AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 10 de mayo de 2020

Torre Cepsa

domingo, 10 de mayo de 2020

El Gobierno prorroga el estado de alarma hasta el 24 de mayo y acuerda el procedimiento para la desescalada

domingo, 10 de mayo de 2020

Coronavirus COVID-19. Consejo de Ministros Extraordinario

El Gobierno prorroga el estado de alarma hasta el 24 de mayo y acuerda el procedimiento para la desescalada

La Moncloa, Madrid, viernes 8 de mayo de 2020

El Ejecutivo y las comunidades autónomas decidirán conjuntamente el paso de una fase a otra basándose en indicadores objetivos. Por otra parte, el Gobierno ha calificado de equilibrado el acuerdo alcanzado hoy con los agentes sociales para prolongar los ERTES derivados del COVID-19.

lamoncloa.gob.es

El Consejo de Ministros ha aprobado extender el estado de alarma hasta las cero horas del próximo 24 de mayo, tras haber recibido este pasado miércoles la preceptiva autorización del Congreso de los Diputados.

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha detallado que esta prórroga incluye el refuerzo de la cogobernanza con las comunidades autónomas para desarrollar el Plan de Transición hacia una Nueva Normalidad. Las fases de desescalada se sucederán teniendo en cuenta indicadores sanitarios, epidemiológicos, sociales, económicos y de movilidad. El inicio de cada una de ellas será decidido por el ministro de Sanidad en coordinación con las comunidades autónomas, cuyos presidentes serán, además, los responsables de su ejecución en sus respectivos territorios.

Montero ha afirmado que mantener el estado de alarma es fundamental para proteger la salud de la ciudadanía, avanzar en la contención del virus y llevar a cabo la desescalada progresiva. Por ello, ha hecho un llamamiento a la responsabilidad para que se sigan respetando la distancia interpersonal y las recomendaciones de protección e higiene: «Este compromiso individual es lo que realmente nos va a ayudar a que ganemos como colectivo, frenemos al virus y recuperemos de forma progresiva espacios de actividad y nuestro día a día».

Pacto social para prorrogar los ERTES derivados del coronavirus

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de MinistrosPool Moncloa/J.M.CuadradoLa ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, se ha referido al acuerdo alcanzado entre el Gobierno y los agentes sociales para prorrogar los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por fuerza mayor hasta el 30 de junio y mantener la protección por desempleo y la exoneración de cuotas a las Seguridad Social.

Yolanda Díaz ha afirmado que el documento, que aprobará el Consejo de Ministros próximamente, permite proteger a grandes y pequeñas empresas, autónomos, trabajadores y a la economía del país en un momento muy delicado. Asimismo, implica que «nadie se va a quedar atrás».

Además, ha señalado que el pacto responde al compromiso de los representantes de las patronales y de los sindicatos con su país: «Han sabido dejar las diferencias que puntualmente tienen en la defensa legítima de sus intereses para ponerse de acuerdo e intentar salvar a nuestro país de una crisis que es económica y social».

La ministra ha resaltado que el acuerdo es equilibrado porque, en su justa medida, pondera la protección de los trabajadores con su reincorporación paulatina a las actividades económica y laboral, y tiene en cuenta a los sectores que se encuentran en una situación más delicada.

Yolanda Díaz ha anunciado la creación de una comisión tripartita, que se reunirá los miércoles de la segunda semana de cada mes, donde se definirán los sectores que van a necesitar ayuda después del levantamiento del estado de alarma. «Vamos a examinar sector por sector y veremos de manera cautelosa cuáles son las ayudas que necesitan», ha dicho.

Por otra parte, la ministra ha recordado que hoy se cumplen 100 años de la creación de Ministerio de Trabajo. A su juicio, el acuerdo alcanzado hoy es el mejor homenaje que puede hacerse para conmemorar esta fecha.

En este sentido, la portavoz del Gobierno ha elogiado la capacidad de resistencia y adaptación a los nuevos retos de empresarios y trabajadores, y ha agradecido a sindicatos y empresarios su compromiso, «que ha confirmado una vez más que los agentes sociales son una pieza fundamental e indispensable para el avance social y económico de España».

Balance positivo de las medidas laborales y económicas

María Jesús Montero y Yolanda Díaz durante la rueda de prensa posterior al Consejo de MinistrosPool Moncloa/J.M.CuadradoMontero ha calificado de «eficaces», a tenor de los últimos datos, las medidas puestas en marcha hasta ahora para proteger a autónomos, pymes y empresas.

En concreto, 442.000 autónomos y pymes se han acogido a la posibilidad de realizar un aplazamiento en el pago de impuestos de 30.000 euros durante 6 meses, sin pagar intereses los tres primeros. «Hasta la fecha se han aplazado 2.440 millones de euros», ha detallado la ministra. Según una encuesta del Banco de España a la que se ha referido la portavoz, las empresas consideran que la posibilidad de aplazar la deuda tributaria ha supuesto una de las medidas más útiles en la actual situación.

1,2 millones de autónomos han accedido a la prestación extraordinaria por cese de actividad, las líneas ICO de avales han inyectado 40.000 millones de liquidez. Por su parte, la facilidad para aplicar el test de fuerza mayor ha beneficiado a más de 3 millones de trabajadores.

Cooperación y unidad en España y Europa

María Jesús Montero y Yolanda Díaz durante la rueda de prensa posterior al Consejo de MinistrosPool Moncloa/Borja Puig de la BellacasaMaría Jesús Montero ha insistido en que toda la sociedad y todas las instituciones deben involucrarse para realizar aportaciones y «sentar unas bases sólidas que permitan una recuperación justa» una vez superada la crisis sanitaria. «Los ciudadanos esperan del conjunto de los servidores públicos que dejemos a un lado reproches y diferencias ideológicas para poner el acento en los que nos une, trabajar conjuntamente y sacar adelante a un país de una situación de extrema gravedad», ha dicho.

Montero ha tendido la mano al conjunto de fuerzas políticas y ha expresado su confianza en que la Comisión para la reconstrucción social y económica de nuestro país, constituida ayer en el Congreso, pueda empezar «pronto a generar propuestas de presente y, sobre todo, de futuro». La portavoz también ha destacado el papel crucial de comunidades autónomas, ayuntamientos, sindicatos y empresarios, de quienes ha afirmado, «nos consta su compromiso».

Respecto a la Unión Europea, Montero ha explicado que la reunión que hoy celebra el Eurogrupo abordará algunas de las medidas propuestas por España, como el Fondo de reconstrucción acordado el pasado 23 de abril, y la creación de una «triple red de seguridad» basada en un seguro de desempleo dotado con 100.000 millones, la movilización de 200.000 millones del Banco Europeo de Inversiones para el apoyo al tejido productivo y el establecimiento de líneas de liquidez del Mecanismo Europeo de Estabilidad para los Estados que lo necesiten.

La ministra ha afirmado que el Gobierno de España espera que el conjunto de las autoridades comunitarias, desde la unidad, la cooperación y la solidaridad, «den una respuesta contundente a la mayor emergencia sanitaria en más de un siglo».

UGT ratifica el acuerdo para prorrogar los ERTE y mantener el empleo

domingo, 10 de mayo de 2020

UGT ratifica el acuerdo para prorrogar los ERTE y mantener el empleo

ugt.es

08 Mayo 2020

El consenso da un paso más para recuperar la economía con garantías de no dejar a nadie atrás

El acuerdo alcanzado en el diálogo social para prorrogar los Expedientes de Regulación de Empleo (ERTE) supone ampliar la red social y laboral acordado al inicio de la crisis sanitaria para proteger a cuatro millones de trabajadores y trabajadoras y cientos de miles de empresas.

El consenso asegura los puestos de trabajo y permite reactivar el tejido productivo en condiciones de flexibilidad y avanzar hacia una deshibernación con pilares económicos y laborales reforzados y con garantías.

La Unión General de Trabajadores ratifica el acuerdo alcanzado, para mantener el empleo, entre UGT, CCOO, CEOE, CEPYME y el Gobierno para la prórroga de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERTE) durante el proceso de deshibernación de la economía. Un acuerdo que supone ampliar la red social y laboral acordada al inicio de la crisis y que mantiene las medidas de protección a las trabajadoras y trabajadores afectados, como el derecho a la prestación por desempleo, el contador a cero para acceder a ellas, entre otras cuestiones.

Para el sindicato, los ERTE son el instrumento que ha permitido tener a cuatro millones de personas en una situación de hibernación, sin perder sus empleos, durante la crisis del coronavirus, y han sido el escudo laboral y social más eficaz para evitar los despidos, por lo que es importante mantenerlos como la herramienta principal para proteger la economía y el empleo en el proceso de deshibernación y reconstrucción.

En este sentido, es positivo el acuerdo alcanzado para continuar generando la confianza necesaria para que las empresas y las personas trabajadoras vuelvan a la actividad. De esta forma prosigue el nivel de consenso que se alcanzó al inicio de la crisis y se promueve una deshibernación que asegure el empleo a todas las personas que están ahora en un ERTE y la actividad en las empresas. Pensar, en definitiva, en todos y todas para afrontar el futuro con plenas garantías.

UGT ha apostado por una red de protección desde el primer día

El sindicato ha intentado paliar, desde el primer momento, los posibles efectos de esta crisis, proponiendo la creación de una red de protección social que ha tenido como pieza fundamental los ERTE, porque es la alternativa al despido. Entre todos los actores implicados, resulta fundamental hacer un esfuerzo para que todas las personas que están en los ERTE puedan recuperar su puesto de trabajo y hacerlo con flexibilidad, reincorporándose al sistema productivo de acuerdo con la propia situación de las empresas y las fases de la deshibernación, al tiempo que se apoya a las empresas, en especial a las pymes, con el fin de evitar la destrucción del tejido productivo y del empleo. Si no se hubiera conseguido el acuerdo, todo el esfuerzo realizado hasta ahora se iría por el sumidero, se destruiría el empleo que se ha conseguido preservar hasta ahora y las empresas desaparecerían.

Una deshibernación desde el diálogo social

Para UGT, esta crisis no va a terminar con el fin del Estado de Alarma. Resulta imprescindible continuar aplicando medidas económicas y laborales que protejan a las personas que han perdido el empleo, que no pueden acceder a uno, o que se han visto afectados por una reducción de ingresos o la imposibilidad de tenerlos.

Esta estrategia de salida debe trazarse a partir del diálogo social, sumando a todos los agentes en esta tarea colectiva, que requerirá de una enorme ayuda pública, para que los sectores productivos puedan soportar estos momentos sin caer en la quiebra, para garantizar los empleos, y para que tengan los medios financieros adecuados para reactivar sus actividades en cuanto sea posible.

Además, es imprescindible garantizar las rentas a los hogares facilitando, vía prestaciones, que no se produzca un aumento de la pobreza ni de la desigualdad durante esta etapa convulsa y que, una vez finalice el confinamiento, puedan tener la posibilidad de mantener el empleo y un nivel de vida adecuado. Para ello, UGT considera necesario garantizar, de manera inmediata, una renta mínima vital, con el objetivo de preservar unos ingresos mínimos para aquellas personas que lo han perdido todo con esta crisis y salir de esta pandemia sin dejar a nadie atrás.

UGT reitera que es necesario, en primer lugar, seguir las instrucciones de los científicos y, en segundo lugar, continuar trabajando dentro del diálogo social para que, una vez la pandemia entre en fase de control -la fase 3- ir a un acuerdo por el empleo centrado fundamentalmente en estimular la economía y el consumo interno.

La AIReF avala el escenario macroeconómico del Gobierno, pero alerta de riesgos a la baja

domingo, 10 de mayo de 2020

La AIReF avala el escenario macroeconómico del Gobierno, pero alerta de riesgos a la baja

01 mayo 2020 airef.es

•Es una evaluación preliminar limitada al borrador del escenario macroeconómico del Programa de Estabilidad 2020-2021. Tras la recepción de dicho Programa, la AIReF publicará su informe durante la próxima semana, con el detalle de sus propios escenarios macroeconómicos y presupuestarios

•Las previsiones macroeconómicas se consideran factibles asumiendo las hipótesis del Gobierno sobre duración e intensidad de la pandemia y sujetas a la información disponible de las medidas adoptadas
•La AIReF no descarta escenarios más adversos derivados, principalmente, de la intensidad de la recuperación proyectada en la segunda mitad de 2020 y en 2021. Estos riesgos a la baja se asocian a la posibilidad de que se materialicen escenarios epidemiológicos más adversos o daños más persistentes en la capacidad productiva de la economía y el empleo
•Pese a la estrecha colaboración con la administración, la AIReF considera necesario disponer de información más detallada para valorar la coherencia interna del escenario macroeconómico y su correlación con el escenario fiscal

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) avaló ayer las Previsiones Económicas incorporadas en el borrador del escenario macroeconómico del Gobierno que acompañará a la Actualización del Programa de Estabilidad (APE) 2020-2021. La AIReF considera que el escenario macroeconómico remitido a esta institución por el Gobierno el pasado día 28 de abril es razonable en un contexto de gran incertidumbre económica, aunque alerta de riesgos a la baja referidos a la posibilidad de que se materialicen escenarios epidemiológicos más adversos o daños más persistentes en la capacidad productiva de la economía y el empleo que dificultarían la recuperación proyectada para la segunda mitad de 2020 y para 2021. El aval se realiza bajo los supuestos de que se cumplen las hipótesis realizadas por el Gobierno respecto a la evolución de la pandemia y de que las medidas de política económica consideradas en el cuadro macroeconómico son las aprobadas hasta este momento. Este aval se circunscribe al escenario macroeconómico únicamente. El Informe completo sobre la APE se publicará la próxima semana.

La AIReF señala que la elevada incertidumbre provocada por la COVID-19 ha llevado a la Comisión Europea a permitir simplificar, de manera notable, los requisitos de información. El borrador de escenario macroeconómico enviado a la AIReF hace uso de esta flexibilidad y limita el horizonte temporal a dos años (2020-2021). También se reduce el conjunto de variables que se ofrecen. En particular, la información recibida no incluye la situación cíclica de la economía, cuya estimación en las circunstancias actuales es muy incierta, ni las cuentas de los sectores institucionales.

Además, la AIReF afirma que no ha recibido suficiente detalle sobre el impacto macroeconómico y presupuestario de las medidas implementadas por el Gobierno para hacer frente a la crisis. Pese a que el Gobierno ha facilitado el intercambio de información en torno a la elaboración del cuadro macroeconómico, la AIReF no ha recibido el escenario fiscal ni el detalle de la valoración de las medidas aprobadas y su traslación al cuadro macroeconómico. Este hecho, por un lado, dificulta la valoración de la consistencia de los cuadros macroeconómicos inercial y con medidas, y, por otro lado, impide evaluar la coherencia entre el escenario macro y fiscal.

Teniendo en cuenta la información disponible y asumiendo los supuestos del Gobierno sobre la intensidad y duración de la pandemia, la AIReF considera que el escenario macroeconómico es factible. El escenario macroeconómico del Gobierno se sitúa dentro del rango de las previsiones elaboradas por la propia AIReF y por otros organismos públicos y privados. Además, la AIReF considera que la contracción de la demanda interna y del empleo provocada por las medidas de distanciamiento social y la paralización de algunas actividades económicas, junto con la caída de las exportaciones en un entorno de recesión global, se reflejan en este escenario de manera razonable.

Sin embargo, la institución asegura que no se pueden descartar escenarios más adversos derivados, principalmente, de la intensidad de la recuperación. La AIReF identifica riesgos a la baja referidos, particularmente, a la posibilidad de que se materialicen escenarios epidemiológicos más adversos o daños más persistentes en la capacidad productiva de la economía y el empleo que dificultarían la recuperación proyectada para la segunda mitad de 2020 y para 2021.

En particular, la especialización relativa de la economía española en las actividades de servicios más afectadas por las medidas de distanciamiento social, la elevada temporalidad que persiste en el mercado de trabajo y la mayor presencia relativa de empresas pequeñas, más expuestas a las restricciones financieras que las empresas de mayor tamaño, podrían complicar la recuperación. Además, en el ámbito europeo no se puede excluir la reaparición de tensiones en los mercados financieros y de deuda soberana que hasta el momento se han visto contenidas por la actuación de las autoridades monetarias. El balance de riesgos podría cambiar de signo si se producen avances médicos que reduzcan el riesgo para la salud pública que representa el coronavirus.

Recomendaciones

Siendo comprensible la flexibilidad informativa permitida este año por la Comisión Europea, la AIReF destaca la necesidad de que se sistematice el intercambio de información y se amplíe el detalle de los supuestos e hipótesis que se incorporan en el diseño del escenario macroeconómico del Gobierno. En particular, ahora más que nunca resulta conveniente disponer de un mayor detalle del escenario inercial (a políticas constantes) ya que ello permite valorar con mayor exactitud el impacto estimado de las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis. Así mismo, resulta imprescindible acompañar el cuadro macroeconómico con el escenario fiscal de manera que quede garantizada la coherencia entre ambos.

En este sentido, la AIReF reitera la recomendación de incluir un escenario fiscal y un cuadro inercial (a políticas constantes) que detalle y cuantifique el impacto de las medidas adoptadas o previstas y su traslación al cuadro macroeconómico final entre la información a suministrar a la AIReF por parte del Gobierno para emitir los informes previstos en el artículo 14.1 de la Ley Orgánica 6/2013. Además, reitera también la recomendación de regular el flujo y el calendario de intercambio de información mediante un convenio o “memorando de entendimiento mediante un convenio o “memorando de entendimiento”, en línea con las prácticas habituales en los países de nuestro entorno en la interacción entre el Gobierno y la Institución Fiscal Independiente Nacional.

Escenarios económicos propios

Para emitir este aval la AIReF ha elaborado sus propios escenarios económicos que se incorporarán, junto con la valoración de la información presupuestaria, en el informe sobre el Programa de Estabilidad que se publicará en la semana del 4 de mayo. En el contexto de incertidumbre extrema provocada por la pandemia de la COVID-19, resulta particularmente compleja la asignación de probabilidades a un escenario concreto.

A la dificultad para determinar la duración de la crisis sanitaria y el grado de normalización de la actividad económica que será posible alcanzar una vez se controle la pandemia, se suma la ausencia de indicadores suficientes para acotar su impacto económico, así como la falta de información sobre algunos aspectos específicos, como la incidencia de los instrumentos de flexibilización de las relaciones laborales y, en particular, de los ERTES, que resulta esencial a la hora de determinar la incidencia de la crisis sobre el mercado de trabajo.

Por ello, la AIReF ha decidido adaptar su esquema de análisis y ha elaborado sus propios escenarios económicos condicionados a distintos supuestos sobre la evolución de la pandemia y sobre la rapidez de la recuperación. Estos escenarios y la valoración de la información presupuestaria que se incluya en la APE se incorporarán en el informe sobre el Programa de Estabilidad que se publicará en la semana del 4 al 9 de mayo.

Los datos del PIB del primer trimestre anticipan una posible caida de dos dígitos en el conjunto del año

domingo, 10 de mayo de 2020

30 abril 2020

Los datos del PIB del primer trimestre anticipan una posible caida de dos dígitos en el conjunto del año

ceoe.es

La economía española registró en el primer trimestre de 2020 una caída trimestral histórica del -5,2%, 5,6 puntos inferior a la del cuarto trimestre, según el avance del INE, teniendo en cuenta además que las restricciones a la actividad se produjeron solamente en la segunda quincena de marzo. En términos interanuales la caída es del ‑4,1%, frente al 1,8% del trimestre anterior.

El empleo, medido en términos de horas trabajadas, cae un -5,0% con respecto al trimestre anterior y un -4,2% en tasa interanual, en línea con la reducción del PIB, y reflejando significativamente el impacto de las restricciones de movilidad y actividad derivados del COVID‑19. En términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, el empleo disminuye un ‑1,9% frente al cuarto trimestre de 2019, y un -0,6% en tasa interanual, lo que supone una disminución de 102.000 empleos equivalentes a tiempo completo en un año.

Con la cautela que requiere la valoración de los datos avance del PIB y más aún en esta situación extraordinaria ocasionada por la crisis sanitaria, en un primer análisis cabe destacar que el descenso de la actividad se produce en su totalidad en la demanda interna, que resta 4,3 puntos de crecimiento al PIB, mientras que la aportación de la demanda externa es de 0,2 puntos.

El gasto en consumo final de los hogares experimenta un notable deterioro con una tasa interanual del -6,7%, 7,9 puntos menos que en el trimestre pasado. Por su parte, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas presenta un crecimiento del 3,6%, 1,2 puntos más que en el trimestre precedente.

La inversión presenta una variación interanual del -8,8%, lo que supone 8,7 puntos menos que en el trimestre precedente. Por componentes, la inversión en construcción disminuye 9,7 puntos, pasando del -2,2% al -11,9%, y la inversión en equipo desciende 7,2 puntos al presentar una variación del -4,6%, frente al 2,6% del trimestre anterior.

Las exportaciones de bienes y servicios presentan una variación del -6,3% interanual, debido a la reducción de las exportaciones de bienes, pero muy especialmente por la caída de los servicios, en especial el gasto en consumo de no residentes por el impacto de la crisis sobre el sector turismo (-18,6%), mientras que las importaciones de bienes y servicios varían un -7,4% respecto al mismo trimestre del año anterior. Así, la aportación del sector exterior se mantiene positiva (0,2 p,p.), aunque se reduce ligeramente con respecto al trimestre anterior (0,5 p.p.).

Por el lado de la oferta, destaca la caída de la actividad en determinados servicios como comercio, transporte y hostelería (-9,7%) o actividades artísticas, recreativas y otros servicios (-10,7%) o en la construcción (-8,6%), sectores donde las restricciones han tenido un mayor impacto. Sin embargo, otras actividades como las financieras y de seguros han mostrado un elevado dinamismo (6,9%). La industria y el sector primario, aunque han sufrido descensos, han sido menores a los del promedio de la actividad.

El deflactor del PIB se sitúa en el 1,3%, tasa cuatro décimas inferior a la tasa del trimestre anterior, mostrando la ausencia de presiones inflacionistas de la economía española.

La productividad por hora efectivamente trabajada aumenta un 0,1% interanual, ya que la caída del PIB y de las horas trabajadas fue similar. En cambio, la productividad por puesto de trabajo equivalente a tiempo completo desciende un -3,6%, dado que el retroceso de la actividad fue muy superior al descenso del empleo en términos de personas.

La remuneración por asalariado mostró un crecimiento del 2,0% interanual, cifra levemente superior al 1,9% registrado en el último trimestre de 2019. Sin embargo, el Coste Laboral Unitario repunta hasta una tasa interanual del 5,8% en el primer trimestre, frente al 2,1% con que cerró el año 2019.

Estos datos, aunque provisionales, nos dan una idea del orden de magnitud de la caída de la actividad que está sufriendo la economía española y que ha sido similar a las economías de su entorno: Alemania (-4,2%), Francia (-5,8%) o Italia (-5,0%).

En el primer trimestre la caída de la actividad se concentró en dos semanas y ha dado lugar a una caída del -5,2%, respecto al trimestre anterior, con lo que en el segundo trimestre la intensidad de la reducción será mayor, en la medida en que las restricciones a la movilidad y a la actividad se prolongarán durante todo el trimestre en mayor o menor grado según los sectores.

A partir del tercer trimestre, una vez que se haya podido superar la situación de alarma porque la situación sanitaria lo haya permitido, la actividad podría comenzar a mostrar tasas positivas en términos intertrimestrales a partir de los mínimos registrados, aunque todavía seguirá mostrando descensos interanuales. Para el conjunto del año, la caída de la actividad podría aproximarse a los dos dígitos, tal y como ya anticipábamos hace unas semanas en CEOE.