AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 


Ultimas entradas




Archivos



Hablemos con propiedad, por favor

Dice el artículo 3.1 del Código Civil que “Las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquéllas”.

Y, claro, cuando se intenta aplicar la primera regla de interpretación: “según el sentido propio de sus palabras en relación con el contexto” a la Orden PRE/2424/2008, hay que llegar a la conclusión de que se trata de una regla inaplicable.

Veamos: Dice la Orden citada que hay que preparar una propuesta de nuevo modelo de seguridad jurídica preventiva destinada a “Evitar duplicidades y solapamientos entre las funciones de notarios y registradores de la propiedad”.

Parece que está claro. Pues cuando acudimos a conocer el significado exacto de las palabras “duplicidades y solapamientos”, la cosa se complica.

Respecto de duplicidades: la palabra “duplicidades” no existe en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Sin más, no existe. O sea que hay que evitar algo que no tiene significado. Vale.

La que sí existe es “duplicidad” que es la cualidad de dúplice o doble, cualidad que se predica de una cosa:”Que va acompañada de otra semejante y que juntas sirven para el mismo fin”.

Y si hablamos de “solapamientos”, está claro que la palabra utilizada no es correcta, pues solapamiento, según el diccionario de la RAE, es una palabra propia del ámbito veterinario y significa:” Cavidad de algunas llagas que presentan un orificio pequeño.”
.
Lo que se ha querido decir, probablemente, es que se solapan, esto es, Dicho de un vestido: “Caer cierta parte del cuerpo de él doblada sobre otra para adorno o mayor abrigo”.

Claro es que hay otro significado de “solapar”: Ocultar maliciosa y cautelosamente la verdad o la intención. El cual se asemeja mucho a otro significado de duplicidad: Doblez, falsedad.

Vemos, pues, como la palmaria ignorancia de la lengua española del redactor del texto no ayuda, sino todo lo contrario, a la interpretación de la norma. Porque “duplicidad” no significa que una de las dos cosas sobre sino que, juntas sirven para el mismo fin. Y que cuando se habla de solapar no entra la consideración de que algo sobre, sino que la parte que se dobla sobre otra sirve para adorno o mayor abrigo, esto es, para mejorar lo preexistente.

Si algo es imprescindible en derecho es la precisión terminológica. Y mal vamos si se quiere reformar la seguridad jurídica preventiva inventándose palabras y significados.

¿O será que hay que aplicar el segundo de los significados a los autores e inspiradores del texto?


  Imprimir Imprimir

Deje un comentario

Debe identificarse para enviar un comentario.