AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 18 de abril de 2010

Vuelve la emigración: el número de españoles residentes en el extranjero se acelera

domingo, 18 de abril de 2010

Más de 120.000 trabajadores han abandonado España en busca de empleo desde 2008
Carlos Sánchez.- 15/04/2010 El Confidencial
La emigración ha vuelto. Desde luego no con los tonos dramáticos que tuvo durante los años 50 y 60, pero emigración al fin y al cabo. Lo dicen los últimos datos del censo de españoles que viven en el extranjero, y que reflejan que en los últimos dos años nada menos que 123.815 españoles se han dado de alta en las distintas oficinas consulares que tiene la Administración en el exterior. En total, y según ese censo, 1.325.348 millones de españoles residen fuera de forma oficial, la cifra más alta en décadas. Todos ellos mayores de 18 años.
Lo más significativo no es sólo la cifra, sino su evolución. Si en 2008 el número de españoles residentes en el extranjero crecía a un ritmo de 36.399 ciudadanos respecto del año anterior; en 2009, el aumento fue de más del doble. En concreto, de 74.814 personas. Tan sólo durante los dos primeros meses de este año, el número de altas se ha incrementado en 12.602 personas, lo que significa que no se trata de un fenómeno puntual ligado a un movimiento no representativo de la población, sino que comienza a tener algo de estructural. O dicho en otros términos. El número de españoles que sale del país para trabajar está creciendo un 6% en términos anuales, el doble de lo que ha sido habitual en la media histórica. Y desde luego muy por encima de lo que está creciendo la población.
La cifra de españoles que han tenido que salir del país en busca de trabajo es probablemente mayor. No todos los nacionales se inscriben en los registros consulares. Los datos corresponden al censo electoral, y por eso se sabe que cuentan con más de 18 años. Es habitual que a medida que se acerca un proceso electoral crece el número de inscritos, por lo que cabe suponer que ese efecto se dejará notar en los próximos trimestres.
En total, y según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) 1.471.691 españoles forman parte del llamado PERE (Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero), pero de esta cifra algo más de 902.000 ciudadanos tienen entre 16 y 64 años.
Crisis económica
La causa principal del fuerte aumento del número de españoles residentes en el extranjero tiene que ver con la crisis económica, lo que ha obligado a muchos trabajadores a buscar empleo fuera del país, pero también con el creciente grado de internacionalización de la empresas española, que ha tenido que salir fuera en busca de nuevos mercados. En la actualidad, algo más de 97.000 empresas españolas exportan, pero con un importante sesgo. Tan sólo las 50 empresas más exportadoras controlan el 31,77% de las ventas al exterior, y son éstas las que desplazan a una parte de sus plantillas en busca de nuevos mercados.
La mayor presencia de España en instituciones multilaterales (FMI, Naciones Unidas o Banco Mundial), junto a la proliferación de actividades relacionadas con políticas de solidaridad (ONGs) o la fuga de científicos para poder seguir investigando, explica también el crecimiento del número de españoles que residen en el extranjero. Además de actividades profesionales en las que hay déficit en otros países, en particular en sanidad o educación.
La gran diferencia con las emigración de los años 50 y 60 es, por lo tanto, que no se trata de una salida forzada por razones de extrema necesidad, sino que afecta sobre todo a trabajadores cualificados que buscan cumplir en el extranjero sus expectativas laborales.
Para hacerse una idea de este fenómeno hay que tener en cuenta que en 2002 el censo electoral de españoles en el extranjero era de 1.025.346 ciudadanos, lo que significa un 30% menos que ahora.

Gobierno y promotores tratan de calentar la vivienda

domingo, 18 de abril de 2010

Los promotores claudican: «Venderíamos perdiendo dinero»
14-04-2010 , J. M. Lamet – Expansión
Los promotores y el Gobierno trataron de calentar el mercado agarrándose a las asideras del Instituto Nacional de Estadística (INE), que constató un ascenso del 18,7% en las ventas de pisos. Además, la patronal de los promotores afirmó que, ahora sí, muchos de ellos han asumido que no les queda otra que vender pisos a un precio menor del coste de construirlos.
En concreto, se comercializó un 14,4% más de casas nuevas y 23,7% más de usadas. Tanto la patronal de las empresas, APCE, como el Ministerio de Vivienda proclamaron que el actual es un gran momento para comprar un piso. La ministra Beatriz Corredor llegó, incluso, a decir que 2010 es “uno de los mejores años” para lanzarse a adquirir una vivienda, “si se encuentra una casa adecuada a las necesidades del comprador y con un precio razonable”. Y el G-14, lobby que aglutina a las principales compañías del sector, advirtió de que la temporada de rebajas en el ladrillo está llegando a su fin. No en vano, la caída de precios fue de sólo el 5,3% anual en marzo, según Tinsa.
El presidente de APCE y de la patronal madrileña Asprima, José Manuel Galindo, cree que los descensos de precio son “generalizados”. Y señala a Expansión: “De media acumulada, los promotores hemos ajustado un 20%-25% el precio de los pisos”, desde que se rompió la resistencia a la baja de la vivienda. La mayoría de las veces, esos descuentos se sitúan “en torno al 20%”, que es el umbral psicológico para las inmobiliarias. El G-14 añade que “todas las viviendas que se están vendiendo actualmente, tanto nuevas como usadas, han registrado un ajuste medio no inferior al 20%”.
Vender a pérdidas
Pero Galindo también apunta un dato hasta ahora tabú, asegurando que ya hay una corriente de inmobiliarias que asumen la venta en números rojos: “Muchos promotores están dispuestos hasta a perder dinero”. Sobre todo si tienen una relación muy arraigada con la entidad financiera prestadora, o varias operaciones con financiación. El problema es que algunos ni siquiera tienen ese dinero que perder, y que otros promotores prefieren tirar la toalla, optar por la dación en pago y derivar el problema a la entidad financiera.
Así que “a partir del 20% de rebaja, los promotores tienen las manos atadas a la hora de bajar el precio, por la dependencia que tienen del banco”, asegura Galindo. Es decir, necesitarían un empujón de la entidad prestadora. Por ejemplo, “rebajar un 30% los pisos supondría una quita por parte del banco o que el promotor recurriese a su caja, normalmente, pero ahora mismo no hay tesorería”.
Pero, pese a la bancarización de la vivienda, los empresarios y el Ejecutivo han comenzado a tañer las campanas de la recuperación y el optimismo. Y lo hacen con datos. Galindo señala que “ahora se están dando unas condiciones inmejorables para comprar”. A saber: “Precio ajustado, tipos muy bajos, financiación a largo plazo, una oferta importante de inmuebles para elegir y, por último, la eliminación de la desgravación fiscal en 2011 [a las rentas superiores a 24.000 euros]”. Esto está haciendo un “efecto tirón” en las ventas, al contrario que el IVA: “Creo que ha habido muy poco tiempo para que la demanda valore el IVA, y un 1% de aumento es muy poco a nivel global.”
“No habrá más rebajas”
Ha habido “mucha demanda embalsada que no se había decidido a comprar porque las condiciones económicas no son buenas y los precios debían ajustarse”. Pero los compradores, según Galindo, “se han dado cuenta de que no va a haber muchas más rebajas. Así, con los tipos en mínimos, si tienes trabajo y la entidad te puede subrogar, compras seguro”, arguye Galindo. Entretanto, el G-14 considera que la recuperación de las ventas continuará su suave recuperación en marzo.
Pero los analistas ven apresurados estos brotes: “Sin crédito y con los precios por encima de Estados Unidos, es un momento espectacular para comprar”, ironiza el director del departamento Economía y Empresa de la Universidad Pompeu Fabra, José García Montalvo. “Los datos no cuadran”, agrega. “No hay más número de interesados en comprar pisos, sino que ahora se está empezando a dar algo más de crédito”, apunta Lucio Rivas, socio de la plataforma inmobiliaria Admentum.
Corredor añadió a todo esto que el Ministerio otorga ayudas para pagar la entrada de la vivienda y la hipoteca a las familias con rentas anuales inferiores a 50.000 euros, lo que ayuda a decidir comprar.
“Sin desgravación, pagas un 10% más”
“En los últimos dos o tres meses se han roto las barreras de precios que había, sobre todo en la vivienda usada”, aseguró director del departamento Economía y Empresa de la Universidad Pompeu Fabra. Además, la eliminación de la desgravación en el IRPF por la vivienda habitual a quienes cobren más de 24.000 euros “puede estar jugando también un papel importante, ya que pesa un 9%-10% del precio total en todo el periodo del préstamo, y el comprador ve que sin deducción a la larga paga más”. “Y encima” con la resistencia a la baja de los precios “y con un IVA más elevado”, arguye García Montalvo.
Pero “los números no cuadran, porque no puede ser que la hipoteca media caiga un 15% y los precios bajen tan poco como dice Tinsa (5,3%), mientras que se vende un 19% más”, apostilla. Por su parte, José Luis Martínez, estratega de Citi en España, opina que hay un factor importante que se debe considerar a la hora de evaluar los datos positivos de compraventas de viviendas conocidos ayer: “La presión de la banca por liberar su balance de real estate, lo que también se percibe en los indicios de mejora de crédito para la compra de vivienda frente a la caída del crédito empresarial”.