AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 7 de febrero de 2021

Edificio Gran Vía y Plaza de España. Madrid

domingo, 7 de febrero de 2021

Recuperación frente al coronavirus: cómo funcionará el principal instrumento de la UE

domingo, 7 de febrero de 2021

Recuperación frente al coronavirus: cómo funcionará el principal instrumento de la UE

Parlamento Europeo

04-02-2021

El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia dotado con 672.500 millones de euros es la herramienta clave del plan de recuperación europeo para hacer frente a la pandemia de Covid-19.

Durante la sesión plenaria de febrero, los eurodiputados votarán las reglas en las que se establecerá el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, el programa insignia de la UE dentro del plan de recuperación frente al Covid-19 dotado con 750.000 millones de euros. El Parlamento y el Consejo alcanzaron un acuerdo provisional sobre este instrumento en diciembre de 2020.

El mismo ofrecerá apoyo a gran escala a los países de la UE para que acometan las inversiones y reformas necesarias con el objetivo de mitigar las consecuencias económicas y sociales provocadas por la pandemia, así como para preparar a las economías de la UE para un futuro digital sostenible.

Subvenciones y préstamos

El dinero estará disponible en forma de subvenciones y préstamos. Las subvenciones ascenderán a 312.500 millones de euros a precios de 2018 (la cantidad real se ajustará al alza para tener en cuenta la inflación).

La asignación de las subvenciones entre países se basará en varios criterios: en la fase inicial, hasta finales de 2022, estos dependerán de la población, PIB per cápita y desempleo entre 2015 y 2019. Posteriormente se tendrá en cuenta la evolución de la economía en 2020 y 2021 en lugar del desempleo. La Comisión tendrá que comprometerse antes de que acabe 2023 a pagar el importe total de las subvenciones a los países de la UE, que deberán recibir el dinero para 2026.

Los préstamos se proporcionarán a petición de los Estados miembros a finales de 2023, hasta un total de 360.000 millones de euros a precios de 2018. El nivel de préstamos para cada país estará limitado al 6,8% del Producto Interior Bruto del Estado.

En qué se invertirá el dinero

En las negociaciones con el Consejo, los eurodiputados insistieron en que los países deberían utilizar el dinero en línea con las prioridades de la UE. “El dinero para la recuperación de la UE se destinará a las prioridades de la UE. La recuperación de la UE no será un cajero automático para las políticas nacionales”, apuntó el miembro rumano del Grupo Renew Europe Dragoş Pîslaru, uno de los ponentes adjuntos del Parlamento, después del anuncio del acuerdo provisional con el Consejo.

Otra ponente adjunta, la española del grupo de los socialistas (S&D), Eider Gardiazabal, enfatizó que, si bien los fondos deberían aliviar el impacto social inmediato de la crisis, también deberían apoyar los objetivos de la UE a largo plazo, como la transición verde y la digitalización. “Debemos tener en cuenta que es el programa de inversión más importante en los próximos años, y tenemos que aprovechar la oportunidad [de reforma]”, dijo.

Las reglas diferencian seis áreas que cubrirá el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia:

La transición verde

La transformación digital

El crecimiento inteligente, sostenible e integrador

Cohesión social y territorial

Impulso de la resiliencia y la preparación para futuras crisis
Políticas para la próxima generación, incluida la educación y las habilidades

Los planes nacionales deberían destinar al menos el 37% del presupuesto al clima y la biodiversidad y otro 20% a acciones digitales. Las normas prohíben la financiación de medidas que causen un daño significativo al medioambiente.

Cómo funcionará

Para recibir apoyo, los Estados miembros deben preparar planes de recuperación y resiliencia que propongan un conjunto de reformas y proyectos de inversión pública que puedan ser implementados de cara a 2026. Estos planes se integrarán en el ciclo de coordinación económica del Semestre Europeo y deberán presentarse antes del 30 de abril.

La Comisión evaluará los planes y hará una propuesta al Consejo sobre los importes de las subvenciones y préstamos que recibirá cada país y los objetivos y metas a alcanzar. Después, el Consejo deberá aprobarlos.

Las medidas nacionales tomadas con respecto a la crisis de Covid-19 desde febrero de 2020 también son elegibles para recibir apoyo.

Los pagos se realizarán una vez que los Estados miembros alcancen las metas y objetivos, pero los países pueden solicitar una prefinanciación de hasta el 13% del monto total, que se pagará una vez que el Consejo apruebe su plan.

Los Estados miembros informarán sobre los avances logrados dos veces al año en el marco del Semestre Europeo.

Legitimidad democrática

En las negociaciones, el Parlamento Europeo presionó por contar con mayor transparencia. El acuerdo con el Consejo contempla que la Comisión envíe toda la información relativa a los planes nacionales y sus propuestas (para la toma de decisiones) simultáneamente al Parlamento y al Consejo.

Cada dos meses, las comisiones parlamentarias pueden invitar a la Comisión a debatir sobre el estado de la recuperación de la UE y el progreso de los Estados miembros hacia sus objetivos.

También, la Comisión debe preparar informes anuales sobre la aplicación del instrumento y otros documentos de evaluación.

El ponente rumano del Grupo Popular Europeo Siegfried Mureşan celebró la participación del Parlamento en todas las etapas del proceso. «Estas son buenas noticias. El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia tendrá plena legitimidad democrática», señaló.

Descubra lo que lleva acabo la UE para apoyar la recuperación económica

El año 2020 concluye con un mercado laboral muy debilitado y alejado de su plena recuperación en 2021

domingo, 7 de febrero de 2021

El año 2020 concluye con un mercado laboral muy debilitado y alejado de su plena recuperación en 2021

Encuesta de Población Activa. Cuarto trimestre 2020

28 de Enero 2021

Cámara de Comercio

El mercado laboral continúa reflejando el duro impacto de la pandemia del COVID-19, con 527.900 parados más y 622.600 ocupados menos en un año.
Los datos del cuarto trimestre de 2020 muestran una leve mejoría con un aumento de la ocupación y una ligera caída de la tasa de paro.
La difícil actual situación se refleja en el empeoramiento de la situación que atraviesan las familias: en el 34,5% de los hogares españoles no hay ningún activo o todos están parados, aunque esta cifra mejora con respecto al trimestre anterior (37,4%).
Para el conjunto de 2021, la Cámara de España pronostica el inicio de la recuperación, con subidas del PIB del 6,2% y del empleo del 2,1%.

Madrid, 28/01/2021. La Encuesta de Población Activa (EPA) publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística, correspondiente al cuarto trimestre de 2020, continúa reflejando los significativos efectos negativos de la pandemia sobre el mercado laboral español.

En lo que respecta al empleo, la ocupación aumenta en 167.400 personas en relación con el trimestre anterior, lo que representa una subida del 0,9%. En términos interanuales, por el contrario, la comparativa con el cuarto trimestre de 2019 evidencia una caída del 3,1% (622.600 ocupados menos). Y todo ello, teniendo en cuenta que las personas afectadas por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con suspensión de empleo se consideran ocupadas, según la metodología de la EPA.

Cuando se calcula la ocupación a partir de las horas efectivas de trabajo realizadas, la ocupación se incrementa en un 10,1% en relación con el trimestre anterior. Ello se debe a la menor incidencia de las vacaciones en octubre y diciembre.

En cuanto a las personas en situación de desempleo, el número desciende en 3.100 personas en el último cuarto del ejercicio, lo que representa una modesta caída del 0,1% con respecto al trimestre anterior, y un incremento del 16,5% en relación con el mismo período de 2019. Con ello, la tasa de paro se sitúa en el 16,1% de la población activa, levemente por debajo del 16,3% registrado durante el tercer trimestre y 2,4 puntos porcentuales por encima de la tasa de paro observada a finales de 2019.

Desde el final del confinamiento estricto en junio, y con ello la posibilidad de buscar empleo, se ha ido normalizando el comportamiento de la población activa. Así, durante este trimestre, continúa el proceso de recuperación del número de personas activas y, como contrapartida, de la disminución las que están fuera del mercado laboral. Concretamente, durante este trimestre se produce un aumento de 164.300 personas activas en relación con el trimestre anterior, lo que arroja una subida de 0,4 puntos de la tasa de actividad (58,2%). Sin embargo, aún persiste una importante cifra de personas que estando disponibles para trabajar no han podido buscar empleo y por tanto continúan considerándose inactivas. Este grupo asciende en este trimestre a 933.600 personas.

Con respecto a la situación de los hogares, la cifra de hogares con todos sus miembros activos en paro continúa subiendo, 24.300 hogares con respecto al trimestre anterior, llegando al total de 1.197.000 hogares. Ello representa un incremento del 2,1% respecto al tercer trimestre y del 18,2% en términos interanuales. De este modo, en el 34,5% de los hogares españoles no hay ningún activo o todos están en situación de desempleo.

Perspectivas

Los datos del mercado laboral continúan reflejando la profunda recesión que afronta la economía española, no conocida en las últimas décadas. Sin embargo, también parecen indicar el tímido inicio hacia una aún incipiente y lenta recuperación.

De cara al presente año 2021, las previsiones de la Cámara de Comercio de España estiman un crecimiento de la economía a una tasa del 6,2%, lo que supone una reactivación parcial tras la debacle experimentada de 2020 a consecuencia de la crisis sanitaria (con una previsión de caída del PIB del orden del 10,9%).

En este contexto, el mercado de trabajo también mostraría cierta recuperación, con un crecimiento estimado del empleo en el conjunto de 2021 del 2,1%, lo que equivale a la creación de 350.000 puestos de trabajo. Un ritmo claramente insuficiente para reincorporar a los 527.900 parados surgidos durante 2020. Por su parte, la tasa media de paro se situaría en 2021 en el entorno del 17,3%, influida por la ampliación de la aplicación de los ERTE y la consecuente contención en el avance del desempleo.

Estas previsiones están sujetas al enorme contexto de incertidumbre actual, y podrían empeorar ante el aumento de la intensidad de los rebrotes en las últimas semanas, que supondrían medidas de contención severas; o ante un eventual retraso en la disposición de una solución efectiva al coronavirus, que condicionaría la senda de recuperación del medio plazo.

En todo caso, la tasa de paro, ya sea actual o prevista, sigue doblando el promedio europeo, a lo que se añade que las perspectivas de empleo para 2021 de las empresas españolas se sitúan ligeramente por debajo de la media de la Unión Europea, conforme apuntaba la última Encuesta de perspectivas empresariales de la Cámara de Comercio de España.

Por ello, el mercado laboral debe seguir siendo prioritario para la política económica en España, con acciones específicas, como la reciente prolongación de las ayudas a los autónomos y los expedientes de regulación temporal de empleo en algunas actividades especialmente damnificadas por la crisis. A ello debe añadirse la necesaria reducción en la burocracia y los costes vinculados al proceso de contratación laboral, el aumento de la tasa de actividad, o la adecuación de los programas formativos de los futuros trabajadores a las necesidades requeridas por las empresas.

Y, por supuesto, sin olvidar la articulación de una firme estrategia a medio plazo de consolidación fiscal y el avance en las reformas estructurales claves para la eficiencia y competitividad de la economía española, en materias como el sistema educativo y de pensiones, la financiación autonómica o la modernización de la Administración Pública. Todo ellos ámbitos de clara influencia sobre la trayectoria futura del mercado de trabajo de nuestro país.

En este escenario, también la utilización eficaz y eficiente de los recursos del Next Generation EU supone una gran oportunidad para abordar las reformas y modernizar nuestro tejido productivo, con la transformación digital y ecológica en el centro de las acciones, contribuyendo de este modo a impulsar la creación de empleo.

El Tribunal Supremo establece que la emisión de una Orden Europea de Detención paraliza la prescripción del delito aunque el reclamado esté en paradero desconocido

domingo, 7 de febrero de 2021

Miércoles, 3 de febrero de 2021

El Tribunal Supremo establece que la emisión de una Orden Europea de Detención paraliza la prescripción del delito aunque el reclamado esté en paradero desconocido

El tribunal estima el recurso de casación interpuesto por unos padres que denunciaron en abril de 1993 la desaparición de su hijo junto con su vehículo en Madrid y en donde la investigación identificó a los dos presuntos autores, uno de ellos procesado en rebeldía

Autor: Comunicación Poder Judicial

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha establecido que la emisión de una Orden Europea de Detención (OED) paraliza la prescripción del delito, aunque no esté localizada la persona contra la que se dirige porque supone un acto de activación del proceso, activa la persecución y refuerza la imputación de la persona requerida, aunque se encuentre en paradero desconocido.

En una sentencia, el tribunal estima el recurso de casación interpuesto por unos padres que denunciaron en abril de 1993, en un juzgado de Alcobendas, la desaparición de su hijo junto con su vehículo en Madrid. La investigación judicial identificó a los dos presuntos autores del robo con homicidio; uno de ellos resultó detenido y absuelto y el otro fue procesado en rebeldía. El juzgado finalmente archivó en 2018 la causa por prescripción, tras haber pasado más de 20 años (el plazo de prescripción de estos delitos) desde la declaración en rebeldía del procesado. La Audiencia Provincial de Madrid confirmó el archivo al considerar que la OED, dictada en 2004, a diferencia de la extradición, no interrumpía la prescripción en un caso en el que el reclamado estaba en paradero desconocido.

Ahora el Supremo da la razón a la acusación particular, ejercida por los padres del fallecido y establece que el auto que acordó la apertura de las actuaciones para cursar la OED tenía el contenido material que exige la doctrina de la Sala para tener virtualidad interruptiva de la prescripción.

La sentencia precisa que ese contenido material no viene dado tanto por la reapertura, “cuya formalidad estricta no posibilita la interrupción ( en otro caso bastaría reabrir y volver a cerrar para evitar en artificial modo la prescripción) sino la actividad desplegada con la reapertura, en este caso el libramiento de la orden de detención y entrega europea”.

El Ministerio fiscal se había opuesto a la estimación del recurso y argumentaba que sólo puede tener eficacia interruptiva la emisión de una OED en el caso de que el investigado haya sido previamente localizado, al encontrar sólo en este caso una mayor similitud con la extradición que con la orden de busca y captura.

Sin embargo la Sala después de analizar su propia doctrina y la fijada por El TJUE , concluye que la OED conforme a su naturaleza integra una resolución judicial que en todo caso, “ al margen de la localización ulterior o no de la persona sobre la que recae y de que fuere o no entregada, en modo alguno integra una mera reiteración de una resolución previa nacional, aunque la exige, sino que constituye una resolución autónoma que determina una efectiva prosecución del procedimiento y por ende, interrumpe la prescripción”.

La Sala explica que la orden de detención y entrega europea es una resolución judicial autónoma, en modo alguno una mera reiteración o comunicación de una sentencia firme que acuerda el cumplimiento de una pena privativa de libertad, o de un auto de prisión provisional o de una orden de detención nacional que tengan carácter de “ ejecutivo”, aunque parta de su preexistencia

La sentencia, ponencia del magistrado Andrés Palomo, explica que la OED entre otros contenidos necesariamente integra el acuerdo de privación de libertad de la persona sobre la que recae y que trasciende a una mera detención y su emisión implica una activación del proceso, se activa la persecución y refuerza la imputación de la persona sobre la que recae.

En definitiva, la sentencia concluye que la emisión de una OED interrumpe la prescripción del delito y “ en relación a su importancia sistemática o naturaleza, son predicables ad maiorem ratio, los criterios jurisprudenciales en virtud de los cuales se concluye que la solicitud de extradición interrumpe la prescripción”.

Por ello la emisión de la OED no conlleva que el sujeto sobre el que recae esté localizado, pero aun así, “ la OED integra una resolución judicial autónoma tendente a privar de libertad a una persona o al menos que reste sometido a medidas cautelares que determinen su disponibilidad a favor de una autoridad judicial de un Estado de la Unión; resolución donde ya resultan cumplimentados todos los requisitos necesarios para que esa persona sea entregada al Juzgado o Tribunal emisor, en el momento que fuere localizado”.

En el caso concreto el Supremo revoca el archivo al establecer que los delitos no están prescritos.

La Seguridad Social suma 39.814 afiliados en términos desestacionalizados en enero

domingo, 7 de febrero de 2021

Balance mensual de afiliación

La Seguridad Social suma 39.814 afiliados en términos desestacionalizados en enero

Martes 2 de febrero de 2021

El número medio de afiliados a la Seguridad Social, en términos desestacionalizados, ha sido de 19.105.081 personas en enero. El incremento respecto al mes anterior es de 39.814 ocupados. Es el octavo mes consecutivo de aumento de la afiliación en términos ajustados de estacionalidad.

Este dato incorpora la revisión que se efectúa todos los febreros sobre la serie de afiliación en términos ajustados de estacionalidad desde 2008.

Por actividades económicas, aumenta la ocupación, en estos términos, en Agricultura, Ganadería y Pesca; Industria y Servicios. Con relación a enero de 2020, el sistema ha perdido 335.014 trabajadores afiliados medios, lo que sitúa la tasa interanual en -1,75%.

Variación intermensual

El número medio de afiliados anotó una bajada de 218.953 cotizantes con respecto a la media de diciembre (1,15%), una caída levemente menor que un año antes. De media, se han registrado 10.049.593 hombres y 8.779.999 mujeres. Los hombres representan el 53,37% del conjunto de la afiliación.

En concreto en el Régimen General, la afiliación mensual bajó en enero en 202.688 (-1,29%) y se situó los 15.513.431 ocupados. El Sistema Especial Agrario restó 6.063 afiliados, y el del Hogar, 814.

Por sectores, en este mes, suman ocupados Actividades Financieras y de Seguros (0,04%) e Información y Comunicaciones (0,01%).

El resto registran descensos, los más acusados en Actividades de Organizaciones y Organismos Extraterritoriales (-5,43%), Hostelería (-3,63%) y Agricultura, Ganadería, Caza, Selvicultura y Pesca (-2,94%).

El Régimen de Autónomos, por su parte, totalizó 3.256.740 afiliados medios, 14.668 menos (-0,45%). El Régimen del Mar contabilizó 58.215 ocupados, 1.561 menos (-2,61%) y el del Carbón se situó en 1.094 afiliados medios, 36 menos.

Por comunidades autónomas, restan afiliados todas las CCAA. Los mayores descensos correspondieron a la Comunidad Valenciana (-1,83%), Castilla-La Mancha (-1,77%), Extremadura (-1,60%), Canarias (-1,58%), Castilla y León (-1,33%) y Baleares (-1,30%).

En comparación con 2020

En el último año, el sistema de la Seguridad Social ha perdido 335.014 afiliados (un -1,75%). En junio, el momento de mayor caída de la afiliación interanual tras el impacto de la pandemia, la tasa marcó un retroceso del 4,58%, que supuso 893.360 afiliados menos que doce meses antes.

Excepto en Murcia y Castilla-La Mancha, que sumaron respectivamente 0,38% y 0,26%, las CCAA perdieron afiliados. Los mayores descensos correspondieron a Canarias (-5,70%), Baleares (-3,94%), Madrid (-2,14%) y Cataluña (-2,13%). También restaron ocupados las ciudades autónomas de Ceuta (-5,73%) y Melilla (-3,23%).

El Régimen General registró 337.710 afiliados menos (-2,13%) en doce meses. En este conjunto, se integraron los 12.008 ocupados que sumó el Sistema Especial Agrario en el último año y los 12.935 que, por el contrario, mermó el Sistema Especial de Empleados Hogar.

La Hostelería, con una tasa interanual de -19,48%, y el sector de las Actividades Artística, Recreativas y de Entretenimiento (-16,03%) son los que más afiliados han perdido en el último año.

El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, por su parte, contabilizó 5.621 trabajadores más que en el mismo mes de 2020 (0,17%). El Régimen del Mar disminuyó en 2.761 ocupados (-4,53%) y el del Carbón decreció en 163 lo que supuso una merma del 12,97%.

El número de personas en ERTE se sitúa en 739.000 a final de enero

domingo, 7 de febrero de 2021

El número de personas en ERTE se sitúa en 739.000 a final de enero

Martes 2 de febrero de 2021

Enero cerró con 738.969 personas protegidas por ERTE, lo que supone que se mantiene la estabilización del número de trabajadores con esta iniciada desde el pasado mes de septiembre. Respecto al cierre de diciembre se ha producido un aumento de 35.625 personas si tenemos en cuenta la serie revisada en función de las personas en alta afectadas.

La Moncloa

De media, según la serie por fecha de alta, en el mes de enero ha habido 717.678 personas en ERTE. Continúa, así, la estabilización del número de trabajadores protegidos iniciada en septiembre, a pesar de las nuevas restricciones administrativas para afrontar la tercera ola de la pandemia.

Respecto al momento más agudo de la crisis (finales de abril), el número de personas en ERTE ha descendido en 2,9 millones de personas, lo que significa que al cierre de enero había descendido casi un 80% el número de personas en ERTE.

El 66% ya están en los ERTE del RDL 30/2020

Por tipo de ERTE, se ha continuado produciendo el trasvase desde los ERTE recogidos en el Real Decreto Ley 18/2020 a los establecidos en el RDL 30/2020, en vigor a partir del 30 de septiembre. De esta forma, el número de personas en alguna de las figuras del RDL 30/2020, que son las que conllevan exoneraciones a la Seguridad Social, alcanza el 66% del total.

En concreto, 40.479 personas finalizan enero protegidas por ERTE de impedimento. Otras 183.068 personas estaban a 31 de enero bajo la figura del ERTE de limitación.

Otros 211.692 trabajadores estaban en los ERTE para sectores ultraprotegidos, que se pusieron en marcha el pasado 30 de septiembre. Además, otros 51.093 trabajadores están incluidos en los ERTE correspondientes a la cadena de valor de estos sectores ultraprotegidos.

Fuera de las modalidades del RD 30/2020, ya sin exoneraciones a la Seguridad Social, se mantenían 175.452 personas en ERTE de Fuerza Mayor o ETOP.

Concentración geográfica y sectorial de los trabajadores en ERTE

Los 738.969 trabajadores en ERTE con que se terminó enero suponen un 5,15% de los afiliados del Régimen General, aunque geográficamente existe una importante concentración de los mismos. Canarias es la comunidad con mayor porcentaje de afiliados bajo alguna modalidad de ERTE. Así, cerró enero con 84.403 personas protegidas, el 13,7% de sus afiliados. Le sigue Baleares, con un 11,4% de trabajadores afectados, en total, 35.156 a 31 de enero.

En el extremo contrario están Murcia y Extremadura, con 3,1% y un 3% de sus trabajadores en ERTE respectivamente.

También hay una importante concentración sectorial de las personas acogidas a alguna modalidad de ERTE. En términos absolutos, la hostelería (servicios de comidas y bebidas) concentra prácticamente a una de cada tres personas acogidas a ERTE, de los afiliados al Régimen General en este sector.

NOTA SOBRE PUBLICACIÓN DE LOS DATOS DE ERTE: Dado que las fechas de solicitud del ERTE y la de sus efectos pueden ser distintas, hay una cierta disparidad entre la fecha de notificación -los datos comunicados hasta esa fecha- y la fecha en la que produce efectos -en alta- (por ejemplo, puede ser que una empresa comunique a la Tesorería el ERTE de su plantilla el 10 de diciembre, cuando éste tiene efectos ya desde el 20 de noviembre). En aras de la transparencia, en la información adicional se pueden consultar las series revisadas tanto de las personas en ERTE por su fecha de alta -una serie que requiere actualización diaria- como por la fecha de notificación para que se puedan realizar las comparaciones oportunas y en los próximos días se actualizarán también los Excel de los últimos meses con estas series revisadas. Además, se han actualizado en la página web los datos revisados de ERTE en octubre y noviembre.