AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 20 de marzo de 2020

Cee no Camiño

viernes, 20 de marzo de 2020

Durante la vigencia del estado de alarma se suspende el plazo de caducidad de los asientos registrales

viernes, 20 de marzo de 2020

Durante la vigencia del estado de alarma se suspende el plazo de caducidad de los asientos registrales

Notas de prensa registradores.org

◾Los asientos registrales que se suspenden son aquellos que se pueden cancelar por el transcurso del tiempo
◾El cómputo de los plazos se reanudará cuando finalice el estado de alarma
◾La suspensión también afecta al plazo de vigencia de las certificaciones de reserva de denominación del Registro Mercantil Central

18.03.20.- El Real Decreto-Ley que se ha aprobado en el Consejo de Ministros resuelve con el rango normativo correspondiente las caducidades de los asientos registrales.

El texto que ha sido aprobado dice literalmente lo siguiente:

“Durante la vigencia del estado de alarma y, en su caso, las prórrogas del mismo que pudieran acordarse, se adoptarán las siguientes medidas:

Primera.- Se suspende el plazo de caducidad de los asientos de presentación, de las anotaciones preventivas, de las menciones, de las notas marginales y de cualesquiera otros asientos registrales susceptibles de cancelación por el transcurso del tiempo.

Segunda.- El cómputo de los plazos se reanudará al día siguiente de la finalización del estado de alarma o de su prórroga en su caso

Los trámites como recursos gubernativos, notificaciones de defectos, notificaciones del art 199 LH, etc., quedan suspendidos por tratarse de trámites administrativos. Lo mismo procede decir respecto de los trámites referidos al Registro Mercantil y de Bienes Muebles, si bien en el Decreto se ocupan de algunos de ellos referidos a la vida societaria.

La suspensión también afecta al plazo de vigencia de las certificaciones de reserva de denominación del Registro Mercantil Central, en la constitución o cambio de denominación de sociedades y demás entidades inscribibles.”

La supervisión bancaria del BCE relaja temporalmente los requerimientos de capital y operativos en respuesta al coronavirus

viernes, 20 de marzo de 2020

12 de marzo de 2020
bde.es
La supervisión bancaria del BCE relaja temporalmente los requerimientos de capital y operativos en respuesta al coronavirus
• Las entidades de crédito pueden utilizar íntegramente los colchones de capital y de liquidez, incluido el capital de la recomendación de Pilar 2 (Pillar 2 Guidance). • Las entidades se beneficiarán de la relajación de los requerimientos de Pilar 2 en lo que respecta a la composición del capital. • El BCE considerará la introducción de flexibilidad operativa en la implementación de medidas de supervisión específicas para cada entidad.
El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado hoy la adopción de varias medidas para asegurar que las entidades de crédito bajo su supervisión directa puedan seguir proporcionando financiación a la economía real, a medida que los efectos económicos del coronavirus (COVID-19) se hacen evidentes.
«El coronavirus está resultando ser una importante perturbación para nuestras economías. Las entidades de crédito deben estar en posición de seguir proporcionando financiación a hogares y a empresas que están atravesando dificultades transitorias. Las medidas supervisoras acordadas hoy tienen por objeto ayudar a las entidades a servir a la economía y a afrontar los retos operativos, entre ellos la presión sobre sus empleados», ha señalado Andrea Enria, presidente del Consejo de Supervisión del BCE.
Los colchones de capital y de liquidez se han diseñado con el fin de que las entidades puedan hacer frente a situaciones de tensión como la actual. El sector bancario europeo ha acumulado un nivel significativo de estos colchones. El BCE permitirá que las entidades operen temporalmente con niveles inferiores al nivel de capital establecido en la recomendación de Pilar 2 (P2G), al colchón de conservación de capital (CCB) y a la ratio de cobertura de liquidez (LCR). El BCE considera que estas medidas de carácter transitorio se verán reforzadas por la relajación del colchón de capital anticíclico (CCyB) que las autoridades macroprudenciales nacionales consideren adecuada.
Asimismo, las entidades podrán utilizar parcialmente instrumentos de capital no clasificados como capital de nivel 1 ordinario (CET1), por ejemplo, instrumentos de capital de nivel 1 adicional (additional Tier 1) o de nivel 2 (Tier 2), para cumplir los requerimientos de Pilar 2 (P2R). Con ello se adelanta una medida que inicialmente estaba previsto que entrara en vigor en enero de 2021, como parte de la última revisión de la Directiva de Requerimientos de Capital (DRC V).
Las medidas anteriores proporcionan un sustancial alivio a las entidades en cuanto a los requerimientos de capital en apoyo de la economía. Se espera que las entidades de crédito aprovechen los efectos positivos de estas medidas para prestar apoyo a la economía, y no para aumentar las distribuciones de dividendos ni la remuneración variable.
Además, el BCE está estudiando con las entidades la adopción de medidas individuales, como ajustes de los calendarios, procesos y plazos. Por ejemplo, el BCE considerará la posibilidad de reprogramar las inspecciones in situ y de ampliar los plazos para la implementación de las medidas correctoras resultantes de las recientes inspecciones in situ y de las investigaciones de modelos internos, al tiempo que garantizará la solidez general de las entidades supervisadas a efectos prudenciales. En este contexto, la Guía sobre préstamos dudosos para entidades de crédito del BCE también otorga a los supervisores suficiente flexibilidad para ajustarse a las circunstancias específicas de las entidades. También sopesará si ampliar plazos en relación con determinadas medidas supervisoras y solicitudes de información no críticas. En vista de las presiones operativas sobre las entidades, el BCE respalda la decisión de la Autoridad Bancaria Europea de aplazar la prueba de resistencia a escala de la UE de 2020 y hará extensivo dicho aplazamiento a todas las entidades de crédito que deban someterse a esta prueba.
Las entidades deben seguir aplicando unos criterios de concesión de crédito sólidos y unas políticas apropiadas de reconocimiento y cobertura de las exposiciones dudosas, y realizar una planificación adecuada del capital y de la liquidez, así como una gestión de riesgos rigurosa.
Estas medidas se adoptan tras la carta enviada a todas las entidades significativas el 3 de marzo de 2020 para recordarles la necesidad fundamental de considerar y abordar el riesgo de pandemia en sus estrategias de contingencia. En la carta se pedía a las entidades que revisen sus planes de continuidad de negocio y que consideren qué medidas podrían adoptarse para mejorar su preparación al objeto de minimizar los posibles efectos adversos de la propagación del coronavirus. La supervisión bancaria del BCE estará en contacto con las entidades para asegurar la continuidad de sus funciones críticas. El
Nota de prensa / 12 de marzo de 2020 La supervisión bancaria del BCE relaja temporalmente los requerimientos de capital y operativos en respuesta al coronavirus
Notas
• Las entidades de crédito deben mantener una cantidad suficiente de capital de calidad adecuada en el pasivo de su balance para poder absorber pérdidas.
• La legislación bancaria europea define tres elementos del capital. El capital de nivel 1 ordinario (CET1) son los recursos propios de mayor calidad y consiste principalmente en acciones y beneficios no distribuidos de años anteriores. El capital de nivel 1 adicional (AT1) y el capital de nivel 2 pueden ser instrumentos de capital o instrumentos de pasivo, y son de menor calidad.
• El capital de Pilar 2 se compone de dos elementos: los requerimientos de capital de Pilar 2 o P2R, que cubren los riesgos infravalorados o no suficientemente cubiertos por el Pilar 1, y la recomendación de capital de Pilar 2 o P2G, que indica a las entidades el nivel adecuado de capital que deben mantener para disponer de colchones de capital suficientes ante situaciones de tensión, en particular, según se haya determinado sobre la base del escenario adverso de las pruebas de resistencia supervisoras.
• Con arreglo a la nueva Directiva de Requerimientos de Capital (DRC V), como principio general, las entidades pueden cumplir los requerimientos de Pilar 2 con un nivel mínimo de CET1 del 56,25%. Los demás requerimientos de Pilar 2 pueden cumplirse con instrumentos de capital de nivel 1 adicional o de nivel 2. Inicialmente estaba previsto que esta legislación entrara en vigor en enero de 2021 como parte de la última revisión de la DRC V.
• Existen también colchones de capital que mitigan riesgos concretos, como el colchón de conservación de capital (CCB) y el colchón de capital anticíclico (CCyB) (este último lo fijan las autoridades macroprudenciales nacionales). Estos colchones de capital se han diseñado para absorber pérdidas en épocas de tensión.
• En caso de que el capital de las entidades se sitúe por debajo del requerimiento combinado de colchones de capital (el CCB, el CCyB y los colchones sistémicos), podrán realizar distribuciones únicamente dentro de los límites del importe máximo distribuible (MDA), según se define en la legislación de la UE.

Las Bolsas Europeas permanecerán abiertas

viernes, 20 de marzo de 2020

Las Bolsas Europeas permanecerán abiertas

bolsamadrid.es

Los miembros de la FESE, que comprende las bolsas de toda Europa, no son inmunes a los efectos desencadenados por la rápida difusión del Covid-19 y su impacto en el entorno económico. Si bien esta situación no está exenta de desafíos para las bolsas, es crucial que los mercados permanezcan abiertos.

Los mercados de acciones regulados cumplen una función social y económica que debe prevalecer en tiempos de incertidumbre. Las bolsas desempeñan un papel fundamental en la formación de los precios, la transparencia y la liquidez. Impedir que cumplan esta función tendría un enorme impacto no solo en la economía sino también en la sociedad.

Estas funciones se han puesto a prueba en el pasado; por ejemplo, durante la crisis financiera, cuando se agotaron otras fuentes de liquidez, los mercados bursátiles siguieron funcionando con éxito. Esta situación no es diferente y los mercados deben seguir estando operativos para mantener la confianza.

Los principios rectores de los miembros de la FESE siguen siendo la transparencia y la objetividad, especialmente en estos tiempos de incertidumbre.

Las bolsas europeas permanecerán y deberán seguir estando abiertas en todo momento para garantizar la seguridad, la integridad y la equidad de manera segura y transparente.

1 Técnica y operativamente: los mercados siguen funcionando de manera ordenada y transparente a pesar de las condiciones de negociación extremas que ha provocado la crisis de Covid-19. Los controles y cortacircuitos instalados funcionan normalmente y con la flexibilidad necesaria para satisfacer la demanda del mercado. Se han activado planes de contingencia que garantizarán que todo funcione como se ha diseñado, incluso en el contexto de los protocolos de «trabajo desde casa».

2 Funcionamiento ordenado de los mercados financieros: el constante flujo de noticias da lugar a una revisión continua de las valoraciones de los inversores de los valores y genera la necesidad de reequilibrar las carteras de forma dinámica. Se prevé que la crisis actual siga generando tanto un flujo de noticias negativas, por ejemplo, las decisiones de cierre, como un flujo de noticias positivas, por ejemplo, el impacto de los importantes planes de apoyo del gobierno. Los inversores deben adaptarse a las circunstancias económicas en constante cambio y los controles establecidos en las ubicaciones de negociación son aún más importantes en esas condiciones de mercado tan volátiles, ya que los cortacircuitos permiten a los inversores absorber nueva información. En términos más generales, la valoración del precio del riesgo debe seguir siendo transparente, accesible y fiable en todas las clases de activos para que los inversores puedan valorar las carteras y tomar decisiones informadas de inversión y cobertura en estas condiciones de volatilidad.

3 Contractualmente: el cierre de los mercados desencadenaría todo tipo de cláusulas contractuales procíclicas en una amplia gama de contratos de financiación e, incluso, operativos. Estas consecuencias potenciales y abiertas podrían generar una series impredecible de incumplimientos. En concreto, los contratos de derivados, se consideran fiables con precios de referencia observables que permiten un proceso ordenado de vencimiento y liquidación.

Estos instrumentos se utilizan a menudo como representaciones o instrumentos de cobertura para muchos mercados extrabursátiles conexos, por ejemplo, los mercados de crédito. El cierre de los mercados LIT probablemente tendría un impacto material en el funcionamiento de una amplia gama de mercados extrabursátiles, dado que la eliminación de los principales instrumentos de cobertura haría extremadamente difícil una gestión de riesgos más amplia.

4 Consecuencias regulatorias y de litigios, así como efectos sobre los inversores más pequeños: el cierre de los mercados provocaría la expansión masiva de todo tipo de acuerdos bilaterales fuera del mercado, fuera de las ubicaciones de negociación transparentes y sin las protecciones que prevalecen en dichas ubicaciones. Todos los inversores se verían afectados por esa situación, pero los pequeños inversores serían los más perjudicados por un cambio a unos acuerdos tan opacos entre inversores profesionales que solo podrían ajustar sus posiciones en la reapertura de las ubicaciones de negociación de referencia.

El cierre de los mercados no cambiaría la causa subyacente de la volatilidad del mercado, eliminaría la transparencia del sentimiento de los inversores y reduciría el acceso de estos a su dinero; todo ello agravaría la ansiedad actual del mercado y daría lugar a una disminución negativa de los resultados para los inversores.

Los miembros de la FESE permanecen atentos a los acontecimientos mundiales y europeos, y colaborarán para mantener un espacio de mercado seguro, transparente y justo en Europa en todo momento.

Cristina Herrero, presidenta de la AIReF durante los próximos seis años

viernes, 20 de marzo de 2020

Cristina Herrero, presidenta de la AIReF durante los próximos seis años

03 marzo 2020

airef.es

Cristina Herrero, presidenta de la AIReF
•La nueva presidenta quiere reforzar la labor supervisora de la institución y la evaluación de políticas públicas con el objetivo de ser más útil a la sociedad
•La AIReF se ha convertido en una de las instituciones fiscales independientes (IFIs) más relevantes en su misión de respaldar la sostenibilidad de las finanzas públicas

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el nombramiento de Cristina Herrero como presidenta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) durante los próximos seis años, después de que el Congreso de los Diputados aceptara por unanimidad su propuesta, el pasado 25 de febrero.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados, encargada de examinar la experiencia, formación y capacidad de la persona propuesta para el cargo por el Gobierno para presidir la AIReF, Cristina Herrero puso de manifiesto su intención de reforzar la labor supervisora de la AIReF y de evaluación de políticas públicas para ser más útil a la sociedad.

En concreto, resaltó su “compromiso de reforzar las actuaciones de la AIReF, tanto en la supervisión de las finanzas de las Administraciones Públicas como en la evaluación de sus políticas, todo ello con una visión clara: la sostenibilidad de las finanzas públicas a medio y largo plazo”. “Esta es una responsabilidad que todos compartimos y en la que la AIReF seguirá trabajando”, agregó.

Por otro lado, recordó que la AIReF ha desarrollado estos últimos seis años su actividad basándose en los tres principios rectores de la institución: la independencia, la transparencia y la rendición de cuentas, y aseguró que, durante su mandato, seguirá trabajando bajo estos tres principios “irrenunciables” para la AIReF.

La AIReF se ha convertido en una de las instituciones fiscales independientes (IFIs) más relevantes en su misión de respaldar la sostenibilidad de las finanzas públicas. Se puso en pleno funcionamiento en 2014 y desde entonces se ha convertido en una institución de reconocido prestigio, que ha conseguido hacerse un hueco en el ámbito nacional y ganarse la confianza de las administraciones y del público en general.

Funciones del Presidente

Según la normativa de la AIReF, el Presidente es designado para un mandato de seis años no renovable, y es el responsable de dirigir y coordinar todos los equipos de la institución. La ley le otorga un amplio ámbito de responsabilidades en la organización de la institución, su gobernanza y la toma de decisiones en todas sus competencias. Entre sus funciones, además, está la comparecencia, al menos dos veces al año, en el Parlamento para informar de la Institución.

Además, ejerce con plena independencia y objetividad la representación legal de la AIReF, dirige y coordina las actividades de todos sus órganos directivos, desempeña la jefatura superior de todo el personal, celebra contratos y convenios y dispone gastos y pagos. Sus funciones están enumeradas en el artículo 25 de la Ley Orgánica 6/2013 de creación de la AIReF y en el artículo 25 del Estatuto Orgánico de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal.

Cristina Herrero forma parte del equipo directivo de la AIReF desde su fundación. Asumió la dirección de la División de Análisis Presupuestario en 2014, convirtiéndose así en la responsable de una de las principales funciones de la institución como garante de la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad de las finanzas públicas.

Currículum Cristina Herrero

Cristina Herrero es Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid. Es funcionaria del Cuerpo Superior de Interventores y Auditores del Estado, y funcionaria, en excedencia, del Cuerpo Superior de Inspectores de Hacienda del Estado.

Desde el mes de abril de 2014, es la Directora de la División de Análisis Presupuestario de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), dirigiendo la supervisión que esta institución tiene que hacer de las actuaciones de las Administraciones Públicas vinculadas con la aplicación y cumplimiento de las reglas fiscales: déficit, deuda y regla de gasto. También dirige varios de los proyectos de revisión del gasto público que está desarrollando la AIReF.

Toda su carrera anterior ha estado vinculada a la contabilidad nacional y al diseño y aplicación de las reglas fiscales. Así, desde 2000-2005 fue Vocal Asesor en la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) como coordinadora de la elaboración de las cuentas nacionales del sector de las Administraciones Públicas, tras varios años como responsable de las cuentas nacionales de las Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales. En esta etapa fue la responsable de las relaciones con el Fondo Monetario Internacional en el marco del acuerdo sobre las Normas Especiales de Divulgación de Datos (NEDD).

Con posterioridad, desde 2005-2014, fue Subdirectora General en la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local, realizando funciones de supervisión y seguimiento de las Comunidades Autónomas en el ámbito de la estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera. Dirigió la puesta en marcha y gestión de los mecanismos de financiación habilitados por el Estado para el pago a proveedores, así como la condicionalidad asociada a la parte de financiación del déficit público.

Ha participado en diversos grupos de trabajo, entre otros, Cálculo de Balanzas Fiscales, Análisis del Gasto Sanitario, Comité Técnico de la Comisión Especial para la mejora de la Dependencia y Grupos de trabajo del Consejo de Política Fiscal y Financiera en materia de estabilidad presupuestaria y de racionalización del gasto, así como vinculados al análisis y reforma del sistema de financiación.