AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 1 de septiembre de 2014

Caixabank compra la red minorista de Barclays España

lunes, 1 de septiembre de 2014

     La entidad catalana pagará 800 millones por la red de 271 oficinas del banco inglés. El grupo catalán busca aumentar su presencia en Madrid
     Íñigo de Barrón Bilbao 31 Agosto 2014 –  elpais.com
     Después de casi cuatro meses de negociaciones, CaixaBank ha cerrado este domingo la compra de los negocios de banca minorista, gestión de patrimonios y banca corporativa de Barclays España. La operación supone el pago de 800 millones de euros, según confirmó este domingo la entidad catalana en una nota. La ejecución del acuerdo está prevista para final de año y está sujeta a la obtención de las autorizaciones de los organismos competentes y entes reguladores.
     Lo que más valora la entidad presidida por Isidro Fainé es que la adquisición supone reforzar su posición en Madrid, donde Barclays cuenta con 103 oficinas, de una red total de 271 sucursales. CaixaBank también se hace con una cartera de unos 550.000 clientes, parte de los cuales son de patrimonios medios y altos, un segmento de mercado en el que quiere crecer para elevar su rentabilidad. No obstante, no está previsto que los clientes con carteras millonarias entren en la venta, como tampoco lo hará el negocio de tarjetas de crédito, que seguirá gestionado por el banco inglés.
     El grupo busca incrementar su presencia en Madrid
     La red de Barclays se unirá a las 5.695 oficinas que a 30 de junio pasado tenía la entidad catalana. La compra supondrá incorporar 2.400 empleados a la plantilla de 31.574 trabajadores de CaixaBank. Estas cifras convertirán a este grupo en uno de los líderes en España, junto con el BBVA que acaba de comprar Catalunya Banc. Diferentes analistas consultados creen que el grupo presidido por Isidro Fainé ajustará plantilla y oficinas en los próximos meses, en línea con otras entidades, aunque el proceso se podría acelerar por esta adquisición.
     Según fuentes del mercado, la entidad catalana ha mantenido intensas negociaciones con el grupo británico durante todo agosto para poder alcanzar un acuerdo que se anunció este domingo por la noche. Un pequeño grupo de ejecutivos ha dedicado buena parte del mes a acercar posiciones y analizar la cartera de clientes con el máximo detalle posible para tratar de evitar sorpresas posteriores. A junio de 2014, Barclays España cuenta con 18.400 millones en préstamos netos, 9.900 millones en depósitos de clientes y 4.900 millones de activos bajo gestión.
     El banco inglés tiene 580.000 clientes, parte de ellos de alto patrimonio
     El 31 de julio pasado acabó el plazo no oficial de presentación de ofertas por Barclays. Solo CaixaBank presentó una propuesta completa en mayo, como adelantó EL PAÍS, que ha servido como base de negociación. El Santander y el Popular, que estuvieron en el proceso, mostraron escaso interés, aunque los ejecutivos de Barclays no les apartaron de la negociación. También el BBVA acudió a las reuniones con Barclays, pero por el negocio de tarjetas de crédito, que no se ha incluido en la venta.
     Lo que ha quedado claro es que tras muchas negociaciones, CaixaBank ha movido pieza. Hubo declaraciones públicas en las que admitió “tener mucho interés por Barclays”, como dijo el anterior consejero delegado de CaixaBank, Juan María Nin, en junio, y alguna afirmación más fría por parte de Fainé, que parecía indicar lo contrario, quizá para rebajar el precio de la operación. Barclays supone la tercera apuesta de crecimiento de CaixaBank en España, tras comprar Banca Cívica (por la que pagó unos 1.000 millones) y el Banco de Valencia (por el que recibió casi 6.000 millones en ayudas públicas). Esta operación llega después de que CaixaBank haya realizado una pobre oferta en la subasta de Catalunya Banc, entidad que le hubiera supuesto una gran redundancia y concentración del negocio en Cataluña.
     El 4 de mayo pasado, Barclays anunció que iniciaba la venta de parte de su negocio en España, Francia e Italia, si encontraba buenas ofertas, ante la falta de rentabilidad obtenida. Cuando se cierre definitivamente el trato, España será el primer país de Europa continental del que se marcharía.
     La entidad británica ha acelerado la venta de la filial española porque desde que se confirmó su salida buena parte de los clientes han mostrado inquietud y resulta difícil mantenerlos, lo que deprecia el valor de su marca. Por supuesto, la captación de nuevos clientes se hace casi imposible.
     Ante de anunciar el abandono de España, Barclays estaba girando su negocio hacia clientes de altos patrimonios con nóminas de 5.000 euros mensuales. De los casi 600.000 clientes activos, solo 100.000 encajaban en este perfil, según datos de la entidad. Para depurar su cartera, la entidad ha aplicado nuevas comisiones más altas a los que no están en este nivel patrimonial. El resultado es que muchos abandonan el banco sin que nadie intente retenerlos. La entidad británica es el banco extranjero más grande implantado en España hace ya 40 años. Entre 2011 y 2013 la entidad ha perdido 681 millones en España, según sus cuentas públicas

CCOO Justicia tacha al Gobierno de “antidemócrata” por el proyecto de los registros

lunes, 1 de septiembre de 2014

     30 Agosto 2014 E.F.
     El sector judicial de Comisiones cree que el PP quiere privatizar la gestión de   los registros civiles y promete lucha
     elfarodigital.es

      El sindicato Comisiones Obreras en el sector Justicia en nuestra ciudad sigue criticando la situación en la que quedaría los registros civiles con los pasos dados por el Gobierno: “Va hacia la privatización”, denuncia CCOO, para tachar de “vergonzoso” el proyecto, “porque entrega a los registradores mercantiles la gestión de los registros civiles”, valora. “Aprobar una iniciativa de tanta importancia para la sociedad en agosto y en plenas vacaciones”, considera CCOO en Justicia, “dice mucho del talante antidemocrático de este Gobierno, que sigue huyendo de la participación y del debate como de la peste”, critica.
     Entre las acciones que CCOO impulsa contra la “privatización” de los registros civiles, “batalla que estamos seguros que no está perdida ni mucho menos”, está la siguiente: presentación a los grupos parlamentarios de enmiendas a las disposiciones adicionales del proyecto de ley actual. “Estas propuestas”, dicen fuente sindicales, “consistieron en  una solicitud de enmienda en base a la derogación de la privatización de los registros civiles que entrega su gestión a los registradores mercantiles, y, subsidiariamente, propuesta de enmiendas alternativas a las citadas disposiciones adicionales para que las presentaran y las defendieran en el trámite parlamentario”.
     Varios grupos parlamentarios se comprometieron a defender estas enmiendas, a las que se opuso el Partido Popular, en una decisión que CCOO tilda de “incongruente” porque “sus diputados en muchos casos han aprobado mociones en ayuntamientos contra la privatización del Registro Civil”, asegura el sindicato.
     Acerca de si CCOO va a modificar su postura, el sindicato dice que “no”, que “nos vamos a mantener firmes en la lucha contra la privatización de los registros civiles, vamos a seguir hasta las últimas consecuencias esta lucha, y, advertimos al Gobierno, que no va a poder llevar a cabo esta privatización, porque tiene enfrente no solo a miles de trabajadores sino también al conjunto de la sociedad, que manifiesta su hartazgo de las políticas que se dicen hacer en nombre de la eficacia y que sólo consisten en deteriorar cada día más los servicios públicos y los derechos de la ciudadanía”, concluyen los comisionistas.

Las filiales inmobiliarias de la banca pierden 1.800 millones

lunes, 1 de septiembre de 2014

     23.08.2014 Madrid M. Martínez expansión.com
     Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Popular aún acumulan 140.000 millones brutos en inmuebles y en créditos a promotores.
     Los principales bancos sin ayudas públicas –que no han traspasado activos a Sareb, el banco malo– siguen absorbiendo el coste del riesgo inmobiliario, el gran lastre de la banca española durante los últimos siete años de crisis y el que, según los expertos, va a seguir siendo una rémora para la rentabilidad del sector durante aún muchos ejercicios.
     Las unidades inmobiliarias de Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Popular perdieron otros 1.800 millones de euros en el primer semestre del año. Entre enero y junio de 2013, estas divisiones registraron números rojos de 1.644 millones, aunque la cifra no es comparable: no incluye el resultado del negocio inmobiliario de CaixaBank, que sólo este año ha comenzado a desglosar esta información.
     En esas unidades, los grandes bancos aún acumulan cerca de 141.000 millones de euros brutos en créditos al sector de promoción y construcción, inmuebles y participaciones accionariales en empresas ligadas a esta actividad, entre ellas, sus inversiones en el capital de Sareb. En los últimos doce meses, la exposición se ha reducido un 6,5%.
     De este modo, el riesgo inmobiliario sigue erosionando las cuentas de resultados, que se están apoyando en las actividades de mercados, seguros e ingresos por participadas, ante la debilidad añadida del negocio puro de banca minorista.
     CaixaBank ha sido el grupo que ha encajado mayores números rojos (468 millones) en el semestre. Se han contrarrestado con 418 millones de la actividad bancaria, 247 millones del seguro y 108 millones por participadas. Santander y BBVA también han visto cómo las pérdidas de sus divisiones inmobiliarias (307 millones y 446 millones, respectivamente) mermaban los beneficios de la actividad bancaria en España. En esta última partida, no obstante, los grandes bancos también contabilizan la aportación de gestión de activos y seguros, banca mayorista y las carteras ALCO (deuda pública para cubrir el riesgo de tipo de interés), entre otros.
     En la misma línea, el área inmobiliaria de Popular perdió 299 millones de euros entre enero y junio. La principal fuente de ingresos para neutralizar este resultado fue el segmento de Mercados e Institucional, con una aportación de 322 millones. A distancia se sitúa la banca comercial (63 millones) y Gestión de Activos y Seguros (42 millones).
     En el caso de Sabadell, las pérdidas antes de impuestos de la unidad de gestión de activos inmobiliarios alcanzaron los 271 millones en el semestre. La banca comercial generó 151 millones y la corporativa 38 millones. Sabadell Urquijo Banca Privada y Gestión de Inversiones sumaron 20 millones más. Otros segmentos no desglosados aportaron 216 millones.
     Perspectivas Pese a las abultadas pérdidas que aún registran estas unidades, las entidades financieras aprecian un paulatino cambio a mejor. Por una parte, las exigencias de saneamiento de los activos, aunque aún elevadas, están disminuyendo, especialmente tras el importante esfuerzo en provisiones realizado en 2012. La incipiente recuperación económica y del mercado inmobiliario igualmente está dinamizando el ritmo de venta de la cartera.
     Las desinversiones, a su vez, también deberían agilizarse con los recientes acuerdos alcanzados por la mayoría de bancos para ceder la gestión del riesgo inmobiliario a fondos oportunistas especializados.