AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 


Ultimas entradas




Archivos



Colaboración, agilidad y reducción de costes

A nadie se oculta que una mejora en la colaboración entre notarios y registradores puede redundar en una mayor agilidad del tráfico así como en una reducción de costes, no sólo económicos, para quienes demandan los servicios de unos y otros.

Esa es la idea, por ejemplo, de la presentación telemática de documentos notariales. Idea que desgraciadamente no produce todos los beneficios posibles por varios motivos, de entre los que hay que destacar dos. De una parte, la tardía presentación de los documentos liquidados impide que se acorten los plazos. Y de otra, la aparición de nuevos conceptos arancelarios notariales o el incremento de folios de las escrituras al unir los justificantes de la presentación telemática hace en ocasiones ilusoria la reducción de costes.

Tal realidad invita a tomar medidas que permitan terminar con actuaciones como las expuestas.

Las citadas ideas están también presentes en el acceso notarial al contenido del Registro de la Propiedad. Esperemos que el modelo que definitivamente se apruebe permita que se produzcan tales beneficios.

Pero es que el campo de la colaboración puede ser mucho más amplio. Y en los dos sentidos, de forma que no debería haber obstáculo al acceso registral al protocolo notarial cuando ello redunde en beneficio de los particulares.

Es el caso, por ejemplo, de los documentos complementarios que son precisos para inscribir un documento principal. Se incrementa de forma indudable el coste para el particular, bien por los folios en que crece la escritura, bien por la expedición de la copia autorizada. Y en muchas ocasiones se generan también indudables molestias, al tener que desplazarse y dedicar un tiempo para realizar la gestión. Todo ello podría soslayarse simplemente permitiendo al registrador acceder al protocolo notarial, y en la escritura bastaría una simple mención de notario y protocolo.

Propugnamos, pues, que esa colaboración sea efectiva, en ambos sentidos, y que se establezcan medidas que coadyuven a lograr los objetivos de agilidad y reducción de costes. Empecemos, pues, abriendo el protocolo notarial para facilitar la inscripción a quienes quieran hacerlo, permitamos que se agilice el tráfico sin incrementar los costes.


  Imprimir Imprimir

3 comentarios sobre “Colaboración, agilidad y reducción de costes”

  1. Anotador de Enneccerus dijo:

    Vaya idea tan iluminada…. Que ganas de confundir a la gente y a los lectores con las funciones de unos y de otros. Es evidente que el autor de esta entrada no lo está proponiendo en serio, o es que desconoce profundamente la diferencia entre Registro y Protocolo.
    El Registro es público, lo que justifica su publicidad a través de los medios legalmente establecidos, entre otros el acceso directo a los libros previsto legalmente desde hace varios años.
    El Protocolo notarial es reservado por definición legal, no existe para fines de publicidad, a diferencia del Registro, su origen y finalidad es la conservación del instrumento público notarial y su acceso, está limitado a los otorgantes o sus causahabientes, que son los únicos que pueden solicitar expedición de copia, salvo excepciones, como la colaboración con las restantes Administraciones en materia de prevención de blanqueo de capitales y fraude fiscal, Administraciones, que por otra parte también solicitan copia al Notario, y en ningún caso se han atribuido la prerrogativa de acceder al Protocolo notarial.

  2. reformador dijo:

    Tiene razón el comentario anterior de que ahora mismo no es posible lo que plantea el artículo.

    Sin embargo lo que a mi juicio se propone es una reforma que lo permita. Y la pregunta pasa a ser si sería buena una reforma en ese sentido.

    Pienso que sí, pues probablemente trajera muchos más beneficios que perjuicios, aunque signifique cambiar ideas muy consolidadas pero que hoy se muestran contrarias a las necesidades del tráfico jurídico. Anclarse en tiempos pasados no es bueno.

  3. Tasio dijo:

    Parece absurdo que se expida una copia para que el interesado traslade al Registro y a Hacienda el negocio otorgado, cuando tanto Hacienda como el registrador podrían acceder al documento original. No sería más lógico que el notario, con el consentimiento del interesado, simplemente comunicase a los registradores competentes y a Hacienda que se ha otorgado una escritura liquidable e inscribible?

Deje un comentario

Debe identificarse para enviar un comentario.