AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 


Ultimas entradas




Archivos



La incertidumbre exige valorar con prudencia la mejora del empleo en julio y aportar confianza a las empresas en el plano de las reformas estructurales

03 agosto 2021

CEOE

La incertidumbre exige valorar con prudencia la mejora del empleo en julio y aportar confianza a las empresas en el plano de las reformas estructurales

Los datos de paro, contratación y afiliación a la Seguridad Social reflejan una evolución positiva en un mes en el que tradicionalmente aumenta el empleo al coincidir con la temporada estival; si bien seguimos moviéndonos en un entorno de gran incertidumbre marcado por los rebrotes de la COVID-19 y las decisiones de algunos países de nuestro entorno, que pueden incidir negativamente en la posición preeminente de España como destino turístico y que, en su conjunto, están ralentizando el ritmo de afiliación.

Así, se ha registrado un crecimiento de la afiliación en 91.451 cotizantes, en contraste con los 233.056 del mes pasado, y una caída del desempleo en 197.841 personas, lo que evidencia el gran esfuerzo que están realizando las empresas y las personas trabajadoras para recuperar la normalidad, pese al aumento gradual de restricciones sanitarias como consecuencia de la quinta ola.

De nuevo, estas restricciones recaen con mayor intensidad en algunos de los sectores más afectados por la pandemia, que crecen a un menor ritmo que el pasado mes de junio. Así la subida de la afiliación en el Régimen General en hostelería asciende a 69.079 personas en comparación con los 126.520 afiliados más, del mes pasado. El mismo fenómeno se aprecia en el Régimen de Autónomos, que crece en 1.978 afiliados, respecto de los más de 13.000 del mes pasado.

No obstante, la disminución del número de personas desempleadas alcanza a todos los sectores, territorios, edades y sexos. Además, el crecimiento de la afiliación es generalizado en las distintas comunidades autónomas y ramas de actividad, con excepciones en sectores como la educación, con motivo del fin del curso escolar.

Por su parte, las personas en ERTE descienden hasta las 331.486 a finales de julio, lo que supone 116.334 menos que en el mes de junio.

Nos encontramos, por lo tanto, este mes con un nuevo avance en la senda de recuperación de la actividad económica y de la ocupación, que esperamos se consolide, pese a las incertidumbres que se ciernen sobre nuestra economía tras el paréntesis estival.

Por ello, es preciso ser prudentes, pues la evolución de la economía y el empleo se encuentra muy condicionada por la marcha de la pandemia, para cuya contención es vital continuar sin demoras el proceso de vacunación.

La intensidad de esta crisis y de sus efectos en el empleo hacen imprescindible operar con diligencia y efectividad para que los fondos europeos permitan alcanzar los objetivos pretendidos, relanzando las actividades más afectadas por la pandemia y las inversiones estratégicas.

Para ello, en el marco de las reformas estructurales, laboral y fiscal, urge aportar seguridad jurídica y confianza eliminando todos los elementos de incertidumbre y rigidez que pueden estar lastrando las decisiones empresariales para impulsar la dinamización de la actividad económica y del empleo.


  Imprimir Imprimir

Los comentarios están cerrados