AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 


Ultimas entradas




Archivos



La creación de cajas más grandes obliga a la banca a estudiar uniones

Reordenación del sistema financiero

El mercado considera que la integración del Banco Guipuzcoano en el Sabadell es solo un primer paso

Las sociedades medianas y las participadas por entidades de ahorro son las grandes candidatas

20 de junio del 2010 Pablo Allendesalazar – Madrid – El Periódico

La oleada de fusiones entre cajas de las últimas semanas dista mucho de haber finiquitado la reordenación financiera. De hecho, ha sido solo un primer paso. Los expertos dan por sentado que habrá una segunda oleada de operaciones. Lo que no era tan previsible, en cambio, es que la reestructuración de las cajas esté provocando que los bancos medianos se replanteen su futuro.

El sector está convencido de que la integración del Banco Guipuzcoano en el Banc Sabadell no va a ser un caso aislado. Los bancos partían de una mejor posición que las cajas en la crisis por su menor exposición al sector inmobiliario. Además, el hecho de ser sociedades anónimas, en muchos casos cotizadas, les facilitaba un mejor acceso a los mercados de financiación mayorista.

Pero de las fusiones van a salir cajas más grandes y, gracias a las ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), más solventes. El Gobierno y el PP han pactado una reforma legal del sector del ahorro para que las entidades puedan captar capital en igualdad de condiciones con los bancos.

Rivales. Este panorama mete «presión y competencia» a los bancos, que se plantean si tienen «el tamaño adecuado para competir», como reconocía hace unos días Pedro Pablo Villasante, secretario general de la patronal bancaria AEB.Covadonga Fernández, analista de Self Bank, estima que las fusiones de bancos no son en absoluto descartables, ya que las uniones de las cajas van a provocar que la «lucha por la captación de depósitos se incremente y se reduzcan los márgenes de intereses de aquellos bancos menos flexibles». Todo ello, recuerda, mientras la morosidad va a seguir subiendo por la debilidad de la economía y en el horizonte asoman los nuevos requisitos internacionales de capital y liquidez que se discuten en el Comité de Basilea. Los problemas de la deuda pública también perjudican, ya que los bancos tienen los mercados mayoristas cerrados. Y las entidades medianas son las que más van a sufrir los menores plazos para hacer provisiones contra la morosidad y la mayor exigencia de coberturas sobre los inmuebles que ha decidido el Banco de España.

«El baile está abierto» y puede haber fusiones entre cajas, bancos, e incluso «cruces genéticos» entre los dos, como ha afirmado Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Pocas opciones. Salvo sorpresas, el Santander y el BBVA ya han asegurado que no les interesa crecer en España vía compras. Las filiales extranjeras, salvo las de Deutsche Bank y Barclays, son pequeñas y solo entrarán en juego si sus matrices deciden salirse del mercado español, algo no descartable. Las entidades medianas son, así, las principales candidatas.

El Popular es la más grande. Tras los ataques sufridos al comienzo de la crisis por su excesiva exposición inmobiliaria, ha entrado en una fase de estabilidad y asegura que solo protagonizará fusiones que pueda liderar. Su compacto núcleo de accionistas le defiende ante ofertas hostiles. Por el Popular siempre ha suspirado el Sabadell, el banco más agresivo en compras. La entidad quiere crecer y el mercado espera más noticias. Uno de sus objetivos es el Pastor, al que ha intentado sumar en la operación con el Guipuzcoano pero que ha preferido descolgarse. La entidad gallega está en muchas quinielas por su menor tamaño y el riego promotor que asumió.

Banesto y Bankinter son los otros dos grandes medianos. Pese a que los rumores vienen de lejos, el Santander niega que vaya a vender su filial, pero podría integrarla para ahorrar costes o fusionarla con Bankinter, una entidad pequeña, especializada, eficiente y que está en su órbita.

Más allá de los cruces entre estas entidades, lo más probable es que primero se hagan con bancos participados por cajas como el Gallego (Caixa Nova posee el 49,8%) y el Etcheverría (44% de Caixa Galicia), o que pujen por los activos sobrantes de las fusiones


  Imprimir Imprimir

Deje un comentario

Debe identificarse para enviar un comentario.