AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 16 de noviembre de 2009

Pragmatismo

lunes, 16 de noviembre de 2009

El Periódico – 27.10.09
Término en desuso para unos, desvirtuado para ideólogos y abominado por quien se beneficia del gasto público. Ser eficiente y responsable es creer en la razón -hasta donde llega-, en los derechos del individuo, la libertad de palabra, de asociación y de opinión, en la libertad de grupos y naciones, en más igualdad social y económica y, sobre todo, en el imperio de la ley y la justicia. Etiquetarse o ser etiquetado de pragmático otorga cierto pedigrí en el espectro político. Muchos se apuntan a ello, pero pocos son coherentes en la práctica.
El fin justifica los medios, pero sólo cuando son apropiados y se valen del aprendizaje del pasado. Cualquier causa promovida por medios malos corre peligro de caer en lo opuesto. Si el resultado que llegue a obtenerse pueden ser pérdidas irreparables mayores que cualquier ganancia posible, de poco sirve que el fin sea bueno porque no se logrará.
A. Herzen decía al anarquista Bakunin en 1869 “ordenar al intelecto detenerse porque sus frutos podían ser mal empleados por el enemigo, detener la ciencia, las invenciones y el progreso de la razón hasta que los hombres se purifiquen mediante el fuego de una revolución total -hasta que ”˜seamos libres”™- no es otra cosa que una mentira autodestructora” … “a la mayoría le falta comprensión y la minoría la emplea mal…Las grandes revoluciones no se obtienen desatando las bajas pasiones”. Añádase que éstas son difíciles de dominar y que poco resuelven.
Aunque la minoría dirigente considere que todo lo sensato ya ha sido pensado, merece la pena pensarlo de nuevo a la luz de nuevos datos y circunstancias. En un contexto de crisis, con recursos escasos y tiempo en contra, los esfuerzos se deben centrar en lo que no va y en reforzar aquello que funciona.
Está bien ser idealista, optimista y abanderado de causas nobles. Serlo de manera coherente requiere ser práctico, eficiente y eficaz en la gestión, creíble y previsible. El buen capitán sabe que cuando la tempestad arrecia con fuerza lo prioritario es salvar la tripulación, la nave y llegar a puerto, con independencia de que éste no sea el previsto o soñado.

Utopías, las justas, que más vale poco de bueno que mucho de malo.
Mercedes Pizarro Santos Directora de Economía de Foment del Treball Nacional

El Ministerio de Vivienda crea una nueva herramienta contra la corrupción urbanística

lunes, 16 de noviembre de 2009

El subsecretario de Vivienda destaca que «cuanta más y mejor información urbanística, menos espacio quedará para la información privilegiada y la opacidad»
Actualmente el SIU contiene información urbanística de 369 municipios que concentran a 22,6 millones de habitantes, el 72% de la población de las Grandes ́reas Urbanas

4 de noviembre de 2009.- El subsecretario de Vivienda, Marcos Vaquer, ha presentado hoy el Sistema de Información Urbana (SIU), «una herramienta que nos ayudará a conocer mejor cómo se están transformando nuestro territorio y nuestras ciudades, dónde hay suelo disponible, en qué cantidades y para qué usos porque cuanta más y mejor información urbanística podamos ofrecer a todos, menos espacio quedará para la información privilegiada y la opacidad en procesos tan importantes desde un punto de vista económico, social y ambiental».
Marcos Vaquer ha expresado que los mercados de suelo y el urbanismo aparecen asociados de forma recurrente a procesos de corrupción y especulación con el suelo. A su juicio, el deber de los poderes públicos es el de investigar, perseguir y sancionar estas procesos así como el de «poner en marcha instrumentos eficaces de prevención de estas malas prácticas pensando en el futuro. Y la mayoría de los expertos coinciden en que un buen instrumento de prevención de la corrupción es la transparencia».
El subsecretario de Vivienda ha recordado que el SIU cumple un mandato incluido en la Ley de Suelo de 2007, que «sienta las bases para una mayor sostenibilidad y transparencia en la ordenación y gestión del suelo». Así, entre las diversas medidas incluidas en la Ley, destaca la obligación de las Administraciones públicas de poner a disposición de los ciudadanos por medios telemáticos tanto el texto en vigor de los planes urbanísticos como el anuncio de sometimiento a información pública y otros trámites relevantes para su aprobación o alteración.
Asimismo, según ha resaltado Vaquer, la Ley establece que el Gobierno debe formar y actualizar permanentemente un sistema público general e integrado de información sobre suelo y urbanismo desarrollado en colaboración con las Comunidades Autónomas y compatible con el resto de sistemas de información ya existentes.
De este modo, «el SIU es también un ejemplo de colaboración administrativa», ha destacado Vaquer, porque ha sido diseñado y elaborado en estrecha colaboración con las CCAA así como con otros Ministerios. En este punto, ha hecho mención especial al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, que lidera, a través de Red.es, la iniciativa Urbanismo en Red, que no sólo «ayudará a los Ayuntamientos a cumplir los nuevos requerimientos legales de transparencia y participación ciudadana, sino que servirá asimismo para alimentar el SIU».
¿Qué es el SIU?
Es una herramienta digital en forma de portal libre y gratuito a través del cual los ciudadanos tendrán acceso a toda la información disponible sobre urbanismo y suelo en la dirección http://siu.vivienda.es/portal/.
Actualmente está disponible en el visor del SIU la información urbanística estructural de 369 municipios que concentran a 22,6 millones de habitantes, es decir al 50% de la población total de España y al 72% de la población de las 85 Grandes ́reas Urbanas. La información del sistema se irá ampliando y actualizando progresivamente.
Al finalizar este año estará disponible la información de más de 400 municipios y a lo largo de 2010 se incluirá la de, aproximadamente, 2.000 municipios de pequeña entidad que no disponen de figura de planeamiento o, únicamente tienen proyecto de delimitación de suelo o Normas Subsidiarias provinciales y la de 85 municipios más, estos con Plan General. También hay que destacar que estarán disponibles los datos de 48 de los 50 municipios más poblados.
El SIU recoge información relativa a cuatro áreas principales:
Planeamiento Urbanístico: planes generales, normas subsidiarias, delimitación de suelo, etc
Ocupación y usos del suelo: tejidos urbanos, zonas industriales o comerciales, infraestructuras y transportes, zonas verdes, zonas en construcción, instalaciones deportivas o superficie agrícola y forestal.
Clases de suelo: suelo urbano, urbanizable o no urbanizable
́reas en desarrollo
También incorpora datos estadísticos y censales de carácter general de ámbito estatal, autonómico y municipal tales como superficie, población, densidad de población, número de viviendas o número de hogares.
¿Cómo funciona el SIU?
El visor del Sistema de Información Urbana nace con la misión de ofrecer una interfaz interactiva, amigable e intuitiva. De este modo, el usuario visualiza y realiza operaciones simples de forma directa sobre la información urbanística, en un entorno sencillo que muestra todas las posibilidades del sistema desde el primer momento.
La búsqueda de información puede realizarse mediante parámetros geográficos (de localización espacial) usando un mapa interactivo, mediante búsqueda por categorías o mediante búsqueda de palabras clave.
Este sistema está basado en normas y estándares promulgados por la comunidad científica nacional e internacional en cuanto a la información geográfica y a las tecnologías asociadas a Internet se refiere.
Las características principales del visor son:
Interfaz atractiva y fácil de usar
Interactividad del usuario con el sistema
Utilización de información propia y externa de forma conjunta y transparente al usuario.
Escalabilidad (permite el crecimiento de la información accesible y del número de operaciones que el usuario puede ejecutar)

Lo que su banco no le cuenta cuando cambia de hipoteca

lunes, 16 de noviembre de 2009

La letra pequeña de las subrogaciones
14-11-2009 , Expansión
La banca está apostando por la captación de nuevos clientes mejorando las condiciones de préstamos hipotecarios ya contratados con la competencia. En un momento en el que el mercado de compra y venta de inmuebles está congelado y la morosidad va en aumento, las entidades se han lanzado a la caza de clientes solventes interesados en mejorar sus condiciones en la hipoteca.
Quienes se plantean subrogar su préstamo buscan, principalmente, una rebaja en el diferencial que se les aplica sobre el euribor (en el caso de las hipotecas a tipo de interés variable) o un contrato sin “suelo”, nivel a partir del cual el cliente ya no se beneficia de las bajadas del euribor.
Aunque cambiar la hipoteca de entidad puede suponer un ahorro interesante para el prestatario, en ocasiones, las nuevas condiciones no son tan atractivas como parecen a primera vista. Se han de tener en cuenta los gastos que conlleva el cambio de entidad y calcular el importe de los productos que la nueva firma obliga a contratar. Junto al habitual seguro de vida, muchas firmas exigen suscribir planes de pensiones, seguros de vida o de protección de pagos o aportaciones anuales a fondos de inversión.
La primera gran traba que encuentra el cliente al intentar cambiar su hipoteca de banco es el valor de tasación del inmueble. Tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el precio de la vivienda ha caído en picado y, la mayor parte de las entidades sólo acepta subrogaciones de préstamos cuyo importe no supere el 65% – 80% del precio de tasación actual. Esta condición pone las cosas muy difíciles a quienes han adquirido su casa en los últimos años, ya que apenas han amortizado capital (en los primeros ejercicios se pagan más intereses) y su bien se ha devaluado.
En cualquier caso, las entidades ofrecen alternativas a esta situación, como poner un inmueble libre de cargas como garantía adicional del préstamo a subrogar o incluir avalistas, para lo que se tendría que formalizar un nuevo contrato. Mención aparte merecen los gastos en concepto de comisiones de subrogación y otros trámites burocráticos.
La comisión de cancelación tiene que ser asumida, en la mayor parte de los casos, por el cliente. Generalmente, oscila entre el 0,25% y 0,5% del principal pendiente de pago, pero en ocasiones llega al 1%. Ello significa que, si el préstamo susceptible de subrogarse es de 120.000 euros, el cliente tendrá que pagar a la antigua entidad entre 300 y 1.200 euros por dicha comisión.
En total, para una hipoteca de 120.000 euros, los gastos de tasación, notaría, registro, gestoría y cancelación o subrogación del préstamos se sitúa en torno a los 3.000 euros, según estimaciones de Banesto. Esta entidad corre con todos estos gastos. Barclays, por su parte, no cubre la comisión de subrogación, y Deutsche Bank contribuye con 1.000 euros a sufragar parte de estos costes. En general, las financieras no asumen gastos que excedan los 3.000 euros.
Junto a ello, muchos bancos exigen una antigͼedad del préstamos de entre tres y cinco años. Ello limita el acceso a quienes hubiesen constituido su hipoteca recientemente.
Además, algunas entidades exigen rebajar el plazo del viejo préstamo con el fin de que la edad del titular (o uno de los titulares) y la vida de la hipoteca no superen los 75 años.