AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 



Ultimas entradas




Archivos


Archivo del 8 de octubre de 2021

Órgano. Mezquita Catedral de Córdoba

viernes, 8 de octubre de 2021

Por qué las ciencias básicas son importantes para el crecimiento económico

viernes, 8 de octubre de 2021

Por qué las ciencias básicas son importantes para el crecimiento económico

Fondo Monetario Internacional

Por Philip Barrett, Niels-Jakob Hansen, Jean-Marc Natal y Diaa Noureldin

La inversión pública en investigación básica se pagará por sí sola.

La pandemia ha revertido décadas de progreso económico y causado estragos en las finanzas públicas. Para reconstruir mejor y luchar contra el cambio climático, se necesita una inversión pública considerable que debe financiarse de forma sostenible. Impulsar el crecimiento a largo plazo —y, de esta manera, los ingresos tributarios— rara vez ha sido más urgente.

Pero ¿cuáles son los factores impulsores del crecimiento a largo plazo? La productividad —la capacidad de crear más productos con los mismos insumos— es un factor importante. En nuestro último informe Perspectivas de la economía mundial (informe WEO, por sus siglas en inglés), destacamos el papel de la innovación en la estimulación del crecimiento de la productividad a largo plazo. Sorprendentemente, el crecimiento de la productividad ha disminuido durante décadas en las economías avanzadas, pese a los constantes aumentos en investigación y desarrollo (I+D), un indicador aproximado del esfuerzo en innovación.

Nuestro análisis sugiere que la composición de la I+D es importante para el crecimiento. Observamos que la investigación científica básica afecta a más sectores, a más países y durante más tiempo que la investigación aplicada (I+D de las empresas con orientación comercial), y que para las economías de mercados emergentes y en desarrollo, el acceso a la investigación extranjera es especialmente importante. La transferencia fácil de tecnología, la colaboración científica transfronteriza y las políticas que financian investigación básica pueden fomentar el tipo de innovación que se necesita para el crecimiento a largo plazo.

Las invenciones aprovechan los conocimientos científicos básicos

Si bien la investigación aplicada es importante para comercializar las innovaciones, la investigación básica amplía la base de conocimientos necesarios para el progreso científico innovador. Un ejemplo llamativo es el desarrollo de vacunas contra la COVID-19, que, además de salvar millones de vidas, ha contribuido a adelantar la reapertura de muchas económicas, lo que potencialmente ha inyectado billones en la economía mundial. Al igual que otras importantes innovaciones, los científicos aprovecharon décadas de conocimientos acumulados en distintos campos para desarrollar las vacunas de ARN mensajero.

La investigación básica no está ligada a un producto o país en particular, y puede combinarse de formas no predecibles y utilizarse en distintos campos. Esto significa que su difusión es más amplia y que mantiene su relevancia durante más tiempo que los conocimientos aplicados. Esto resulta evidente en la diferencia entre las citas de artículos científicos utilizados en investigación básica y las citas de patentes (investigación aplicada). Las citas de artículos científicos alcanzan su punto máximo en aproximadamente ocho años, frente a los tres años en el caso de las patentes.

Los efectos secundarios son importantes para las economías de mercados emergentes y en desarrollo

Si bien el grueso de la investigación básica se realiza en economías avanzadas, nuestro análisis sugiere que la transferencia de conocimientos entre países es un importante factor impulsor de innovación, en especial en las economías de mercados emergentes y en desarrollo.

Las economías de mercados emergentes y en desarrollo dependen mucho más de la investigación extranjera que de la investigación autóctona (básica y aplicada) para la innovación y el crecimiento. En países en los que los sistemas educativos son sólidos y los mercados financieros profundos, el efecto estimado de la adopción de tecnología extranjera sobre el crecimiento de la productividad —a través del comercio, la inversión extranjera directa o el aprendizaje basado en la experiencia— es especialmente importante. Por lo tanto, para las economías de mercados emergentes y en desarrollo, las políticas para adaptar conocimientos extranjeros a las condiciones locales pueden ser una mejor vía de desarrollo que la inversión directa en investigación básica autóctona.

Para llegar a esta conclusión, observamos datos sobre stocks de investigación (indicadores del conocimiento acumulado a través del gasto en investigación). Como muestra el gráfico, un aumento de 1 punto porcentual en los conocimientos básicos extranjeros incrementa las patentes anuales en las economías de mercados emergentes y en desarrollo en aproximadamente 0,9 puntos porcentuales más que en las economías avanzadas.

La innovación es un factor determinante del crecimiento de la productividad

¿Por qué son importantes las patentes? Son un indicador aproximado para medir la innovación. Un aumento en el stock de patentes del 1% puede incrementar la productividad por trabajador un 0,04%. Puede no parecer mucho, pero se va acumulando. Pequeños incrementos a lo largo del tiempo mejoran los niveles de vida.

Estimamos que un aumento permanente del 10% en el stock de investigación básica propia de un país puede incrementar la productividad un 0,3%. El impacto del mismo aumento en el stock de investigación básica extranjera es mayor. La productividad aumenta un 0,6%. Como estas son solo cifras promedio, es probable que el impacto sobre las economías de mercados emergentes y en desarrollo sea incluso mayor.

Las ciencias básicas también desempeñan un papel mayor en la innovación verde (que incluye las energías renovables) que en las tecnologías contaminantes (como las turbinas de gas), lo que sugiere que las políticas para impulsar la investigación básica pueden contribuir a luchar contra el cambio climático.

Políticas para un futuro más inclusivo y próspero

Como las empresas privadas solo pueden capturar una pequeña parte de la incierta recompensa económica de participar en investigación básica, tienden a invertir insuficientemente en ella, lo que es un argumento sólido para la intervención de la política pública. Pero el diseño de las políticas adecuadas —incluida la determinación de cómo financiar la investigación— puede resultar difícil. Por ejemplo, financiar investigación básica solo en universidades y laboratorios públicos puede ser ineficiente. Se perderían sinergias potencialmente importantes entre el sector público y privado. También puede ser difícil separar la investigación privada básica y aplicada en aras de subsidiar solo la primera.

Nuestro análisis muestra que una política híbrida viable que duplique los subsidios a la investigación privada (tanto básica como aplicada) y que estimule el gasto público en investigación en un tercio, podría incrementar 0,2 puntos porcentuales al año el crecimiento de la productividad en las economías avanzadas. Este incremento de la productividad podría impulsarse aún más con la mejora de la focalización de los subsidios hacia la investigación básica y una cooperación público‑privada más estrecha, con un costo menor para las finanzas públicas.

Estas inversiones empezarían a pagarse por sí solas en aproximadamente una década y tendrían un impacto considerable en los ingresos. Estimamos que los ingresos per cápita serían aproximadamente un 12% superiores de lo que son actualmente si estas inversiones se hubieran realizado entre 1960 y 2018.

Por último, debido a los importantes efectos secundarios en los mercados emergentes, también es fundamental garantizar el flujo libre de ideas y la colaboración transfronteriza.

Los eurodiputados debaten soluciones al alza de los precios energéticos

viernes, 8 de octubre de 2021

Los eurodiputados debaten soluciones al alza de los precios energéticos

Parlamento Europeo

El pleno del Parlamento recalcó en un debate plenario el 6 de octubre que los hogares con más dificultades deben recibir ayudas para mitigar los precios de la energía.

Energy prices debate in the chamber
Algunos de los oradores del debate sobre el incremento de los precios de la energía.
Los miembros del Parlamento Europeo destacaron que hay que apoyar con urgencia a los europeos para hacer frente al aumento récord de los precios del gas y la electricidad.

El eurodiputado rumano Siegfried Mureşan, del Partido Popular Europeo, recalcó que la subida está afectando a los ciudadanos y a las empresas, en particular a las pequeñas y medianas. “Ya estaban perjudicados por la pandemia y sus consecuencias económicas. Es nuestro deber ayudar a los ciudadanos y a las empresas a hacer frente a la crisis del aumento de precios de la energía”, explicó.

Por su parte, la comisaria de Energía, Kadri Simson, consciente de la necesidad de actuar, admitió que no se puede subestimar el incremento de los precios. “Está dañando a nuestros ciudadanos, en particular, a los hogares más vulnerables y está afectando a la competitividad, así como fomentando la presión inflacionaria”, reconoció. Simson admitió que hay que tomar medidas políticas: “Europa se ha enfrentado a precios altos de la energía muchas veces en el pasado y los combatió a través de la diversificación de fuentes de suministro y la innovación del mercado».

La titular de Energía recalcó que los picos actuales de los precios no tienen que ver con la política europea sobre clima, sino sobre la dependencia de Europa de los combustibles fósiles importados.

Para el eurodiputado belga Phippe Lamberts, de los Verdes, esta situación es una llamada de atención para acelerar la transición hacia la energía renovable y para que haya más solidaridad en la UE: “Al hacer frente a la inestabilidad energética, los países de la UE, en primer lugar, deben responder con ingresos fiscales adicionales para garantizar y extender las tarifas sociales preferenciales y ayudar a los hogares más vulnerables. Lamberts reconoció que “producir de manera sostenible es más caro que sucio e injusto”. “Si queremos que todo el mundo pueda permitirse una vida decente basada en la dignidad, tenemos que cambiar estas desigualdades. Sin justicia social, la transición energética no ocurrirá, y sin esto, nuestras sociedades colapsarán”, añadió.

La eurodiputada francesa Manon Aubry, de La Izquierda, defendió que la energía es un bien común y que debe ser accesible para todo el mundo. “Lo convertísteis en un producto como cualquier otro con el que poder especular y obtener beneficios. Comer o calentar no debe ser un lujo sino un derecho fundamental», afirmó.

Reforma del mercado de la energía

Varios eurodiputados propusieron rediseñar el mercado europeo de la energía. Tras destacar la necesidad fundamental y urgente de proporcionar un bienestar mínimo a todos los ciudadanos europeos, la jefa de los socialdemócratas europeos, la española Iratxe García Pérez, dijo: “En primer lugar, la Comisión debe presentar un plan para que los Estados actúen de forma coordinado en periodos de gran estrés para el mercado, asegurándonos de tener una verdadera Unión Europea de la energía. En segundo lugar, debemos ralentizar la especulación en el mercado del CO2 y, en tercer lugar, debemos garantizar nuevas normas en el funcionamiento del mercado eléctrico para garantizar un mix de energía más barato».

El eurodiputado francés Christophe Grudler, de Renew Europe, dijo que la UE debería estudiar tres áreas para resolver la crisis energética: reforzar las instalaciones de almacenamiento de energía y considerar una adquisición común de gas; promover la energía producida en Europa (incluido el hidrógeno) mediante la reducción de la dependencia de los combustibles fósiles de otros países, y una rápida reforma de los mercados europeos de la energía, incluida la supresión del vínculo entre los precios de la electricidad y del gas.

Políticas climáticas en el radar

El papel de la ambiciosa política climática europea y su relación con el incremento de los precios de la energía causó una división de opiniones en el hemiciclo. El ministro esloveno de Asuntos Exteriores, Anže Logar, en representación del Consejo, afirmó que la política sobre clima de la UE y en particular el paquete de medidas «Objetivo 55» “no es ni el origen del actual aumento de los precios de la energía ni una solución a corto plazo”. Logar sostuvo que a largo plazo, la descarbonización de la economía europea puede contribuir a mitigar las fluctuaciones de los precios de la energía y a combatir la pobreza energética. “Mientras tanto, los hogares vulnerables deberían recibir asistencia económica a través del Fondo Social para el Clima”, agregó.

Joëlle Mélin (ID, Francia) sostuvo que el enfoque en la energía renovable en el Pacto Verde Europeo podría aumentar la vulnerabilidad de Europa a las crisis del mercado. «Los Estados miembros deberían ser capaces de tomar decisiones sobre su combinación energética por su cuenta, y no deberían tener que ser parte del fracaso», explicó.

La eurodiputada polaca Beata Szydło. del grupo ECR, subrayó que la tendencia al alza de los precios de la energía continúa y expresó sus dudas sobre que el paquete «Objetivo 55» fuera a aportar los resultados deseados. «Creo que tenemos que ser muy cuidadosos con esas soluciones. Estaban hablando de lo que causó este aumento en los precios de la energía. Esto se debe en parte al precio de las emisiones. ¿Dónde se tomaron esas decisiones? En esta casa», afirmó. «Creo que tenemos que replantearnos nuestra política energética”, sentenció.

Un alarmante informe nuevo de la FAO muestra que se han socavado décadas de esfuerzos de desarrollo

viernes, 8 de octubre de 2021

Un alarmante informe nuevo de la FAO muestra que se han socavado décadas de esfuerzos de desarrollo

La pandemia de la COVID-19 hace retroceder los esfuerzos por lograr la Agenda 2030

En el informe se subraya la necesidad de aumentar las inversiones en agricultura, mejorar el acceso a nuevas tecnologías agrícolas, servicios de crédito y recursos de información para los agricultores.

22 de septiembre de 2021, Roma – Las sombrías conclusiones de un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) muestran que la enfermedad por coronavirus (COVID-19) ha hecho retroceder los progresos realizados en pro del logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) consagrados en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, lo cual ha socavado décadas de esfuerzos de desarrollo.

“Es un panorama alarmante, en el que se han revertido los progresos realizados respecto de muchas metas de los ODS, lo que tiene importantes repercusiones en todos los aspectos del desarrollo sostenible y hace que el logro de la Agenda 2030 sea aún más difícil”, dijo el Sr. Pietro Gennari, Estadístico Jefe de la FAO.

El análisis, titulado Seguimiento de los progresos relativos a los indicadores de los ODS relacionados con la alimentación y la agricultura correspondientes a 2020, se centra en ocho de los ODS que fueron aprobados en una cumbre de las Naciones Unidas celebrada en Nueva York en 2015 (los ODS 1, 2, 5, 6, 10, 12, 14 y 15). Es la tercera evaluación de la FAO de este tipo, basada en los últimos datos y estimaciones disponibles.

• Entre las esferas en las que el mundo se está quedando rezagado o está realizando progresos insignificantes, cabe mencionar lo siguiente:

• La pandemia de la COVID-19 podría haber sumido en el hambre crónica a entre 83 y 132 millones de personas más en 2020, lo que hace que la meta de poner fin al hambre sea aún más lejana.

• Un porcentaje inaceptablemente elevado de alimentos (el 14 %) se pierde a lo largo de la cadena de suministro, antes incluso de que llegue al consumidor.

• Los sistemas agrícolas se llevan la peor parte de las pérdidas económicas debidas a catástrofes.

• Los productores de alimentos en pequeña escala siguen estando en situación de desventaja, y las mujeres productoras de los países en desarrollo ganan menos que los hombres, incluso cuando son más productivas.

• Ha aumentado la volatilidad de los precios de los alimentos, debido a las limitaciones impuestas por la pandemia de la COVID-19 y a los confinamientos conexos.

• Los progresos realizados en lo que respecta a la conservación de la diversidad genética vegetal y animal para la alimentación y la agricultura siguen siendo escasos.

• Las desigualdades de género en los derechos sobre la tierra son generalizadas.

• Las leyes y costumbres discriminatorias siguen siendo un obstáculo para los derechos de tenencia de las mujeres.

• El estrés hídrico sigue siendo alarmantemente elevado en numerosas regiones, lo cual supone una amenaza para los progresos relacionados con el desarrollo sostenible.

Con todo, en el informe también se señalan varias esferas en las que se están realizando progresos, entre ellas: la aplicación de medidas contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (pesca INDNR); la gestión forestal sostenible; la eliminación de las subvenciones a las exportaciones agrícolas; la inversión para incrementar la productividad agrícola en los países en desarrollo, y el acceso libre de derechos, en particular a productos agrícolas, para países en desarrollo y países menos adelantados.

El informe de la FAO coincide con la celebración esta semana de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios, cuyo objetivo es crear conciencia a escala mundial e impulsar la adopción de medidas dirigidas a transformar los sistemas alimentarios, erradicar el hambre, reducir las enfermedades relacionadas con la alimentación y curar el planeta. En él también se incluye un capítulo sobre medición de las contribuciones al logro de los ODS que aporta el sector privado, que según la FAO desempeña una función clave.

¿Qué se puede hacer?

En el informe se subraya la necesidad de: aumentar las inversiones en agricultura, mejorar el acceso a nuevas tecnologías agrícolas, servicios de crédito y recursos de información para los agricultores; prestar apoyo a los productores de alimentos en pequeña escala; conservar los recursos genéticos vegetales y animales para la alimentación y la agricultura; adoptar medidas para contrarrestar la volatilidad de los precios de los alimentos, y evitar que los fenómenos potencialmente peligrosos se conviertan en catástrofes de gran magnitud.

También se pide que se adopten medidas adicionales para que el agua se utilice de forma más eficiente en las regiones más afectadas por estrés hídrico elevado, que se realicen intervenciones mejor orientadas a reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos, y que se protejan más los ecosistemas terrestres y forestales. Por último, se sugiere que se precisa realizar progresos mucho mayores tanto en lo que respecta a los aspectos jurídicos y prácticos de los derechos de las mujeres sobre la tierra como a la lucha contra la amenaza de la pesca INDNR para la sostenibilidad de la pesca mundial.

Al final, el informe hace un llamamiento urgente para obtener datos más abundantes y precisos. “A medida que siga desarrollándose la pandemia de la COVID-19 y el mundo se aleje aún más de cumplir los ODS para la fecha límite de 2030, los datos oportunos y de calidad son más esenciales que nunca”, dijo el Sr. Gennari.

Las formas en que el Grupo Banco Mundial ayuda a los países en desarrollo a vacunar a sus poblaciones

viernes, 8 de octubre de 2021

Las formas en que el Grupo Banco Mundial ayuda a los países en desarrollo a vacunar a sus poblaciones

Banco Mundial

23 septiembre 2021

Mari Elka Pangestu

Algunos países del mundo han avanzado de manera importante en la vacunación contra la COVID-19 de sus ciudadanos, lo que salvará vidas y ayudará a la recuperación de sus economías. Sin embargo, la mayoría de los países de ingreso bajo y mediano aún tienen dificultades para obtener dosis suficientes sólo para proteger a sus trabajadores sanitarios y de la primera línea de acción, así como a los más vulnerables. De hecho, el 66 % de las personas en los países de ingreso alto ha recibido hasta el momento (i) al menos una dosis de una vacuna contra la COVID-19, en comparación con el 2 % de la población en los países de ingreso bajo.

Afrontar los cuellos de botella en el suministro de vacunas

Esa marcada disparidad es impulsada en gran medida por una competencia intensa y desigual frente a un suministro limitado de vacunas contra la COVID-19.

En respuesta a esta situación, el Grupo Banco Mundial emprendió la respuesta más rápida y de mayor envergadura en la historia de la institución ante una crisis. Desde marzo de 2020, hemos movilizado más de USD 150 000 millones para ayudar a los países a luchar contra los impactos sanitarios, económicos y sociales de la pandemia. En los primeros 60 días de nuestra respuesta, implementamos proyectos en 100 países para atender necesidades sanitarias de emergencia, fortalecer la preparación ante casos de pandemias, proteger a los pobres, resguardar los empleos y poner en marcha sin demora una recuperación respetuosa del clima.

Proporcionar a los países USD 20 000 millones para la compra y distribución de vacunas

En octubre de 2020, antes de que las vacunas contra la COVID-19 estuvieran disponibles para su uso generalizado, aprobamos USD 12 000 millones para la compra y distribución de dichas vacunas en los países de ingreso bajo. De esa cantidad, hasta la fecha, USD 4600 millones se destinan a apoyar la distribución de vacunas en 55 países. La mitad de esos países son los más pobres del mundo, y más de la mitad de los proyectos financiados se encuentran en África. El financiamiento no es sólo para adquirir vacunas, sino también para ayudar a los países a administrar las vacunas a las personas.

En junio, incrementamos el paquete de financiamiento para vacunas a USD 20 000 millones para un período de 18 meses a fin de continuar respaldando los esfuerzos de los países para comprar vacunas, administrarlas a las personas y fortalecer los sistemas nacionales de salud a más largo plazo.

Colaborar con los asociados para acelerar el acceso a las vacunas

Para hacer frente a las limitaciones en el suministro de vacunas para los países en desarrollo, nos asociamos con COVAX (i), el mecanismo mundial que tiene como objetivo brindar acceso equitativo a todos los países, y el Fondo Africano para la Adquisición de Vacunas (AVAT), encabezado por la Unión Africana y los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de África y respaldado por otros asociados como Afreximbank, la Comisión Económica para África de las Naciones Unidas (CEPA) y Unicef. Nuestro objetivo: poner nuestro financiamiento a disposición de los países para que adquieran vacunas a través de cada uno de estos mecanismos.

El reciente aumento (PDF, en inglés) de las promesas de donación de dosis ha comenzado a acelerar (i) el envío de más vacunas a los países que las necesitan. Sin embargo, es necesario hacer mucho más, y los compromisos deben convertirse en acciones concretas. Dirigimos el Grupo de Trabajo de Líderes Multilaterales sobre Vacunas, Tratamientos y Diagnósticos relacionados con la COVID-19 (i), que fue establecido por los directivos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Grupo Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial del Comercio (OMC) para monitorear, coordinar y promover la distribución de dichos recursos para combatir la pandemia. El Grupo de Trabajo puso en marcha una nueva base de datos mundial y paneles con información para cada país (i), con el objeto de hacer un seguimiento de las deficiencias mundiales y a nivel nacional y para respaldar soluciones más rápidas y específicas que permitan aumentar el acceso a las vacunas, los tratamientos y las pruebas de detección del virus en los países en desarrollo. Los miembros del Grupo de Trabajo también se reunieron con los directores ejecutivos de las principales empresas fabricantes de vacunas para analizar estrategias que ayuden a mejorar el acceso a las vacunas contra la COVID-19, especialmente en los países de ingreso bajo y de ingreso mediano bajo, y en África.

El Banco Mundial también forma parte del Acelerador ACT, una iniciativa que reúne a organismos sanitarios mundiales para garantizar el acceso equitativo de los países en desarrollo a las vacunas, las pruebas de detección y los tratamientos, y codirige el pilar de trabajo relacionado con el fortalecimiento de los sistemas de salud junto con el Fondo Mundial y la OMS.

Ayudar a los países a prepararse para campañas de vacunación masivas

Los países no sólo necesitan más dosis, sino que también deben estar listos para distribuirlas dentro de sus territorios. Por eso, hasta ahora, casi la mitad del financiamiento para vacunas que los países han solicitado al Banco Mundial se destina al fortalecimiento de los sistemas nacionales de distribución de vacunas. Esto incluye el desarrollo de mejores datos y sistemas de seguimiento, la mejora de las cadenas de frío, la capacitación de los trabajadores sanitarios y la participación comunitaria para generar una confianza pública esencial en los sistemas de salud.

En los últimos años, varios países —a menudo con el apoyo del Banco Mundial— han logrado importantes avances en el fortalecimiento de su infraestructura sanitaria. Aun así, algunos carecen de la capacidad para llevar a cabo lo que probablemente será una de las intervenciones sanitarias más grandes de su historia.

Los últimos datos de nuestras evaluaciones del grado de preparación (realizadas en conjunto con la Alianza Gavi, el Fondo Mundial, Unicef y la OMS) indican que, si bien casi el 95 % de los países ha elaborado planes nacionales de vacunación y el 81 % cuenta con medidas de seguridad, solamente el 64 % tiene planes para capacitar al gran número de vacunadores necesarios para llevar a cabo las campañas. En sólo alrededor de la mitad de los países se ha formulado planes para involucrar a la población a fin de generar confianza pública y aumentar la demanda de vacunas contra la COVID-19.

Aumentar la producción de vacunas, especialmente en África

Durante gran parte de este año, ha habido una mayor conciencia sobre la necesidad de aumentar la producción de vacunas, especialmente en los países que actualmente no tienen dosis, o casi no disponen de estas.

Teniendo esto presente, la Corporación Financiera Internacional (IFC), la entidad del Banco Mundial dedicada al sector privado, se asoció con instituciones de financiamiento para el desarrollo de Francia, Alemania y Estados Unidos con el fin de invertir EUR 600 millones en Aspen Pharmacare, una compañía farmacéutica de Sudáfrica que está desempeñando un papel importante en la producción de tratamientos terapéuticos y vacunas contra la COVID-19 en el continente africano.

Además, IFC invierte en varios fabricantes de vacunas locales comercialmente viables en países de ingreso bajo o mediano para ampliar su producción de vacunas contra la COVID-19 bajo licencia o producir sus propias vacunas, o ambas opciones.

Necesitamos que exista equidad en el mundo en torno a las vacunas contra la COVID-19, no sólo porque es lo correcto, sino porque es la única manera de controlar la pandemia. Por esa razón, el Grupo Banco Mundial, junto con asociados clave, está haciendo un esfuerzo sin precedentes tanto para ayudar a conseguir dicho objetivo como para lograrlo cuanto antes.

Futuro de Europa: los ciudadanos debaten sobre economía, empleo y educación

viernes, 8 de octubre de 2021

Futuro de Europa: los ciudadanos debaten sobre economía, empleo y educación

Parlamento Europeo

El primero de los cuatro paneles europeos de ciudadanos comenzó su trabajo entre el 17 y el 19 de septiembre en Estrasburgo.

Paneles europeos de ciudadanos

Conferencia sobre el Futuro de Europa: los europeos debaten sobre una economía más justa
La sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo reunió a 200 ciudadanos que inauguraron el primero de los cuatro paneles de ciudadanos. Su objetivo es formular recomendaciones sobre las políticas europeas en el marco de la Conferencia sobre el Futuro de Europa.

Los miembros del panel, elegidos al azar para representar a la diversidad de la UE, trataron una gran variedad de temas. La economía, el empleo, la justicia social, la educación, la juventud, la cultura, el deporte y la transformación digital marcaron la agenda de los participantes.

En sus palabras de bienvenida, el copresidente del comité ejecutivo de la Conferencia, el eurodiputado Guy Verhofstadt, subrayó que estaban acudiendo a un evento histórico. “Es la primera vez que las políticas europeas se desarrollarán no para los ciudadanos sino por los ciudadanos”, explicó y añadió que “nunca antes se había organizado este tipo de experiencia democrática a nivel transnacional y paneuropeo”.

El evento se alternó entre reuniones en pequeños grupos y debates con todos los miembros sentados en el hemiciclo del Parlamento. Expertos en diferentes materias compartieron sus puntos de vistas sobre los puntos y retos clave.

El panel se desarrolló durante tres días. En el primero se establecieron cinco temáticas que se trataron en profundidad durante las jornadas consecutivas:

Trabajar en Europa
Economía para el futuro
Una sociedad justa
Aprender en Europa
Transformación digital ética y justa

Cada temática, a su vez, se dividió en subtemas que se tratarán en las próximas sesiones tanto en grupos pequeños como en debates con todos los participantes.

Durante el panel se seleccionaron a 20 participantes que presentarán sus conclusiones en el pleno de la Conferencia y debatirán con representantes de las instituciones europeas y parlamentos nacionales.

Los ciudadanos se mostraron agradecidos de poder hablar sobre los desafíos a los que se enfrenta la UE. “Esto es muy interesante. No sabía mucho sobre política y economía, pero estoy muy contenta de estar aquí, conocer a gente de diferentes culturas y debatir sobre problemas muy diferentes”, reconoció Claudia, una adolescente de Italia.

Por su parte, Eduardo, de España, dijo que había sido “una experiencia increíble”. “No sabía qué esperarme, pero nunca me podría haber imaginado algo así. Ojalá lo hubiera podido hacer hace 20 años”, agregó.

La segunda sesión de este panel se desarrollará en línea entre el 5 y el 7 de noviembre, y la tercera tendrá lugar en Dublín (Irlanda) del 3 al 5 de diciembre.

El resto de los paneles comenzará a trabajar en las próximas semanas. El segundo se centrará en la democracia, valores, derechos, Estado de derecho y seguridad de la UE y se reunirá por primera vez del 24 al 26 de septiembre.

La Seguridad Social registra un saldo negativo de 4.563,68 millones de euros

viernes, 8 de octubre de 2021

Ejecución presupuestaria a 31 de agosto de 2021

La Seguridad Social registra un saldo negativo de 4.563,68 millones de euros

Jueves 30 de septiembre de 2021

Euros

Las cuentas de la Seguridad Social presentan un saldo negativo, a 31 de agosto, de 4.563,68 millones de euros. La cifra es la diferencia entre unos derechos reconocidos por operaciones no financieras de 112.275,04 millones, que presentan un incremento del 3,9%, y obligaciones reconocidas de 116.838,72 millones, que crecen en un 0,94% interanual.

Del volumen total de derechos reconocidos, el 91,68% corresponde a las entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social y el 8,32% restante a las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social. En cuanto a las obligaciones, el 89,13% ha sido reconocido por las entidades gestoras y servicios comunes y el 10,87% por las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social.

En términos de caja, la recaudación líquida del sistema alcanza los 109.004,03 millones de euros, con un incremento del 2,82% respecto al ejercicio anterior. Por su parte, los pagos presentaron un aumento del 0,94%, hasta alcanzar los 116.721,25 millones de euros.

Ingresos no financieros
Las cotizaciones sociales han ascendido a 85.052,03 millones de euros, lo que supone un incremento del 7,76 respecto a los ingresos de un año antes (6.123,16 millones de euros más).

En concreto, los ingresos por cotizaciones de ocupados aumentan interanualmente el 9,2% (6.659,17 millones de euros más), mientras las cotizaciones de desempleados se reducen el 8,21% (536,01 millones de euros).

No obstante, la evolución los ingresos por cotizaciones de ocupados se encuentran aún afectada por las medidas de protección a empresas y trabajadores que el Gobierno puso en marcha en el ejercicio pasado y que sigue manteniendo para hacer frente a la pandemia, como las exoneraciones concedidas a los trabajadores de empresas acogidas a Expedientes de Regulación Temporal de Empleo por causas relacionadas con la COVID-19 que, hasta el 31 de agosto, han supuesto ingresar 1.391,11 millones de euros menos, así como las exoneraciones de cuotas a autónomos perceptores de las prestaciones extraordinarias.

Las transferencias corrientes ascienden a 26.533,74 millones de euros, lo que representa una disminución del 6,36% interanual. La partida más significativa es la correspondiente a las transferencias del Estado y Organismos Autónomos que suma un total de 23.546,59 millones (un 9,07% menos). El descenso viene motivado, fundamentalmente, por la transferencia que se recibió del Estado, en el mismo periodo del ejercicio anterior, para equilibrar el impacto para equilibrar el impacto en las cuentas de la Seguridad Social derivado del COVID, que no ha sido efectuada en este ejercicio.

Gastos no financieros
Las prestaciones económicas a familias e instituciones alcanzaron 109.298,25 millones, un 3,28% más que en el mismo periodo de 2020. Esta cifra representa un 93,55% del gasto total realizado en el sistema de Seguridad Social.

La mayor partida, 100.660,72 millones, corresponde a pensiones y prestaciones contributivas, con un aumento de un 2,51% (2.460,12 millones de euros más).

En un análisis detallado, el gasto en pensiones (incapacidad permanente, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) aumenta un 3,29%, hasta los 87.326,25 millones de euros, debido al incremento del número de pensionistas (del 0,87%), de la pensión media (en un 2,27%), así como a la revalorización de las pensiones contributivas en el ejercicio 2021 (en un 0,9%).

Respecto a los subsidios de incapacidad temporal, el gasto total ha aumentado un 10,57% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta los 8.229,7 millones de euros. Los importes más significativos corresponden al subsidio temporal por contingencias comunes (6.188,12 millones de euros) y por procesos derivados del COVID-19 que alcanza un importe acumulado de 1.272,617 millones de euros.

Las prestaciones en concepto de nacimiento y cuidado de menor, corresponsabilidad en el cuidado del lactante, riesgo durante el embarazo y durante la lactancia natural y cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad se elevan un 14,3% hasta alcanzar los 2.213,79 millones. Este incremento tiene su origen en la ampliación del permiso del segundo progenitor, anteriormente denominado permiso de paternidad, de 12 a 16 semanas.

El gasto en concepto de prestaciones para autónomos hasta 31 de agosto asciende a 2.457,11 millones de euros, un 37,42% menos que en 2020.

Las pensiones y prestaciones no contributivas, incluidos los complementos por mínimos de las pensiones contributivas, alcanzan los 8.637,53 millones de euros, un 13,22% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. De dicho importe, se destina a pensiones no contributivas y complementos por mínimos 5.996,33 millones, y a subsidios y otras prestaciones 2.641,20 millones, de los cuales 1.249,79 millones corresponden a prestaciones familiares, un 12,08% menos respecto del año anterior.

Por su parte, los gastos de gestión realizados por la Seguridad Social experimentan un incremento global del 5,45% interanual hasta alcanzar 2.469,21 millones de euros.