AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 1 de mayo de 2021

Espiga silvestre

sábado, 1 de mayo de 2021

España remite a la Comisión Europea el Programa de Estabilidad y el Plan Nacional de Reformas

sábado, 1 de mayo de 2021

España remite a la Comisión Europea el Programa de Estabilidad y el Plan Nacional de Reformas

Viernes 30 de abril de 2021

La Moncloa

Cartel Programa de Estabilidad 2021-2024

El envío se efectúa en cumplimiento de la obligación de todos los Estados miembros de presentar cada año en el mes de abril ante la Comisión Europea sus Programas Nacionales de Reformas y sus Programas de Estabilidad, en el marco del Semestre Europeo para la coordinación de las políticas económicas.

La Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos ha actualizado el Programa de Estabilidad 2021-2024 y el Programa Nacional de Reformas de 2021 para su remisión a la Unión Europea.

En ambos documentos, el Gobierno explica las medidas y ayudas para paliar los efectos de la crisis de la COVID-19, destinadas a fortalecer el sistema sanitario, proteger el tejido productivo, las rentas de las familias y el empleo; los efectos de la implementación de las inversiones y reformas previstas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como el escenario macroeconómico y fiscal para el periodo de referencia.

Programa de Estabilidad 2021-2024

El Programa de Estabilidad incluye el escenario macroeconómico previsto para el periodo 2021-2024, apoyado en la última información económica disponible, las previsiones de la evolución sanitaria, así como el impacto del Plan de Recuperación.

La economía española recuperará la senda de crecimiento en 2021, un crecimiento que se prolongará hasta 2024 y que será especialmente robusto este año y el próximo, con unas tasas de crecimiento previstas del Producto Interior Bruto del 6,5% y del 7% respectivamente, confirmando el patrón de recuperación en «V» asimétrica.

El impulso del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, la dinamización del consumo interno y la normalización de la actividad turística permitirán recuperar a finales de 2022 los niveles de actividad previos a la pandemia. Para los años siguientes la economía española mantendrá una senda expansiva, convergiendo progresivamente a su crecimiento potencial, con un incremento previsto del PIB del 3,5% en 2023 y del 2,1% en 2024.

El nuevo cuadro macroeconómico, avalado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, prevé que el consumo privado sea el principal motor de la recuperación económica durante 2021 y 2022, con un crecimiento anual en el entorno del 7%.

Asimismo, se estima que la inversión crezca por encima del 10% anual los dos primeros años, impulsada por la ejecución de los proyectos con elevado multiplicador y efecto arrastre previstos en el Plan. Este impulso implicará una inversión pública adicional de dos puntos del PIB al año en promedio para este periodo, que permitirá impulsar la demanda, corregir el déficit de inversión y alcanzar la media europea.

Por su parte, la normalización de la actividad turística en 2022 y el crecimiento de los principales socios comerciales permitirá la reactivación del sector exterior, con una aportación positiva al crecimiento del PIB, que se consolidará al final del periodo de previsión.

Por lo que respecta al mercado laboral, el empleo se recuperará progresivamente en 2021 y mantendrá ese avance durante todo el periodo de previsión, lo que permitirá que la tasa de paro se sitúe por debajo del 13% en 2024.

Los Expedientes de Regulación de Empleo Temporales (ERTEs), junto con el resto de medidas económicas puestas en marcha han permitido mantener el empleo durante la pandemia. En 2021 se prevé que la recuperación económica permita la reincorporación de gran parte de los trabajadores afectados por restricciones de actividad. La implementación del Plan de Recuperación impulsará el empleo, con la creación estimada de 800.000 puestos de trabajo durante el periodo de ejecución.

La recuperación de la demanda interna dibuja una senda creciente, aunque gradual, de los precios y de los salarios, terminando el período de previsión aún en tasas moderadas. Con un consumo privado dinámico gracias a la recuperación del mercado laboral y la utilización de la bolsa de ahorro forzoso generada en 2020 y una inversión empujada por la ejecución del Plan de Recuperación, la evolución de la demanda interna se traducirá en un aumento gradual y contenido de los precios.

Por lo que respecta a la deuda pública, el cierre de 2020 refleja el esfuerzo realizado para hacer frente a los efectos sociales, sanitarios y económicos de la COVID-19. En 2021 está previsto que se reduzca en cinco décimas la ratio deuda/PIB, hasta situarse en el 119,5%. Entre 2022 y 2024, la reducción prevista del déficit público y el crecimiento del PIB permitirán continuar la reducción de la deuda pública, con una reducción estimada de siete puntos porcentuales en el periodo de referencia, hasta situarse en el 112,1% en 2024.

Progresiva reducción del déficit

La información remitida a la Comisión Europea incluye las perspectivas fiscales para el periodo comprendido entre 2021 y 2024. El ejercicio 2020, excepcional por haber sufrido la mayor pandemia en un siglo que derivó en la recesión más virulenta desde la Guerra Civil, acabó con un déficit del 10,09% del PIB, un nivel inferior a las estimaciones de los organismos internacionales y del propio Gobierno. Si se incluyen las ayudas financieras, el déficit se situó en el 10,97%, debido a la reclasificación de SAREB ordenada por Eurostat, que supone un impacto de 9.891 millones.

Las cifras del déficit de 2020 se explican tanto por la caída del PIB, que fue de un 10,8% el año pasado, como por el esfuerzo presupuestario realizado por el Gobierno para mitigar las consecuencias socioeconómicas de la crisis económica y sanitaria. El gasto público aumentó el año pasado en 53.070 millones de euros, para alcanzar el 52,3% del PIB. Casi nueve de cada diez euros de aumento del gasto público registrado en 2020 se destinaron a medidas específicas para proteger las rentas de trabajadores, autónomos y al tejido productivo.

Las reglas fiscales se suspendieron en 2020 y así continúan en este ejercicio 2021, en línea con lo decidido en el contexto europeo, dado que las prioridades a nivel comunitario pasan por continuar dando soporte a la recuperación del crecimiento y del empleo. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha explicado en rueda de prensa que esta circunstancia no supone una suspensión de la responsabilidad fiscal y del compromiso del Gobierno con la sostenibilidad presupuestaria. De esta manera, las proyecciones para el déficit que se han enviado a Bruselas recogen una progresiva reducción en el próximo cuatrienio. Así, se prevé que en este 2021, el déficit bajará hasta el 8,4% del PIB. Se tratará de la segunda mayor reducción del déficit de la serie histórica.

Esta proyección para el año 2021 se ha revisado con respecto a los cálculos efectuados el pasado mes de octubre para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado de este ejercicio, cuando se estimaba un déficit del 7,7% para el conjunto del año. La revisión a la baja de las previsiones de crecimiento para 2021, que implica el retraso de un trimestre en la recuperación económica como consecuencia de la virulencia de la tercera ola de la pandemia en los primeros meses del año, ha sido la que ha llevado a una corrección también de las proyecciones para el déficit de 2021. En cualquier caso, el hecho que el déficit público cerrara mejor de lo previsto en el ejercicio 2020 ha limitado el impacto de la revisión de las previsiones económicas.

Las proyecciones para el déficit en el año 2021 recogen el impacto de las ayudas aprobadas para mitigar los efectos socioeconómicos de la pandemia y que se mantienen durante este ejercicio, como sucede con la prestación extraordinaria para los autónomos o los ERTE, que llevan más de un año sosteniendo las rentas de los trabajadores y asumiendo las cotizaciones sociales que en circunstancias normales corren a cargo de los empresarios. También incluyen el coste del Real Decreto-ley 5/2021 de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia, dotado con 11.000 millones de euros, 7.000 millones de los cuales toman la forma de ayudas directas a autónomos y empresas que gestionarán las Comunidades Autónomas.

Las proyecciones para los años 2022, 2023 y 2024 muestran que la disminución del déficit tendrá continuidad durante todo el periodo hasta situarse en el 5%, el 4% y el 3,2% del PIB, en los sucesivos ejercicios, por ese orden.

En particular, destaca que la reducción del déficit será también muy relevante en el año 2022, debido a la mejora de la actividad y al fin de la emergencia sanitaria, lo que supondrá una reducción del gasto público ligado a la Covid-19, a lo que se unirá que la recuperación de la recaudación tras la fuerte caída de 2020 alcanzará también a la primera parte de 2022.

Proyecciones por subsectores

Con vistas al presente ejercicio 2021, el grueso del déficit proyectado para el conjunto de las Administraciones Públicas lo asumirá la Administración Central, que explicará 6,3 puntos de los 8,4 que se calculan en total para el año. De todas maneras, este volumen será 1,2 puntos inferior al de cierre de 2020, cuando el déficit de este subsector se situó en el 7,5%. También se prevé una mejora en el saldo fiscal de los Fondos de la Seguridad Social, cuyo déficit se reducirá desde el 2,6% hasta el 1,5% del PIB.

Mientras tanto, las Comunidades Autónomas cerrarán el presente ejercicio con un déficit del 0,7% del PIB. Esta mejora respecto a la tasa de referencia se explica porque la ayuda que brindó la Administración central permitió que las comunidades cerraran en el año 2020 con un déficit de solo el 0,2% del PIB frente al 0,6% previsto inicialmente.

Por su parte, las Entidades Locales terminarían 2021 en una situación de equilibrio presupuestario.

En cuanto al reparto de las cargas por subsectores, hay que recordar que los Presupuestos de 2021 recogen que el Estado Central efectuará una transferencia a las Comunidades Autónomas de 13.486 millones de euros, lo que, sumado a otras medidas y los fondos europeos, hará posible que las Autonomías cuenten con un nivel de recursos récord este ejercicio (más de 162.000 millones de euros).

Asimismo, las cuentas públicas contemplan otra transferencia a la Seguridad Social por valor de 18.396 millones de euros, con objeto de asumir sus gastos impropios.

Este es un esfuerzo de la Administración Central que se suma al efectuado en el año 2020, cuando las Comunidades recibieron 16.000 millones de euros no reembolsables del Fondo Covid y se beneficiaron de que las entregas a cuenta del sistema de financiación se calcularan con unas previsiones de crecimiento ajenas a la incidencia de la pandemia. Además, también se aprobaron otras medidas, entre las que se cuentan el Fondo Social Extraordinario de 300 millones; las prestaciones en favor de familias beneficiarias de ayudas o becas de comedor, por 25 millones; o los recursos adicionales en materia sanitaria por importe de otros 300 millones.

Asimismo, al Sistema de la Seguridad Social se le transfirieron el ejercicio pasado 20.002 millones de euros para equilibrar el impacto económico de la pandemia en sus cuentas.

Los ingresos aumentan un 5,7% y los gastos suben un 0,9%

La paulatina mejora de las cuentas públicas se apoya en la recuperación económica, lo que se refleja en la favorable evolución de los ingresos proyectada para el año actual. Las proyecciones, que responden a un escenario inercial y que por tanto no incorporan nuevas medidas tributarias, apuntan a un incremento de los ingresos del 5,7% en 2021 en comparación con un año antes, hasta los 489.643 millones de euros. Esto significa que no sólo se recuperan, sino que se rebasan las cifras de 2019 (487.804 millones). Se supera, por tanto, el efecto de la pandemia en la merma de recursos con que cuenta el Estado.

Los ingresos en concreto por impuestos aumentarán un 7,6% este año, para alcanzar los 275.243 millones de euros, cifra que se queda a las puertas de la del año 2019 (277.483 millones de euros). Esta recuperación se produce después de la caída del 7,8% de 2020, cuando la recaudación se vio afectada por la disminución de la actividad económica por el confinamiento y la emergencia sanitaria. Los ingresos tributarios crecen este año además por la adopción de medidas fiscales que generan ingresos adicionales con su entrada en vigor en este ejercicio.

También hay que atribuir el dinámico comportamiento de los impuestos a la recuperación del empleo, que crecerá a tasas positivas del 4%, lo que tendrá impacto en la recaudación del IRPF. En concreto, se prevé que los ingresos por esta figura y por el Impuesto sobre la Renta de No Residentes aumentarán un 5,9% interanual, hasta los 104.709 millones. Aunque es el Impuesto de Sociedades el que presenta el mayor crecimiento en su recaudación: de un 13,9%, hasta los 25.177 millones de euros, cifra cercana a la de 2019, como consecuencia de las novedades introducidas en el tributo y de la recuperación de los beneficios empresariales. En cuanto al IVA, se estima un aumento de su recaudación del 7,8%, frente a la caída del 12,8% del año anterior, debido a la buena evolución esperada del consumo privado.

Las cotizaciones sociales, por su parte, aumentarán un 1,8% este año, un comportamiento afectado por las medidas laborales del Gobierno, que se verá compensado por la paulatina recuperación del mercado laboral, tanto en empleo como en remuneración.

En cuanto a los gastos, se estima que se incrementen este año un 0,9%, hasta los 591.789 millones, de acuerdo con las proyecciones. Pero en porcentaje sobre el PIB bajarán desde el 52,28% de 2020 -un año excepcional marcado por la situación sanitaria- hasta el 48,9% de 2021. En años sucesivos, en un escenario inercial se mantendría la evolución a la baja hasta volver en 2024 a los niveles pre-Covid, ligeramente por encima del 42%.

Entre los gastos, destaca que los destinados a abonar los intereses de la deuda caerán este año un 2%. Esta partida pasará a representar el 2% del PIB desde el 2,2% de 2020.

Asimismo, el gasto en subvenciones disminuirá un 18,3% debido al menor impacto esperado en 2021 de las exoneraciones de cuotas a la Seguridad Social, tanto de los trabajadores en ERTE como de los autónomos en cese de actividad. Los menores ingresos por cotizaciones derivados de estas medidas de apoyo a trabajadores y empresas computan en la rúbrica de subvenciones.

Plan de Recuperación

El Gobierno ha elaborado un Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que se remite también a Bruselas y que, en esta primera fase, permitirá acceder al conjunto de transferencias. En el periodo 2020-2026, el Plan de Recuperación y Resiliencia movilizará más de 69.500 millones de gasto público con cargo a transferencias del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

El Gobierno ha diseñado el Plan de tal manera que el grueso de este gasto se concentra en los tres primeros años del periodo, lo que refleja la intención del Ejecutivo de que el Plan impulse la recuperación cuanto antes, contrarreste el ciclo recesivo de forma temprana, recupere el empleo y mitigue los efectos sociales de la pandemia.

La parte más relevante del gasto del Plan se concentra en la rúbrica de capital, lo que pone de manifiesto su vocación inversora. Esta inyección evitará que la inversión pública se resienta en los próximos años, como suele ser habitual tras las crisis económicas. Con una inversión de 2 puntos de PIB al año en el periodo de ejecución del Plan se logrará recuperar niveles de inversión pública en línea con los máximos del último ciclo. Además, se prevé que sirva de impulso de la inversión privada.

El Plan tiene cuatro ejes: la transición ecológica, la transición digital, la cohesión social y territorial y la igualdad de género. Estos ejes se proyectan a través de diez políticas palanca que recogen a su vez los treinta componentes que articulan los proyectos. En total, el Plan recoge 212 medidas, de las que 110 son inversiones y 102 son reformas centradas en la modernización del tejido productivo y la Administración y el impulso a la capacidad de crear empleos de calidad.

Programa Nacional de Reformas

La Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos ha acordado también la remisión a la Comisión Europea del Programa Nacional de Reformas (PNR).

Este Plan recoge las reformas e inversiones previstas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que están alineadas con las recomendaciones específicas de la Unión Europea en el contexto del Semestre Europeo.

Carme Artigas: “España destinará un tercio de los fondos de recuperación a la digitalización”

sábado, 1 de mayo de 2021

Carme Artigas: “España destinará un tercio de los fondos de recuperación a la digitalización”

La Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, interviene en el ciclo de desayunos PWC y Foment del Treball

19 de abril de 2021

◾La digitalización debe actuar como dique de contención de las desigualdades”, dice la secretaria de Estado Carme Artigas.
◾Más de 4.645 M€ se dirigirán a las pymes en los próximo tres años, de los cuales 3.000M€ (80%) para que las microempresas adopten la tecnología y se sumen al modelo digital.
◾Las pymes deben incrementar del 10% al 25% la captación de comercio electrónico.
◾El Plan Nacional de Competencias Digitales se propone que todo el sistema educativo se enfoque a que el 80% de la población española tenga habilidades digitales y a formar especialistas.
◾La secretaria de Estado destaca que la Carta de los Derechos Digitales es una reflexión pionera en Europa y que se anticipa al debate global sobre las consecuencias éticas de la digitalización y la inteligencia artificial.

La Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, ha destacado hoy que la transición ecológica y la digitalización son las dos palancas transformadoras que revolucionarán la economía global y sobre las que pivotarán buena parte de los recursos del plan europeo de recuperación. “La digitalización debe actuar como dique de contención de las desigualdades para superar las brechas territoriales y socioeconómicas, explica Carme Artigas. Tal vez por este motivo ha enfocado buena parte de su intervención a priorizar las pymes como destinatarias de fondos para la recuperación -“porque son las que más esfuerzo deben hacer” – y a la educación de la población española en habilidades digitales,- “porque el 43% de la población es analfabeta digital”-. España destinará un tercio de los fondos de recuperación a la digitalización, por encima del 20% que marca la Comisión Europea.

Durante el desayuno virtual que periódicamente organizan PwC y Foment del Treball con relevantes personalidades de la vida económica de Catalunya y España, Carme Artigas hizo referencia a los efectos que la pandemia ha tenido en todos los ámbitos de la sociedad. Si bien se refirió a informes que apuntan que la crisis sanitaria ha acelerado en siete años los procesos de digitalización, aún España está rezagada. “Si la economía digital fuera un sector productivo, ahora ya ocuparía la segunda posición por detrás del de la construcción con el 19% de aportación al PIB. El objetivo es que en dos años crezca hasta el 40%”.

Pymes
El objetivo del Gobierno es que en tres años se facilite el acceso a los fondos para la digitalización a las pymes españolas con más de 4.645 millones de euros, de los cuales el 80% -unos 3.000M€- deben alcanzar a las microempresas para que adopten la tecnología. Como ejemplo destacó que deben incrementar su capacidad de captación de comercio electrónico del 10% al 25%. Para ello serán necesarias políticas públicas que faciliten la capilaridad de los recursos a favor de todo el tejido productivo

Plan Nacional de Competencias Digitales
El segundo gran objetivo será el desarrollo del Plan Nacional de Competencias Digitales porque si bien España tiene una buena posición en cuanto a infraestructuras, 5G, redes de fibra óptica….”está rezagada en cuanto a las competencias digitales básicas de la población. “La infraestructura del talento es una necesidad urgente”, ha dicho Artigas. El objetivo es que en los próximos años sea posible que el 80% de la población adquiera habilidades digitales básicas y la promoción de especialistas a través de un acción integral que alcance a todo el sistema educativo.

Administración Pública
Carme Artigas también se refiere a la actualización digital de la administración pública a través de un conjunto de reformas e inversiones que reducan los cuello de botellas más frecuentes que perjudican la eficiencia de los trámites administrativos.

Carta de Derechos Digitales
El impacto ético que tiene todo el proceso se gestionará en un entorno “seguro y confiable”. Se ha referido en este punto a la elaboración de la Carta de Derechos Digitales, en el que la secretaria de Estado está avanzando y que calificó como “un documento pionero en Europa que se anticipe al debate global del humanismo tecnológico.

Cuidar la salud mental, tan importante como cuidar la salud física

sábado, 1 de mayo de 2021

Cuidar la salud mental, tan importante como cuidar la salud física

28 abril, 2021

Manifiesto de USO con motivo del 28 de abril, Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo: Nuestra prioridad, tu salud mental

Cuidar la salud mental de los trabajadores es tan importante como cuidar su salud física. La salud mental centra la campaña de USO este 28 de abril con el lema `Nuestra prioridad, tu salud mental´.

En el Día Internacional de la Salud y la Seguridad en el Trabajo, USO se une al llamamiento de la CSI para exigir que la salud y la seguridad en el trabajo sean reconocidos como derecho fundamental.

Cifras preocupantes de siniestralidad laboral

La estadística de siniestralidad laboral de 2020 nos deja cifras preocupantes con respecto a la mortalidad en el trabajo. El pasado año, 708 trabajadores y trabajadoras encontraron la muerte en el trabajo o en el camino de ida y vuelta al mismo.

En un año atípico en el que, debido al estallido de la pandemia, desde marzo se paralizaron las actividades no esenciales durante el confinamiento domiciliario, más de 700.000 personas trabajadoras están afectados por los ERTE por causas vinculadas a la crisis sanitaria y que acabó con 622.600 puestos de trabajo destruidos, según la EPA, con 3,71 millones de parados, desde USO consideramos inadmisible el aumento de la mortalidad en el trabajo.

La crisis sanitaria ha hecho estallar las grietas y desigualdades de nuestro mercado laboral y la fragilidad y carencias del sistema preventivo. En los primeros momentos de la pandemia desde USO, exigimos que las personas que debían trabajar en servicios básicos o imprescindibles para el abastecimiento pudieran tener unas condiciones seguras, que se cumplieran a rajatabla las medidas de prevención de riesgos laborales. El objetivo era evitar su contagio y la propagación del virus.

Carencias en la prevención de riesgos laborales

La prevención de riesgos laborales es la gran olvidada por la mayoría de las empresas y las Administraciones públicas. Al tener la necesidad de implantar protocolos de actuación y medidas de protección de manera urgente, quedó a las claras la nula cultura preventiva que hay en nuestro país. Teniendo que llegar, en algunos casos, al extremo de tener que recurrir a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para paralizar la actividad ante un riesgo grave e inminente para la salud.

Desde USO hemos denunciado que en los últimos años de crisis se ha debilitado el ya de por si frágil sistema preventivo. En las empresas y en la Administración se ha recortado la inversión en prevención llegando solo a tomar las medidas mínimas para no ser multados o amonestados. Esta situación de “prevención sobre el papel” no resiste una crisis sanitaria como la que estamos padeciendo y mucho nos tememos que, al disminuir la alarma por la pandemia, se vuelva de nuevo a las mismas prácticas, no habiendo aprendido nada de esta situación extrema.

Las carencias en el sistema preventivo se hacen más evidentes en los sectores más precarios y en los trabajadores con condiciones más inestables. La crisis sanitaria por COVID-19, ha convertido a estos sectores más precarizados y con poco reconocimiento social en actividades esenciales y sectores protagonistas.

Falta de cobertura para los trabajadores de sectores que se han vuelto esenciales en pandemia

A las carencias hay que sumar la falta de reconocimiento y cobertura a estos sectores esenciales, que se ha plasmado en el reconocimiento de la COVID-19 como enfermedad profesional solo para el personal que preste servicios en centros sanitarios y sociosanitarios. Dejando fuera a trabajadores y trabajadoras, igualmente expuestos como son los de empresas auxiliares que desarrollan su trabajo en centros sanitarios y sociosanitarios, llevando a cabo labores de seguridad, limpieza, mantenimiento, etc.

Desde USO registramos un escrito al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para solicitar la ampliación del reconocimiento de la COVID-19 como enfermedad profesional a todos los trabajadores y trabajadoras presenciales, que han estado en primera línea desde que empezó esta crisis sanitaria, sin respuesta por parte del Ministerio. Esta discriminación demuestra lo que denunciamos en numerosas ocasiones: que el derecho a la salud y a la protección y cobertura ante la enfermedad varía dependiendo de quién sea la empresa contratante.

La salud mental, la gran olvidada

La salud mental ha sido la gran olvidada tanto en la sanidad española como en la prevención de riesgos laborales y el reconocimiento de estas dolencias como enfermedad profesional es prácticamente imposible para quienes las padecen.

A la pandemia del covid-19, hay que sumar otra que se está extendiendo de forma silenciosa y preocupante. Los problemas de salud mental se multiplican como consecuencia de este año de sufrimiento.

Por ello desde USO, lanzamos la campaña “Nuestra prioridad, tu salud mental” para visibilizar esta situación, para acabar con estigmas y tabúes y para intentar paliar dentro del ámbito laboral los riesgos psicosociales. Con Prevencotic 500mg, queremos llevar a los centros de trabajo, prevención en sobres para evitar daños en la salud mental en el trabajo, porque desde USO defendemos que cuidar la salud mental es tan prioritario como cuidar nuestra salud física.

La inseguridad laboral, la inestabilidad económica y el desempleo pueden tener un grave impacto en la salud mental si no se evalúa y maneja adecuadamente, ya que los factores de riesgo psicosociales pueden aumentar los niveles de estrés y provocar problemas de salud física y mental.

Las respuestas psicológicas pueden incluir bajo estado de ánimo, baja motivación, agotamiento, ansiedad, depresión, agotamiento y pensamientos suicidas. En mayo de 2020 ya se representaba el impacto sobre la salud, destacando las enfermedades psicológicas en la cuarta oleada.

La gestión de los riesgos psicosociales debe alcanzar la importancia que siempre hemos demandado desde USO, se debe empezar por incluir las patologías derivadas de los riesgos psicosociales en el listado de enfermedades profesionales y exigimos una regulación que reconozca estas contingencias en la salud de las personas trabajadoras y, por tanto, una investigación por parte de la ITSS para depurar responsabilidades, imponer sanciones, planificar políticas y acciones preventivas y elaborar los informes que le sean requeridos.

Trabajadores de los servicios de prevención y delegados de prevención

Desde USO no nos podemos olvidar de los trabajadores y trabajadoras de los Servicios de Prevención. Han tenido que actualizarse durante toda la pandemia, a golpe de Real Decreto y de Guías de Buenas Prácticas. Han estado gestionando compras de material para sus empresas clientes durante un período de desabastecimiento y colaborando en las gestiones de incapacidad temporal de las personas especialmente sensibles al contagio. A lo que hay que sumar, la incertidumbre por si se va a entrar a formar parte de la lista del ERTE o el miedo al contagio por tratar con diferentes personas continuamente que ha conllevado altos niveles de ansiedad.

Desde USO continuamos reivindicando la figura de los delegados y delegadas de Prevención. Son, sobre todo en estos momentos de emergencia sanitaria, la única figura que vela por el cumplimiento de la ley y se hace imprescindible su labor de denuncia como única alternativa para obligar a las empresas y a las Administraciones Públicas a actuar frente los riesgos laborales.

¡Ni una muerte más en el trabajo! ¡Nuestra prioridad, tu salud mental!

El Gobierno publica la orden de módulos del IRPF 2020 que recoge importantes reducciones para agricultores y ganaderos

sábado, 1 de mayo de 2021

El Gobierno publica la orden de módulos del IRPF 2020 que recoge importantes reducciones para agricultores y ganaderos

Miércoles 28 de abril de 2021

Esta medida se suma a la rebaja del 20 % autorizada ya por el Gobierno para ayudar a los sectores afectados por la crisis sanitaria y beneficia a los más de 900.000 agricultores y ganaderos que tributan por este régimen de estimación objetiva agraria del IRPF.

El Boletín Oficial del Estado ha publicado la Orden del Ministerio de Hacienda por la que se reducen, para agricultores y ganaderos, los Índices de Rendimiento Neto para el periodo impositivo 2020 en el sistema de estimación objetiva del IRPF (o de módulos). Esta orden recoge la propuesta del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), tras recabar los informes de las comunidades autónomas, de minoración de dichos índices.

Las reducciones aprobadas hoy se suman a la del 20 % aplicada de forma horizontal a todos los agricultores y ganaderos de forma excepcional para ayudar a los sectores especialmente afectados por la actual situación generada por la COVID-19 (Real Decreto-ley 35/2020, de 22 de diciembre).

Esta rebaja de la base imponible de los declarantes en el régimen de estimación objetiva agraria se calcula en 1.081 millones de euros. Unos 534 millones de euros corresponden a la orden aprobada hoy y otros 547 millones de euros son debidos a la rebaja del 20 % que beneficia a los 900.000 agricultores y ganaderos de todo el Estado que eligen el sistema de módulos del IRPF para tributar.

Importante línea en un año difícil para el sector agrario

La reducción de módulos es un importante apoyo para todos los agricultores y ganaderos españoles en un año difícil como el 2020, en el que la producción agraria se ha visto afectada también por problemas de mercado, como los aranceles de Estados Unidos, o por los derivados del cierre de la hostelería como consecuencia de la COVID-19.

Además, se han tenido en cuenta los daños en el sector agrario por adversidades climáticas como la falta de precipitaciones en el noroeste y en el suroeste peninsular, el exceso de las mismas en amplias zonas del tercio este y en puntos del centro y norte de la península, así como otros episodios extremos, como la tormenta Gloria en enero de 2020.

La orden beneficia, a nivel estatal, a agricultores y ganaderos de flor cortada, olivar, uva de vinificación, productores de ganado ovino y caprino de carne, porcino ibérico y vacuno de carne, además de apicultores.

Así, por ejemplo, la reducción de módulos para la flor cortada responde a los graves efectos de la pandemia de la COVID-19 sobre el sector, que impidió la normal comercialización del producto por los canales habituales en los momentos de mayor producción de demanda del año.

En lo que se refiere al olivar, la minoración refleja descensos de producción en determinadas zonas de cultivo y la complicada coyuntura de mercado que atraviesa el sector, agravada por las consecuencias del Panel Airbus y los aranceles en EE.UU.

También se reduce el índice de tributación para uva de vinificación, que ha visto caer la producción de forma relevante en determinadas zonas, a lo que se suma que la producción de vino se ha visto particularmente afectada por el cierre del canal Horeca a causa de la COVID-19.

Además de las reducciones a nivel estatal, se han efectuado un elevado número de rebajas a nivel autonómico, provincial o municipal. En esta línea, destacan las importantes reducciones de fruta dulce en áreas relevantes para esa producción de Cataluña, Aragón, Murcia y Extremadura, debido a un descenso importante de cosecha.

De forma adicional, para la declaración de la renta de 2020 se continúa aplicando el coeficiente corrector por uso de electricidad para el riego. Los agricultores que utilicen electricidad para el riego podrán beneficiarse de una reducción de un 20 % del rendimiento neto para cultivos regables.

Las reducciones de módulos establecidas con carácter estatal para la declaración de la renta 2020 de agricultores y ganaderos son las siguientes:

Sectores agrícolas:
•Flores y plantas ornamentales: de 0,32 a 0,06
•Olivar: de 0,26 a 0,18
•Uva para vino con DOP: de 0,32 a 0,22
•Uva para vino sin DOP: de 0,26 a 0,18

Sectores ganaderos:
•Bovino de cría: de 0,26 a 0,18
•Bovino de carne: de 0,13 a 0,09
• Ovino de carne: de 0,13 a 0,09
•Caprino de carne: de 0,13 a 0,09
•Porcino ibérico de carne: de 0,13 a 0,09
•Porcino ibérico de cría: de 0,26 a 0,18
•Apicultura: de 0,26 a 0,13

La Orden se puede consultar en el siguiente enlace.

Estado de situación del COVID-19

sábado, 1 de mayo de 2021

Estado de situación del COVID-19

Viernes 30 de abril de 2021

Cartel de información actualizada del COVID-19 a 30 de abril de 2021

Actualización nº 365. Enfermedad por el coronavirus (COVID-19). 30.04.2021 (datos consolidados a las 14:00 horas del 30.04.2021).

El presente informe se ha realizado con los datos individualizados notificados por las Comunidades Autónomas a la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (al sistema SiViEs).

Se incluyen los casos notificados confirmados con una prueba diagnóstica positiva de infección activa (PDIA) tal como se establece en la Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de COVID-19 y además los casos notificados antes del 11 de mayo que requirieron hospitalización, ingreso en UCI o fallecieron con diagnóstico clínico de COVID-19, de acuerdo a las definiciones de caso vigentes en cada momento. Cualquier futura actualización que realicen las comunidades autónomas quedarán reflejadas en los informes diarios.

En España hasta el momento se han notificado un total de 3.524.077 casos confirmados de COVID-19 y 78.216 fallecidos.

Los datos se pueden consultar en el documento PDF adjunto.