AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 


Ultimas entradas




Archivos



Los embargos de casas en 2010 podrían desbordar todas las previsiones

2009 podría acabar por encima de los 150.000 embargos judiciales
El paro y una previsible subida de los tipos amenazan con disparar las ejecuciones
La justicia se prepara para un previsible aluvión. Hasta junio ya iban 66.371
«Lo que estamos viendo ahora son situaciones generadas hace un año»
El 90% de las subastas quedan desiertas y los bancos se quedan las casas al 50%
11/12/2009 Luis M. de Ciria – El Mundo
Madrid.- Durante todo el año 2007, 25.943 familias en España se quedaron sin su vivienda al no ser capaces de hacer frente a las cuotas de su hipoteca. Pese a que el número es importante, se queda pequeño si lo comparamos con las 58.686 familias que perdieron sus casas en 2008 y casi anecdótico si nos fijamos en los 66.371 hogares que, hasta junio de este año, habían sido objeto de ejecuciones hipotecarias, según la información que publica el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Los datos parecen indicar que 2009 cerrará con unos 82.000 hogares embargados porque sus propietarios no pueden pagar la hipoteca, a los que habrá que sumar aquellos que se embarguen por deudas con Hacienda o la Seguridad Social. En total, «habrá cerca de unos 150.000 embargos en sede judicial», afirma Manuel Pardos, presidente de Adicae, asociación que se encarga de velar por los intereses de los usuarios de banca.
«Y estas cifras no pueden sino empeorar», afirma el economista y director de la revista Pública Subasta, Jaime ́lvarez, «ya que ahora se mantienen porque el tipo de interés está por los suelos», continúa. Además, este conocedor del mercado inmobiliario llama la atención sobre el desfase temporal de los datos. «Lo que estamos viendo ahora son situaciones generadas hace un año, que es lo que se tarda en llevar a cabo todo el proceso de la ejecución».

«Si combinamos el hecho de que se sigue destruyendo empleo con el de que muchos parados dejarán de cobrar los subsidios y a eso le unimos un previsible subida de tipos de interés, en 2010 puede haber una cifra de impagos astronómica e imprevisible», afirma ́lvarez.
Desde Adicae se atreven a pronosticar algo más de 250.000 embargos judiciales de viviendas durante el próximo año.
Atasco judicial
Además de los dramas personales que se esconden detrás de esta realidad, existe el temor de que los juzgados encargados de este tipo de procedimientos no den abasto con el volumen de demandas por impago que acumulan.
Desde el Juzgado de Primera Instancia número 32 de Madrid -uno de los dos que hay en la capital dedicado exclusivamente a las ejecuciones hipotecarias- reconocen a «su vivienda» que la situación es preocupante ante el incremento «brutal» de procedimientos que tienen que atender.
«En los últimos cuatro o cinco años el incremento ha podido ser del 400%», confiesan fuentes del juzgado. «Sólo en noviembre superamos los 3.000 procedimientos, cuando ha habido periodos en los que no se llegaba a mil en todo un año», comentan las mismas fuentes. Se da la circunstancia de que el 90% de las subastas con las que concluye el proceso de adjudicación quedan desiertas, lo que permite al banco pujar por ella al 50% de su valor de tasación.
El decano de los jueces de Madrid, José Luis Armengol, habla de «situación conyuntural» inherente a la crisis, al tiempo que confía en que «no se experimente un incremento de expedientes mayor del que ya ha habido». Aunque reconoce que existe una «gran bolsa» que hace que «haya que pensar en soluciones».
Éstas parecen ir en dos direcciones. Por un lado, estudiar si es necesario «especializar en temas hipotecarios alguno de los nuevos juzgados civiles que se van a crear el año que viene»; y por otro, «contemplar la posibilidad de establecer medidas de refuerzo temporal en los dos juzgados ya existentes», explica Armengol.
Medidas coyunturales
Desde el juzgado 32 de Madrid acogen la medida del refuerzo con interés, pero recuerdan que se necesita un personal «muy especializado» y que hay que formar «de un modo muy distinto que el del resto de Primera Instancia». Además, se hacen la siguiente reflexión: «Agilizar la respuesta de estos juzgados significaría poner inmuebles en el mercado con más rapidez y nos preguntamos hasta qué punto les interesará a los banco aumentar su balance de viviendas adjudicadas…».
Desde Adicae, por su parte, insisten en que es el Gobierno quien debe tomar cartas en el asunto para evitar «el sobreendeudamiento de las familias por las prácticas abusivas de la banca». «Nos parece una vergͼenza que se dé dinero público a entidades que siguen embargando viviendas», asegura su presidente, Manuel Pardos.


  Imprimir Imprimir

Deje un comentario

Debe identificarse para enviar un comentario.