AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 


Ultimas entradas




Archivos



Homenaje a Don José Manuel García García y a Don Rafael Arnáiz Eguren

YES, WE CAN

Ayer noche, 3 de marzo de 2008, tuvo lugar en Madrid un momento importante para el cuerpo de registradores de la propiedad y mercantiles y para la institución registral.

Un gran número de compañeros – 228 – nos reunimos, convocados por los miembros de la promoción de 1968 con Manuel Parga al frente, para homenajear a Don José Manuel García García y a Don Rafael Arnaiz Eguren. Homenaje de estricta justicia merecido por su propia importancia como hipotecaristas, ilustres autores y maestros.

“De bien nacido es ser agradecido” , causa más que suficiente.

No obstante, a nadie se escapa que el acto tenía mucha más carga, más profundidad. Todo ello fue destacado por los tres oradores – Manuel Parga y los dos homenajeados – en tres intervenciones ciertamente magníficas.

Y efectivamente, el carácter y la carga política de la reunión de ayer radican en el hecho de que ante el acoso a que se somete a los Registradores – en estos momentos especialmente personalizado en Don Rafael Arnaiz Eguren, aunque no es el único -, y frente al ataque a la calificación registral – cuyo más relevante defensor es Don José Manuel García García – , en definitiva, ante la feroz embestida a la independencia de la función calificadora se ha puesto de manifiesto que nuestro colectivo está cada vez más unido y dispuesto a hacerle frente.

Compendiando las tres intervenciones, diríamos que ante el acoso a la función y a la institución, manifestado en resoluciones injustas y crueles incardinadas en un proceso que persigue dar cada vez más consistencia a la escritura pública a costa del valor de la inscripción, los registradores no podemos quedarnos impasibles, pues se han cruzado demasiadas “líneas rojas” y se está poniendo en juego la entera institución registral y en definitiva los intereses de la colectividad y la seguridad jurídica, valor esencial de las sociedades avanzadas. Más aún en contra de lo que por el devenir de los tiempos viene marcado desde la propia Unión Europea.

Tome nota quien corresponda. Aprovéchese el impulso moral. Mal haría cualquier político ignorando lo que ha sido la expresión pública de un hartazgo general y de la voluntad del colectivo registral de defender la independencia de nuestra función de la que somos personalmente responsables.

Ante la envergadura y consistencia del ataque hay quienes dudan que podamos resistirlo. No obstante la respuesta no puede ser otra:

Yes, we can.

Sí, podemos.

imagen-014.jpg

imagen-006.jpg


  Imprimir Imprimir

Deje un comentario

Debe identificarse para enviar un comentario.