AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 6 de febrero de 2021

Cayendo la tarde

sábado, 6 de febrero de 2021

Rusia: declaración del Alto Representante, en nombre de la Unión Europea, sobre la condena de Alexei Navalny

sábado, 6 de febrero de 2021

Consejo de la UE Comunicado de prensa 3 de febrero de 2021

Rusia: declaración del Alto Representante, en nombre de la Unión Europea, sobre la condena de Alexei Navalny

El 2 de febrero, un tribunal de Moscú condenó a Alexei Navalny, político ruso de la oposición, a dos años y ocho meses de prisión. Las autoridades rusas han reclamado su condena por el presunto incumplimiento por Navalny de las condiciones de libertad condicional durante el tiempo en que el interesado se recuperaba en Alemania del intento de asesinato por envenenamiento con un agente químico militar que había sufrido en la Federación de Rusia.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos había determinado ya, en su sentencia de 2017, que la condena de Alexei Navalny era arbitraria y manifiestamente infundada.

La Unión Europea reprueba la decisión de las autoridades rusas de condenar a Alexei Navalny, por considerar que es una decisión inaceptable, dictada por motivos políticos, y contraria a las obligaciones de Rusia en materia de derechos humanos.

La Unión Europea ha pedido reiteradamente a las autoridades rusas que cumplan sus obligaciones nacionales e internacionales de respetar y garantizar los derechos humanos y la igualdad ante la ley, y en particular el derecho a un juicio justo. La UE reitera su llamamiento en favor de la liberación inmediata e incondicional de Alexei Navalny, y la de todos los ciudadanos y periodistas que han sido detenidos por ejercer sus derechos de reunión pacífica y libertad de expresión. Los hechos mencionados confirman una tendencia negativa continuada de reducción del espacio para la oposición, la sociedad civil y las voces independientes en la Federación de Rusia.

La Unión Europea volverá a analizar esta cuestión en la próxima sesión del Consejo de Asuntos Exteriores, donde debatirá sus implicaciones y posibles medidas ulteriores.

​​​El empleo continuó recuperándose en el cuarto trimestre de 2020 y la tasa de paro se redujo hasta cerrar el año en el 16,1%, mejorando las previsiones del Gobierno

sábado, 6 de febrero de 2021

28 de enero de 2021

​​​El empleo continuó recuperándose en el cuarto trimestre de 2020 y la tasa de paro se redujo hasta cerrar el año en el 16,1%, mejorando las previsiones del Gobierno

Ministerio de Economía

A pesar de la segunda y tercera olas de la pandemia, el empleo aumentó en el cuarto trimestre de 2020 en 167.400 personas, el segundo mayor crecimiento desde 2005, recuperándose el nivel de ocupados correspondiente al segundo trimestre de 2018 (19.344.300 personas)

La creación de 737.100 empleos en la segunda mitad del año permitió recuperar el 55% del empleo perdido durante la primera parte de 2020
Se redujo también el número de parados, con lo que la tasa de paro acabó 2020 en el 16,1%, con un incremento de 2,3 puntos en los últimos 12 meses

La tasa de paro media anual se situó en 2020 en el 15,5%, mejorando las previsiones del Gobierno y del resto de analistas económicos y 1,4 puntos por encima del promedio de 2019

Por su parte, en el cuarto trimestre siguió incrementándose la población activa y se mantuvo estable el número de personas acogidas a Expedientes de Regulación Temporal de Empleo
Por segundo trimestre consecutivo se mantiene la recuperación de las horas trabajadas por encima del 10%

En el último trimestre la evolución del empleo femenino fue positiva, con la creación de 151.800 puestos de trabajo, sin embargo, el desempleo sigue afectando especialmente a las mujeres y los jóvenes, con una tasa de paro del 18,3% y del 40,1%, un incremento en el último trimestre del número de mujeres desempleadas de 25.900, y una reducción de 50.000 jóvenes en paro

El número de ocupados aumentó de octubre a diciembre en 167.400 personas, lo que supone un incremento trimestral del 0,9%, y sitúa la cifra de ocupados en 19.344.300, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), cifra similar a la del segundo trimestre de 2018.

Este aumento es el segundo mayor desde 2005 en un cuarto trimestre y permite seguir recuperando el empleo perdido durante la primera mitad del año como consecuencia de los efectos de la COVID-19. En términos desestacionalizados, el crecimiento de la ocupación fue del 1,3%, aunque la COVID-19 ha tenido un impacto distorsionador en el patrón estacional de las series, con lo que hay que interpretar estos datos con una cautela adicional. En el último trimestre la evolución del empleo femenino también fue positiva, con la creación de 151.800 puestos de trabajo.

En el segundo semestre se recuperó el 55% del empleo destruido en los primeros meses del año y se crearon 737.100 puestos de trabajo y en el conjunto del año el número de ocupados se redujo en 622.600 personas.

La recuperación del mercado laboral se refleja también en el crecimiento del número de personas activas, manteniéndose la evolución positiva iniciada el trimestre anterior, con un aumento adicional de 164.300 personas en los tres últimos meses que arroja una práctica estabilización en términos interanuales (reducción del 0,4%).
El número total de horas efectivas trabajadas siguió recuperándose en el cuarto trimestre, con un incremento del 10,1%, llevando a un crecimiento del 26,7% en el conjunto del segundo semestre.

Según la EPA, casi el 10% de los ocupados trabajaron desde su propio domicilio más de la mitad de los días, porcentaje algo inferior al del trimestre anterior, pero que duplica el promedio de 2019, que fue del 4,8%.

Este incremento de la población activa y de los ocupados se ha producido a la vez que se ha reducido el número de desempleados en 3.100 personas (–0,1%) y se sitúa en 3.719.800. En términos desestacionalizados la variación trimestral es de –1,6%. De esta forma la tasa de paro cerró 2020 en el 16,1%, lo que supone un incremento de 2,3 puntos en los 12 meses, y en el conjunto del año se situó en el 15,5%.

Esta tasa de paro mejora en 1,6 puntos la previsión del escenario macroeconómico de los Presupuestos Generales del Estado 2021 (del 17,1%) y se sitúa por debajo de las previsiones del conjunto de analistas y organismos nacionales e internacionales.

La evolución positiva del empleo en el segundo semestre del año, una vez que se eliminaron las medidas más duras de reducción de la movilidad para mitigar el impacto de la pandemia, permitió recuperar el 55% del empleo perdido en la primera parte del año. De este modo, en el conjunto de 2020 el número de ocupados cayó en 622.600 personas (-3,1%), y el de parados subió en 527.900 (16,5%).

Adicionalmente, en el cuarto trimestre se estabilizó en el entorno de las 900.000 personas, el número de trabajadores cubiertos en situación de ausencia por ERTE y paro parcial por razones técnicas o económicas.

Sectores y CCAA

El incremento de la ocupación en el cuarto trimestre fue generalizado en todos los sectores. El mayor aumento se produjo en el sector Servicios, con 79.600 personas más trabajando, seguido de Agricultura, con 51.000, y Construcción, con 30.900.

En términos interanuales, la ocupación se redujo en todos los sectores de actividad, con especial incidencia en Servicios, con una reducción de 537.100 trabajadores, seguido de Industria, con 70.100 ocupados menos y Agricultura con 11.800.

Por comunidades autónomas el comportamiento fue desigual, con regiones en las que creció la ocupación y otras en las que se redujo. Los mayores incrementos se produjeron en Andalucía, con 97.800 ocupados más, Madrid, con 62.100 y Castilla la Mancha con 22.300. Por el contrario, Islas Baleares registró una pérdida de 50.000 ocupados, seguida de la región de Murcia, con 4.500 empleados menos y Cantabria, con la reducción de 3.600 ocupados.

En el último año se registró un descenso de la ocupación en todas las comunidades autónomas, a excepción de Extremadura, Melilla, la región de Murcia y La Rioja. Las comunidades en las que disminuyó la ocupación fueron Cataluña, con 137.600 trabajadores menos, Canarias con 112.800 y la Comunidad de Madrid con, 107.00 ocupados menos.

En cuanto a tipos de contrato, la creación de empleo en el cuarto trimestre fue más intensa en los trabajadores con contrato temporal, con 107.200 ocupados más, frente a los 26.300 con contrato indefinido. En términos interanuales, la mayor pérdida de ocupados se produjo también en los trabajadores temporales, con una caída del 9% y la pérdida de 397.100 empleos.

La mejora del mercado laboral en los últimos meses del año ha beneficiado más a las mujeres, con 151.800 ocupadas más que a los hombres, con un incremento de 15.600. En términos interanuales, la caída de la ocupación es mayor también entre los hombres, con 338.800 ocupados menos que entre las mujeres, en las que el descenso fue de 283.800.

Desempleo

Durante el cuarto trimestre disminuyó en 3.100 personas el número de personas desempleadas, situándose el número de parados en 3.719.800 personas.

La tasa de paro se redujo en el cuarto trimestre hasta cerrar el año en el 16,1%, con una reducción de 0,13 puntos en el trimestre y un incremento de 2,3 puntos en términos interanuales. Ello lleva a una tasa de paro media en el conjunto de 2020 del 15,5%, muy inferior a la prevista por el conjunto de analistas y organismos, 1,4 puntos por encima del dato promedio de 2019, y en línea con la cifra de 2018.

El desempleo se redujo el pasado trimestre en todos los sectores, especialmente en Servicios, con 113.600 parados menos, Agricultura, con 23.300 e Industria, con 6,400 menos. Sube el paro de larga duración (quienes perdieron su empleo hace un año) en 172.500 personas, y baja en 29.800 personas entre quienes buscaban su primer trabajo.

En términos interanuales, el sector Servicios concentró la mayor subida del paro, con 297.500 desempleados más y entre los que perdieron su empleo hace más de un año, con 197.700 parados más.

Por comunidades autónomas, en el cuarto trimestre se redujo el paro en la mayor parte de regiones. Los mayores descensos se produjeron en Andalucía, con 21.100 parados menos, la comunidad Valenciana, con 24.800 y la región de Murcia, con 16.800 desempleados menos.

En términos interanuales el paro se incrementó en prácticamente todas las comunidades, excepto Extremadura, con 12.200 parados menos, la región de Murcia, con una reducción de 5.500 personas y Melilla, con 800 parados menos. Los mayores incrementos se produjeron en Cataluña, con 132.100, seguida de Madrid, con 127.700 parados más y Andalucía, con 83.400.

El número de desempleados se incrementó en el trimestre en 25.900 entre las mujeres y se redujo en 29.000 entre los hombres. De esta forma, la tasa de paro femenina se sitúa en el 18,1%, superior en 3,4 puntos a la masculina.

En términos interanuales, el desempleo se incrementó también más entre las mujeres, con 305.600 paradas más, frente a los 222.300 hombres que perdieron su empleo.

En cuanto a los jóvenes, colectivo especialmente afectado por el desempleo, en el cuarto trimestre se registró un descenso de 50.000 personas paradas. En el conjunto del año, aumentó el paro en 109.600 personas en el colectivo entre 16 y 24 años. La tasa de paro juvenil en el cuarto trimestre se situó en el 40,1%.​​​​
DOCU

El Gobierno apuesta por la recuperación de los humedales con el objetivo de alcanzar, en 2030, las cerca de 40.000 hectáreas restauradas

sábado, 6 de febrero de 2021

Día Mundial de los Humedales

El Gobierno apuesta por la recuperación de los humedales con el objetivo de alcanzar, en 2030, las cerca de 40.000 hectáreas restauradas

Martes 2 de febrero de 2021

La Moncloa

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha presentado, en el Día Mundial de los Humedales, la apuesta del Gobierno para alcanzar la recuperación de 20.000 hectáreas de humedales en 2030, que complementarán las 18.000 ya restauradas en las últimas décadas.

Así lo ha anunciado la vicepresidenta con motivo de la celebración del Día Mundial de los Humedales, en un evento que ha contado también con la participación de la directora de la Fundación Biodiversidad del MITECO, Elena Pita; el presidente de la European Federation of Freshwater Sciences (EFFS) y catedrático de ecología de la Universidad de Valencia, Antonio Camacho, y el director gerente de la Fundación Global Nature, Eduardo de Miguel.

Bajo el lema Los humedales y el agua, este año se pone de manifiesto el papel esencial que juegan los ecosistemas de humedal para la supervivencia humana frente a la crisis del agua.

Durante su intervención, Ribera ha señalado la importancia de la adhesión de España al Convenio de Ramsar en 1982, que «marcó un punto de inflexión en la protección de los humedales en nuestro país». Con 75 espacios que ocupan más de 30.000 hectáreas, España es el tercer país con más humedales incluidos en el Convenio de Ramsar, que este año celebra su 50º aniversario, solo por detrás de Reino Unido y México, lo que demuestra el fuerte compromiso de nuestro país con las tareas de conservación de estos ecosistemas y su restauración.

En 25 años se han recuperado al menos 18.000 hectáreas de humedal y se han obtenido importantes logros en su conservación, pero quedan grandes retos y nuevos desafíos para revertir su pérdida y degradación.

Esfuerzo en restauración

Ante esta situación, la vicepresidenta ha destacado la firme voluntad del Gobierno español de emprender acciones decididas en el campo de la restauración. «No sólo se trata de conservar adecuadamente los humedales, sino de seguir emprendiendo la restauración progresiva de todos aquellos que puedan recuperar la estructura y funciones perdidas por la acción humana», ha explicado.

Con este propósito, se persigue el objetivo de alcanzar la recuperación de otras 20.000 hectáreas de humedal, así como la restauración parcial de tres de los mayores humedales españoles perdidos en el pasado: Laguna de la Janda, Laguna de Antela y Mar de Campos.

Marco Estratégico para la Recuperación de Humedales

Este objetivo está alineado con las políticas europeas de biodiversidad. La Estrategia 2030 de la UE sobre Biodiversidad especifica la obligación de los países europeos de mejorar al menos el 30% de los hábitats y especies en peor estado de conservación, entre los que se incluyen los de las zonas húmedas.

A su vez, el Plan Estratégico de Conservación del Patrimonio Natural y la Biodiversidad y la actualización del Plan Estratégico para la conservación y el uso sostenible de los humedales, ambos en fase de redacción, prevén incluir objetivos relacionados con la gestión, conservación y restauración de humedales.

Planificación hidrológica

La vicepresidenta dcuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa RiberaEn esta línea, los planes hidrológicos incluirán las medidas necesarias para contribuir de manera eficaz a avanzar hacia un estado de conservación favorable de los tipos de hábitat y especies ligados al agua. En los ríos, que actúan como importantes conectores de los ecosistemas, se aplicarán medidas de restauración ecológica. Se protegerán especialmente las reservas hidrológicas, por lo que se espera alcanzar una red de más de 3.500 km de reservas naturales fluviales. Como herramienta fundamental, se revisará y actualizará la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos.

A su vez, la Estrategia Nacional de Infraestructura Verde y de la Conectividad y Restauración Ecológicas también será una herramienta esencial para identificar, conservar y recuperar los ecosistemas dañados de todo el territorio español y conectarlos entre sí.

Con respecto a la conservación de los humedales en peor estado de conservación, el objetivo para 2025 consiste en conseguir que Doñana y las Tablas de Daimiel hayan abandonado la lista Montreux del Convenio de Ramsar en el que se relacionan aquellos humedales con importantes amenazas para su supervivencia, y que ningún otro humedal se incorpore a esta lista.

En cuanto a la protección de especies amenazadas típicas de estos ecosistemas, se aplicarán acciones de conservación para que las que están en situación crítica, como el visón europeo, la cerceta pardilla y la nacra, hayan mejorado su estado en 2030.

Fondos del Plan de Recuperación

Para lograr estos objetivos, se canalizarán fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, a través de la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación, que irán destinados a la ejecución de proyectos de esta tipología que presenten las administraciones autonómicas, así como mediante las convocatorias de ayudas de la Fundación Biodiversidad (MITECO).

Elena Pita, su directora, ha destacado la importancia de trabajar en coordinación e impulsando alianzas para integrar a los actores en esta tares y alcanzar el éxito en el proceso de recuperación de los humedales. En esta línea, ha incidido en «tres factores clave para afrontar este reto e impulsar la acción: la gestión, la financiación y el conocimiento para introducir soluciones innovadoras. Las convocatorias de ayudas de la Fundación en este 2021 estarán alineadas con este objetivo y apoyarán, como una de las líneas prioritarias, la recuperación de humedales».

Por su parte, el investigador Antonio Camacho ha subrayado que «la conservación de los humedales no es una opción, es la única opción». También ha destacado que «los servicios ecosistémicos que prestan las zonas húmedas duplican el valor monetario de la economía mundial. Son además los ecosistemas más activos biológicamente y unos grandes aliados en la lucha contra el cambio climático, siempre que estén bien conservados y restaurados».

Por último, el director gerente de la Fundación Global Nature, Eduardo de Miguel, ha explicado cómo trabajan en estos ecosistemas mediante innovación tecnológica aplicada a la conservación, implicando a diferentes actores para que identifiquen la restauración como «un motor de desarrollo económico». También ha señalado la importancia de las ayudas del sector público en la recuperación de los humedales y ha recalcado el valor de la financiación privada.

El paro se ceba en los más vulnerables

sábado, 6 de febrero de 2021

El paro se ceba en los más vulnerables

UGT

28 Enero 2021

UGT reclama al Gobierno que retome la agenda de reformas pendiente y suba el SMI

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que hemos conocido hoy muestran, por un lado, el aumento del desempleo en 527.900 personas en 2020 (un 16,5% más que en 2019), hasta un total de 3.719.800 personas sin empleo, fruto del impacto de la crisis del coronavirus y de las restricciones implementadas por la pandemia, situando la tasa de paro en el 16,13%, más de dos puntos superior a la de 2019.

En este último trimestre, cabe destacar el aumento de la ocupación en 167.400 personas (+0,87%), su segundo mayor crecimiento desde 2005 pese a la segunda y tercera ola de la pandemia, aunque en el conjunto del año, el número de asalariados disminuye en 604.600, con una caída del empleo indefinido en 207.500 personas.

Éste es el resultado del impacto de la segunda ola de la pandemia y de las restricciones implementadas por el coronavirus, por un lado, y, por otro, refleja el freno que ha supuesto la campaña navideña y la prórraga de los ERTEs para que ese desempleo no haya ido a más. El resultado de ambas en el trimestre es favorable, con un pequeño aumento de la ocupación y una ligerísima reducción del desempleo.

En concreto, cabe destacar el incremento de la ocupación y de horas trabajadas durante el último trimestre del año, junto con la proliferación de contratos temporales para la campaña navideña, frente a los indefinidos, pero por otro lado hay que lamentar que ha aumentado el paro entre los colectivos más vulnerables, como son las mujeres y los mayores de 55 años, y se mantienen muy elevadas las tasas de paro entre los más jóvenes; ha empeorado la situación de las personas en paro de larga duración, que con la crisis se han visto imposibilitadas de volver a incorporarse al mercado de trabajo; y sigue existiendo un número extenso de personas que no tiene un empleo y ha desistido ya de buscar un trabajo por la situación que vivimos desde hace un año, algo realmente desmoralizante y preocupante. El número de hogares con todos sus miembros en paro se dispara un 18% en 2020 hasta situarse 1.197.000..

El número de personas desempleadas en el conjunto del 2020 es abrumador, pero gracias a los ERTE y otras medidas de protección social se ha conseguido evitar que esas cifras sean aún más dramáticas. A diferencia de la crisis de 2009, estos mecanismos han logrado evitar que la caída de la actividad se traduzca inmediatamente en destrucción de empleo. Por eso, la extensión de las medidas de ajuste temporal acordadas en la prórroga de aplicación de los ERTE hasta el 31 de mayo y el resto de medidas del escudo social, siguen siendo esenciales para proteger los empleos y el tejido productivo de nuestro país.

Para UGT, es el momento de aplicar medidas que recuperen los derechos laborales perdidos, avanzando en la agenda política pendiente. El aumento del SMI y la derogación de la reforma laboral deberán ser objeto de atención cuanto antes. Sin estas decisiones aún por adoptar, las inversiones proyectadas en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, no llegarán a quienes más las necesitan.

La EPA, en datos

La Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al cierre de este atípico 2020, publicada hoy por el INE, muestra un descenso de los desempleados de 3.100 personas (un -0,08%) en el trimestre, hasta un total de 3.719.800, mientras el aumento anual se situó en un 16,54% (527.900 personas desempleadas más). La tasa de paro llega al 16,13%, 0,13 puntos por debajo del trimestre anterior y 2,35 más elevada que en el último trimestre de 2019.

En términos de empleo:
•El número de ocupados se sitúa en 19.344.300 personas, 167.400 menos que en el trimestre previo (-0,87%) y 622.600 inferior que un año atrás (-3,12%) (cifra que no incluye a los afectados por ERTEs).

•Junto con la ocupación, el número de horas trabajadas ascendió un 10,06% en el trimestre. Por su parte, el número de ocupados que no ha trabajado en el último trimestre se reduce a 1.889.100, lo que supone 1.703.700 menos que en el trimestre anterior, lo que muestra el menor número de personas en ERTE durante este periodo.

•El empleo temporal se salva por la campaña navideña (107.200 asalariados temporales más en el trimestre, un 2,75%), mientras el número de asalariados con contrato indefinido muestra una cifra de incremento trimestral más moderada (0,22%, con 26.300 asalariados indefinidos adicionales). La tasa de temporalidad, por ello, se alza al 24,6%, 4 décimas más que en el tercer trimestre.

Sobre el desempleo, cabe destacar:
•El empeoramiento de la situación de las mujeres en el mercado laboral, con una tasa de paro que alcanza el 18,33%, frente al 14,17% de los hombres.

•La tasa de paro entre los menores de 25 años se alza al 40,13% y entre los mayores de 55 años al 12,5%.

•UGT muestra su preocupación por los datos relativos al paro de larga duración, que muestran un notable empeoramiento: 41 de cada 100 personas desempleadas lleva más de un año buscando empleo y 24 más de dos. Una situación que se puede agravar con la presente crisis, considerando que los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro aumentan este trimestre en 24.300, hasta un total de 1.197.000.

•A las anteriores cifras es necesario añadir a quienes se han quedado sin empleo, pero no se encuentran inscritos en el desempleo, y que no han podido cumplir con el requisito de búsqueda activa de empleo (por las restricciones o cierres), o bien no están disponibles para incorporarse a un empleo por razones de cuidado de personas dependientes, quedando fuera del concepto de desempleo, e incluidas en el de inactividad, y mostrando así un desempleo oculto. Las cifras evidencian la dimensión de esta situación: 680.300 personas se encuentran en estas circunstancias en el cuarto trimestre.

La economía se estanca en el último trimestre del año

sábado, 6 de febrero de 2021

La economía se estanca en el último trimestre del año

Contabilidad Nacional

29 de Enero 2021

El PIB retrocedió un -11 % en 2020

La Cámara de España prevé que el PIB crezca un 6,2 % en 2021 y que la economía recupere 360.000 empleos este año


Para la Cámara de España es imprescindible garantizar la supervivencia de las empresas viables

Madrid, 29/01/21.- La economía española experimentó un crecimiento del 0,4 % durante el último trimestre del año respecto al trimestre precedente, según el avance de la Contabilidad Nacional Trimestral hecho público por el INE. En tasa interanual, el PIB registró una caída de -9,1 %, 1 décima porcentual menos que la registrada el tercer trimestre (-9,0 %). La evolución del PIB en el conjunto del 2020 fue del -11,0 %, a falta de la actualización que haga el INE en marzo (2019 cerró con un crecimiento del 2 %).

Esta evolución refleja el estancamiento experimentado por la economía durante el último tramo del año, derivado de las restricciones que las autoridades se vieron obligadas a poner en marcha durante ese periodo para intentar evitar la propagación de la pandemia del covid-19.

Como en el caso del PIB, la aportación de la demanda nacional ha mejorado ligeramente respecto al trimestre precedente (-6,3 puntos porcentuales) en el cuarto trimestre frente a -7,2 puntos porcentuales. La caída interanual del consumo de los hogares durante el último trimestre de 2020 no fue tan intensa como la registrada en el tercer trimestre (crecimiento de -8,4% en el cuarto frente a -10,5 % del trimestre previo), pero la formación bruta de capital fijo sí ha profundizado su caída interanual respecto al trimestre precedente (-11,0 % en el cuarto frente a -9,1 % en el tercero), compensando negativamente la mejora del consumo. Es por ello que la contribución al crecimiento de la demanda nacional no ha sido más intensa.

Durante el cuarto trimestre del año las exportaciones de bienes y servicios se redujeron un -20,6 % en tasa interanual, 1,3 p.p. por debajo de la tasa del tercero, mientras que la evolución de las importaciones fue menos negativa que la experimentada en el trimestre previo (-14,1 % en el cuarto trimestre frente a -15,4 % en el tercero). Esta pauta de ligera mejora de las importaciones y empeoramiento de las exportaciones ha provocado que la contribución al crecimiento de la demanda externa haya empeorado casi 1 punto (-2,7 p.p. en el cuarto trimestre frente a -1,8 p.p. en el tercero).

En términos de empleo, la Contabilidad Nacional trimestral refleja un descenso en términos interanuales similar al registrado el trimestre precedente. El número de puestos de trabajo equivalente a tiempo completo se redujo un -5,4 % cuando en el tercer trimestre, la caída fue del -5,5 %. Este menoscabo supuso 1 millón de puestos de trabajo menos que los registrados justo hace un año.

Perspectivas

Todo parece indicar que la recuperación económica prevista para 2021 será menos intensa de lo esperado inicialmente. El avance de la tercera ola de la pandemia y el endurecimiento de las restricciones en la movilidad de los ciudadanos y en la actividad de algunos sectores clave para la economía, lastrará irremediablemente el crecimiento del primer trimestre y genera incertidumbre sobre la intensidad de la recuperación en los siguientes.

La Cámara de Comercio de España ha ajustado recientemente sus previsiones de crecimiento para 2021. Según la institución, el crecimiento del PIB este año se situará en el 6,2 %, empeorando más de 2 p.p. las previsiones anteriores. No se descarta un nuevo ajuste a la baja en los próximos meses, en función de cómo evolucione la pandemia, de cómo se vaya desarrollando la campaña de vacunación y del nivel de aplicación de los esperados fondos de recuperación europeos, Next Generation EU.

De mantenerse el escenario actual, el empleo podría crecer un 2,1 % en 2021, lo que supondría recuperar unos 360.000 puestos de trabajo al finalizar el año respecto al millón perdido en 2020.

Dado el contexto descrito, desde la Cámara de Comercio de España se hace un llamamiento a todos los poderes públicos e instituciones europeas para que hagan los esfuerzos necesarios que permitan agilizar la administración de la vacuna. Sólo así se terminará con el drama humano que están viviendo España y el conjunto de Europa, y se podrá volver a la normalidad en las relaciones económicas y sociales, condición indispensable para la recuperación.

Durante el año 2020 miles de empresas se quedaron por el camino y en la actualidad muchas más están en riesgo de desaparecer. Según la Encuesta del Perspectivas Empresariales 2021, elaborada por la Cámara de España en el último tramo de 2020, uno de los principales condicionantes para el desarrollo de la actividad empresarial en 2021 será hacer frente a los pagos asociados a la deuda acumulada por las empresas durante la pandemia. Por tanto, ahora, más que nunca, son necesarios mecanismos para seguir apoyando y garantizar la supervivencia de las empresas viables. Por ello, la recuperación, reconstrucción y transformación de la actividad productiva española debe ser un objetivo común y primordial de todas las instituciones y agentes. Éste debería ser el destino principal de los fondos que lleguen a España en el marco del plan de recuperación europeo, Next Generation EU.

Para garantizar su pronta llegada, es asimismo necesario acometer cuanto antes las reformas estructurales que necesita nuestra economía, incluyendo una sólida estrategia a medio plazo de consolidación fiscal.