AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 4 de agosto de 2015

Aprobado el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2016 que aumenta el 3,8% el gasto social

martes, 4 de agosto de 2015

     Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas
     Gabinete de Prensa
      Consejo de Ministros
     Nota de prensa  minhap.gob.es
     Aprobado el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2016 que aumenta el 3,8% el gasto social
     La clara mejora de la situación económica pone de manifiesto que la política fiscal desarrollada desde el principio de la legislatura ha sido la correcta.
     Los PGE 2016 contemplan restituir el especial esfuerzo llevado a cabo por los empleados públicos, con un incremento salarial del 1%, el primero en seis años.
     Conllevan un importante incremento de los recursos transferidos a las Administraciones territoriales, cuyo principal gasto es sanidad, educación y servicios sociales.
    Dan continuidad a las inversiones del Plan CRECE, optimizando la aplicación de los Fondos comunitarios con las necesidades de inversión nacionales.
     Se incrementarán partidas fundamentales, como las destinadas a investigación civil, la financiación de la LOMCE, y se mantiene el gasto en inversiones.
     31 de julio de 2015.- El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la remisión a las Cortes Generales del Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2016, unas cuentas que tienen un destacado carácter social.
     Estos Presupuestos ratifican la política económica implementada en los últimos años y potenciarán los buenos resultados obtenidos gracias a las medidas llevadas a cabo en estos cuatro años. Se trata, por tanto, de unas Cuentas confeccionadas bajo la misma premisa de impulso del crecimiento de la economía española y de la creación de empleo. El cumplimiento de estas cuentas permitirá mantener el compromiso con el gasto social, que supone el 53,5%, con un aumento de, 3,8%.
     Los PGE de 2016 vienen a culminar la política fiscal desarrollada por el Gobierno desde aquel primer y difícil presupuesto realizado para el ejercicio 2012. Estos cinco Presupuestos han sido elaborados cada uno adaptándose a la realidad económica en la que se encuadraban, conteniendo los elementos necesarios para salir de la grave crisis económica en la que se hallaba España. Con esta política hemos logrado llegar al momento actual, creciendo a un ritmo cercano al 4% en términos anualizados, sin inflación y con una evolución muy positiva de todas las variables, consumo, inversión, exportaciones, y sobre todo generación de empleo. Así, se prevé bandonar a partir de 2016 el procedimiento de Déficit Excesivo en el que está incursa España desde 2009.
     Buenos resultados de la política fiscal aplicada
     Esta clara mejora de la situación económica pone de manifiesto que la política fiscal desarrollada desde el principio ha sido la correcta: consolidación fiscal y reformas estructurales. Los PGE 2016 siguen igualmente la línea marcada de los anteriores y tiene como objetivo principal potenciar los buenos resultados alcanzados. Por tanto, su misión será consolidar el crecimiento y la creación de empleo.
     Los PGE, que parten del adelanto de la reforma tributaria que debía entrar en vigor en enero de 2016, conllevan un importante incremento de los recursos transferidos a las Administraciones territoriales, que servirán para mejorar las prestaciones en sanidad, educación y servicios sociales. De esta forma, la financiación de las Administraciones territoriales se incrementará en 2016 en 8.000 millones de euros (un 7,8%) respecto al año anterior.
     Ingresos
     El total de ingresos no financieros para 2016 después de la cesión a los Entes Territoriales alcanzará los 134.773 millones de euros, lo que supone un incremento del 0,8% respecto al Presupuesto de 2015.
     Los ingresos tributarios antes de la cesión a los Entes Territoriales supondrán en 2016 193.520 millones, un 4% más que en el Presupuesto de 2015. Por figuras impositivas, la recaudación por IRPF llegará a los 75.432, con un incremento del 3,4%.
     La recaudación por el Impuesto de Sociedades registrará un incremento del 5,5%, hasta los 24.868 millones de euros. Los ingresos por IVA crecerán el 4% hasta los 62.663, mientras que los ingresos por Impuestos Especiales suben el 0,8% hasta los 20.053 millones de euros.
     Gastos
     El impacto favorable del crecimiento y el efecto en la recaudación hacen que el presupuesto de gastos venga marcado por la recuperación social. La reducción del gasto en desempleo y de la carga financiera de la deuda pública, va a permitir incrementar el gasto social, que aumenta un 3,8%.
     Cabe destacar que se trata de unos Presupuestos en el que se incrementarán partidas fundamentales, como las destinadas a investigación civil, la financiación de la LOMCE, , la cooperación internacional, el fomento del empleo, mejora de las ayudas a familias y al sistema de dependencia así como el Plan especial de reubicación de refugiados.
     Empleados públicos
     Las cuentas públicas para el año que viene recogen asimismo el cumplimiento por parte del Gobierno de su compromiso de compensar en la medida de lo posible los esfuerzos realizados por los ciudadanos consecuencia de las medidas de ajuste que fueron necesarias acometer. Los empleados públicos, cuya aportación fue esencial para salir de la crisis, van a ver actualizadas sus retribuciones al 1%, después la rebaja de 2010 y de los años de congelación salarial, y se les restituirá el 50% de la paga extra que no cobraron en el año 2012. De igual manera, se recupera el sexto día por asuntos particulares, y hasta otros tres días en función de la antigüedad. Por otro lado, se establece una tasa de reposición del 100% para sectores prioritarios y del 50% para el resto.
     Son unos Presupuestos que también dan continuidad a las inversiones del Plan CRECE, plan que está procurando alinear los objetivos de los fondos comunitarios con las necesidades de inversión nacionales, apoyando el crecimiento económico de la forma más eficiente posible.
     En la Ley -que ahora deberá ser tramitada en el Congreso de los Diputados primero, y en el Senado, después- se recoge también la exigencia de emisión de informes tendentes a asegurar que las actuaciones de apoyo a PYMES, a empresas de base tecnológica y a jóvenes emprendedores se configuran de forma que resulten compatibles con la financiación concedida por la Unión europea para este tipo de actuaciones con el fin de maximizar la capacidad de absorción de fondos comunitarios de las políticas emprendidas.

Primera valoración de los Presupuestos Generales del Estado para 2016 (PGE-2016)

martes, 4 de agosto de 2015

     Primera valoración de los Presupuestos Generales del Estado para 2016 (PGE-2016)

     ceoe.es

     31/07/15 CEOE está pendiente de la información detallada que se conocerá con la presentación de los presupuestos al Parlamento, el próximo martes día 4 de agosto. No obstante, una primera valoración del PGE-2016 es la que sigue a continuación.
     CEOE reitera su valoración positiva del compromiso del Gobierno con el cumplimiento de los objetivos de déficit público. La reducción del déficit público es una prioridad ante la necesidad de contener el crecimiento de la deuda pública, no sólo por el peso que tiene la carga financiera en el gasto público, sino porque hace a la economía española más vulnerable ante episodios de incertidumbre en los mercados financieros. Por lo tanto, es primordial avanzar en la senda de consolidación fiscal.

     Los PGE-2016 se basan en un entorno macroeconómico de crecimiento del PIB del 3,0% en 2016, que si bien está algo por encima de la media del consenso de analistas, puede ser factible, siempre y cuando no se produzcan cambios relevantes en los factores, tanto externos como internos, que han contribuido al proceso de recuperación de la economía española en los dos últimos años. También resultan coherentes las perspectivas del mercado laboral para 2016, con una creación de empleo del 3% en términos de contabilidad nacional. En este sentido, sería oportuno aprovechar esta recuperación más intensa de lo esperado para acelerar el proceso de consolidación fiscal.

     En cuanto al apartado de ingresos, se prevé un aumento del 4% sobre los previstos en el PGE-2015, cifra de aumento que parece razonable, incluso teniendo en cuenta el efecto de la reforma fiscal en la recaudación, fundamentalmente, del IRPF. De hecho, la recaudación prevista para 2016 se asemeja mucho a la cifra real que se podría obtener en 2015 según avanzan los resultados de recaudación a junio publicados por la Agencia Tributaria.

     Este nivel de recaudación se acerca, excepto para el Impuesto sobre Sociedades, al obtenido en 2007, antes del inicio de la crisis. La obtención de una recaudación similar con niveles inferiores de actividad económica y empleo se ha conseguido mediante un incremento significativo de la presión fiscal y es prueba del enorme esfuerzo que los contribuyentes han tenido que realizar. En este sentido, las mejores cifras de recaudación deben ser aprovechadas para acometer adicionales bajadas de impuestos que afecten fundamentalmente al sector empresarial y favorezcan la inversión y creación de empleo, fortaleciendo y acelerando la recuperación económica y permitiendo, a medio plazo, la recuperación de bases imponibles.

     Es de destacar también que la lucha contra el fraude fiscal supone una partida de ingresos significativa cuyo importe aumenta anualmente en unos mil millones de euros. Compartimos la necesidad de luchar contra el fraude fiscal y la economía sumergida, superior en nuestro país a la media de la UE, para que el sistema tributario sea más justo, distribuya la presión fiscal de manera más equitativa y contribuya a reducir el déficit presupuestario sin incrementar la presión fiscal.

     Sin embargo, la lucha contra el fraude y la economía sumergida debe basarse en medidas de concienciación e incentivos para el cumplimiento de las obligaciones tributarias. Las actuaciones de comprobación e inspección, necesarias como complemento a las medidas anteriores, y la aplicación de un sistema sancionador bien diseñado que castigue al quien incumpla, deben realizarse con agilidad e inmediatez, pero en ningún caso deberían destinarse a revisar, de manera genérica, y con argumentos técnicamente discutibles, beneficios fiscales que han sido fundamentales a la hora de tomar decisiones de inversión en el pasado y que han contribuido a la extraordinaria expansión internacional de nuestras empresas.

     En cuanto a la vertiente del gasto, en la presentación del PGE-2016 se ha anunciado un descenso del techo del gasto no financiero del Estado de un -4,4%. Parte de la contención del gasto viene explicada, de nuevo, por una menor carga de los intereses y por un ahorro de prestaciones de desempleo debido a la mejora del mercado laboral. Este menor gasto público para 2016 se ve compensado, en parte, por el aumento de las partidas de remuneración de asalariados (debido al incremento del 1% de los salarios del personal del sector público) y de las transferencias a las CC.AA., que crecen en 7.462 millones de euros, un 8,7% más que en 2015.

     Por lo tanto, se deja escaso margen para incrementar la dotación de las partidas ligadas a la actividad empresarial, como el gasto para I+D, gasto en inversión e internacionalización de la economía española. Por ello, y a esperas de un análisis más detallado, en el PGE-2016 no se van a priorizar aquellas políticas que contribuyen a sentar las bases para una economía más productiva y competitiva.

     Por último, a la espera de conocer el dato específico sobre cotizaciones sociales empresariales y como asunto capital, CEOE espera no solo que no aumenten, sino que se reduzcan de acuerdo con el compromiso, adquirido en 2012, de bajarlas un punto en 2013 y otro adicional en 2014.