AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 17 de septiembre de 2021

Vista de la playa de Langosteira en Fisterra

viernes, 17 de septiembre de 2021

Discurso sobre el estado de la Unión de 2021 pronunciado por la presidenta Von der Leyen

viernes, 17 de septiembre de 2021

15 septiembre 2021

Discurso sobre el estado de la Unión de 2021 pronunciado por la presidenta Von der Leyen

Comisión Europea

REFORZAR EL ALMA DE NUESTRA UNIÓN

Introducción

Señor presidente, señoras y señores diputados al Parlamento Europeo,

Muchas son las personas que tienen la sensación de que sus vidas se han detenido mientras el mundo avanzaba con rapidez.

La velocidad a la que se suceden los acontecimientos y la enormidad de los problemas a los que nos enfrentamos escapan a veces a nuestra comprensión.

También han sido tiempos de búsqueda de nuestra identidad.

Un proceso en el que hemos pasado de replantearnos nuestras propias vidas a debates más amplios sobre el intercambio de vacunas y sobre valores compartidos.

Pero ahora que echo la vista atrás a lo acontecido en este último año, si miro ahora al estado de la Unión, veo un espíritu fuerte en todo lo que hacemos.

Fue Robert Schuman quien dijo:

Europa necesita un alma, un ideal y la voluntad política de alcanzarlo.

Europa ha dado vida a estas palabras en los últimos doce meses.

En la mayor crisis sanitaria mundial en un siglo, hemos optado por mantenernos unidos para que todas las partes de Europa gozaran de las mismas posibilidades de acceder a vacunas que salvan vidas.

En la crisis económica mundial más profunda de las últimas décadas, hemos optado por mantenernos unidos con NextGenerationEU.

En la crisis planetaria más grave de todos los tiempos, hemos optado por mantenernos unidos con el Pacto Verde Europeo.

Lo hemos hecho juntos como Comisión, como Parlamento, como 27 Estados miembros.

Como una sola Europa. Y podemos sentirnos orgullosos de ello.

Pero los tiempos del coronavirus aún no han terminado.

Sigue habiendo mucho dolor en nuestra sociedad a medida que la pandemia se prolonga.

Hay sufrimientos que nunca podremos aliviar, vidas que quedarán truncadas para siempre y tiempo que nunca podremos devolver a nuestros jóvenes. Nos enfrentamos a retos nuevos y duraderos en un mundo que se recupera y se fractura de forma desigual.

Por lo tanto, no cabe duda de que el próximo año volverá a poner a prueba nuestro carácter, pero estoy convencida de que es cuando se nos pone a prueba cuando sale a la luz nuestra verdadera alma, nuestro espíritu genuino.

Cuando miro a nuestra Unión, sé que Europa superará la prueba.

Y lo que me da esa confianza es la inspiración que suponen para nosotros los jóvenes de Europa.

Nuestra juventud carga de sentido dos valores como son la empatía y la solidaridad.
Están convencidos de que tenemos una responsabilidad con el planeta. Y, aunque preocupados por el futuro, están decididos a mejorarlo.

Nuestra Unión será más fuerte si se parece a nuestra próxima generación: reflexiva, decidida y solidaria, basada en valores y audaz en la acción.

Este espíritu será más importante que nunca en los próximos doce meses. Este es el mensaje de la carta de intenciones que he enviado esta mañana al presidente Sassoli y al primer ministro Janša de cara a esbozar nuestras prioridades para el próximo año.

UNA EUROPA UNIDA EN LA ADVERSIDAD Y LA RECUPERACIÓN
Señorías,

Un año es un largo período en una pandemia.

Cuando comparecí ante ustedes hace 12 meses, no sabía cuándo o ni siquiera si algún día tendríamos una vacuna segura y eficaz contra la COVID-19.

Sin embargo, hoy y en contra de todas las voces críticas, Europa ocupa una posición de liderazgo en el mundo.

Más del 70 % de la población adulta de la UE está totalmente vacunado. Hemos sido los únicos que hemos compartido la mitad de nuestra producción de vacunas con el resto del mundo. Entregamos más de 700 millones de dosis a la ciudadanía europea y una cantidad adicional de más de 700 millones al resto del mundo, a más de 130 países.

Ninguna otra región del mundo lo ha conseguido.

Pero una pandemia no es una carrera de velocidad sino de fondo.

Siguiendo la voz de la ciencia, logramos estar a la altura de Europa y del mundo.

Lo hemos hecho bien, lo hemos hecho a la europea. ¡Y ha funcionado!

No obstante, aunque tenemos todas las razones para tener confianza en nosotros mismos, no tenemos motivos para dormirnos en los laureles.

Nuestra primera prioridad, y la más urgente, es acelerar el proceso de vacunación mundial.

Habida cuenta de que menos del 1 % de las dosis mundiales se han administrado en países de renta baja, la magnitud de la injusticia y el nivel de urgencia son evidentes. Se trata de una de las grandes cuestiones geopolíticas de nuestro tiempo.

Equipo Europa está invirtiendo mil millones de euros para aumentar la capacidad de producción de ARN mensajero en África. Ya nos hemos comprometido a compartir 250 millones de dosis.

Puedo anunciar hoy que la Comisión añadirá una nueva donación de otros 200 millones de dosis para mediados del año próximo.

Se trata de una inversión en solidaridad, pero también en salud mundial.

La segunda prioridad es proseguir nuestros esfuerzos aquí en Europa.

Al observar las preocupantes divergencias existentes en las tasas de vacunación en nuestra Unión, es preciso que mantengamos el ritmo de vacunación.

Y Europa está preparada. Contamos con 1 800 millones de dosis adicionales garantizadas: suficiente para nosotros y nuestros vecinos cuando se necesiten dosis de refuerzo. Hagamos todo lo posible para que garantizar que esto no se convierta en una pandemia de los no vacunados.

La prioridad última es reforzar nuestra preparación frente a pandemias.

El año pasado dije que había llegado el momento de construir una Unión Europea de la Salud.

Hoy cumplimos nuestra propuesta de poner en marcha la autoridad HERA.

Su creación será una baza importantísima de cara a abordar las futuras amenazas para la salud en una fase temprana.

Contamos con la capacidad científica y de innovación, el conocimiento del sector privado y autoridades nacionales competentes.

Y ahora tenemos que aunar todo esto, dotándolo de una financiación masiva.

Por lo tanto, propongo una nueva misión de preparación sanitaria y de resiliencia para toda la UE, que debería contar con el respaldo de la inversión del Equipo Europa de 50 000 millones de euros de aquí a 2027.

Hemos de asegurarnos de que ningún virus convierta una epidemia local en una pandemia mundial. No hay mejor rentabilidad de la inversión que eso.

Economía
Señorías,

Los avances hacia la Unión Europea de la Salud son un gran paso adelante y quiero agradecer a esta Cámara su apoyo.

Hemos demostrado que, cuando actuamos juntos, somos capaces de hacer las cosas con rapidez.

Un ejemplo es el certificado digital de la UE:

En la actualidad se han generado más de 400 millones de certificados en Europa, conectando a 42 países y 4 continentes.

Lo propusimos en marzo, ustedes lo tramitaron con urgencia y tres meses más tarde era una realidad.
Gracias a este esfuerzo conjunto, mientras que el resto del mundo debatía sobre la posibilidad de llevarlo a la práctica, en Europa ya era una realidad.

Hemos hecho muchas cosas bien. Avanzamos rápidamente para crear SURE, lo que ayudó a más de 31 millones de trabajadores y 2,5 millones de empresas de toda Europa.

Hemos aprendido del pasado, de cuando hemos estado demasiado divididos y actuado demasiado tarde.

Y la diferencia es abismal: la última vez el PIB de la zona del euro tardó 8 años en volver a los niveles anteriores a la crisis.

Esta vez esperamos que 19 países se sitúen este año en niveles anteriores a la pandemia, y el resto irá siguiendo a continuación. El crecimiento en la zona del euro superó tanto al de los Estados Unidos como al de China en el último trimestre.

Pero todo esto tan solo es el principio

Lo aprendido de la crisis financiera nos debe servir de advertencia:

En ese momento, Europa cantó victoria demasiado pronto y lo pagamos caro, pero no volveremos a cometer el mismo error.

La buena noticia es que con NextGenerationEU invertiremos ahora en la recuperación a corto plazo y en la prosperidad a largo plazo.

Vamos a tratar de resolver los problemas estructurales de nuestra economía: de las reformas del mercado laboral en España, a las reformas de las pensiones en Eslovenia, o a la reforma fiscal en Austria.

Invertiremos de una manera sin precedentes en la red 5G y de fibra. Igualmente importante es la inversión en capacidades digitales. Esta tarea necesita la atención de los líderes y un diálogo estructurado al máximo nivel.

Nuestra respuesta proporciona una orientación clara tanto a los mercados como a los inversores.

No obstante, al mirar hacia adelante, también tenemos que reflexionar sobre cómo la crisis ha afectado a la configuración de nuestra economía, desde el aumento de la deuda hasta el impacto desigual en los distintos sectores o las nuevas formas de trabajar.

Para ello, en las próximas semanas la Comisión reactivará el debate sobre la revisión de la gobernanza económica.

Aspiramos a llegar a un consenso sobre el camino a seguir con la suficiente antelación, de cara a 2023.

Señorías,

Pronto celebraremos los 30 años del mercado único. Desde hace 30 años el mercado único ha sido el gran motor del progreso y la prosperidad de Europa.

Al principio de la pandemia, lo defendimos contra las presiones que amenazaban con erosionarlo y fragmentarlo.

Para nuestra recuperación, el mercado es el motor de la creación de empleo de calidad y la competitividad.

Ello es especialmente importante en el mercado único digital.

En este último año hemos presentado propuestas ambiciosas que aspiraban a embridar el poder de control del acceso que tienen las principales plataformas, apoyar la responsabilidad democrática de estas plataformas, fomentar la innovación y canalizar el poder de la inteligencia artificial.

Del sector digital depende nuestro éxito o fracaso. Los Estados miembros comparten esta opinión: el gasto digital en NextGenerationEU superará incluso el objetivo del 20 % fijado.

Esto refleja la importancia de invertir en nuestra soberanía tecnológica europea.

Tenemos que duplicar la inversión para moldear nuestra transformación digital de acuerdo con nuestras propias normas y valores.

Permítanme centrar su atención sobre los semiconductores, esos chips minúsculos que hacen que todo funcione, desde los teléfonos inteligentes y los patinetes eléctricos a los trenes o las fábricas inteligentes.

No hay sector digital sin los chips. Y, en este preciso momento, líneas de producción enteras ya están funcionando a medio gas, a pesar de la creciente demanda, por la escasez de semiconductores.

A pesar de que la demanda mundial se ha disparado, la cuota de Europa en toda la cadena de valor. Dependemos de los chips de vanguardia fabricados en Asia.

No es, por lo tanto, solo una cuestión de nuestra competitividad, sino que se trata también de una cuestión de soberanía tecnológica. Así que prestémosle toda la atención que merece.

Presentaremos una nueva Ley Europea de Chips. Necesitamos conectar nuestras capacidades de investigación, diseño y ensayo que se encuentran en la vanguardia mundial.

Necesitamos coordinar las inversiones nacionales y de la UE a lo largo de la cadena de valor.

Se trata de crear conjuntamente un ecosistema de chips europeo de última generación, que incluya su fabricación, garantice nuestra seguridad de suministro y desarrolle nuevos mercados para una tecnología europea pionera.

Sí, se trata de una tarea hercúlea. Y sé que algunos sostienen que es imposible.

Pero lo mismo dijeron del proyecto Galileo hace 20 años.

Y ¿qué sucedió? Pues que fuimos capaces de lograrlo juntos.

En la actualidad, los satélites europeos proporcionan el sistema de navegación para más de 2 000 millones de teléfonos inteligentes de todo el mundo. Somos líderes mundiales. Así que volvamos a ser audaces, esta vez con los semiconductores.

Política social y equidad
Señoras y señores diputados:

La pandemia ha dejado profundas cicatrices y causado un enorme impacto en nuestra economía social de mercado.

Todas las tardes, todas las noches, hemos salido a las ventanas, a los balcones, a las puertas, para aplaudir a los trabajadores de primera línea.

Todos hemos comprobado hasta qué punto dependíamos de esos profesionales. De quienes trabajan con ahínco por menos y con menos protección y menos seguridad.

Puede que los aplausos se hayan ido apagando, pero la fuerza de nuestras emociones ha de perdurar.

Por eso es tan importante poner en práctica el pilar europeo de derechos sociales.

Estamos hablando de empleos dignos, de condiciones de trabajo justas, de una mejor atención sanitaria y de un buen equilibrio de vida.

Si la pandemia nos ha enseñado algo, es el valor del tiempo. Eso, y que no existe tiempo tan valioso como el tiempo dedicado a los nuestros.

Por ello, propondremos una nueva estrategia sanitaria europea.

Para que cada hombre y cada mujer pueda recibir los mejores cuidados posibles y alcanzar el mayor equilibrio de vida. Dicho esto, la equidad social no es solo una cuestión de tiempo, sino también una cuestión de equidad fiscal.

En nuestra economía social de mercado, es bueno que las empresas obtengan beneficios. Pero si obtienen beneficios, es sin lugar a dudas gracias a la calidad de nuestras infraestructuras, de nuestra seguridad social y de nuestros sistemas educativos.

Por tanto, lo mínimo que cabe exigir es que contribuyan en una justa medida. Ese es el motivo de que sigamos luchando contra la evasión y el fraude fiscales.

Propondremos un proyecto de ley en cuyo punto de mira estarán los beneficios encubiertos tras sociedades pantalla. Y haremos todo cuanto esté en nuestra mano por cerrar un acuerdo mundial histórico sobre el tipo mínimo del impuesto de sociedades.

Pagar impuestos en una cuantía justa no es solo una cuestión de finanzas públicas, sino también, y sobre todo, una simple cuestión de equidad.

Juventud
Señoras y señores diputados:

Todos nosotros hemos disfrutado de los fundamentos de nuestra economía europea social de mercado. Debemos por tanto actuar de forma que la próxima generación pueda labrarse un porvenir.

Tenemos ante nosotros una joven generación muy preparada, llena de talento y con una fuerte motivación. Una generación que ha hecho enormes sacrificios para preservar la seguridad de los demás.

La juventud es, en condiciones normales, la época de los descubrimientos. Se viven nuevas experiencias. Se hacen amigos para toda la vida. Cada uno va descubriendo su propio camino. Pero, ¿qué hemos pedido a la juventud de hoy? Que mantengan distancias sociales, que permanezcan confinados y que sigan las clases desde casa. Durante más de un año.

Por ese motivo, todo lo que estamos haciendo– desde el Pacto Verde hasta NextGenerationEU – tiene como objetivo proteger su futuro.

Esta es también la razón por la que NextGenerationEU debe financiarse a través de nuevos recursos propios sobre los que trabajamos.

Dicho esto, debemos también velar por no crear nuevas fallas. Porque Europa necesita a toda su juventud.

Debemos ayudar a quienes se escurren entre las mallas de la red. A quienes no tienen trabajo. A quienes ni estudian ni se forman.

Vamos a ofrecer, para estas personas, un nuevo programa: ALMA

ALMA brindará a estos jóvenes la posibilidad de tener una experiencia profesional temporal en otro Estado miembro.

Porque también ellos se merecen vivir una experiencia como Erasmus para adquirir competencias, crear lazos y forjarse su propia identidad europea.

Si queremos crear nuestra Unión a su imagen, los jóvenes deben poder crear el futuro de Europa. Nuestra Unión debe tener un alma y una visión que les lleguen.

Retomando la pregunta de Jacques Delors: ¿Cómo podremos construir Europa si los jóvenes no ven en ella un proyecto colectivo y una representación de su propio futuro?

Para dar respuesta a esa pregunta, propondremos que 2022 sea declarado año de la juventud europea. Un año dedicado a valorar a una juventud que ha renunciado a tantas cosas por los demás. Son ellos, los jóvenes, quienes deben conducir los debates de la Conferencia sobre el Futuro de Europa.

Es su futuro y debe ser su Conferencia.

Como ya afirmamos al inicio de nuestro mandato, la Comisión estará dispuesta a dar seguimiento a todos los puntos que se adopten en la Conferencia.

UNA EUROPA UNIDA EN LA RESPONSABILIDAD
Señoras y señores diputados:

Nos hallamos ante una generación concienciada. Nos exigen que trabajemos más y más deprisa para hacer frente a la crisis climática.

Los acontecimientos de este verano nos han explicado claramente por qué. Presenciamos inundaciones en Bélgica y en Alemania. Vimos arder las islas griegas y el campo francés.

Si no creemos lo que estamos viendo con nuestros propios ojos, no tenemos más que fiarnos de la ciencia.

Las Naciones Unidas han publicado recientemente el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. Ese Grupo es la autoridad científica en materia de cambio climático.

El informe no deja el menor resquicio de duda. El cambio climático está provocado por la actividad humana.

Pero, ya que procede de la actividad humana, podemos hacer algo al respecto.

Voy a repetir algo que he oído hace poco: El calentamiento está aquí. Los responsables somos nosotros. Estamos seguros de ello. La situación es mala. Pero podemos mejorarla.

Ese cambio ya está en marcha.

En la primera mitad de este año se matricularon en Alemania más coches eléctricos que vehículos diésel. Polonia es actualmente el principal exportador de la UE de baterías para coches y autobuses eléctricos. Otro ejemplo: la Nueva Bauhaus Europea, que ha generado una explosión de creatividad entre los arquitectos, los diseñadores y los ingenieros en toda la Unión.

Está claro que algo se está moviendo.

Y ese es el verdadero sentido del Pacto Verde Europeo.

En el discurso que pronuncié el año pasado, anuncié nuestra meta: reducir las emisiones en al menos un 55 % de aquí a 2030.
Desde entonces, hemos transformado, juntos, nuestros objetivos climáticos en obligaciones legales.

Somos, además, la primera de las grandes economías que presenta un conjunto legislativo integral para conseguir nuestro propósito.

Ya han apreciado la complejidad de los detalles. Pero el objetivo es simple. Pondremos un precio a la contaminación. Limpiaremos la energía que utilicemos. Y tendremos coches más inteligentes y aviones menos contaminantes.

Nos aseguraremos de que la mayor ambición climática vaya acompañada de una mayor ambición social. La transición debe ser verde y justa. Por ese motivo, hemos propuesto un nuevo Fondo Social para el Clima que permita afrontar la pobreza energética que aqueja ya a 34 millones de europeos.

Cuento con el Parlamento y con los Estados miembros para que se mantengan intactos tanto el paquete de medidas como la ambición que lo inspira. En lo que a la lucha contra el cambio climático y la crisis del entorno natural se refiere, es mucho lo que podemos aportar.

Europa continuará prestando ayuda a los demás, y por ello me enorgullece anunciar hoy que la UE duplicará la financiación en favor de la biodiversidad que concede a terceros países, en particular los más vulnerables.

No obstante, no basta con las acciones que Europa por si sola pueda emprender.

La 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima, que se celebrará en Glasgow (Reino Unido), marcará la hora de la verdad para la comunidad internacional.

Las principales economías (desde los Estados Unidos a Japón) se han fijado objetivos para alcanzar la neutralidad climática para el año 2050 o los inmediatamente posteriores, enfoque que ahora ha de verse respaldado por planes concretos antes del encuentro en la ciudad escocesa, porque los compromisos actuales de cara al año 2030 no alcanzarán a limitar el calentamiento global a 1,5 ºC. Y no hay país exento de responsabilidad.

Los objetivos que el presidente Xi ha establecido en China resultan prometedores, pero apelamos a la misma capacidad de liderazgo a la de hora de trazar la senda que dicho país seguirá a tal fin. Sería un alivio para la humanidad toda que China demostrara que es capaz de limitar las emisiones de aquí a la mitad de esta década, y de dejar de recurrir al carbón dentro y fuera de sus fronteras.

Si bien todo país tiene una responsabilidad que le es propia, las principales economías tienen un deber especial para con los países menos desarrollados y más vulnerables, países para los que la financiación de la lucha contra el cambio climático es esencial, tanto en términos de mitigación como de adaptación.

En las conferencias de México y París, la comunidad internacional se comprometió a aportar 100 000 millones USD al año hasta el 2025.

Nosotros cumplimos con nuestro compromiso.
Si bien Europa aporta unos 25 000 millones USD anuales, otros dejan una brecha abierta a la hora de intentar alcanzar el objetivo global.

Si colmamos esa laguna, mayor será la probabilidad de que la cita de Glasgow sea un éxito.

Lo que vengo a decirles hoy es que Europa está dispuesta a hacer más: nosotros vamos a proponer un aumento de la financiación de la lucha contra el cambio climático en unos 4 000 000 EUR de aquí a 2027, y esperamos que, junto a nosotros, los Estados Unidos y nuestros socios den un paso al frente.

Si entre los Estados Unidos y la Unión Europea lográramos colmar la laguna existente en la financiación de la lucha contra el cambio climático estaríamos haciendo gala a las claras de nuestra capacidad como líderes mundiales en materia de clima.

Mundo
Señorías,

Ese liderazgo climático y económico del que les hablo es clave para los objetivos mundiales y de seguridad de Europa, y también es reflejo de los amplios cambios que constatamos en la escena mundial, en un momento de transición hacia un nuevo orden internacional.

Nos adentramos en una nueva era, la de la hipercompetitividad, en la que hay quien está dispuesto a hacer lo que sea con tal de ganar influencia, ya se trate de prometer vacunas y proporcionar créditos a elevados intereses, o de recurrir a las armas pesadas y la desinformación.

Esta era es la de las rivalidades regionales, una era en la que las principales potencias reorientan la atención que se acuerdan recíprocamente.

Aunque este cambio no lo ha causado lo que acaba de suceder en Afganistán, dichos acontecimientos son un síntoma de aquel.

Y, para que de entrada quede claro: estamos con el pueblo afgano, con las mujeres y los niños, fiscales, periodistas y quienes defienden los derechos humanos.

Quiero referirme en particular a las juezas que en estos mismos momentos se tienen que ocultar de aquellos a los que sentenciaron a penas de cárcel. Corren peligro por contribuir a la justicia y al estado de derecho, y es nuestra obligación auxiliarlas, por lo que coordinaremos todos los esfuerzos posibles con los Estados miembros para llevarlas a un lugar seguro.

Y también es nuestra obligación seguir auxiliando al resto de afganos dentro de aquel país y en países vecinos. Hemos de hacer cuanto esté en nuestras manos para evitar el riesgo palpable de una hambruna de gran calado y una catástrofe humanitaria.

En el contexto del nuevo conjunto de medidas de apoyo al pueblo afgano, que presentaremos a lo largo de las próximas semanas para combinar todos nuestros esfuerzos, cumpliremos con nuestro deber aumentando la ayuda humanitaria para Afganistán en unos 100 millones EUR.

Seguridad y defensa
Señorías,

Los últimos acontecimientos en Afganistán son especialmente dolorosos para las familias de las mujeres y los hombres fallecidos en acto de servicio, de los soldados, diplomáticas y trabajadores humanitarios a cuyo sacrificio rendimos homenaje.

Para que su labor no caiga en saco roto, hemos de sopesar cómo es posible que esta misión concluyera de manera tan repentina.

Los aliados tendrán que plantearse una serie de cuestiones profundamente inquietantes en el seno de la OTAN.

Lo diré sin ambages: la OTAN, a la que muchos Estados miembros de la UE también pertenecen, es la alianza militar más potente del mundo.

Tiempos revueltos como los que vivimos representan precisamente la ocasión de reafirmarnos en nuestro compromiso.

Hemos de invertir en esa asociación y sacar provecho de las bazas únicas con que cuenta cada uno, por lo que, junto con el Secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, estamos preparando una nueva Declaración conjunta UE-OTAN que se presentará antes de acabar el año.

Todo esto no es sino una parte de la ecuación.

Europa puede y, a todas luces, debe ser capaz y mostrarse dispuesta a hacer más y a actuar por su cuenta.

No hay cuestión de seguridad y de defensa del tipo que sea a la que responder con un menor grado de cooperación. No obstante, si lo que queremos es hacer más, primero hemos de explicar el porqué. A mi modo de ver, hay tres motivaciones genéricas:

Para empezar, hemos de aportar estabilidad a nuestra vecindad y a lo largo y ancho de distintas zonas geográficas.

Nuestra ligazón con el resto del mundo pasa por angostos estrechos, procelosos mares y amplísimas fronteras terrestres: si algo nos enseña nuestra ubicación geográfica, y eso lo sabemos mejor que nadie, es que toda crisis allende nuestras fronteras sin resolver a tiempo termina afectándonos de lleno.

En segundo lugar, el mismo carácter de las amenazas que afrontamos evoluciona rápidamente: de los ataques híbridos o los ciberataques a la escalada armamentística en el espacio.

Las tecnologías disruptivas han venido a nivelar en gran medida el poder y su ejercicio por parte de los estados canallas o grupos no estatales, porque para causar estragos a gran escala ya no hacen falta ni divisiones armadas ni proyectiles.

Basta un ordenador portátil para paralizar una fábrica, toda una administración municipal o un hospital.

O con un simple teléfono inteligente conectado a internet se puede alterar el curso de unas elecciones.

El tercer motivo radica en que la Unión Europea es un proveedor de seguridad único. Habrá misiones en las que no participarán ni la OTAN ni las Naciones Unidas y en las que la UE sí que deberá estar presente.

Sobre el terreno, nuestros soldados operan codo con codo con agentes de policía, juristas y doctoras, con trabajadores humanitarios y defensoras de los derechos humanos, con profesores e ingenieras.

Somos capaces de combinar la acción en distintos ámbitos (militar, civil, diplomático, ayuda al desarrollo, etc.) y contamos con un largo historial de contribuciones a la paz y a su salvaguardia.

UGT reclama un plan de choque que actúe contra los elevados precios de la energía

viernes, 17 de septiembre de 2021

UGT reclama un plan de choque que actúe contra los elevados precios de la energía

14 Septiembre 2021

El sindicato valora las medidas aprobadas en Consejo de Ministros, pero las considera insuficientes

• El Gobierno tiene más margen dentro del mercado eléctrico para tomar medidas eficaces, ambiciosas y suficientes que reduzcan el precio de la luz, que afecta, en mayor medida, a los hogares más vulnerables.

• UGT propone la creación de una empresa pública de la energía que regule el sistema eléctrico, como sucede en países de nuestro entorno como Francia o Italia.

• Es imprescindible modificar el bono social, ampliando su cobertura, y actuar sobre una revisión de la fiscalidad en materia de energía.

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores valora las medidas aprobadas en el día de hoy por el Consejo de Ministros en materia energética, con el objetivo de abaratar el precio de la luz, pero aún resultan insuficientes ante el extremado repunte de los precios de la electricidad que estamos sufriendo durante los últimos meses.

El sindicato considera que el Gobierno tiene margen suficiente dentro del mercado eléctrico para adoptar un plan de choque más profundo en esta materia, por lo que resulta urgente que actúe de una vez ante esta grave lacra social, e implemente más medidas que amortiguen el impacto social de la crisis y mantengan activo el escudo social ante estos abusos.

En este sentido, el sindicato reclama al Ejecutivo y a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que aceleren la toma de medidas eficaces, ambiciosas y suficientes que reduzcan el precio de la electricidad y aliviar así la situación de los hogares, especialmente los más vulnerables.
Es una prioridad actuar en el sistema eléctrico, porque sin medidas adicionales la factura de 2021 será la más cara de la historia, y tendrá especial incidencia en las economías más vulnerables, que verán cómo su factura energética crece, especialmente ahora que se acerca el invierno. Además, esta situación afecta también a la salud de las personas que están conectadas a una máquina para poder sobrevivir, ya que su vida depende de esa energía; a la mayoría de las personas mayores, que tienen pensiones más bajas, viviendas y electrodomésticos menos eficientes y que consumen más, una salud más débil y menos formación en materia energética.

Para UGT, es imprescindible amortiguar el impacto en el recibo eléctrico por el encarecimiento del mercado eléctrico mayorista. Que el coste de la electricidad no impacte de lleno en la economía de los hogares y menos aún en la economía de los hogares más vulnerables.

Además, hay que garantizar el cumplimiento de la normativa europea sobre el sector eléctrico, protección de los consumidores y cláusulas abusivas, de manera que el precio semirregulado (PVPC) sea conocido con una antelación suficiente que permita compararlo con otras ofertas.

Modificar el bono social

Para UGT, el bono social eléctrico y térmico, tal y como está regulado actualmente, no llega a todas las personas que lo necesitan ni cubren las necesidades de los que los perciben. Los requisitos para ser beneficiarios solo llegan a aquellos que sufren la pobreza extrema. Y la cobertura para aquellos que lo perciben, es un descuento del 25% o 40%, según sea vulnerables o vulnerables severos, pero se aplica sobre el consumo y no sobre la factura. Con ello, muchos hogares con dificultades económicas, tendrán que reducir su consumo por no poder pagar la factura.

En este sentido, el sindicato considera necesario modificar el bono social eléctrico y térmico para que las familias más afectadas por la subida del precio de la luz puedan afrontar los gastos; analizar si las categorías previamente establecidas en el año 2017 de consumidor vulnerable se corresponden realmente con quienes más lo necesitan; aplicar los descuentos sobre el total de la factura; y eliminar que todas las familias numerosas, sin tener en cuenta su renta se beneficien del bono social. Todo ello para dar cobertura a los que más lo necesitan.

El sindicato valora la creación del suministro mínimo vital, que persigue garantizar que no se corte ese suministro mínimo de energía para quienes pueden beneficiarse del Bono Social Eléctrico y que tienen un contrato, pero también para aquellas que no lo tienen (por ejemplo, porque en su vivienda están subarrendados) y que ya reciben el IMV.

Es imprescindible una revisión de la fiscalidad energética

Para UGT, también es imprescindible acometer una reforma fiscal de la energía. Valoramos que el Gobierno rebaje el impuesto eléctrico hasta el límite mínimo permitido por la regulación europea (del 5,11% al 0,5%), pero hay que revisar la fiscalidad energética eliminando, por ejemplo, el impuesto eléctrico, un impuesto anacrónico que tuvo su origen en las ayudas al carbón y que, a pesar de que hace tiempo desapareció su «primitiva» función, se ha convertido en una forma fácil de recaudación a través de la factura.

Además, es necesario modificar de forma permanente la reducción del IVA del 21 al 10%, medida que supondrá una disminución de la recaudación que debe ser complementada con el incremento de los impuestos directos a las rentas más altas y a las empresas que obtienen mayores beneficios.

Aunque no es suficiente con una reforma fiscal, el Gobierno tiene que diseñar un plan que incida sobre los beneficios que generan las empresas, y no solo sobre los impuestos que pagan las eléctricas y repercuten a los consumidores. Hay que poner límites a los infladísimos precios que aplican las compañías eléctricas, que han ganado cerca de dos mil millones de euros netos en el primer trimestre del año 2021.

Afrontar el cambio climático desde el punto de vista de la energía

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores señala que, aunque el esfuerzo es colosal, es imprescindible seguir apostando por la transición energética. Para ello, el sindicato propone crear lo antes posible la Comisión Parlamentaria que ha anunciado el Gobierno, con el fin de estudiar la situación y adoptar medidas adecuadas y rápidas.

En este sentido, UGT considera fundamental la creación de una empresa pública de la energía que regule un sistema de precios justos y sostenibles. Además, es necesaria una Estrategia de lucha contra la pobreza energética más amplia; un Plan de Vivienda, que renueve viviendas y edificios, para incrementar la eficiencia energética; y un nuevo modelo energético más sostenible, justo, equitativo, democrático y ciudadano.

Y la creación de un índice de pobreza energética europeo, que permita evaluar la realidad social de este fenómeno, ya que la actual Estrategia Nacional contra la pobreza energética 2019-2024, solo establece cuatro indicadores, que obtienen porcentajes distintos dependiendo del indicador que se evalúe.

La Comisión de Salud Pública aprueba ampliar el grupo de personas a las que administrar una dosis adicional de la vacuna de la COVID-19

viernes, 17 de septiembre de 2021

La Comisión de Salud Pública aprueba ampliar el grupo de personas a las que administrar una dosis adicional de la vacuna de la COVID-19

Jueves 16 de septiembre de 2021

Cartel Yo me vacuno seguro

Personas con trasplante de órgano sólido, los receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos y las personas en tratamiento con fármacos anti-CD20, que se unirán al resto de las personas que forman parte del grupo 7, aquellas con ciertos tratamientos inmunosupresores, de muy alto riesgo, y las residentes en centros de mayores.

La Comisión de Salud Pública ha aprobado, en la reunión celebrada hoy, ampliar el grupo de personas a las que administrar una dosis adicional de la vacuna de la COVID-19. Así, a las personas con trasplante de órgano sólido, los receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos y las personas en tratamiento con fármacos anti-CD20 se unirán el resto de las personas que forman parte del grupo 7, aquellas con ciertos tratamientos inmunosupresores, de muy alto riesgo, y las residentes en centros de mayores.

La Comisión de Salud Pública, en la que se encuentran representadas todas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, ha seguido así las recomendaciones de la Ponencia de Vacunas, que está analizando diferentes propuestas según la evidencia disponible para ampliar los grupos a los que se suministrará una dosis adicional de vacuna contra la COVID-19.

De esta manera, siguiendo la revisión de la Ponencia de la evidencia de los beneficios que una dosis adicional puede aportar se vacunará con la misma a los pacientes oncohematológicos en tratamiento quimio radio-terápico y aquellos con patologías de base que requieran de tratamiento inmunosupresor, entre otros.

La Comisión de Salud Pública ha acordado asimismo que la dosis adicional se ponga a las personas residentes en centros de mayores, dado su perfil de fragilidad, pluripatología y entornos cerrados.

La Ponencia de Vacunas ha trasladado a la Comisión, y así esta lo ha resaltado, que no hay que olvidar en este momento que la principal recomendación es vacunar a todas las personas mayores de 12 años que todavía no lo estén.

El Periodo Medio de Pago a Proveedores se reduce en todas las Administraciones Públicas en junio

viernes, 17 de septiembre de 2021

Período Medio de Pago a Proveedores de junio de 2021

La Moncloa

El Periodo Medio de Pago a Proveedores se reduce en todas las Administraciones Públicas en junio

Viernes 10 de septiembre de 2021

El periodo de pago en la Administración Central se cifra en 27,59 días, 1,9 días menos que en mayo. En las comunidades autónomas registra la cifra más baja de la serie, al descender en 1,26 días, hasta situarse en 23,19. En las Entidades locales se sitúa en 60,46 días, 5,57 días menos que en el primer trimestre.

El Período Medio de Pago a Proveedores (PMP) se ha reducido en todos los subsectores de las Administraciones Públicas -Administración Central, Comunidades Autónomas, Entidades Locales y Fondos de la Seguridad Social- durante el mes de junio de 2021.

En concreto, el PMP de las Comunidades Autónomas ha descendido en 1,26 días y ha vuelto a registrar en junio de 2021 una cifra inferior a los 30 días, con 23,19 días. Supone un mínimo histórico desde el inicio de la publicación de la serie, en abril de 2018.

Además, se mantiene la tendencia de meses anteriores de forma que es la primera vez que el PMP se sitúa por debajo de los 30 días (plazo máximo establecido en la normativa) durante siete meses consecutivos.

Estos mínimos históricos se deben, en gran parte, a los recursos transferidos por el Gobierno central a las administraciones autonómicas, que han logrado atenuar el impacto de la crisis en las empresas y pymes que son proveedoras de estos gobiernos.

Por su parte, el PMP de la Administración Central se cifra en el sexto mes del año en 27,59 días, lo que supone un descenso de 1,9 días en relación con el mes anterior.

Las Entidades Locales tienen un plazo de pago a proveedores de 60,46 días en el segundo trimestre de 2021, lo que supone una bajada de 5,57 días en relación con el trimestre anterior. Por su parte, el PMP registrado en los Fondos de la Seguridad Social se cifra en junio en 11,66 días, lo que supone una bajada de 0,5 días en comparación con el mes anterior.

Datos de la Administración Central


El PMP de la Administración Central se ha cifrado en 27,59 días en junio de 2021, lo que supone 1,9 días menos que en mayo de este mismo año.
La ratio de operaciones pagadas se ha situado en 23,66 días, mientras que la ratio de operaciones pendientes de pago ha alcanzado los 34,09 días.

Datos de las Comunidades Autónomas


En las Comunidades Autónomas, el Período Medio de Pago a Proveedores se sitúa en junio de 2021 en 23,19 días, con lo que desciende en 1,26 días con respecto al mes anterior (-5,15%).

En relación a la composición del PMP, la ratio de operaciones pagadas se sitúa en 19,01 días y la de operaciones pendientes de pago en 29,38 días. Ello supone una disminución de 1,07 días de la ratio de operaciones pagadas, y una bajada de 3,39 días en la ratio de operaciones pendientes de pago, respecto al mes anterior.

Ninguna comunidad presenta este mes un PMP superior al plazo de 60 días, límite a partir del cual el Ministerio de Hacienda comienza a aplicar las medidas previstas en la normativa de estabilidad. Además, sólo hay dos Comunidades que incumplen el plazo de 30 días.

Deuda comercial


El importe de la deuda comercial se cifra en 3.425,36 millones de euros, equivalente al 0,28% del PIB nacional. Ello supone un incremento de 669,58 millones de euros con respecto al mes anterior. Este repunte, sin perjuicio de factores específicos que puedan concurrir en algún ejercicio, es habitual en el sexto mes del año.

Medidas por la COVID-19


Como lleva ocurriendo prácticamente todo el último año, la evolución del PMP y de la deuda comercial están relacionadas con el aumento de la tramitación de las operaciones de naturaleza comercial, especialmente en el ámbito sanitario, como consecuencia de la pandemia de la COVID-19.

Las operaciones comerciales de naturaleza sanitaria generadas en los primeros seis meses de 2021 se han incrementado en un 13% con respecto a los seis primeros meses de 2019, año previo a la crisis sanitaria.

Teniendo en cuenta el aumento del volumen de operaciones tramitadas, para contener la deuda comercial y el PMP ha sido básico el incremento del volumen de pagos efectuados por el conjunto de Comunidades Autónomas.

De esta forma, los pagos de naturaleza comercial realizados en los primeros seis meses de 2021 han ascendido a 30.682,61 millones de euros, correspondiendo a pagos de naturaleza sanitaria 19.956,33 millones de euros, produciéndose un incremento del 2,02% en los de naturaleza comercial y una disminución del 0,54% en los pagos sanitarios con respecto al mismo período del año anterior.

No obstante, en relación con el mismo periodo del ejercicio 2019, los pagos de operaciones comerciales se han incrementado un 12,82% y un 16,82% en el caso de las operaciones sanitarias.

Asimismo, la media mensual de los pagos de las operaciones de carácter comercial se ha visto incrementada durante el periodo transcurrido desde el mes de marzo de 2020 hasta la fecha, de forma que, con un importe de 5.271,32 millones de euros, aumenta un 13,46% respecto a la media mensual de los pagos del ejercicio 2019. En el ámbito sanitario, dicho incremento supone el 20,94%.

Además, en la evolución de la deuda comercial y del incremento de pagos efectuados, han resultado determinantes las medidas de liquidez adoptadas por el Estado para hacer frente al impacto de la crisis sanitaria generada por la pandemia del COVID-19.

De esta manera, para las Comunidades Autónomas de régimen común cabe destacar el abono en los meses de marzo y abril de 2020 de una cuantía global de 2.862,55 millones de euros correspondientes al mayor importe derivado de la actualización de las entregas a cuenta del sistema de financiación.

Además, a través del llamado Fondo COVID-19, en los meses de julio, septiembre, noviembre y diciembre de 2020 se distribuyeron fondos en favor de las Comunidades Autónomas y Ciudades Autónomas por un importe conjunto de 16.000 millones de euros.

Finalmente, destacan las cantidades abonadas a terceros y proveedores en el ámbito del Fondo de Financiación de Comunidades Autónomas, que en el periodo comprendido entre marzo de 2020 y junio de 2021 han ascendido a un importe de 9.309,37 millones de euros.

Este conjunto de medidas está permitiendo que los niveles de deuda comercial y PMP de las CCAA no se hayan visto afectados por la crisis sanitaria. De hecho, con respecto a los datos de junio de 2020, la deuda comercial se ha reducido un 14,86%, mientras que la deuda comercial sanitaria presenta una disminución del 17,52%. El PMP también experimenta una evolución favorable disminuyendo un 29,47% hasta los 23,19 días (también presenta el mínimo valor de la serie histórica) y se sitúa por séptimo mes consecutivo por debajo de los 30 días.

Datos de las Corporaciones Locales


En cuanto a todo el conjunto de las Corporaciones Locales (cesión y variables), el Período Medio de Pago a Proveedores se sitúa en 60,46 días en el segundo trimestre del año, 5,57 días menos con respecto al primer trimestre de 2021.

El dato de media del subsector está calculado conforme a la misma metodología establecida para cada corporación local a nivel individual, es decir, que se ponderan los días en función del volumen de deuda de cada entidad, de manera que en el cálculo del PMP tienen más peso aquellas entidades con mayor endeudamiento con los proveedores.

Si no se utilizara este método, la media simple de los PMP individuales muestra un dato de 32,46 días, alejado de los 60,46 días resultantes de aplicar la metodología como si el subsector fuera una sola entidad.

Además, de las entidades que han presentado información en este período, la mayoría cumple con el plazo de pago que marca la normativa de morosidad. Concretamente, el 72,37% de las entidades de cesión (grandes municipios de más de 75.000 habitantes, diputaciones, consejos y cabildos insulares) y el 84,84% de las de variables (resto de municipios) presentan en dicho período un PMP igual o inferior a 30 días. Con los datos de la muestra se puede afirmar que el 80% de las entidades que presentan información presentan un PMP igual o inferior a 28,60 días.

Si no se tienen en cuenta las entidades con un PMP excesivo (superior a 60 días), y que representan en torno al 9,87% en cesión y el 9,26% en variables, el Período Medio de Pago bajaría hasta los 20,50 días en el segundo trimestre para la totalidad del subsector, un importe claramente dentro del plazo legal.

De las principales ciudades, dos superan los 30 días, y tan sólo una ciudad, incluida en las anteriores, presenta en junio un PMP superior a los 60 días.

El PMP en los Fondos de la Seguridad Social


En el caso de los Fondos de la Seguridad Social, el PMP de junio se ha situado en 11,66 días. El indicador ha descendido en 0,5 días respecto al mes anterior.

La ratio de operaciones pagadas se cifra en 11,58 días, mientras que la ratio de operaciones pendientes de pago se ha situado en 12,08 días.

El juez procesa a trece presuntos miembros de los CDR por pertenencia a organización terrorista

viernes, 17 de septiembre de 2021

Martes, 14 de septiembre de 2021

El juez procesa a trece presuntos miembros de los CDR por pertenencia a organización terrorista

A nueve de ellos, además, por tenencia, depósito y fabricación de sustancias o aparatos explosivos e inflamables de carácter terrorista

Autor: Comunicación Poder Judicial

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha procesado por pertenencia a organización terrorista a los trece presuntos miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) vinculados con la denominada ‘Operación Judas’ practicada en septiembre de 2019 y a nueve de ellos, además, por tenencia, depósito y fabricación de sustancias o aparatos explosivos e inflamables de carácter terrorista.

En su auto de procesamiento, el magistrado considera que este grupo formaba dentro de los CDR el denominado Equipo de Respuesta Táctica (ERT), una célula integrada por los investigados integrada por grupo reducido de individuos de diferentes CDR, que “evidencian una gran radicalidad”.

La creación de esta célula viene motivada, prosigue el juez, por la necesidad de contar dentro de la estructura de los CDR con un grupo clandestino de individuos de la máxima confianza y que se muestran totalmente entregados a “la causa”, habiéndole sido encargadas la realización de las acciones más sensibles.

Los investigados, todos ellos, dice el instructor, comparten principios ideológicos favorables a la independencia y el activismo radical para conseguirla; su objetivo final como organización, era conseguir la independencia de Cataluña, empleando para ello la violencia en su máxima expresión, forzando con ello, de modo coercitivo, a las instituciones a conceder por la vía de los hechos la separación de Cataluña del resto de España.

Planes para la ocupación del Parlament de Cataluña

Según el auto de procesamiento, los miembros del ERT han tenido participación activa en la materialización de algunas de las acciones más contundentes que han llevado a cabo los CDR hasta la fecha (cortes de carretera, vertido de aceite la calzada de la C-55 en un lugar de paso obligatorio de la comitiva que trasladaba los presos desde el Centro Penitenciario de Lledoners, levantamiento de las barreras de los peajes, etc.)

Los investigados, como miembros del ERT, continúa el escrito, participaron en la creación y desarrollo de los CECOR (centro de coordinación) para las acciones de los CDR, asumiendo el encargo recibido de un denominado “CNI catalán” para que aportasen la infraestructura logística necesaria con el objeto de acometer una acción en la que se pretendía ocupar el Parlament de Cataluña y defenderlo posteriormente. Todo ello dada la capacidad técnica y humana del citado grupo, debido a que para realizar los mismos, serían necesarias importantes conocimientos en redes ilícitas y clandestinas securizadas de telecomunicaciones, así como una importante capacidad de movilización.

Como detalles acreditados del citado plan, explica la resolución, la ocupación se realizaría por la puerta principal del Parlament ya que, supuestamente, se les facilitaría el acceso desde el interior. Junto a un reducido grupo de personas, cooperarían con el tal grupo denominado ‘CNI’, y se encargarían del alquiler de inmuebles y locales que les proporcionasen seguridad y el establecimiento de bases de “intendencia”, para permanecer en el interior del edificio al menos una semana, montando antenas de larga distancia para mantener las comunicaciones, todo ello bajo un presupuesto estimado en 6.000 euros.

Para ello, serían esenciales los servicios del investigado Ferrán JOLIS, debido a sus amplios conocimientos en el apartado informático y de telecomunicaciones, a efectos de confeccionar una red securizada e indetectable que permitiese las comunicaciones entre el interior y exterior del Parlament.

De este modo, los investigados, aprovechándose de los contactos propiciados en el seno de la militancia en los CDR, “se constituyeron en una célula que elevaba la intensidad y la naturaleza de las acciones llevadas a cabo, a un nivel superior”, asegura el juez.

Los investigados constituyeron una organización terrorista

El magistrado señala que los investigados, como miembros del ERT, “habrían superado la actividad dentro del respectivo CDR y conformado una organización terrorista paralela, de carácter clandestino y estable, cuyo objetivo sería el de llevar a cabo acciones violentas o atentados contra objetivos previamente seleccionados utilizando para ello los explosivos y/o sustancias incendiarias fabricados en los dos laboratorios clandestinos que la propia organización tenía instalados en dos domicilios particulares”.

La organización terrorista, en el momento de su desarticulación, ya había llevado a cabo informaciones precisas de sus posibles objetivos. En concreto, el juez apunta que Jordi ROS y otros miembros de la organización habrían desarrollado actos preparatorios, consistentes en una labor de reconocimiento de objetivos, vigilancia y control de instalaciones policiales, toma de fotografías y vídeos de los objetivos predeterminados.

En las fotografías de los objetivos seleccionados, indica, se recogen determinados aspectos de las instalaciones, como accesos, cámaras de vigilancia, localización de torres eléctricas (entre otros), agentes policiales y placas de matrículas de vehículos policiales.

El auto del Juzgado de Instrucción 6 relaciona los objetivos de los que se han obtenido evidencias en distintos soportes de imagen sobre los que el grupo pretendía perpetrar algún tipo de acción o atentado, entre ellos, la Comandancia Naval de Barcelona, Gobierno Militar de Barcelona, la Delegación de Gobierno de Barcelona, la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, la sede de la Jefatura de la Comandancia de la Guardia Civil de la provincia de Barcelona, miembros, vehículos e instalaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, torres de alta tensión, instalaciones en autopistas, peajes o el Parlament de Cataluña.

Destaca particularmente, subraya el juez, el reconocimiento del perímetro del acuartelamiento de la Comandancia de la Guardia Civil de Barcelona, sito en el municipio de San Andreu de la Barca, que J.R.S. habría llevado a cabo el día 18/05/2019, en compañía de su pareja sentimental M.C.C.

Además de los anteriores objetivos, sostiene la resolución, J.R.S. habría realizado diferentes búsquedas en Internet a través de sus dispositivos, de datos relativos a personas vinculadas a partidos políticos contrarios a la independencia y de un agente del cuerpo de Mossos d’Esquadra.

El juez procesa por pertenencia a organización terrorista y también por delito de tenencia, depósito así como fabricación de sustancias o apartaros explosivos e inflamables o de sus componentes, de carácter terrorista, a E.G.B., E.G.C., S.P.G., Q.C.R., G.T.A., A.C.B., J.R.S., G.X.D.P. y R.J.D.L., mientras que por el primero de los delitos procesa a F.J.G., X.B.L., D.B.A. y C.B.E.