AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 29 de noviembre de 2009

Nicolás Vázquez Picó

domingo, 29 de noviembre de 2009

Nicolás Vázquez Picó
El pasado día 12 falleció uno de los últimos eslabones de una distinguida dinastía de abogados de la ciudad. Descansa en paz, Nicolás

29.11.09 – Tirso Marin – La Verdad.es
El pasado día 12 de noviembre falleció en Alicante el notario Nicolás Vázquez Picó a la edad de 67 años. Destacado eslabón de una larga dinastía de juristas, la de los Vázquez, Nicolás tuvo una corta pero penosa enfermedad, que le vino de súbito y se nos marchó para siempre en poco tiempo y de forma sorpresiva. Pocos días antes estuve con él y le pregunté por su hermano Rafael, compañero inseparable desde el principio de su carrera, ambos con notaría abierta en la calle de París. Me dio una tarjeta y me dijo que llamara cuando quisiera que Rafa me recibiría de buen grado. No tardó mucho en realizarse la entrevista, pero Nicolás ya no estaba en la notaría. Lo habían operado con urgencia de una dolencia que iba a ser mortal. Seguí de cerca la enfermedad y cuando menos me lo esperaba, el día doce, en el Museo Taurino, donde se inauguraba la exposición de Ana Saura Ayén, el director de la entidad, Francisco Llorca, gran amigo de los Vázquez, me dio la fatal noticia: «Nicolás ha muerto». Nada más terminar el acto, fuimos a velarlo.
Nicolás Vázque Picó era el tercero de los hermanos, descendientes de una gran e inolvidable figura del foro que fue Antonio Vázquez Sánchez, de quien se decía era la persona que más Derecho sabía al menos en Alicante. Claro está, junto con su colega, vecino y amigo Gomis Iborra. Capítulo glorioso de la historia de la Abogacía en Alicante y de la misma historia de esta ciudad en la que vivimos.
Tuvo Antonio Vázquez, cinco hijos varones y una mujer. Antonio es abogado en ejercicio. Nicolás y Rafael, notarios. José Luis, único que no sintió la llamada de las leyes, es catedrático de Química de la Universidad de Alicante. Juan Carlos es abogado auditor. Alejandra, la última vive casada en Sevilla.
Me unen a la familia varios vínculos. Fui biógrafo y gran admirador del padre, en mi etapa de cronista de Tribunales tuve gran relación con los hijos y, por si todo ello fuera poco, todos los hermanos, herencia también del padre, son unos grandes amantes de las Bellas Artes. Les gusta la buena literatura, les apasiona la buena música, la buena pintura y, claro, los toros. Coincido con ellos en la plaza, en las tertulias; son capaces de recorrer cientos de kilómetros para ver una buena corrida, sobre todo si se trata de ganaderías con casta y bravura: Palha, Miura, Pablo Romero, Cuadri, Dolores Aguirre, mejor si ante ellas se ponen toreros de verdad.
Nicolás quedó viudo hace diez años y su esposa le dejó la mejor herencia: tres hijas. Dos siguen la tradición familiar y ejercen la abogacía. La otra sigue los pasos de su tío Pepe, es licenciada en Química.
Con todos ellos, mi solidaridad en estos momentos de dolor que están pasando.