplican las cuantías que establece la Institución foral, obteniendo así la cantidad que cada propietario de vehículo debe pagar anualmente según los caballos fiscales que tenga el automóvil- se elevará desde el 2,2 actual, a un 3. De todos modos, no es habitual que los ayuntamientos apliquen ese coeficiente en su grado máximo.
En el mismo impuesto se establece la exención del mismo a turismos cuyo propietario sea una persona con discapacidad grave (más del 65% de minusvalía) o que, teniendo una minusvalía entre el 33% y el 65%, tengan elevados problemas de movilidad.