AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 1 de mayo de 2020

Calle de Atocha. Madrid

viernes, 1 de mayo de 2020

Los datos de empleo marcan un punto de inflexión y anticipan un deterioro importante del mercado laboral por el COVID-19

viernes, 1 de mayo de 2020

28 de abril de 2020

Valoración EPA primer trimestre

Los datos de empleo marcan un punto de inflexión y anticipan un deterioro importante del mercado laboral por el COVID-19

ceoe.es

Los datos de la EPA del primer trimestre están afectados negativamente por la crisis del COVID-19, que comenzó a tener repercusión en la actividad económica a mediados de marzo y seguirá teniéndola en los próximos trimestres.

Estos resultados suponen un punto de inflexión y evidencian el deterioro del mercado laboral, que casi con toda probabilidad se agudizará en el segundo trimestre.

Por ello, resulta fundamental intensificar las medidas de apoyo en el ámbito laboral que aporten adaptabilidad y seguridad jurídica y fiabilidad a las empresas y a los inversores, instrumentadas a través del diálogo social, en una situación tan excepcional como la que estamos viviendo en estos momentos.

El número de ocupados ha disminuido en 285.600 personas en el primer trimestre, cifra significativamente más elevada que las registradas en este mismo periodo en años anteriores.

Las cifras de ocupados incluyen también los trabajadores afectados por ERTEs. Según la EPA, el número de ocupados que no ha trabajado en la semana de referencia debido a paro parcial por razones técnicas o económicas o expediente de regulación de empleo creció en 562.900 personas en el primer trimestre. Esto refleja la incidencia positiva sobre el nivel de empleo de las medidas de suspensión de contratos y reducción de jornada de carácter temporal adoptadas por las empresas.

En tasa intertrimestral desestacionalizada, los ocupados caen un -0,41%, lo que supone el primer descenso desde 2013 y una intensa caída frente al incremento del 0,89% del último trimestre de 2019.

La paralización de la actividad económica se aprecia en la evolución del número de horas por semana efectivamente trabajadas, fruto de suspensiones de contratos y reducciones de jornada, que desciende un ‑4,25% respecto al último trimestre de 2019.

La caída del empleo en el primer trimestre ha afectado especialmente al sector privado, que pierde 280.300 puestos de trabajo.

El empleo indefinido cae en 30.700 personas, mientras que los asalariados con contrato temporal descienden en 255.300 personas.

La ocupación disminuye en todos los sectores, a excepción de la industria, donde el empleo crece en 5.600 personas. Destaca la caída en 275.900 personas en los servicios.

En tasa interanual, el empleo crece un 1,08%, prácticamente la mitad que el 2,06% registrado en el cuarto trimestre de 2019. Esta evolución está en línea con la seguida por la afiliación a la Seguridad Social en este mismo periodo, que mostró un crecimiento del 1,2% interanual en el primer trimestre.

El número de parados aumenta en 121.000 personas con respecto al cuarto trimestre de 2019 y la tasa de paro se sitúa en el 14,41%, frente al 13,78% del trimestre anterior.

Resulta bastante extraordinario el descenso de la población activa en 164.000 personas y el singular aumento de la población inactiva de 257.000 personas. No obstante, este comportamiento se ha visto influido porque muchos trabajadores que han perdido su empleo al final del trimestre, como consecuencia de la crisis del COVID-19, se han considerado inactivos, en lugar de parados.

Este incremento de la inactividad puede ser, en parte, transitorio y reversible, ya que este contexto extraordinario de final de trimestre ha podido afectar al cumplimiento de los requisitos de búsqueda de empleo o disponibilidad para trabajar que establece la EPA para ser considerado parado.

Las Cámaras de Comercio y el ICO colaboran para informar a las empresas sobre el funcionamiento de la Línea de Avales

viernes, 1 de mayo de 2020

Las Cámaras de Comercio y el ICO colaboran para informar a las empresas sobre el funcionamiento de la Línea de Avales

COVID-19

28 de Abril 2020 – camara.es

El presidente del ICO ha indicado que las entidades financieras han registrado a través de la Línea de Avales, más de 187.000 operaciones, por un importe avalado de 18.767 millones de euros, que ha permitido la concesión de más de 24.450 millones de euros en financiación.

Las Cámaras de Comercio y el ICO colaboran para informar a las empresas sobre el funcionamiento de la Línea de Avales

Madrid, 28/4/2020. Garantizar la liquidez a las empresas es esencial para asegurar la viabilidad del tejido productivo y preservar al máximo el empleo en esta primera fase de la lucha contra las consecuencias económicas de la pandemia del COVID-19 con el objetivo de garantizar la supervivencia del mayor número de empresas que sea posible.

Así lo han puesto de manifiesto el presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet, y los presidentes de las Cámaras de Comercio Territoriales en la reunión mantenida con el presidente del ICO, José Carlos García de Quevedo.

El presidente del ICO ha explicado el funcionamiento de la Línea de Avales, puesta en marcha con la finalidad de garantizar la liquidez a las empresas y autónomos de todos los sectores de actividad para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19. En el transcurso del encuentro ha atendido las consultas planteadas por los presidentes de las Cámaras para que canalicen la información a las empresas en su ámbito de actuación.

En su intervención, el presidente del ICO ha indicado que “desde la puesta en marcha de la Línea de Avales, las entidades financieras han registrado más de 187.000 operaciones, por un importe avalado de 18.767 millones de euros, que ha permitido la concesión de más de 24.450 millones de euros en financiación”.

Durante la reunión, tanto la Cámara de Comercio de España como las Cámaras Territoriales han incidido en que la salida de la crisis pasa por la empresa y por ello es fundamental poder contar con todos aquellos instrumentos y medidas que permitan su supervivencia y apoyen su recuperación, y la liquidez es uno de los principales. Por ello, José Luis Bonet ha insistido en garantizar que la financiación llega a las empresas “agilizando su tramitación y flexibilizando y, en su caso, removiendo aquellas barreras que puedan impedir la accesibilidad a esta financiación a empresas solventes. Situaciones excepcionales requieren medidas excepcionales y una gestión rápida, flexible y eficaz”.

Sobre la operativa de la Línea, el presidente del ICO ha subrayado que “las entidades financieras pueden validar el aval para las operaciones por importe inferior a 50 millones de euros en cuanto tienen todos sus procedimientos completados y han comprobado que sus clientes cumplen con las condiciones de elegibilidad y requisitos establecidos, con el objetivo de canalizar sin dilación los recursos a sus clientes, especialmente a pymes y autónomos. Esta validación no requiere aprobación previa por ICO, pero se entiende sin perjuicio de las comprobaciones posteriores que se llevan a cabo para estas operaciones”.

Línea de Avales

La Línea de Avales se articula a través de préstamos y otras modalidades de financiación y renovaciones para empresas y autónomos para atender sus necesidades de liquidez y circulante para hacer frente al pago de salarios, gastos de proveedores, alquileres de locales, etc.

Son las entidades financieras las que, conforme a la normativa vigente, deciden sobre la concesión de la correspondiente financiación al cliente de acuerdo con sus procedimientos internos y políticas de concesión y riesgos. En todo caso, las operaciones deben respetar, la normativa que regula la actividad de las entidades financieras y también la normativa de ayudas de la Unión Europea a empresas.

Las entidades financieras tienen que aplicar los mejores usos y prácticas bancarias y deben trasladar las ventajas del aval a las empresas y autónomos para que las condiciones de la financiación estén en línea con las existen antes de la crisis del COVID, en forma, entre otras opciones, de menores intereses o mayor plazo, o más financiación, o periodo de carencia del principal, etc..

Por su parte, las empresas y autónomos deben acreditar el cumplimiento de las condiciones establecidas en la ejecución de la Línea de Avales y destinar la financiación a la finalidad prevista.

Las medidas puestas en marcha para garantizar la liquidez de las empresas son un ejercicio de responsabilidad compartida y colaboración público privada entre todas las partes implicadas con las que el ICO colabora: entidades financieras, empresas y autónomos. Esta Línea debe ser además complementaria a la movilización de recursos adicionales por parte de las entidades financieras.

El TSJ de Castilla y León niega la pensión de viudedad a una mujer por no estar inscritos en registro de parejas de hecho

viernes, 1 de mayo de 2020

Lunes, 27 de abril de 2020

El TSJ de Castilla y León niega la pensión de viudedad a una mujer por no estar inscritos en registro de parejas de hecho

La Sala de lo Social considera que la exigencia de inscripción en el registro de parejas de hecho no puede ser sustituida por la aportación de «unos certificados de empadronamiento”

Autor:Comunicación Poder Judicial – poderjudicial.es

La Sala de lo Social del TSJ de Castilla y León ha negado a una mujer el derecho a percibir una pensión de viudedad tras la muerte del hombre con el que convivía desde hacía más de 5 años por no haber acreditado que eran pareja sentimental al no estar inscritos como tal en un registro público. La Sala ha confirmado la resolución dictada en su día por el Juzgado de lo Social 1 de Zamora.

En su resolución, el Tribunal explica que «en este caso no se discute la existencia de una convivencia en el mismo domicilio entre el causante (fallecido el 13.4.2018) y la solicitante de manera estable e ininterrumpida durante más de 5 años anteriores, pero no se acredita la existencia de pareja de hecho por alguno de los medios establecidos en la Ley, esto es inscripción en registro específico de parejas de hecho o documento público en que conste la constitución de la misma, en ambos casos con una antelación mínima de dos años con respecto a la fecha de fallecimiento del causante».

La Sala de lo Social considera que la exigencia de inscripción en el registro de parejas de hecho no puede ser sustituida por la aportación de «unos certificados de empadronamiento, que constituyen prueba de residencia y domicilio más no sirven para acreditar la existencia de pareja de hecho, ni por la adquisición de una vivienda en común más de dos años antes, no siendo equiparable la formalización notarial de su relación con una escritura de compraventa de un inmueble en que intervinieron la actora y el causante sin manifestar siquiera constituyeran pareja de hecho».