AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 25 de marzo de 2020

Cuartel General del Ejército del Aire

miércoles, 25 de marzo de 2020

Las Fuerzas Armadas refuerzan su papel en la lucha contra el COVID19

miércoles, 25 de marzo de 2020

Las Fuerzas Armadas refuerzan su papel en la lucha contra el COVID19

22/03/2020

defensa.gob.es

Las Fuerzas Armadas reforzarán su papel en la lucha contra el coronavirus para garantizar las infraestructuras críticas y dar apoyo logístico para la distribución del material sanitario, incrementando las operaciones de transporte de personas y de materiales que pudieran ser necesarias.

Dentro de las labores humanitarias que están realizando las Fuerzas Armadas colaborando en la instalación de espacios de atención para personas vulnerables en Ifema (Madrid) y en la Fira en Barcelona, también se ha incrementado la línea de actuación en las residencias de mayores. Entre ayer y hoy se han desinfectado 30 residencias de la tercera edad, solo en la Comunidad de Madrid.

Se está yendo a este tipo de residencias en todas las localidades que nos lo van demandando como medida preventiva y también para valorar la situación de los pacientes y asesorar al personal de las mismas en materias de desinfección y prevención.

Asimismo, las Fuerzas Armadas continuarán manteniendo el esfuerzo en desinfección y en apoyo a la instalación de hospitales de campaña de las comunidades.

En los próximos días también está previsto iniciar patrullas mixtas con Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tanto en zonas poblada como no pobladas. Por ejemplo en áreas turísticas, en fronteras o en lugares de tránsito o posible aglomeración de personas.

El Gobierno autoriza a la empresa SIX Group AG la adquisición de Bolsas y Mercados Españoles

miércoles, 25 de marzo de 2020

24 de marzo de 2020

mineco.gob.es

El Gobierno autoriza a la empresa SIX Group AG la adquisición de Bolsas y Mercados Españoles

La empresa suiza se ha comprometido a mantener la actividad de las infraestructuras de mercados sobre las que recae la autorización y la continuidad del mercado de valores como mecanismo de financiación a las empresas

El Consejo de Ministros ha autorizado la adquisición del 100% del capital de Bolsas y Mercados Españoles, S.A. (BME) por parte de la empresa SIX Group AG. La autorización se ha realizado a propuesta del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, previo informe favorable de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y realizado el trámite de audiencia con las Comunidades Autónomas con competencias en la materia.

La empresa SIX Group AG presentó el pasado mes de diciembre un escrito solicitando autorización para la compra de la empresa española BME, gestora de los mercados regulados, la entidad de contrapartida central y el depositario central de valores en España, operación que debe ser autorizada por el Gobierno.

Una vez analizada la información y recibidos los informes pertinentes, el Gobierno ha autorizado la operación al considerar que se cumplen los requisitos establecidos en la normativa, principalmente la solvencia financiera del adquirente y su idoneidad, reputación y experiencia.

No obstante, y de forma adicional, SIX ha asumido una serie de compromisos en su solicitud, que permiten garantizar el mantenimiento de la actividad de las infraestructuras de mercado afectadas y, en consecuencia, la continuidad del mercado de valores español como mecanismo de financiación de nuestras empresas.

Finalmente, una vez la operación ha sido autorizada por el Gobierno, la propuesta de adquisición será sometida al criterio de la CNMV, como autoridad competente en España para autorizar las ofertas públicas de adquisición (OPA). Si la CNMV autoriza la OPA, serán los accionistas de BME los que en última instancia decidirán sobre si venden o no sus acciones al precio ofrecido.

Mutualizar el riesgo presupuestario en esta crisis

miércoles, 25 de marzo de 2020

21 de marzo de 2020
Mutualizar el riesgo presupuestario en esta crisis Publicado en El País
Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España

bde.es

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus se ha convertido en una seria amenaza para la salud de las personas. Su impacto económico es ya visible y los indicadores disponibles apuntan hacia una severa contracción de la actividad económica a escala global.

La experiencia de algunos países, en los que el virus irrumpió antes, sugiere que, si se adoptan las medidas de contención adecuadas, la crisis sanitaria será transitoria. Otra cuestión es que el impacto negativo de esta crisis sobre la economía sea también limitado en el tiempo o deje una impronta más duradera. Esto dependerá de la respuesta que dé la política económica en todos sus ámbitos. Una actuación rápida, contundente y coordinada de las distintas autoridades económicas –nacionales y europeas; fiscales, monetarias y supervisoras- hará más probable que la crisis tenga efectos transitorios, y no termine dejando por el camino un largo reguero de pérdida de empleos y de cierre de empresas.

En lo últimos días, la mayoría de los gobiernos europeos –incluido, por supuesto, el Gobierno español- han adoptado importantes medidas presupuestarias de apoyo a familias, a autónomos y a empresas, que deberían amortiguar de manera sustancial el impacto de esta crisis. También se han desplegado avales y garantías públicas de gran volumen para ayudar a que la financiación siga fluyendo a la economía real. Estas medidas son las necesarias y adecuadas en estos momentos, y constituyen la primera línea natural de acción para contener la destrucción de numerosas relaciones económicas y financieras –entre empresas y trabajadores, clientes y proveedores, prestamistas y prestatarios–, cuya supervivencia es esencial para que la eventual remisión de la crisis sanitaria dé paso a una rápida recuperación. Pero la respuesta a la crisis del coronavirus concierne también al resto de las políticas económicas. Esto incluye la política monetaria. El pasado 12 marzo, el Consejo de Gobierno del BCE aprobó varias medidas, que abarcaron desde nuevas operaciones de refinanciación de deuda bancaria a largo plazo (LTRO y TLTRO-III, por sus siglas en inglés), con condiciones muy favorables, hasta una ampliación del volumen de compras de valores bajo el programa de compra de activos (APP), por un importe total de 120.000 millones de euros para lo que resta de año.

Al mismo tiempo, el Mecanismo Único de Supervisión (MUS) ha adoptado varias decisiones importantes en el ámbito de la supervisión bancaria para asegurar que las entidades de crédito puedan seguir proporcionando financiación a las familias y a las empresas. Para ello, entre otras medidas, el MUS ha dispuesto que las entidades de crédito puedan utilizar los colchones de capital y de liquidez y, más recientemente, ha introducido flexibilidad supervisora en relación con el tratamiento de los préstamos relacionados con el COVID-19, con el objetivo último de permitir que las familias y empresas puedan beneficiarse plenamente de las garantías, avales y moratorias aprobadas por las autoridades públicas.

Con todo, ante el rápido avance de la crisis sanitaria y el consiguiente deterioro de la situación económica y financiera del área del euro que tuvo lugar en los días posteriores a la reunión del 12 de marzo, el Consejo de Gobierno del BCE aprobó el pasado miércoles, 18 de marzo, un nuevo paquete, que incluía como principal medida, el lanzamiento de un nuevo programa de compra de activos, bonos públicos y privados. Bajo este programa, el BCE comprará, al menos, 750.000 millones de euros en activos durante este año y, en caso necesario, más allá de esa fecha. Además, de forma excepcional, el BCE podrá adquirir los bonos del Estado griego.

Un aspecto muy relevante de este nuevo programa es que permitirá a la autoridad monetaria llevar a cabo las compras de activos de forma flexible, en lo que se refiere tanto a su distribución temporal como a los activos que se adquirirán –públicos y privados- y a la nacionalidad de su emisor. Es más, el Consejo del BCE ha subrayado que los actuales límites de sus programas de compra de activos serán revisados, en la medida en que se considere necesario, para preservar su efectividad y asegurar la correcta transmisión de la política monetaria en todos los países del área, evitando la fragmentación financiera de la eurozona. Se podrían eliminar así algunos límites preexistentes (y libremente prefijados por el banco central), de forma que la distribución interna del paquete de estímulos obedecerá fundamentalmente a la necesidad más perentoria: dónde, cómo y cuándo puedan resultar más indicados y por tanto, útiles para cada uno y para el conjunto.

Mediante este paquete de medidas, el Consejo de Gobierno envía alto y claro el mensaje de que hará todo lo que esté en su mano a fin de garantizar unas condiciones de financiación holgadas para todos los sectores económicos –hogares, empresas, bancos y gobiernos–, y de que usará todos los medios a su alcance para ayudar a los ciudadanos del área del euro a superar este momento extraordinariamente difícil, como es su deber para con la ciudadanía europea. Porque ayudar a la economía a superar este bache es ayudar a que las personas sufran el menor impacto negativo posible en sus ingresos y a que puedan recuperar la normalidad en el menor tiempo posible, para que su vida no se vea afectada más allá de lo inevitable.

Las medidas aprobadas por las autoridades nacionales y por el BCE supondrán un importante alivio económico y financiero para nuestras economías. Pero la respuesta a esta crisis debe ir más allá. La pandemia y su impacto económico están afectando a todos los países del área del euro y, por extensión, de la Unión Europea. El desafío común que tenemos por delante es de tal magnitud, que hacerle frente requiere una actuación decidida y ambiciosa de las autoridades e instituciones comunitarias a través de los instrumentos existentes, tanto financieros como presupuestarios, así como de posibles nuevas herramientas, entre las que debe darse prioridad a aquellas que refuercen la capacidad de compartir -mutualizar- -el riesgo presupuestario de los Estados miembros. Es en este difícil momento en el que hay que poner en valor el principio de solidaridad sobre el que se fundó el proyecto europeo, que redundará, además, en una mayor eficiencia de las medidas. Una mayor ambición y coordinación de la respuesta a escala europea no es una opción, es una necesidad imperiosa.

El Gobierno y los operadores de telecomunicaciones firman un acuerdo por el que amplían las medidas para garantizar la conectividad de las personas y las empresas

miércoles, 25 de marzo de 2020

20 de marzo de 2020

mineco.gob.es

El Gobierno y los operadores de telecomunicaciones firman un acuerdo por el que amplían las medidas para garantizar la conectividad de las personas y las empresas

Firma de acuerdo Gobierno con los operadores de telecomunicaciones Mediante este acuerdo, Cellnex Telecom, Euskaltel, MasMovil, Orange, Telefónica, Vodafone y la Asociación Nacional de Operadores de Telecomunicaciones y Servicios de Internet (AOTEC) quieren mostrar su compromiso con la sociedad en estos momentos de especial dificultad en los que la conectividad es un elemento fundamental para la ciudadanía, tanto desde el punto de vista personal y social, como laboral
Las empresas se comprometen a hacer los mayores esfuerzos para garantizar la conectividad, las capacidades de operación y supervisión de las redes y la agilidad de respuesta ante incidentes, especialmente en lo que respecta a las redes que dan soporte a los servicios de emergencia
El acuerdo recuerda la importancia del uso responsable de los servicios de comunicaciones para que no se ponga en riesgo la integridad de las redes

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha firmado hoy un acuerdo con las principales empresas de telecomunicaciones que operan en España por el que éstas se comprometen a hacer los mayores esfuerzos para garantizar la conectividad, las capacidades de operación y supervisión de las redes y la agilidad de respuesta ante incidentes, especialmente en lo que respecta a las redes que dan soporte a los servicios de emergencia.

El acuerdo ha sido suscrito, además de por la vicepresidenta tercera del Gobierno, por el consejero delegado de Cellnex Telecom, Tobías Martínez; el consejero delegado de Euskaltel, José Miguel García; el consejero delegado de MasMovil, Meinrad Spenger; el consejero delegado de Orange España, Laurent Paillassot; el presidente de Telefónica España, Emilio Gayo; el consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra; y el presidente de la Asociación Nacional de Operadores de Telecomunicaciones y Servicios de Internet (AOTEC), Antonio García, en un evento desarrollado por videoconferencia en el que también ha participado el secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, Roberto Sánchez.

Durante el encuentro, la vicepresidenta tercera del Gobierno ha transmitido su agradecimiento a las empresas de telecomunicaciones por su responsabilidad, así como a todos los trabajadores que cada día se esfuerzan para reforzar, supervisar y mantener la calidad de las telecomunicaciones en esta situación de emergencia sanitaria.

Mediante este acuerdo, las operadoras de telecomunicaciones firmantes expresan su compromiso con la sociedad en estos momentos de especial dificultad en los que la conectividad es un elemento fundamental para la ciudadanía, tanto desde el punto de vista personal, como social y laboral. Las empresas adquieren, de esta manera, compromisos adicionales a las garantías de mantenimiento del servicio de conectividad incluidas en el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19.

Según el acuerdo firmado hoy, durante el periodo de duración del estado de alarma las llamadas realizadas al número de atención sanitaria 061 serán gratuitas para el cliente e igualmente gratuitas en interconexión para los operadores, asumiendo cada uno de ellos sus propios costes de red.

Además, los operadores se comprometen a desarrollar medidas especiales para ampliar, sin coste adicional para el usuario, servicios asociados a los contratos de conectividad de telefonía móvil de los clientes particulares, autónomos y pequeños negocios, siempre sujeto a un uso adecuado del servicio y a que no se ponga en riesgo la prestación general del servicio.

También se comprometen a mantener activos los canales de atención a los clientes, a enriquecer con contenidos adicionales los paquetes audiovisuales que ofrecen a sus usuarios y a contribuir a las medidas que desarrolle la Administración para el fomento del trabajo a distancia, enseñanza a distancia y atención sanitaria remota.

El acuerdo también recuerda la importancia de fomentar el uso responsable de los servicios de comunicaciones para que no se ponga en riesgo la integridad de las redes, en particular, la aplicación de las medidas legales contra el tráfico no permitido y el tráfico irregular con fines fraudulentos en comunicaciones electrónicas.