AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 14 de septiembre de 2020

In memoriam. Concepción Rodríguez Gil

lunes, 14 de septiembre de 2020

La inflación aumenta una décima en agosto y se sitúa en el -0,5% interanual

lunes, 14 de septiembre de 2020

11 de septiembre de 2020

La inflación aumenta una décima en agosto y se sitúa en el -0,5% interanua

Ministerio de Economía

Los precios energéticos moderan su caída debido principalmente a la menor disminución de los precios de la electricidad

La inflación subyacente se reduce dos décimas, hasta el 0,4%

Se mantiene un diferencial de inflación favorable a España respecto a la zona euro, situándose en 0,4 puntos porcentuales

La tasa interanual del IPC general aumentó una décima en agosto respecto a la del mes previo, hasta el -0,5%.

Los precios de los productos energéticos atenuaron 1,4 puntos la caída, hasta el -9,3% interanual, debido principalmente a los precios de la electricidad, que cayeron el -5,9%, 4,7 puntos menor que en julio. Los precios de los carburantes también moderaron su caída, tres décimas, hasta el -12,2%, mientras que los del gas descendieron el 6,2%, caída cinco décimas más intensa que la del mes anterior.

Los precios de la alimentación no elaborada aumentaron el 3,5% interanual, cuatro décimas más que el mes previo, debido fundamentalmente a la aceleración de los precios de las frutas frescas o refrigeradas, que se situaron en el 10,9%, frente al 9,6% del mes anterior. Esta variación se debido a la importante disminución de los precios en agosto de 2019 y, en menor medida, a la evolución de los precios de las legumbres y hortalizas frescas, cuya tasa de variación interanual aumentó 1,1 puntos, hasta situarse en el 0,8%.

La inflación subyacente, que excluye los elementos más volátiles del IPC (alimentación no elaborada y productos energéticos), disminuye dos décimas, hasta el 0,4% interanual. Esta disminución se debe a la desaceleración de los precios de los tres componentes.

La tasa de crecimiento de los precios de los servicios disminuyó dos décimas hasta el 0,2% motivada en gran medida por la evolución de los precios de los paquetes turísticos, que cayeron el 7% frente al -4,3% en julio, por el efecto base derivado de un crecimiento mensual de precios inferior al de agosto del año pasado. En sentido contrario, los precios de los alojamientos turísticos moderan su caída 2,3 puntos, hasta el -8,8. Los precios de los alimentos con elaboración crecieron el 1,2%, también dos décimas menos que el mes previo. Por su parte, la tasa de variación de los bienes industriales sin productos energéticos cayó una décima, hasta el 0,3%.

En agosto, la tasa interanual del IPC disminuyó respecto a la de julio en tres comunidades autónomas: Canarias y Cantabria dónde disminuyó dos décimas, hasta el 0,5% y -0,6% respectivamente, y en Baleares lo hizo una décima, hasta el -0,7%. El mayor aumento se produjo en la Comunidad Foral de Navarra, cuatro décimas, hasta el -0,9%.

La tasa interanual del IPC a impuestos constantes se situó en agosto en el -0,5 %, igual que la del IPC general.

El INE ha publicado asimismo el IPC armonizado (IPCA) correspondiente al mes de agosto, cuya tasa interanual ha aumentado una décima, hasta el -0,6%. La inflación adelantada por Eurostat para el conjunto de la zona euro se sitúa en el mismo periodo en el -0,2%, situándose el diferencial favorable para España en 0,4 puntos porcentuales, siete décimas menos que en julio.

CCOO reclama políticas públicas eficaces y socialmente justas ante la debilidad del consumo y la demanda interna

lunes, 14 de septiembre de 2020

CCOO reclama políticas públicas eficaces y socialmente justas ante la debilidad del consumo y la demanda interna

CCOO

El IPC ha moderado su caída anual en agosto y se sitúa en el -0,5% interanual, una décima por encima del dato de julio debido a la subida del precio de la electricidad frente al descenso del año pasado. Por su parte, la inflación subyacente -sin energía ni alimentos perecederos-, disminuye dos décimas hasta el 0,4% interanual y se sitúa en sus niveles mínimos desde 2015. “Estos datos reflejan un deterioro de la actividad económica y la debilidad del consumo y de la demanda interna como consecuencia de la crisis sanitaria”, ha declarado Carlos Gutiérrez, secretario de Jóvenes CCOO, quien abogó por políticas públicas en clave de justicia social que también tengan eficacia económica.

11/09/2020.

El IPC ha moderado su caída anual en agosto y se sitúa en el -0,5% interanual, una décima por encima del dato de julio debido a la subida del precio de la electricidad frente al descenso del año pasado. Por su parte, la inflación subyacente -sin energía ni alimentos perecederos-, disminuye dos décimas hasta el 0,4% interanual y se sitúa en sus niveles mínimos desde 2015. “Estos datos reflejan un deterioro de la actividad económica y la debilidad del consumo y de la demanda interna como consecuencia de la crisis sanitaria”, ha declarado Carlos Gutiérrez, secretario de Jóvenes CCOO, quien abogó por políticas públicas en clave de justicia social que también tengan eficacia económica.

En opinión de Carlos Gutiérrez, “para proteger a los trabajadores y trabajadoras deben prorrogarse los ERTE y corregirse aspectos sustanciales de la reforma laboral que hace que caigan los salarios”. Además, “se necesitan unos Presupuestos Generales del Estado expansivos”, señaló.

CCOO es un fuerte valedor del compromiso de no dejar a nadie atrás en esta crisis y considera que hay que seguir avanzando en la adopción de medidas de protección social dirigidas a aquellos sectores de la población aún desprotegidos frente a los efectos de la crisis. Los Presupuestos Generales del Estado son el instrumento clave para consolidar políticas expansivas de protección social e inversión productiva que consoliden la mejora de nuestro modelo productivo que dé respuesta a las necesidades básicas de nuestro país.

Los precios se mantendrán en niveles muy moderados

La variación mensual del IPC fue del 0,0% en agosto, cuando en agosto del año pasado los precios bajaron una décima el año pasado, debido a que el efecto de las rebajas del textil se ha visto compensado por las subidas en los precios de la electricidad y el turismo en agosto. La caída interanual del IPC se modera una décima hasta el -0,5% en agosto impulsada por la subida de la electricidad, de los servicios de alojamiento y el menor descenso de los carburantes y lubricantes para el transporte personal. La debilidad de la demanda se refleja en la debilidad de la inflación, que este mes además se agrava por el descenso de la inflación subyacente hasta mínimos desde abril de 2015.

La inflación subyacente –sin energía ni alimentos frescos- baja hasta el 0,4% anual y se sitúa 8 décimas por encima del índice general (ver gráfico #2). La baja inflación estructural es preocupante y refleja el bajo impulso de la demanda interna provocada por la insuficiente participación de las rentas del trabajo (vía empleo y salarios) en el crecimiento y el lento avance de la inversión –pública y privada- en los años anteriores, a los que ahora se añade el impacto negativo de la crisis del covid-19. Es necesario mantener el mayor empleo posible, minimizar la pérdida de puestos de trabajo y garantizar que el empleo que se genere en este contexto sea de calidad y garantizando las condiciones de salud e higiene en el trabajo.

El Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) suaviza una décima su caída y se sitúa en el -0,6% interanual en España (-1,6% mensual) y se sitúa 4 décimas por debajo de la variación en la eurozona, que soporta un fuerte descenso de seis décimas en su variación anual hasta el -0,2%. La baja inflación, lejos del objetivo del 2%, y la necesidad de sostener las economías europeas e impulsar el esfuerzo de reconstrucción van a requerir de una importante política monetaria expansiva del BCE y el uso de instrumentos no convencionales de política monetaria, así como aplicar una política presupuestaria expansiva en el conjunto de la UE que supere la austeridad, dando una respuesta colectiva y mancomunada al choque y la crisis generada por la pandemia del covid-19. Las previsiones apuntan a un impacto muy negativo durante 2020 en la mayoría de las economías, incluida la española, y una recuperación, más lenta que la caída, que llevará al PIB a crecer a partir de 2021.

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones impulsa la transparencia y publica las prioridades supervisoras para 2020-2022

lunes, 14 de septiembre de 2020

10 de septiembre de 2020

Ministerio de Economía

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones impulsa la transparencia y publica las prioridades supervisoras para 2020-2022

Esta medida mejorará la protección de los derechos de los asegurados, partícipes y beneficiarios y ayudará a la contribución responsable del sector asegurador al sistema financiero
Las prioridades supervisoras se enmarcan en el plan de convergencia supervisora emitido por la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación (EIOPA)

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) ha publicado las prioridades supervisoras para el periodo 2020-2022. La difusión por primera vez de forma íntegra del plan de actuación incrementará la transparencia de la actuación pública en este ámbito y facilitará a las entidades aseguradoras y entidades gestoras de fondos de pensiones la planificación de sus actividades.

Las prioridades supervisoras establecidas por la D.G. de Seguros y Fondos de Pensiones tienen como fines principales la protección de los derechos de los asegurados, partícipes y beneficiarios y la contribución responsable del sector al sistema financiero.

El programa de supervisión tiene como referencia el plan de convergencia supervisora emitido por la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación (EIOPA) e incluye las prioridades específicas del mercado español.

La DGSFP ha establecido 11 áreas que reflejan las prioridades generales de supervisión entre el cuarto trimestre de 2020 y el tercer trimestre de 2022. Adicionalmente, se han incorporado otras actuaciones específicas para analizar la situación derivada por el COVID19, cuyo seguimiento hasta ahora ha constatado la posición general de solvencia y adecuada capitalización del sector asegurador.

Entre las medidas incluidas está el reforzamiento de la supervisión de entidades aseguradoras que presenten situaciones desfavorables; la vigilancia de las estimaciones de las necesidades de liquidez y su evolución; el seguimiento de las políticas de distribución de dividendos y las remuneraciones variables; el análisis de la evolución de los rescates de los seguros de vida y de los derechos consolidados en planes de pensiones en los nuevos supuestos excepcionales aprobados y la potenciación, en el caso de los fondos de pensiones, del seguimiento y control de algunas variables relativas a la inversión y la rentabilidad de las inversiones.

Por lo que respecta a las actuaciones generales de supervisión para ¿para? las entidades aseguradoras y sus grupos se analizarán los siguientes aspectos:
Metodología empleada por las entidades para la valoración de las provisiones técnicas, tanto desde la perspectiva contable como de solvencia
Calidad de los escenarios de estrés considerados por las entidades aseguradoras en su proceso de autoevaluación del riesgo y de la solvencia
Tratamiento de los grupos de entidades aseguradoras como unidad de supervisión
Supervisión de la actividad internacional de las entidades aseguradoras y sus grupos
Actuaciones de supervisión en el ámbito de los conglomerados financieros en colaboración con los supervisores bancarios
Control del riesgo cibernético o ciberriesgo en las entidades aseguradoras y en las entidades gestoras de fondos de pensiones
Calidad de los datos utilizados y reportados por las entidades
Cuestiones sobre ramos concretos
Transparencia ante el supervisor y el mercado
Evaluación del sistema de gobierno
Conductas de mercado.

Coronavirus COVID-19

lunes, 14 de septiembre de 2020

Coronavirus COVID-19

El 68% de los españoles es favorable a recibir una futura vacuna del COVID-19

Viernes 4 de septiembre de 2020

La Moncloa

Gráfico sobre disponibilidad para vacunarse contra el COVID-19

Gráfico sobre disponibilidad para vacunarse contra el COVID-19

La población española se muestra favorable ante una futura vacuna contra la COVID-19: un 32% de los encuestados se muestra totalmente favorable a recibirla, el 36% estaría en una posición favorable, aunque con algunas reticencias, y el 23% muestra un nivel de reserva alto. El 9% restante prefiere no responder.

Este es uno de los principales resultados que revela la encuesta de percepción social sobre aspectos científicos del COVID-19 que ha realizado la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, a 2.100 españoles procedentes de distintas Comunidades Autónomas con el objetivo de analizar el cumplimiento de las medidas de prevención y sus actitudes ante una futura vacuna.

Según la encuesta, las personas mayores tienen mayor predisposición a vacunarse por COVID-19 que las más jóvenes, pero los análisis muestran que son más determinantes otros factores sociodemográficos. En concreto, presentan mayores niveles de reticencia a la vacunación aquellas personas que trabajan por cuenta propia (autónomos), las que tienen niveles altos de estudios (particularmente primer ciclo universitario) y de ingresos así como las que consideran que tienen un buen estado de salud.

El estudio pone de manifiesto que un 32% de la población se muestra reticente a recibir vacunas contra COVID-19 por reticencias relacionadas con la rapidez de la investigación y no desean ser los primeros en vacunarse, mientras que un 12,7% manifiesta temer efectos negativos para su salud. Sin embargo, la confianza en las vacunas en general sigue siendo alta entre la población española, en línea con estudios previos a la pandemia: la gran mayoría de los españoles considera que las vacunas son eficaces para prevenir enfermedades (tan solo un 4,4% se muestra en desacuerdo) y que son seguras (6% en desacuerdo).

El cumplimiento de las medidas de prevención es un predictor de actitudes favorables a la vacunación contra COVID-19. Además, las medidas han sido adoptadas por una amplia mayoría la población: 8 de cada 10 manifiesta tener un seguimiento riguroso de las tres medidas de prevención del coronavirus: mascarilla, distancia social y lavado de manos. Sin embargo, cerca de uno de cada diez españoles incumple ocasionalmente alguna de las tres medidas y un 10% adicional manifiesta tener un seguimiento bajo en el conjunto de las tres.

El estudio muestra que el contexto social más cercano (familiares y amigos) influye fuertemente en el cumplimiento de las medidas de prevención del coronavirus, señalando así que el cambio de hábitos es en gran medida grupal, más que individual.

Los resultados también ponen de manifiesto que existe una fuerte asociación entre los tres principales comportamientos recomendados para la prevención de la COVID-19 (distancia social, higiene de manos y uso de la mascarilla) ya que los niveles de seguimiento en una de las recomendaciones, con una alta probabilidad, se observan en las otras dos.

Las personas que tiene una enfermedad crónica o no gozan de una buena salud tienden a adoptar en mayor medida los cambios de hábito que ayudan a prevenir la COVID-19. Asimismo, los padres y madres de menores de edad presentan una mayor práctica de las medidas de prevención del coronavirus.

El estudio muestra que la edad no es un factor determinante en el seguimiento de las medidas de prevención. Por otro lado, se observa que la percepción de efectividad de las medidas de prevención, así como la preocupación por la evolución de la pandemia están relacionadas con un mayor cumplimiento de las mismas.

El trabajo de recogida de la información tuvo lugar entre el 25 de junio y el 15 de julio de 2020. Los resultados de este estudio van en línea con los del Cosmo-Spain, impulsado por la OMS y que se lleva a cabo al mismo tiempo en 31 países.

Acerca de FECYT

La Fundación Española para la Ciencia y Tecnología, F.S.P. (FECYT) es una fundación pública dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación. Gracias a esta colaboración, FECYT trabaja para reforzar el vínculo entre ciencia y sociedad mediante acciones que promuevan la ciencia abierta e inclusiva, la cultura y la educación científicas, dando respuesta a las necesidades y retos del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación.