AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 23 de mayo de 2020

Vista de Rockefeller center

sábado, 23 de mayo de 2020

«El lunes toda España estará, al menos, en fase 1 y el 47% de la población en fase 2»

sábado, 23 de mayo de 2020

Coronavirus COVID-19

Salvador Illa: «El lunes toda España estará, al menos, en fase 1 y el 47% de la población en fase 2»

Viernes 22 de mayo de 2020 lamoncloa.gob.es

Mapa de provincias y zonas de salud en fase 1 y fase 2 a partir del 25 de mayo

Mapa de provincias y zonas de salud en fase 1 y fase 2 a partir del 25 de mayo

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha anunciado que desde el próximo lunes ya toda España se encontrará como mínimo en fase 1. Así, ha señalado que el 53% de la población estará en dicha fase y el resto de España, el 47%, en fase 2.

Illa ha lanzado un mensaje de «felicitación sincera a todas las comunidades autónomas por el gran trabajo realizado» y ha asegurado que «no sólo estamos saliendo sino que lo estamos haciendo más fuertes». Además, ha recordado que la valoración del paso de fase se hace en función de las solicitudes recibidas que son valoradas en base a las peticiones realizadas y consensuadas a través de reuniones bilaterales.

El ministro de Sanidad ha hecho hincapié en que «hemos apostado por el camino de la prudencia, de la cautela y de la seguridad». Y ha insistido en que «nos hemos guiado siempre por una máxima, que el paso sea seguro».

Las medidas establecidas para los ciudadanos que están o pasarán a la fase 2 están publicadas en el Boletín Oficial del Estado del pasado 16 de mayo y las de fase 1 en el de fecha 9 de mayo. Mañana sábado se publicarán, no obstante, todas las especificaciones concretas respecto a ambas fases.

Territorios que pasan a la fase 1
•Castilla y León: Ávila, Segovia, Soria, Burgos, Palencia, León, Zamora, Salamanca y Valladolid.
•Cataluña: zonas sanitarias de ciudad de Barcelona, Metropolitana Sud y Metropolitana Nord.
•Comunidad de Madrid

Territorios que pasan a la Fase 2
•Andalucía: Almería, Córdoba, Cádiz, Huelva, Jaén y Sevilla.
•Aragón: Huesca, Zaragoza y Teruel
•Asturias
•Islas Baleares: Ibiza, Menorca y Mallorca
•Canarias: Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura y La Palma
•Cantabria
•Castilla-La Mancha: Guadalajara y Cuenca
•Cataluña: zonas sanitarias de Campo de Tarragona, Alto Pirineo y Arán y Las Tierras del Ebro
•Extremadura: Cáceres y Badajoz
•Galicia: Lugo, La Coruña, Orense y Pontevedra
•Murcia
•Navarra
•País Vasco: Guipúzcoa, Vizcaya y Álava
•La Rioja
•Ceuta
•Melilla

El mercado de la vivienda en España entre 2014 y 2019

sábado, 23 de mayo de 2020

El mercado de la vivienda en España entre 2014 y 2019

Enlace al Banco de España

En este trabajo se describen los principales rasgos de la evolución del mercado de la vivienda en España durante el último período de expansión (2014-2019) y se discuten dos aspectos relacionados con su situación reciente. Por una parte, se analiza la evidencia acerca de las posibles dificultades de acceso de los hogares a la vivienda, encontrando que estas se habrían agravado durante los últimos años, especialmente para determinados colectivos, como los jóvenes y las familias con rentas bajas, sobre todo en algunas zonas, como las grandes áreas metropolitanas. Seguidamente se revisan las implicaciones que de ello se derivan desde el punto de vista de la eficiencia económica y de los retos sociales y se analizan medidas públicas que podrían considerarse para aliviar estas dificultades. La última sección ofrece una valoración de los posibles riesgos sistémicos asociados al mercado inmobiliario residencial, y se concluye que estos eran, a finales de 2019, más limitados que los que había en los años anteriores a la crisis financiera iniciada en 2008.

El Tesoro revisa su programa de financiación para hacer frente a la crisis del COVID-19

sábado, 23 de mayo de 2020

21 de mayo de 2020

El Tesoro revisa su programa de financiación para hacer frente a la crisis del COVID-19

mineco.gob.es

La emisión bruta prevista asciende a 297.352 millones de euros y la emisión neta a 130.000 millones de euros.

El Tesoro ha acelerado las emisiones en los primeros meses del año, de manera que ya lleva ejecutado el 48,6% del nuevo objetivo total y el 55% de las emisiones a medio y largo plazo.

El Tesoro está haciendo frente a las nuevas necesidades de financiación de forma eficiente, incrementando el volumen de las subastas y con la realización de emisiones sindicadas.

Las emisiones continúan registrando records de demanda y la participación de inversores internacionales sigue siendo elevada, lo que pone de manifiesto su confianza en España.

El coste medio de la deuda emitida este año es del 0,3%, de forma que el coste de la deuda en circulación se sitúa en mínimos históricos del 2,02%.

La carga de intereses con relación al PIB y a los ingresos públicos se sitúa en niveles de 2004 pese al incremento de la deuda en circulación en los últimos años.

21 de mayo de 2020.- La crisis sanitaria global provocada por el virus COVID-19 está teniendo importantes consecuencias económicas que hacen necesario actualizar las necesidades de financiación del Tesoro. En particular, el Gobierno ha puesto en marcha distintas medidas para paliar las consecuencias económicas y sociales de esta crisis. Estas medidas suponen mayores costes de los previstos por el Estado a principios de año, a los que hay que sumar unos menores ingresos como consecuencia de la contracción económica.

Ante este nuevo escenario, el Tesoro Público estima una necesidad de financiación bruta para 2020 de 297.657 millones de euros, de los que 185.969 millones se prevé financiar mediante Bonos y Obligaciones y 111.688 a través de Letras del Tesoro.

Esta cifra se corresponde con unas necesidades de financiación en términos netos –descontando las amortizaciones del ejercicio en curso–­ de 130.000 millones de euros, de las que el 77,7% (101.000 millones) se obtendrán a través de emisiones a medio y largo plazo y el 22,3% (29.000 millones) con instrumentos a corto plazo.

Tan pronto como estalló la crisis sanitaria, el Tesoro comenzó a acelerar sus emisiones, de manera que ya ha financiado 143.491millones de euros en el mercado, el 48,6% del nuevo objetivo establecido para 2020, de los cuales 101.738 millones han sido a medio y largo plazo (54,9% del objetivo) y 41.753 millones de euros han sido en Letras (37,9% del objetivo). La rápida repuesta está permitiendo que la ejecución del nuevo programa de financiación del Tesoro, a medio y largo plazo, esté más avanzada que en 2019 en estas mismas fechas.

El Tesoro ha introducido distintas medidas para gestionar de la manera más eficiente este incremento en las necesidades de financiación, como aumentar el tamaño medio de las subastas y contemplando la posibilidad de convocar subastas especiales –fuera de calendario– de Bonos y Obligaciones. Por otro lado, se ha recurrido en mayor medida al procedimiento de sindicación bancaria para la emisión de los primeros tramos de nuevas referencias.

A este respecto, el Tesoro fue pionero con la emisión de una referencia a siete años el 24 de marzo, a la que han seguido posteriormente otros muchos emisores soberanos europeos. Destaca especialmente la sindicación realizada en abril, cuando se emitió un nuevo bono a 10 años por 15.000 millones de euros, el mayor importe emitido en una referencia en la historia del mercado de capitales. Además, se obtuvo el record de demanda recibida por cualquier emisor público o privado para una sola referencia, superando los 96.500 millones de euros. Esta Obligación se emitió con un cupón del 1,25%, 20 puntos básicos por debajo de la primera referencia a 10 años emitida en 2019, y obtuvo una participación de inversores no residentes del 79%.

A pesar del incremento en las necesidades de financiación y de la volatilidad financiera global, el coste medio de las nuevas emisiones en lo que va de año es del 0,31%, mientras que el coste medio de la deuda en circulación continúa contrayéndose y se sitúa en un mínimo histórico de 2,02%. Todo ello ha sido posible al tiempo que aumentaba la vida media de la cartera de Deuda del Estado a niveles máximos, situándose actualmente en 7,74 años.

La carga anual de intereses del conjunto de las Administraciones Públicas ha descendido en casi 7.000 millones de euros desde 2013, pasando de 35.405 millones a 28.450 millones de euros a finales de 2019.

En 2019, las ratios de carga de intereses con relación al PIB (2,2%) y con relación a los ingresos de las Administraciones Públicas (5,8%) se situaron en los mismos niveles que en 2004. Por tanto, y a pesar del mayor endeudamiento de los últimos 15 años, el esfuerzo requerido para atender el pago de intereses es el mismo.

El esfuerzo de los últimos años de ampliar y profundizar la base inversora ha dado frutos y los inversores no residentes ya ostentan el 50,4% de la Deuda del Estado en circulación. A pesar de la mayor emisión, la ratio de cobertura de las subastas ha subido, especialmente en los tramos más largos.

Derogación Reforma Laboral: USO pide legislación a largo plazo, no una contrarreforma de medianoche

sábado, 23 de mayo de 2020

Derogación Reforma Laboral: USO pide legislación a largo plazo, no una contrarreforma de medianoche

uso.es

21 mayo, 2020

El sindicato se muestra muy crítico con el acuerdo de derogar la Reforma Laboral, rectificación posterior, no acuerdo y final reformilla

Al filo de medianoche, sin palabra alguna al respecto en un Congreso que había estado de pleno hasta minutos antes, con tachones de Tipp-Ex tras los tirones de orejas nocturnos y evidenciando que tiene más poder laboral la novena fuerza parlamentaria que el mal llamado Diálogo Social, que ni fue convocado para tomar la decisión de mayor calado en la materia desde la propia Reforma. Así se anunciaba la derogación de la reforma laboral de 2012, después matizada, y sin definir qué la sustituirá.

USO se muestra muy crítico con el anuncio de acuerdo, rectificación, reformilla y matización: “es un error hacer política con un tema tan trascendente para el futuro y del que depende el conjunto de la sociedad de manera tan fugitiva, precipitada, oculta, de poca calidad democrática, sin abrir debates, al margen del Congreso y de los principales partidos de la oposición. No se ha hecho un verdadero análisis de lo que está pasando y de sus posibles consecuencias. Aún no está resuelto lo urgente ni se han puesto en marcha medidas de reactivación y de apuesta por el empleo de calidad”, reprueba Joaquín Pérez, secretario general de USO.

Legislar con parches es solo una situación de urgencia, no se puede acometer una reforma laboral exprés y sin reflexión

Para USO, no es el momento de construir una nueva legislación laboral exprés y sin reflexión. Los parches de estas semanas han buscado salvar una situación excepcional, pero no puede perpetuarse esa manera de hacer políticas de empleo dando bandazos para las grandes medidas que ya deberían haberse puesto en marcha. “Lo que necesitamos es un marco legal para el trabajo que recoja la protección de los trabajadores a largo plazo, porque esta crisis sociolaboral no finalizará con el estado de alarma. Al contrario, será en ese momento cuando empecemos a conocer sus consecuencias reales”, avisa Pérez.

“Es muy triste que no se hable de qué protección tendrán los trabajadores o de qué pasará con los ERTE, sino de con quién se acuerda la derogación. Se deja una vez más en evidencia que no existe el Diálogo Social, que es un teatrillo inservible en el que patronales y solo dos organizaciones sindicales se autoproclaman portavoces de toda la sociedad. Pero, a la hora de la verdad, son ninguneados para las decisiones de verdadero calado. Se quedan sin la foto más buscada de los últimos ocho años, acostumbrados a una mesa a la que llegan los acuerdos cocinados y en su punto para la firma”, recrimina el secretario general de USO.

Derogar la Reforma Laboral no puede ser volver a 1990, sino construir una nueva ley que proteja el empleo y regule nuevas realidades

En opinión de la Unión Sindical Obrera, “derogar no es volver a 1990, es construir una nueva ley. Una ley nueva en la que no pueden estar ni la preponderancia del convenio de empresa ni los despidos por baja ni la ultraactividad que USO ganó en la Audiencia Nacional tras ser el único sindicato en pelearla, por cierto. Pero es una ley que debe contemplar la protección de los trabajadores más allá del 30 de junio con políticas activas de empleo que permitan mantener los puestos de trabajo, tanto con medidas orientadas a los trabajadores como a la protección del pequeño empresario o autónomo que sustenta el grueso del tejido laboral”.

Además, “debe contemplar las nuevas realidades que nos han explotado en la cara, como el teletrabajo y la mejor conciliación. Pero, además, sin otra legislación complementaria, como la reindustrialización o la política fiscal ambiciosa, el marco legal laboral nacerá cojo”, recalca Joaquín Pérez.