AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 2 de diciembre de 2012

Ría de Corcubión vista desde Cee

domingo, 2 de diciembre de 2012

.

corcubion-playa-de-quexe-2012.bmp

.

Novagalicia recortará hasta 2.500 empleos, el 43% de su plantilla

domingo, 2 de diciembre de 2012

La entidad canjerará preferentes por acciones, aunque no precisa la quita que aplicará
Recibirá para su recapitalización 5.425 millones de euros
Deberá vender la marca EVO, que tiene 120 oficinas, antes de 2015
Tendrá en su seno un supervisor que controlará que cumple con los planes de Bruselas
Xosé Hermida Santiago 28 noviembre 2012 – El artículo en El País
En noviembre de 2010, tras año y medio de una enorme borrasca política y financiera, que casi deriva en una guerra localista en Galicia, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, logró salirse con la suya. Pese a las enormes reticencias que había mostrado siempre el Banco de España, Feijóo logró forzar la fusión de Caixa Galicia y Caixanova para que la comunidad autónoma pudiera seguir contando con “un sistema financiero propio”. Dos años después, la suma de aquellas dos cajas va a quedar reducida a menos de la mitad. Es decir, que la fusión acabará, según las condiciones dadas a conocer en Bruselas, con una entidad financiera cuyo tamaño será equivalente al de Caixanova, la más pequeña de las dos cajas que se unieron en el frustrado proyecto de Feijóo.
NCG Banco venderá sus participaciones en 170 empresas desde ahora y hasta el año 2016
NCG Banco (que en Galicia opera con la marca Novagalicia) recibirá una inyección de capital de 5.425 millones de euros y en un plazo de cinco años tendrá que ser vendido o liquidado. La entidad anunció ayer que prevé “hasta un máximo de 2.500 despidos”, un 43% de la plantilla actual, de 5.800 empleados, cifra que se tratará de minimizar. El margen de cinco años concede cierta flexibilidad y a él se agarraban tanto portavoces de la entidad como el PP gallego para tratar de mitigar el impacto de las exigencias de Bruselas, que echan por tierra sus esfuerzos para mantener contra viento y marea una entidad independiente dirigida desde Galicia. Con todo, fuentes financieras y políticas explicaron que el presidente de NCG, José María Castellano, se centrará en tratar de evitar que el banco gallego sea absorbido por otro de mayor tamaño.
Desde que asumió el timón de la entidad, hace año y medio, también bajo los auspicios de Feijóo, el exconsejero delegado de Inditex anunció un plan de recapitalización mediante acuerdos con inversores anglosajones. Castellano hablaba de hasta 600 millones de euros, pero el proyecto nunca se concretó porque, según NCG, resultaba imposible antes de que se despejasen las incertidumbres sobre el sistema financiero español. Ahora, el objetivo de Castellano sería buscar un comprador que garantizase la supervivencia de la entidad y que su equipo de gestión siguiese radicado en Galicia.
A la entidad le quedan todavía unos 1.000 millones, que se canjearán por acciones a un precio pendiente de fijar
Lo más apremiante para José María Castellano es la venta de EVO Banco, la marca creada para actuar fuera de Galicia y a través de Internet. Como Bruselas exige que las antiguas cajas vuelvan a centrar el negocio en sus territorios de origen, NCG tiene dos años de plazo para deshacerse de EVO, que cuenta con 1.200 trabajadores y 120 oficinas. Fuentes financieras explican que muy probablemente Castellano trate de incluir todo el conjunto de NCG en la misma operación de búsqueda de comprador para EVO. Además, hasta 2016 el banco gallego deberá salir también del capital de las 170 empresas en las que participa en la actualidad. La inyección de 5.425 millones aprobada por Bruselas permitirá que NCG, que en 2011 declaró por primera vez pérdidas de 168, 7 millones, “recobre su rentabilidad a partir de 2013”, según la comunicación que la entidad envió a última hora de la tarde a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Hasta finales de 2015, Novagalicia prevé reducir su red de 667 a 454 oficinas, lo que supone pasar de 3.983 empleados en las sucursales a 2.960.
NCG ha aliviado su carga de preferentes tras retribuir a algunos compradores con el arbitraje de la Xunta de Galicia. Aun así, le quedan todavía unos 1.000 millones, que se canjearán por acciones a un precio pendiente de fijar.

El alquiler sigue creciendo y ya copa tres de cada cuatro contratos de vivienda

domingo, 2 de diciembre de 2012

Los precios de los arrendamientos caen el 37,5% desde el estallido de la burbuja
Lluís Pellicer Barcelona 27 noviembre 2012 – El artículo en El País
El pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha supuesto que el mercado de la vivienda haya dado un vuelco. El alquiler ha dejado de ser residual para convertirse en la principal fórmula para acceder a una vivienda. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y de la Generalitat, durante el primer semestre del año el 75% de los contratos de vivienda eran de alquiler, y solo uno de cada cuatro eran compraventa. Ese aumento del peso del arrendamiento se debe tanto a las bajadas de las ventas ””que descendieron el 18,5% respecto al mismo periodo del año anterior”” como a la subida de las operaciones de alquiler, que crecieron el 8,2%.
Agrandar el mercado de alquiler estaba en la agenda de todas las Administraciones durante la época de bonanza del sector. Entonces, el parque de alquiler era mínimo en una sociedad donde el 84% de sus ciudadanos vivían en pisos de propiedad. En 2007 el mercado empezó a dar un vuelco, pero el 64% de las operaciones todavía eran compraventas. Ahora ese giro es total. Durante el primer semestre de este año en Cataluña se firmaron 90.589 contratos. De estos, solo 21.980 eran compras de pisos y 68.609 eran alquileres. Comparado con el mismo periodo de 2011, el número total de contratos firmados apenas ha variado, pero el alquiler ha pasado de concentrar el 70% de esas operaciones a suponer el 75% del total.
Fernando Encinar, de Idealista.com, asegura que la oferta de alquiler en su portal se ha duplicado respecto a 2000, lo cual considera aún insuficiente “para algo que está condenado a crecer”. Encinar considera que el endurecimiento de las condiciones de las hipotecas y del precio de los créditos, se volverá a la situación de 50 años atrás, cuando la mayoría de los ciudadanos vivían de alquiler y los propietarios eran “una inmensa minoría”.
Las rentas en Barcelona bajan de 1.081 euros en 2008 a los 710 de ahora
De acuerdo con los datos del Departamento de Territorio y Sostenibilidad, en Cataluña los contratos de alquiler subieron el 8,2% durante el primer semestre del año. La ciudad de Barcelona, que cuenta con el mayor parque de viviendas de alquiler de España ””representan cerca del 30% del total””, vio cómo se firmaban el 7,8% de contratos más, mientras que en el área metropolitana estos crecieron el 9,9%. En la provincia de Lleida el alquiler se disparó al crecer el 24,1%, mientras que la expansión fue más moderada en Girona (4,4%) y Tarragona (3,9%).
Los precios de los alquileres siguen descendiendo este año. En el conjunto de Cataluña lo hicieron el 4,6% en el primer semestre respecto a los valores de finales de 2011. Eso llevó a que el precio medio del alquiler descendiera unos 30 euros, hasta los 568,05 euros mensuales. En la ciudad de Barcelona la bajada fue idéntica, de forma que el alquiler medio descendió unos 42 euros, hasta los 710,76, según datos de la Generalitat. En el resto del territorio la caída osciló entre el 3,1% de Lleida y el 8,8% de las comarcas del Ebro, que siguen ofreciendo los precios más baratos ””329,20 euros mensuales””.
Desde el inicio de la crisis, en 2008, los precios de los alquileres han caído incluso de forma más abrupta que en el mercado de pisos de propiedad. El alquiler medio a finales de 2008 era de 908,52 euros mensuales, lo cual supone que las viviendas se han abaratado 340,47 euros, el 37,5%. En la ciudad de Barcelona esa bajada ha sido del 34,3%, puesto que en 2008 el alquiler medio era de 1.081 euros, 370 euros más que ahora.
Los arrendamientos, que durante el boom inmobiliario también se encarecían a un ritmo de dos dígitos, han caído en todas las zonas desde el estallido de la burbuja. En el área metropolitana de Barcelona lo han hecho el 38,7%, mientras que en el resto de la provincia la bajada ha sido del 37,3%. En la demarcación de Girona la caída fue del 33%; en Tarragona, del 35,6%, y en las comarcas del Ebro, del 38,6%. Solo en Lleida ese desplome ha sido inferior al registrar una bajada del 18,1%.