AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 26 de abril de 2010

Un convenio con el Registro evitará demora en el cobro de impuestos

lunes, 26 de abril de 2010

El alcalde, José García, señala que «vamos a agilizar la recaudaciones»
Redacción El Almería / Almería, Albox | 25.04.2010
El Ayuntamiento de Albox ha firmado un convenio con el Registro de la Propiedad de Huércal Overa, a través del cual se llevará a cabo la gestión, liquidación y recaudación del impuesto correspondiente a la plusvalía, es decir, aquellos que se aplican al incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana.

En la firma del acuerdo estuvo presente el alcalde del Consistorio albojense, José García; la teniente de alcalde, Esther Soto, así como el secretario y el interventor de la entidad local. Se trata de un convenio que tiene como finalidad la aplicación del cobro de dicho impuesto para que, de esta forma, se pueda recaudar parte del dinero procedente del cobro de los impuestos correspondientes. La liquidación de estos impuestos tributarios pertenece al periodo de los últimos cuatro años y es una gestión fundamental.

El primer edil ha señalado que «vamos agilizar la recaudación del cobro de los impuestos, con el fin de que no se atrasen más».

El ‘stock’ de viviendas tocó techo en 2009 con 700.000 unidades

lunes, 26 de abril de 2010

El Gobierno afirma que el número de casas sin vender volvió a aumentar en 83.000 el pasado año pero que va a empezar a bajar a partir de ahora
Luis Doncel – Madrid – 23/04/2010 – El País

El Gobierno calcula que el stock de 700.000 viviendas ha tocado techo. El problema número uno del sector inmobiliario, el volumen de casas que no encuentran comprador, no ha hecho más que crecer desde que estallara la burbuja del ladrillo en 2007. El Gobierno cree, sin embargo, que el stock ya no va a crecer más.

El mercado tardará tres años en absorber el millón de viviendas sin vender
La venta de viviendas cimienta el inicio de la mejoría inmobiliaria
La vivienda libre cuesta ya lo mismo que a finales de 2005

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un informe que estima que en 2009 se llegó a las 700.000 viviendas sin vender, una importante subida respecto a las 613.000 del año anterior. El texto asegura que esta cifra tenderá a bajar a partir de ahora. El informe también incide en una idea a la que últimamente se han abonado tanto el Gobierno como los empresarios del sector: que el ajuste ya está tocando techo.

El documento elaborado por el Ministerio de Vivienda se apoya en el repunte de las ventas, que el pasado febrero subieron casi un 19%, y en la moderación en la caída de los precios. Sin embargo, el departamento que dirige Beatriz Corredor no se quiere pillar los dedos y proclamar la salida de la debacle inmobiliaria antes de tiempo. Por ello, nada más mencionar la tendencia a la estabilización de los precios, el texto añade que «no se puede descartar que en algunas zonas se registren descensos durante este año, si bien con intensidad decreciente, sobre todo donde persiste la falta de absorción de la sobreoferta de vivienda terminada sin vender, que se distribuye por el territorio de forma muy desigual».

La estadística del ministerio estima en un 4,5% la caída interanual del precio medio en el primer trimestre de 2010. Además, el Consejo de Ministros ha decidido impulsar una plataforma social para fomentar la rehabilitación, en la que colaborarán las administraciones, organizaciones y los agentes sociales, técnicos y empresas involucrados. Las oficinas que se creen darán asistencia en la definición de obras y en el seguimiento de los trabajos de rehabilitación de los edificios y viviendas.

Los 20 errores más frecuentes en la compra de una vivienda

lunes, 26 de abril de 2010

No olvidar los impuestos y gastos derivados de la operación
E. Sanz – 24/04/2010 Cotizalia
Es una de las decisiones más importantes y probablemente la mayor inversión en la vida de la mayoría de españoles y, sin embargo, muchos de ellos cometen, con bastante frecuencia, los mismos errores. Comprar una vivienda supone un gran desembolso de dinero además de un compromiso a largo plazo. En ocasiones, de por vida.
Las caídas de precios experimentadas desde los máximos de 2007 y la probabilidad de que sigan descendiendo en los próximos meses ha animado de nuevo a numerosos españoles a plantearse la compra de una vivienda. Sin embargo, existen varios factores a tener en cuenta antes de dar el salto y evitar desagradables sorpresas a posteriori, cuando ya no hay marcha atrás.
¿Qué errores cometemos cuando compramos una propiedad?
1.- En general, no se hacen números. En España no tenemos cultura financiera. La compra de una vivienda es la inversión más grande para muchos españoles y, sin embargo, no tenemos la formación financiera necesaria para afrontarla, explica a Cotizalia.com Fernando Encinar, socio fundador y jefe de estudios de idealista.com.
2.- Mucha gente se olvida que al precio de compra de un inmueble hay que sumarle casi otro 10% por los gastos que se derivan de la compraventa. Si la vivienda es nueva, el comprador debe pagar el IVA -ahora en el 7% y a partir del verano en el 8%-. Si el inmueble es de segunda mano, hay que abonar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Éste puede variar sensiblemente de una comunidad a otra y depende también si la propiedad se encuentra en una zona rural o urbana. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, este impuesto es único, del 7%. Tampoco hay que olvidar los gastos del notario, del registro de las escrituras y la minuta de la gestoría. Para un piso de unos 240.000 euros en Madrid, la factura por estos conceptos puede salir por unos 18.000 euros. Sin olvidar que generalmente, antes de cerrar una oepración de compra-venta se reserva el inmueble, lo que supone el desembolso de una señal.
3.- Tampoco se hacen números con la hipoteca, que también lleva aparejados una serie de gastos e impuestos. Hay que pagar un impuesto por el importe del préstamo, al notario, al registro y a la gestoría. Para un inmueble similar al anterior, la minuta a abonar puede alcanzar los 4.500 euros. En total, y sumado a los 18.000 euros del apartado anterior, cerca de 22.000 euros más, sin contar que la mayoría de entidades financieras exigen la contratación de determinados productos junto con la hipoteca, cuya contratación es obligatoria y puede influir en el diferencial a pagar. Seguros de hogar y vida, planes de pensiones, domiciliación de la nómina… Todos ellos suponen un gasto adicional.
4.- Impuestos y gastos adicionales. El comprador olvida a menudo que comprar una vivienda supone unos gastos de comunidad fijos todos los meses y extraordinarios en casos puntuales, como por ejemplo, las derramas para realizar mejoras en los edificios. Además de los gastos derivados del deterioro del propio inmueble. ”¢En 30 años, lo normal es que la vivienda tenga unos gastos de mantenimiento. Se cambia la cocina, se acuchilla el suelo… En el caso de un chalet, el mantenimiento es mucho mayor. La cimentación y los tejados sufren mucho más”¢, explica Miguel Hernández, experto inmobiliario y profesor del IE Business School, quien apunta que también hay que tener en cuenta el IBI o el impuesto sobre la recogida de basuras, entre otros.
5.- Dinero para muebles e imprevistos. Generalmente, las viviendas se compran vacías. A la hora de echar cuentas hay que hacer un presupuesto estimado de los muebles o artículos que van a comprarse. Sin olvidar lo que puede costar dar de alta la luz, el teléfono o el gas. Gastos que, por otra parte, serán fijos mensualmente o cada dos meses. Tampoco hay que olvidar que pueden surgir imprevistos, como una reparación del coche.
6.- No solicitar una tasación previa del inmueble o propiedad. El 99% de las personas que adquiere una propiedad no pide una tasación previa antes de cerrar el contrato de compra-venta», explica Juan Fernández-Aceytuno, director general de Sociedad de Tasación. El informe de la tasadora, además del valor del inmueble, recoge también información urbanística, registral y catastral, además del plano de la propiedad, los linderos o servidumbres, así como las cargas que pudiera tener la vivienda o si ésta cuenta con un inquilino. «Sin ella, el comprador está en desigualdad de información pues desconoce si los datos aportados por el vendedor son real», Fernández-Aceytuno. Y añade que «con una tasación previa se puede constatar si el inmueble tiene realmente la superficie que dice el vendedor, que la terraza que nos venden no sea de uso comunitario, como puede suceder con los áticos, o que los linderos de una parcela están situados donde nos dice el vendedor. Todo esto puede influir significativamente en el precio final de la operación».
Además, las tasaciones son una herramienta de negociación muy importante y dan al interesado un mayor margen de negociación con el vendedor. La diferencia de unos metros cuadrados puede suponer, en ciudades como Madrid, varios miles de euros que, trasladados a un préstamo hipotecario y a los consiguientes intereses, se traduce a la larga, en un importante desembolso de dinero. Una tasación puede costar unos 200 ó 300 euros, «que sobre 200.000 euros es un gasto muy pequeño. Además, esta tasación sirve al banco si finalmente se cierra la operación», asegura Fernández-Aceytuno, quien aconseja, no obstante, consultar primero con la entidad con la que se firmaría el préstamo y asegurarse de que la tasadora está inscrita en el Banco de España.
7- Manejar un escenario estable de tipos de interés. «Me preocupa que muchos españoles no hagan números con el préstamo hipotecario», señala Encinar. «Ahora, las cuentas se están haciendo con un escenario del euribor al 1,2% y no al 3%. Es un error gravísimo. Durante los primeros años de vida del préstamo se pagan muchos intereses y poco principal. Acabamos de dejar atrás una situación de tipos al 5% que provocó que muchas familias se vieran estranguladas por la hipoteca y ya nos hemos olvidado de lo que puede suponer un nuevo incremento del precio del dinero». Se nos olvida echar cuentas con tipos más altos.
8.- Hipotecarse a plazos muy largos. A partir de 25 años, según Encinar, es un error. «Es mejor no comprar. Cuanto más largo es el plazo, más dinero pagas al banco y más cara te resulta la compra».
9.- Endeudarse por encima del 30% de los ingresos. El Banco de España recomienda que el pago de la cuota de la hipoteca sumada al resto de las deudas (cuota del coche, préstamos personales, tarjetas de crédito, etc.) no supere entre el 35% y 40% de los ingresos de los titulares de la hipoteca. Esto permite tener mayor flexibilidad para pagar la hipoteca y poder seguir afrontando el pago en caso de que los ingresos de la familia puedan reducirse.
10.- Pedir un aval a padres, familiares o amigos. Es otro error, para Encinar. «Quien decida comprar una casa debería enfrentarse de manera individual al pago de la misma porque si la situación se tuerce arrastras a los demás. Si no puedes permitírtela, no te la compres».
11.- En general, quien decide comprar una vivienda no se plantea si está cara o barata. «Es necesario buscar estadísticas e información para saber si el inmueble en cuestión está o no en precio», explica Encinar. El abanico para informarse es amplio. Desde los datos oficiales del Ministerio de Vivienda, del INE, pasando por los del portal inmobiliario a los estudios de algunas tasadoras.
12.- Muchas personas adquieren un inmueble pensando en que los precios siempre suben. «La gente asume que los precios siempre se revalorizan y no siempre es así», apunta Encinar. Una opinión que también suscribe Miguel Hernández: «Siempre se piensa que los precios de la vivienda suben y que los tipos estarán bajos. Pero, el inmobiliario, como otros sectores y mercados, también está sujeto a ciclos. No existe una cultura en España de que los precios pueden bajar y nadie te puede asegurar que esto no vaya suceder y que ahora no vayan a seguir bajando. Hay que hacer una reflexión a largo plazo».
13.- Ignorar a las agencias. «En estos momentos, acudir a una de ellas es garantía de comprar más barato. Sobre todo si se va con una oferta por delante», sostiene Encinar. «Antes, en los años del boom, no se negociaban los precios, pero ahora, a las agencias les interesa negociar. Al fin y al cabo viven de la venta de inmuebles. En ocasiones pueden convencer al vendedor y conseguir descuentos de hasta dos dígitos», añade.
14.- No negociar el precio o no hacerlo hasta el máximo. «Con la burbuja que hemos vivido muchos compradores piensan que no se pueden presentar ofertas porque piensan que se las van a rechazar o si son agresivas, que el vendedor se va a enfadar. Muchos potenciales compradores desechan muchas oportunidades sin plantearse realizar una oferta2, apunta el jefe de estudios de idealista.com.
15.- Dejarse llevar por los sentimientos. «En muchas ocasiones, comprar una vivienda es una decisión poco racional, con un componente emocional muy importante lo que provoca que en muchas ocasiones, la decisión de compra no sea acertada», suscriben Fernández-Aceytuno y Miguel Hernández
16.- Empeñarse en comprar una VPO. «En ocasiones es un solución para un momento dado, pero a veces, la vivienda no es para toda la vida. Las viviendas protegidas están sujetas a una normativa de uso y venta especial que conviene tener en cuenta y que varía en función de cada Comunidad Autónoma. A nivel estatal, las VPO debe ser el domicilio habitual del comprador y si éste quiere revender la vivienda, el precio está fijado por la administración, quien además posee derecho preferente de compra.
17.- Dejar que la presión te haga tomar una decisión precipitada. Hoy en día existen varios factores de presión para comprar una vivienda como la subida del IVA a partir del verano o la eliminación de la deducción fiscal a partir del próximo año por la compra de una vivienda a partir de los 24.000 euros. «Se trata de factores que pueden precipiatr una compra. Estamos en un buen momento para explorar el mercado, pero no hay que precipitarse», aconseja Encinar.
18.- Pensar que los precios han tocado suelo y que, por tanto, es el mejor momento para comprar. Los últimos datos oficiales muestran una caída del 4,7% durante el primer trimestre. Sobre este tema hay división de opiniones. Por un lado están quienes opinan que los precios no van a caer más y, por otro, los que piensan que todavía se pueden esperar descensos adicionales.
19.- No valorar si merece la pena vivir de alquiler. En España, la cultura de la propiedad está muy arraigada. «Tenemos el pensamiento de que la única opción es comprar. Vivir de alquiler es una alternativa que muchos rechazan y desechan desde el principio. Conviene hacer números si realmente resulta más rentable. Hoy por hoy no hay un gap tan importante entre comprar y alquilar», apunta Miguel Hernández, quien señala que hay que tener en cuenta, además del precio, otras opciones. «Si cambias de trabajo, vivir de alquiler te da mayor movilidad. Cuando la diferencia económica entre vivir en propiedad y alquiler es importante, la diferencia puede destinarse al ahorro. Por ejemplo, a un plan de pensiones2, añade.
20. Comprar una vivienda no es como comprar un coche. «Es una decisión a largo plazo que está centrada en tu vida. Puede afectar a los siguientes 30 años. Es como si tuvieras que elegir en un minuto los próximos tres coches de toda tu vida», comenta Miguel Hernández. También se presupone que las condiciones, tanto personales como profesionales, van a ser las mismas. No van a cambiar. Sin embargo, esto no siempre es así. Crece la familia, hay cambios de trabajo, éste se puede perder… «En el momento de la compra no tenemos visión a largo plazo y no se tiene en cuenta la situación personal de los próximos años», apunta Hernández.

La mujer copa las plazas en los cuerpos por oposición

lunes, 26 de abril de 2010

Vida profesional
Del 50% al 75% de los candidatos con éxito son de sexo femenino
Natalia Sanmartin Fenollera – Madrid – 20/04/2010 Cinco Días
No hace falta más que darse una vuelta por cualquier juzgado de España para constatar que las togas han dejado de ser una vestimenta eminentemente masculina. No es de extrañar si se tiene en cuenta que el 70% de los candidatos con plaza en las oposiciones a jueces y fiscales en los últimos años son de sexo femenino. Una invasión que ha llegado incluso a aquellos cuerpos jurídicos que han conservado hasta hace muy poco su carácter eminentemente masculino. Así, según datos recopilados por Manuel Bagués, profesor de Economía de la Empresa de la Universidad Carlos III de Madrid, desde 2007 los candidatos a abogados del Estado -un club tradicional y eminentemente masculino- son mayoritariamente mujeres. «Paralelamente, también ha aumentado el número de mujeres que obtiene plaza en este cuerpo. En las últimas convocatorias aproximadamente la mitad de los opositores que obtenían plaza eran mujeres», explica Bagués.
Si entre los secretarios judiciales es más que frecuente encontrar mujeres desde hace tiempo -el 75% de los opositores con plaza son ya de sexo femenino- en el caso de los inspectores de Hacienda la tendencia es menos aplastante, pero también creciente. De los datos recopilados por Bagués se deduce que algo más de la mitad de los candidatos a esa oposición son actualmente de sexo femenino. «La participación femenina ha aumentado en los últimos años y ha pasado de un 50% en 1999 a un 56% en 2008. Ha aumentado también el número de mujeres que obtiene plaza. En las últimas convocatorias el 60% de los opositores con plaza a inspectores de Hacienda eran mujeres», apunta el profesor de la Carlos III.
En términos cuantitativos, las opositoras a notarías han pasado de un 40% en 1993 a un 55% en 2007. Paralelamente, también ha aumentado el número de mujeres que obtiene la plaza de notario. En las últimas convocatorias, aproximadamente la mitad de los opositores que obtuvieron plaza eran mujeres. Algo muy similar ha ocurrido con los registradores de la propiedad y mercantiles. Los datos revelan que se ha pasado de un 48% de opositores mujeres en 1995 a un 58% en 2008. En las últimas convocatorias, alrededor de la mitad de los opositores que consiguieron plaza eran de sexo femenino.
Maternidad y trabajo
Pese a que, como explica Manuel Bagués, para analizar el contexto de estos datos hay que tener en cuenta que el 60% de los licenciados en Derecho son de sexo femenino, la explicación de esta llegada masiva de mujeres a estos cuerpos profesionales tiene que ver con su idoneidad para compaginar aspectos fundamentales de la vida personal -fundamentalmente la maternidad- con el trabajo. «Se trata de puestos cuyo acceso requiere un esfuerzo muy elevado antes de los 30 o 35 años, pero que tienen la ventaja de que permiten compatibilizar razonablemente la vida profesional con la vida personal y la maternidad», explica el profesor de la Universidad Carlos III.
En cualquier caso, no todos los cuerpos de acceso por oposición cuentan con una mayoría femenina. En el caso de los diplomáticos, los datos revelan que la presencia femenina ha mejorado ligeramente en los últimos años -el 43% de los opositores son mujeres- aunque la cifra de candidatas que obtiene plaza es del 38%.
Algo similar ocurre, por ejemplo, con cuerpos de la Administración como el de sistemas y tecnologías de la información. Así, el porcentaje de mujeres opositoras se ha mantenido estable en los últimos diez años en torno al 30% y no se observa que su número haya crecido de manera significativa. Entre los opositores que obtienen plaza la proporción de mujeres oscila también en torno al 30%