AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 6 de octubre de 2020

En el norte de Navarra

martes, 6 de octubre de 2020

El Ministerio avanza en la elaboración de la Ley de Función Pública de la AGE y la regulación del teletrabajo en las administraciones públicas

martes, 6 de octubre de 2020

El Ministerio avanza en la elaboración de la Ley de Función Pública de la AGE y la regulación del teletrabajo en las administraciones públicas

Lunes 28 de septiembre de 2020

La Moncloa

Comisión Superior de Personal

El secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública, Francisco Hernández Spínola, ha presidido la reunión de la Comisión Superior de Personal, órgano superior de la política de personal de la Administración General del Estado (AGE), principal foro de intercambio de información sobre asuntos de Función Pública.

Hernández Spínola ha estado acompañado del secretario general de Función Pública, Javier Rueda, y de la directora general de la Función Pública, Isabel Borrel, y a la reunión telemática han asistido también los subsecretarios de los todos los departamentos ministeriales.

Información sobre desarrollos normativos en la Función Pública

El secretario de Estado de Política Territorial y de Función Pública ha informado del desarrollo de distintas iniciativas, como la próxima elaboración de la Ley de Función Pública de la AGE o la inminente aprobación de la reforma del texto refundido del Estatuto Básico del Empleado Público con el objetivo de regular e impulsar el teletrabajo en las administraciones públicas españolas.

Igualmente ha informado de los trabajos para la reforma de la norma básica en materia de temporalidad, aspecto capital con el que se pretende ofrecer mayor seguridad jurídica en la regulación de la figura del personal funcionario interino, introduciendo medidas que limiten el uso abusivo de la temporalidad.

Hernández Spínola ha expuesto también a los subsecretarios de los distintos departamentos ministeriales que uno de los objetivos del Gobierno de España, y de forma concreta del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, es la modernización de las administraciones públicas, que es uno de los pilares sobre los que se sostiene el Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia, anunciado el 31 de agosto, para impulsar la Administración Pública del siglo XXI.

Oferta de Empleo Público 2020

El secretario de Estado ha recordado asimismo a los subsecretarios que, como ya ha anunciado la ministra Carolina Darias, un objetivo del Ministerio de Política Territorial y Función Pública para este otoño es la aprobación de la Oferta de Empleo Público del año 2020, con la finalidad de continuar incorporando efectivos para hacer frente a las funciones encomendadas a cada departamento ministerial y mantener la calidad en la prestación de los servicios públicos.

Por último, se ha presentado el informe y seguimiento de las actuaciones adoptadas en relación con la crisis epidemiológica por COVID-19 y se ha informado sobre el estado de desarrollo del Reglamento de la Ley 19/2013, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno.

La crisis sanitaria del COVID-19 causa un descenso del 32, 9 por ciento en la actividad de los órganos judiciales durante el segundo trimestre del año

martes, 6 de octubre de 2020

Miércoles, 30 de septiembre de 2020

La crisis sanitaria del COVID-19 causa un descenso del 32, 9 por ciento en la actividad de los órganos judiciales durante el segundo trimestre del año

Todas las jurisdicciones han sufrido fuertes disminuciones interanuales en el ingreso y resolución de asuntos e incrementos en el número de asuntos en trámite al final del trimestre. La más afectada, con un descenso del 56,9 por ciento, ha sido la de lo Contencioso-Administrativo

Autor: Comunicación Poder Judicial

La actividad de los órganos judiciales entre el 1 de abril y el 30 de junio pasados se ha visto claramente afectada por la crisis sanitaria causada por el COVID-19 y ha disminuido en el conjunto de España un 32,9 por ciento. Los datos, recogidos en el “Informe estadístico sobre la situación de los órganos judiciales” en el segundo trimestre de 2020, han sido difundidos hoy por el Consejo General del Poder Judicial.

La desescalada escalonada en la administración de justicia, la necesidad de adoptar medidas de seguridad e higiene en los juzgados y la persistencia de la incidencia de la pandemia han hecho que las características de la disminución de todos los indicadores en ese trimestre sean tan diferentes a las de cualquier otro periodo anterior que es imposible extraer conclusiones de los datos que se presentan, y aconsejan tomar con cautela las variaciones interanuales.

Los tres meses con mayor incidencia

El trimestre analizado en este informe corresponde al más afectado hasta ahora por la situación sanitaria y la declaración del estado de alarma. Durante este periodo, tuvieron entrada en el conjunto de los órganos judiciales 1.059.853 asuntos, una cifra que supone una disminución del 32,9 por ciento respecto a igual trimestre del año anterior.

En el mismo trimestre, los tribunales españoles resolvieron un total de 861.445 asuntos, un 45,7 por ciento menos que un año antes; por su parte, los asuntos que quedaron en trámite al final del trimestre sumaron 3.057.356, cifra que, con un incremento interanual del 15,3 por ciento, representa la pendencia más alta registrada desde el cuarto trimestre de 2011.

En la jurisdicción Civil ingresaron 435.452 asuntos, un 26,6 por ciento menos respecto a los ingresados en el mismo trimestre del año anterior. Se resolvieron 303.342 asuntos, un 49,1 por ciento menos, y quedaron en trámite 1.695.446, un 15 por ciento más que al final del segundo trimestre de 2019. De los asuntos pendientes, 262.527 corresponden a acciones individuales sobre condiciones generales incluidas en contratos de financiación con garantías reales inmobiliarias cuyo prestatario sea una persona física en los juzgados de primera instancia (cláusulas abusivas).

En la jurisdicción Penal tuvieron entrada 523.748 asuntos, dato que supone una disminución interanual del 35,4 por ciento; se resolvieron 474.312 asuntos (un 42,3 por ciento menos) y quedaron en trámite 806.355 asuntos (un 15,5 por ciento más que en el mismo trimestre de 2019).

La jurisdicción de lo Contencioso-Administrativo, la más afectada

En la jurisdicción Contencioso-Administrativa se registraron 28.869 nuevos asuntos, con una disminución interanual del 56,9 por ciento, la más elevada de todas las jurisdicciones. Se resolvieron 36.148 asuntos, lo que supone un 41,4 por ciento menos que el año anterior, y quedaron en trámite 206.547 asuntos, un 6,6 por ciento más.

La jurisdicción Social ingresó 71.763 asuntos, un 34,2 menos que en el mismo trimestre de 2019. Se resolvieron 47.611 asuntos, un 55,5 por ciento menos, y quedaron en trámite 348.948 asuntos, un 22,4 por ciento más.

Canarias, Murcia y Andalucía, los territorios con mayor litigiosidad

La declaración del estado de alarma y la suspensión de los plazos procesales como consecuencia de la crisis sanitaria también tiene su reflejo en los datos referidos a la litigiosidad. La tasa de litigiosidad en el conjunto del Estado ha sido de 22,3 asuntos por cada 1.000 habitantes, 11,3 puntos más baja que la registrada en el mismo trimestre de 2019.

Por territorios, las comunidades autónomas que han mostrado una tasa de litigiosidad superior a la media nacional han sido Canarias (31), Murcia (26,1), Andalucía (25,1), Illes Balears y Cantabria (22,9), Madrid (22,7), Comunidad Valenciana (22,6) y Asturias (22,5). Las comunidades con tasa de litigiosidad más baja fueron La Rioja (14,3), y País Vasco (16,2) y Extremadura (17,2) (*).

(*) Cálculos realizados sobre las cifras de población del INE, provisionales, a 1 de enero de 2020.

Puede consultar la totalidad de los datos correspondientes al segundo trimestre de 2020 en el este enlace

La Seguridad Social registra un saldo negativo de 7.690,87 millones de euros

martes, 6 de octubre de 2020

La Seguridad Social registra un saldo negativo de 7.690,87 millones de euros

Miércoles 30 de septiembre de 2020

La Moncloa

Las cuentas de la Seguridad Social presentan un saldo negativo de 7.690,87 millones de euros a 31 de agosto de 2020. Esta cifra es la diferencia entre unos derechos reconocidos por operaciones no financieras de 108.059,47 millones de euros, que presentan un incremento del 11,48%, y unas obligaciones reconocidas de 115.750,34 millones, que crecen en un 11,34% interanual.

Del volumen total de derechos reconocidos, el 92,25% corresponde a las entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social y el 7,75% restante a las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social. En cuanto a las obligaciones, el 88,48% ha sido reconocido por las entidades gestoras y el 11,52% por las mutuas.

En términos de caja, la recaudación líquida del sistema alcanza los 106.016,63 millones de euros, con un incremento del 11,69% respecto al ejercicio anterior. Por su parte, los pagos presentaron un aumento 11,36%, hasta 115.635,16 millones de euros.

Ingresos no financieros

En lo que va de año, las cotizaciones sociales han ascendido a 78.928,87 millones de euros, lo que supone 3.307,76 millones menos (-4,02%) respecto al mismo periodo del 2019. Este comportamiento viene motivado por el descenso en la cotización de ocupados de un 6,75% (5.236,84 millones de euros menos), mientras que la cotización de desempleados se eleva un 41,93% (1.929,08 millones de euros más).

El descenso en la cotización de ocupados tiene su origen en las distintas medidas que se han puesto en marcha para hacer frente a la pandemia, como la exoneración de cuotas para las empresas acogidas a Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por fuerza mayor y para los autónomos perceptores de la prestación extraordinaria.

A ello se une la concesión de moratorias en el pago de las cotizaciones a las que se han podido acoger las empresas y los trabajadores por cuenta propia y las devoluciones de las cuotas de los autónomos beneficiarios de la prestación por COVID-19.

Las transferencias corrientes ascienden a 28.334,75 millones, lo que representa un incremento del 110,57% interanual. La partida más significativa es la correspondiente a las transferencias del Estado y Organismos Autónomos que suma un total de 25.896,40 millones (un 139,49% más). Este incremento se debe, fundamentalmente, a la transferencia de 14.002,59 millones que el Estado ha concedido a la Seguridad Social para equilibrar el impacto en las cuentas del COVID-19.

Gastos no financieros

Las prestaciones económicas a familias e instituciones alcanzaron 105.829,58 millones, un 8,58% más respecto a 2019. Esta cifra representa un 91,43% del gasto total realizado en el sistema de Seguridad Social. La mayor partida (98.200,60 millones) corresponde a pensiones y prestaciones contributivas, que ha crecido un 9,16%.

En un análisis detallado del área contributiva, las pensiones (invalidez, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) se elevan un 3,01% hasta los 84.545,39 millones de euros. Este incremento tiene su origen en el aumento del número de pensionistas (0,22%), en la elevación de la pensión media (2,07%), así como en la revalorización de las pensiones contributivas en el ejercicio 2020 del 0,90%.

Las prestaciones en concepto de nacimiento y cuidado de menor, corresponsabilidad en el cuidado del lactante, riesgo durante el embarazo y durante la lactancia natural y cuidado de menores por cáncer u otra enfermedad se elevaron hasta los 1.936,84 millones, lo que representa un incremento interanual del 14,65%, donde se aprecia el efecto del aumento del permiso por paternidad de 8 a 12 semanas.

El gasto total en incapacidad temporal (IT) se ha visto incrementado un 25,55%, hasta los 7.442,83 millones de euros. Si bien, el gasto en IT por contingencias profesionales ha crecido un 63,77%, hasta 1.115,60 millones, debido al efecto de los procesos provocados por la COVID-19. Destacan los gastos que derivan de la situación de cese de actividad de los trabajadores autónomos que hasta 31 de agosto se cifran en 3.926,12 millones de euros frente a los 9,65 millones de un año antes. El incremento más significativo proviene de la nueva prestación extraordinaria para autónomos, que llega a 3.680,69 millones de euros.

Las pensiones y prestaciones no contributivas, incluidos los complementos por mínimos de las pensiones contributivas, alcanzan los 7.628,98 millones de euros, un 1,7% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. De dicho importe, se destina a pensiones no contributivas y complementos por mínimos 6.084,37 millones y a subsidios y otras prestaciones 1.544,61 millones, de los cuales 1.497,44 millones corresponden a prestaciones familiares e Ingreso Mínimo Vital.

El incremento en las prestaciones familiares de un 11,17% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior viene motivado por la mejora en la cuantía de las mismas. La prestación por hijo a cargo ha pasado de un importe de 291 euros a 341, o 588 euros en los casos en los que los ingresos del hogar sean inferiores a la escala que precisa aquellas familias que se sitúan en la pobreza más severa.

Los gastos de gestión, por su parte, marcan un retroceso del 1,29% interanual. En concreto, los gastos de personal han aumentado un 4,57%, mientras que los gastos corrientes de bienes y servicios disminuyen el 11,07% y los gastos dedicados a inversiones merman el 0,99%.

El aumento de los gastos de personal se debe principalmente al cambio de criterio en la imputación de las cuotas de empleadores devengadas en diciembre del ejercicio. Así, hasta 2018 estas cuotas se aplicaban al ejercicio cerrado, pero a partir de 2019 se han imputado, al igual que los restantes meses del año, en el mes siguiente al de su devengo y, por tanto, al presupuesto del ejercicio 2020 que es cuando se produce el reconocimiento y liquidación de estas cuotas.

Objetivo 2050: la UE, primer continente climáticamente neutro

martes, 6 de octubre de 2020

Objetivo 2050: la UE, primer continente climáticamente neutro

El debate del Estado de la Unión ha sido el momento elegido por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para presentar los planes más ambiciosos en la lucha por cuidar nuestro planeta.

Comisión Europea

21/09/2020

Uno de los objetivos, por ejemplo, es la reducción de las emisiones netas de gases de efecto invernadero de la UE en un 55% para 2030 en comparación con 1990, lo que nos ayudará a alcanzar la neutralidad climática en 2050.

Y al mismo tiempo, impulsar nuestra economía, promoviendo tecnologías limpias y creando nuevos empleos verdes.

El compromiso con el medio ambiente sigue siendo un gran desafío para todo el mundo, pero en especial para Europa. En los últimos cinco años ha subido la temperatura del planeta 1,1ºC, por lo que es hora de que todos los miembros contribuyan a crear un planeta limpio y libre de riesgos.

Para ello, es necesario llevar a cabo una buena estrategia de crecimiento que transforme a Europa en una economía moderna, eficiente y competitiva a través de estas medidas.

Frase presidenta de la UE

Medidas clave

Impulsar el uso y consumo adecuado de los recursos: mediante una economía limpia y circular. Es decir, no abusar de la quema de residuos que generan los gases de efectos invernadero y optar por fuentes de energía renovables.

Invertir en tecnología e industria activa: para poder acelerar el desarrollo y el uso de la energía renovable.

Reducir la contaminación del aire un 60%: mediante la implantación y fomento de medios de transporte público y privado y más barato.

Zonas rurales, el centro de acción: creación de empleos verdes para sacar el máximo partido a las zonas rurales y darle más vida implantando servicios de banda ancha rápida en todas las regiones y hogares.

Conseguir una renovación y mejora de los edificios: para que sean más eficientes desde el punto de vista energético.

Colaborar con socios internacionales: para mejorar las normas medioambientales mundiales.

Modernizar y digitalizar la administración de los servicios públicos: en el quetambién se incluye el sistema judicial y sanitario.

Perfeccionamiento de los sistemas educativos: en apoyo a las competencias digitales y la formación profesional para la creación de empleos verdes.