AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 


Ultimas entradas




Archivos



Herencias: otra vez objetivo del fisco para adelgazar el elevado déficit

Soplan vientos de subida de impuestos
Esta incertidumbre ha provocado un aumento de las consultas a los asesores fiscales
23/06/2010 – Antonio de Miguel – Finanzas.com
Los expertos no descartan que el Gobierno central limite las bonificaciones en los Impuestos de Sucesiones y Donaciones que han aplicado las autonomías del PP, para equilibrar las tasas con las regiones gobernadas por el PSOE.

Soplan vientos de subida de impuestos. La necesitad de adelgazar deuda afecta a todas las administraciones y los expertos esperan nuevas «vueltas de tuerca» a los impuestos patrimoniales para 2011. No se sabe si será un nuevo impuesto sobre las fortunas, si se resucitará el Impuesto sobre el Patrimonio o si el departamento dirigido por la vicepresidenta para asuntos económicos, Elena Salgado, cambiará la normativa sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para forzar a las autonomías que prácticamente los han eliminado a recuperar parte de las exenciones.
Esta incertidumbre ha provocado un aumento de las consultas a los asesores fiscales, principalmente de pequeños empresarios, autónomos y rentistas con patrimonio inmobiliario. De momento, los expertos recomiendan esperar antes de dejarse llevar por el pánico fiscal y enfrentarse a complicados y poco efectivos cambios de residencia. Sin embargo, si que recomiendan acelerar los planes y las gestiones en curso para la venta de inmuebles, donaciones a los hijos( para compra de vivienda) o el relevo generacional de la empresa familiar. Quienes estén pensando en realizar una donación o planificar una herencia familiar deben tener en cuenta que los expertos esperan cambios profundos en este impuesto dentro de poco.
En los últimos seis años, la mayor parte de la autonomías gobernadas por el PP y algunas regidas por el PSOE han introducido bonificaciones en el impuesto para las transacciones entre familiares de primer grado.
Media España ya no paga por sucesiones
Algunos de los descuentos fiscales llegan hasta el 99 por ciento de la tasa en cuestión. Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, fue la primera gobernante autonómica que desencadenó un efecto dominó en 2006 al eximir las donaciones y anunciar la exención en las herencias en los siguientes ejercicios. Le siguieron el resto de la autonomías del PP y algunas del PSOE.
Hoy la mitad de los españoles no paga el Impuesto de Sucesiones, según la comunidad en la que resida. Incluso las más reticentes, como Cataluña, no han tenido más remedio que suavizar la fiscalidad en los supuestos se sucesión más perjudiciales para los contribuyentes catalanes (vivienda habitual, minusvalía).Los expertos, hasta ahora, han valorado positivamente que se eliminen las tasas que gravan las herencias y las sucesiones. Sin embargo, temen que este proceso, que ha llevado casi un lustro conseguir que se implante en más de la mitad de las comunidades autónomas, se vea truncado en las próximas resoluciones tributarias del Ministerio de Economía.
Los asesores fiscales no descartan que el Gobierno central limite las exenciones que las autonomías pueden decidir en los impuestos de Sucesiones y Donaciones. «Es la única manera en que pueden reducir la brecha que han abierto las autonomías que han rebajado el tributo con las que hasta ahora no lo han hecho o lo han bajado testimonialmente», explica Rubén Gimeno, director del departamento de Estudios del Registro de Economistas y Asesores Fiscales (REAF).
«Si bajan impuestos, que no pidan dinero»
Lo cierto es que en las autonomías gobernadas por el PSOE, sobre todo Andalucía y Extremadura, siempre han criticado las rebajas en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones de las autonomías vecinas e intentado que Economía mediase en el conflicto. Tampoco en el Ministerio vieron con buenos la iniciativa de Esperanza Aguirre, que luego llevó a la supresión electoral del Impuesto sobre el Patrimonio. El propio Solbes criticó la decisión en 2007 y advirtió que «si bajan los impuestos, que luego no pidan más dinero».
Aunque es imposible saber qué medida pueda tomar el Gobierno central, algunos asesores no ven descabellado que impida que los ejecutivos autonómicos puedan bonificar los impuestos de Sucesiones y Donaciones más allá del 50 por ciento y no prácticamente en su totalidad, como sucede en la actualidad. A juicio de los expertos fiscales y «family office», esta decisión supondría un verdadero «paso hacia atrás» en la supresión de los impuestos al patrimonio, cuya legalidad está constantemente puesta en cuestión por juristas y fiscalistas de renombrado prestigio. La mayor parte coincide en que los negocios familiares y la vivienda habitual deben quedar fuera de ambos impuestos.
Son tasas que gravan dos veces el ahorro de los contribuyentes. Sin embargo, los asesores no creen que, en caso de que el Gobierno central obligue a subir el gravamen de Sucesiones y Donaciones, las autonomías del PP vayan a protestar mucho o resistirse a aplicar la medida. Desde el REAF señalan que incluso la medida vendría bien a muchas regiones para aumentar los ingresos fiscales y reducir el déficit de sus administraciones.


  Imprimir Imprimir

Deje un comentario

Debe identificarse para enviar un comentario.