AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 


Ultimas entradas




Archivos



Las formas en que el Grupo Banco Mundial ayuda a los países en desarrollo a vacunar a sus poblaciones

Las formas en que el Grupo Banco Mundial ayuda a los países en desarrollo a vacunar a sus poblaciones

Banco Mundial

23 septiembre 2021

Mari Elka Pangestu

Algunos países del mundo han avanzado de manera importante en la vacunación contra la COVID-19 de sus ciudadanos, lo que salvará vidas y ayudará a la recuperación de sus economías. Sin embargo, la mayoría de los países de ingreso bajo y mediano aún tienen dificultades para obtener dosis suficientes sólo para proteger a sus trabajadores sanitarios y de la primera línea de acción, así como a los más vulnerables. De hecho, el 66 % de las personas en los países de ingreso alto ha recibido hasta el momento (i) al menos una dosis de una vacuna contra la COVID-19, en comparación con el 2 % de la población en los países de ingreso bajo.

Afrontar los cuellos de botella en el suministro de vacunas

Esa marcada disparidad es impulsada en gran medida por una competencia intensa y desigual frente a un suministro limitado de vacunas contra la COVID-19.

En respuesta a esta situación, el Grupo Banco Mundial emprendió la respuesta más rápida y de mayor envergadura en la historia de la institución ante una crisis. Desde marzo de 2020, hemos movilizado más de USD 150 000 millones para ayudar a los países a luchar contra los impactos sanitarios, económicos y sociales de la pandemia. En los primeros 60 días de nuestra respuesta, implementamos proyectos en 100 países para atender necesidades sanitarias de emergencia, fortalecer la preparación ante casos de pandemias, proteger a los pobres, resguardar los empleos y poner en marcha sin demora una recuperación respetuosa del clima.

Proporcionar a los países USD 20 000 millones para la compra y distribución de vacunas

En octubre de 2020, antes de que las vacunas contra la COVID-19 estuvieran disponibles para su uso generalizado, aprobamos USD 12 000 millones para la compra y distribución de dichas vacunas en los países de ingreso bajo. De esa cantidad, hasta la fecha, USD 4600 millones se destinan a apoyar la distribución de vacunas en 55 países. La mitad de esos países son los más pobres del mundo, y más de la mitad de los proyectos financiados se encuentran en África. El financiamiento no es sólo para adquirir vacunas, sino también para ayudar a los países a administrar las vacunas a las personas.

En junio, incrementamos el paquete de financiamiento para vacunas a USD 20 000 millones para un período de 18 meses a fin de continuar respaldando los esfuerzos de los países para comprar vacunas, administrarlas a las personas y fortalecer los sistemas nacionales de salud a más largo plazo.

Colaborar con los asociados para acelerar el acceso a las vacunas

Para hacer frente a las limitaciones en el suministro de vacunas para los países en desarrollo, nos asociamos con COVAX (i), el mecanismo mundial que tiene como objetivo brindar acceso equitativo a todos los países, y el Fondo Africano para la Adquisición de Vacunas (AVAT), encabezado por la Unión Africana y los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de África y respaldado por otros asociados como Afreximbank, la Comisión Económica para África de las Naciones Unidas (CEPA) y Unicef. Nuestro objetivo: poner nuestro financiamiento a disposición de los países para que adquieran vacunas a través de cada uno de estos mecanismos.

El reciente aumento (PDF, en inglés) de las promesas de donación de dosis ha comenzado a acelerar (i) el envío de más vacunas a los países que las necesitan. Sin embargo, es necesario hacer mucho más, y los compromisos deben convertirse en acciones concretas. Dirigimos el Grupo de Trabajo de Líderes Multilaterales sobre Vacunas, Tratamientos y Diagnósticos relacionados con la COVID-19 (i), que fue establecido por los directivos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Grupo Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial del Comercio (OMC) para monitorear, coordinar y promover la distribución de dichos recursos para combatir la pandemia. El Grupo de Trabajo puso en marcha una nueva base de datos mundial y paneles con información para cada país (i), con el objeto de hacer un seguimiento de las deficiencias mundiales y a nivel nacional y para respaldar soluciones más rápidas y específicas que permitan aumentar el acceso a las vacunas, los tratamientos y las pruebas de detección del virus en los países en desarrollo. Los miembros del Grupo de Trabajo también se reunieron con los directores ejecutivos de las principales empresas fabricantes de vacunas para analizar estrategias que ayuden a mejorar el acceso a las vacunas contra la COVID-19, especialmente en los países de ingreso bajo y de ingreso mediano bajo, y en África.

El Banco Mundial también forma parte del Acelerador ACT, una iniciativa que reúne a organismos sanitarios mundiales para garantizar el acceso equitativo de los países en desarrollo a las vacunas, las pruebas de detección y los tratamientos, y codirige el pilar de trabajo relacionado con el fortalecimiento de los sistemas de salud junto con el Fondo Mundial y la OMS.

Ayudar a los países a prepararse para campañas de vacunación masivas

Los países no sólo necesitan más dosis, sino que también deben estar listos para distribuirlas dentro de sus territorios. Por eso, hasta ahora, casi la mitad del financiamiento para vacunas que los países han solicitado al Banco Mundial se destina al fortalecimiento de los sistemas nacionales de distribución de vacunas. Esto incluye el desarrollo de mejores datos y sistemas de seguimiento, la mejora de las cadenas de frío, la capacitación de los trabajadores sanitarios y la participación comunitaria para generar una confianza pública esencial en los sistemas de salud.

En los últimos años, varios países —a menudo con el apoyo del Banco Mundial— han logrado importantes avances en el fortalecimiento de su infraestructura sanitaria. Aun así, algunos carecen de la capacidad para llevar a cabo lo que probablemente será una de las intervenciones sanitarias más grandes de su historia.

Los últimos datos de nuestras evaluaciones del grado de preparación (realizadas en conjunto con la Alianza Gavi, el Fondo Mundial, Unicef y la OMS) indican que, si bien casi el 95 % de los países ha elaborado planes nacionales de vacunación y el 81 % cuenta con medidas de seguridad, solamente el 64 % tiene planes para capacitar al gran número de vacunadores necesarios para llevar a cabo las campañas. En sólo alrededor de la mitad de los países se ha formulado planes para involucrar a la población a fin de generar confianza pública y aumentar la demanda de vacunas contra la COVID-19.

Aumentar la producción de vacunas, especialmente en África

Durante gran parte de este año, ha habido una mayor conciencia sobre la necesidad de aumentar la producción de vacunas, especialmente en los países que actualmente no tienen dosis, o casi no disponen de estas.

Teniendo esto presente, la Corporación Financiera Internacional (IFC), la entidad del Banco Mundial dedicada al sector privado, se asoció con instituciones de financiamiento para el desarrollo de Francia, Alemania y Estados Unidos con el fin de invertir EUR 600 millones en Aspen Pharmacare, una compañía farmacéutica de Sudáfrica que está desempeñando un papel importante en la producción de tratamientos terapéuticos y vacunas contra la COVID-19 en el continente africano.

Además, IFC invierte en varios fabricantes de vacunas locales comercialmente viables en países de ingreso bajo o mediano para ampliar su producción de vacunas contra la COVID-19 bajo licencia o producir sus propias vacunas, o ambas opciones.

Necesitamos que exista equidad en el mundo en torno a las vacunas contra la COVID-19, no sólo porque es lo correcto, sino porque es la única manera de controlar la pandemia. Por esa razón, el Grupo Banco Mundial, junto con asociados clave, está haciendo un esfuerzo sin precedentes tanto para ayudar a conseguir dicho objetivo como para lograrlo cuanto antes.


  Imprimir Imprimir

Los comentarios están cerrados