AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 


Ultimas entradas




Archivos



Cuentas corrientes, depósitos a la vista y libretas de ahorro

Cuentas corrientes, depósitos a la vista y libretas de ahorro

Banco de España

Las cuentas a la vista pueden ser corrientes o de ahorro. La diferencia entre unas y otras es su “soporte físico”. En las cuentas de ahorro el soporte es la libreta.

Conceptos y características

Las cuentas a la vista son depósitos en los que el cliente tiene derecho al reembolso inmediato de su dinero en cuanto lo pida y sin penalización alguna.

Se caracterizan por:

Devolución inmediata del dinero en cuanto lo pidas. No obstante, es recomendable avisar con antelación si vas a retirar en efectivo una cantidad importante de dinero, para que la entidad la tenga preparada.
El banco se obliga a prestar el servicio de caja, que consiste en recibir los ingresos (nóminas, pensiones, etc.) y hacer los pagos (recibos, cuotas de préstamos, etc) que como titular de la cuenta le ordenes.
La remuneración depende de la situación de los tipos de interés y de la política comercial de la entidad. Como en todos los productos bancarios, es necesario comparar las distintas ofertas mediante la TAE.
Cada cuenta bancaria tiene su propio IBAN o código que la identifica. En España, el IBAN consta de 24 caracteres: dos de país (ES), dos dígitos de control, y los 20 números (de ellos, los 4 primeros son el código de la entidad, seguidos de otros 4 que identifican a la sucursal).

A la cuenta se le pueden asociar tarjetas por medio de las cuales se puede disponer del dinero.

No hay que confundir las cuentas corrientes con otros tipos de cuentas especiales o de inversión, que ofrecen mayores intereses pero en las que no se presta el servicio de caja. Antes de abrir una cuenta, el banco deberá informar del tipo de cuenta, las características y las condiciones a cumplir en caso de que ofrezca posibles ventajas (exención de comisiones, bonificaciones o especial remuneración).

Apertura

Antes de contratar la cuenta, el banco debe entregarnos información detallada sobre sus principales características.

Para la apertura de una cuenta bancaria, el titular deberá ser mayor de edad (o de 16 años emancipado) no incapacitado.

Se pueden abrir cuentas a nombre de menores o incapaces, actuando sus padres o tutores como representantes y a nombre de personas jurídicas o comunidades de bienes.

Antes de contratar la cuenta, el banco deberá explicarte sus condiciones y entregarte la información precontractual, que deberá incluir, entre otro contenido:

La forma de disponer del saldo y en general de las operaciones relacionadas con la cuenta, así como los servicios de pago asociados y sus condiciones de uso.
La duración del contrato.
Todas las comisiones o gastos que el banco podrá cobrar.
La retribución ofrecida y la posibilidad de que el banco la condicione a la contratación de otros servicios.
El fondo de garantía de depósitos al que esté adherida la entidad, indicando, cuando es diferente del previsto en el Real Decreto-Ley 16/2011Abre en ventana nueva, su denominación traducida, su domicilio y la dirección de su sitio web.
En el momento de la firma, el banco debe entregarte una copia del contrato, y en cualquier momento puedes pedir y el banco tiene obligación de darte, una copia del mismo con tu firma o recibí como prueba de que te la facilitó.

Titularidad y poder de disposición

Las cuentas pueden tener uno o varios titulares. Si compartimos la titularidad con otra u otras personas, el contrato deberá establecer de forma clara la manera de disponer del dinero.

La cuenta puede ser: individual si solo tiene un titular o plural si tiene varios titulares.

Disposición Conjunta (o mancomunada): se necesita la firma o autorización de todos los titulares (o un número de ellos) para la retirada de dinero o disposición del saldo.
Disposición Indistinta (o solidaria): cualquiera de los titulares puede disponer del dinero por si solo, sin autorización de los demás.
Si hay varios titulares y no se indica nada sobre el régimen de las disposiciones, se entenderá que la cuenta es mancomunada o conjunta.

Como titular, puedes nombrar autorizados en la cuenta, para que dispongan de dinero en tu nombre. Si tienes una cuenta conjunta, para nombrar autorizado se necesitará la firma de todos los titulares, y desde el momento en que alguno de los titulares fallezca o comunique al banco la retirada de su autorización, el autorizado no podrá disponer del dinero.

Para saber más sobre titularidad en una cuenta, consulta nuestra Memoria (91 KB)

Si un titular fallece, sus herederos lo suceden en sus derechos y obligaciones.

Si la cuenta es conjunta, desde el fallecimiento de un titular, los demás no podrán disponer del dinero que hay en ella, salvo que tengan el consentimiento expreso de todos los herederos del titular fallecido.

Si la cuenta es indistinta, se podrá seguir disponiendo del dinero después del fallecimiento de uno de los titulares.

Vida de la cuenta

Las cuentas son normalmente, contratos de carácter indefinido, por lo que las circunstancias y condiciones podrán cambiar mientras la mantengamos abiertas.

Modificación de condiciones

Cláusula de compensación

Descubierto

Bloqueo de la cuenta

Servicio de caja

Es un servicio asociado a la cuenta corriente que consiste en que el banco recibe ingresos y hace pagos en nombre del cliente, en cumplimiento de las órdenes que hayamos formulado.

Es un servicio asociado a la cuenta corriente que consiste en que el banco recibe ingresos y hace pagos en nombre del cliente, en cumplimiento de las órdenes que hayamos formulado.

Es el rasgo fundamental de la cuenta corriente, mediante el cual la entidad se compromete a realizar por cuenta de sus titulares los cobros y pagos que le ordenen, como por ejemplo abonos, transferencias, recibos domiciliados, ingresos o retiradas en efectivo o pago de cheques.

La forma de prestar el servicio de caja y sus requisitos, serán los que se acuerden al abrir la cuenta, por lo que antes de contratarla la entidad deberá informate de:

Los canales que tendrás a tu disposición para la prestación del servicio y de los que no
Las limitaciones en cuanto a la forma, lugar u horario para prestar el servicio de caja
La red de oficinas o de sucursales de que dispone la entidad y que puede facilitar la operativa
La entidad suele prestar el servicio de caja de forma gratuita, pero puede cobrar comisión por las operaciones derivadas de este servicio.

Para atender la retirada de dinero o realizar los pagos derivados del servicio de caja, debe haber dinero suficiente. No obstante, si la entidad lo permite y no se acordó lo contrario, puede anticiparte el dinero mediante un descubierto en cuenta.

Prestar el servicio de caja, obliga al banco a comunicar de forma gratuita:

Un extracto mensual de movimientos de tu cuenta, con la fecha, concepto e importe de cada operación
Un resumen de las comisiones e intereses que te cobró el año anterior en el mes de enero de cada año.
Un documento cada vez que liquide intereses y comisiones, y una copia de la información relativa a las operaciones realizadas a través de la cuenta.

Cancelación

La cuenta a la vista se puede cancelar en cualquier momento, por iniciativa del banco o del cliente.

Cancelación por la entidad

Cancelación por el titular

Reapertura de cuentas

Cuentas inactivas

Saldos en presunción de abandono


Remuneración

Es el «precio» que nos paga la entidad por depositar dinero. Actualmente, suele ser muy baja o nula, si bien puede ser más favorable si se domicilian ingresos o recibos o si son cuentas sin servicio de caja.

Tipo de interés

Remuneración en especie


Cuenta de pago básica


Aquí encontrarás la información esencial de este tipo de cuentas, que tienen como objetivo garantizar la máxima inclusión financiera en toda la Unión Europea.

¿Qué es la cuenta de pago básica?

¿Quiénes pueden solicitarla?

Comisiones

Gratuidad


  Imprimir Imprimir

Los comentarios están cerrados