AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 


Ultimas entradas




Archivos



Tarjetas

Tarjetas

Banco de España

El uso de las tarjetas es muy común para realizar pagos en comercio o extraer dinero en efectivo. Es importante conocer los derechos y obligaciones que adquirimos al contratar una tarjeta, ya sea de débito o de crédito.

Concepto y características

Las tarjetas son instrumentos de pago emitidos por una entidad financiera o un comercio que permiten realizar un pago sin disponer de dinero en efectivo.

Las tarjetas son instrumentos de pago emitidos por una entidad financiera o un comercio que permiten realizar un pago sin disponer de dinero en efectivo.

Las tarjetas deben cumplir ciertas normas:

En la parte delantera debe constar el nombre de la entidad financiera emisora de la tarjeta, el logo de la red interbancaria (por ejemplo VISA, MASTERCARD o EURO 6000), chip, número de tarjeta, fecha de caducidad y nombre del titular.
En la parte posterior figurará una banda magnética, el lugar para la firma, el código valor de verificación o validación (CVV) y holograma.
Hay tarjetas virtuales para pagar en internet, que no precisan que se emita una tarjeta física.

Tipos de tarjetas

Existe una gran variedad de tarjetas con distintas denominaciones comerciales y diferentes funcionalidades. Conocer sus principales características te ayudará a contratar la que más te conviene en función de los servicios que te ofrezca.

Según quien las emita, distinguimos:

Tarjetas bancarias: son las emitidas por los bancos. En España los movimientos generados por las tarjetas son gestionados por Sistemas de Tarjetas y Medios de Pago, S.A.
Tarjetas no bancarias: son las que únicamente pueden usarse en aquellos establecimientos asociados (tiendas, franquicias, grandes almacenes, etc.) No obstante, en España, una parte importante de los grandes centros comerciales tiene acuerdos con un banco principal, siendo el banco el emisor de la tarjeta y no el centro comercial.
Tarjetas de fidelización: son las emitidas por establecimientos comerciales o de servicios (p.ej. líneas aéreas) y con ellas se acumulan puntos que sirven para solicitar descuentos en la compra de los artículos o pago de los servicios del establecimiento emisor.


Tipos de tarjetas bancarias:

Tarjeta de débito

Es una tarjeta que sirve para utilizar los fondos depositados en la cuenta corriente o de ahorro a la que está asociada. Por eso, si eres titular de una tarjeta de débito, deberá existir una cuenta a la que esté asociada.

Las tarjetas de débito pueden emplearse para realizar pagos en comercios y para sacar dinero en oficinas y cajeros automáticos, así como para consultar saldos y movimientos de la cuenta. En este tipo de tarjetas la operación se registra instantáneamente en la cuenta. Esta es la principal diferencia entre las tarjetas de débito y crédito.

Por razones de seguridad suele fijarse un límite diario, sobre todo para la retirada de fondos de los cajeros automáticos.


Tarjeta de crédito

En este tipo de tarjetas es posible hacer pagos u obtener fondos, hasta cierto límite, a crédito. A cambio el dinero deberá ser devuelto en los plazos previstos.

Muchas entidades bancarias la ofrecen sin necesidad de tener una cuenta corriente abierta en ellas girándole los recibos correspondientes a la cuenta corriente y entidad que se indique. En el caso de las emitidas por los establecimientos financieros de crédito o entidades de pago será siempre así, ya que no pueden abrir cuentas corrientes al público.

Recuerda que utilizar una tarjeta de crédito tiene las mismas consecuencias que disponer de cualquier otro crédito o modalidad de financiación: estás obligado a devolver el dinero y pagar los intereses establecidos.

El límite del crédito disponible debe figurar en el contrato de la tarjeta. Puede ser modificado tanto por el banco como por el titular. Si bien las entidades pueden ajustarlo, atendiendo a su política de riesgos y a las características personales y de solvencia económica del cliente, tú también puedes solicitar cambiar tu límite de crédito. Si lo quieres bajar, la entidad no te pondrá pegas. Si lo quieres subir, necesitarás su autorización. Suele existir un límite de crédito máximo para cada categoría de tarjeta («normal», «plata», «oro»…).

La devolución del dinero que se ha utilizado debe hacerse de la forma y en los plazos previstos, normalmente en los primeros días de cada mes. Se pueden elegir distintas modalidades de pago.


Tarjetas revolventes, revolving o de pago aplazado

Son tarjetas de crédito en la que se ha elegido la modalidad de pago flexible. Te permiten devolver el crédito de forma aplazada mediante el pago de cuotas periódicas que varían en función de las cantidades dispuestas. Dentro de unos límites prefijados por tu banco, podrás fijar el importe de la cuota, pero sé consciente de que con cada cuota pagada el crédito disponible de la tarjeta se reconstituye, es decir, puedes volver a disponer del importe del capital que amortizas en cada cuota.


Tarjetas de prepago o monedero

Permiten realizar pagos, en general de pequeño importe u obtener dinero hasta el límite que hayas entregado previamente a la entidad emisora, importe que una vez agotado podrá recargarse.

Tarjetas contactless o sin contacto

Son las tarjetas, tanto de débito como de crédito, que disponen de esta tecnología. Pueden realizar los pagos sin necesidad de introducir la tarjeta en el datáfono, sino simplemente acercando la tarjeta al aparato y, en caso de que se trate de operaciones por importe superior a 20 euros (temporalmente 50 euros desde abril de 2020), introduciendo el pin. Cada vez más comercios disponen de datáfonos o TPVs adaptados que permiten una mayor rapidez a la hora de pagar. En aquellos cajeros automáticos que incorporen esta tecnología no hace falta introducir la tarjeta en el cajero, tan solo acercándola al lector contactless accederemos al menú principal. Antes de realizar una operación se te pedirá el pin.

El símbolo que permite identificar esta tecnología es este:

Contratación

Como con cualquier otro contrato hay que prestar atención a las condiciones de la tarjeta y conservar la documentación.

¿Cómo contrato una tarjeta de crédito?

Busca información general en la publicidad de las entidades en los distintos medios de comunicación y en sus páginas de Internet.
Compara ofertas concretas. Pide al banco información más detallada sobre sus condiciones, en especial sus comisiones y gastos y, en el caso de las de crédito, sobre el tipo de interés y las formas de pago.
Una vez te hayas decidido por una oferta concreta, examina con detalle el contrato antes de su firma, prestando especial atención al tipo de interés aplicado y a las comisiones que se pudieran devengar.
La entidad está obligada a entregarte el contrato en papel u otro soporte duradero y a entregarte la tarjeta y la clave secreta por procedimientos que aseguren la seguridad y la privacidad.

¿Qué documentación debes conservar?

El contrato.
Las comunicaciones posteriores de modificación de condiciones, que entrarán en vigor a los dos meses.
Los documentos de liquidación y justificantes de cada pago o retirada de fondos. Revisarlos con cuidado, te permitirá detectar posibles errores o discrepancias.

¿Qué contenido debe tener mi contrato?

El contenido mínimo del contrato viene recogido en el Real Decreto-ley 19/2018 de 23 de noviembre y Orden EHA/1608/2010 de 14 de junio

Cancelación de la tarjeta

Ya no deseo seguir usando mi tarjeta, ¿qué debo hacer?

¿Cómo cancelo mi tarjeta?

Al tratarse de un contrato de duración indefinida ambas partes tienen la posibilidad de rescindirlo unilateralmente. Basta con comunicarlo al banco, es conveniente hacerlo por escrito e informarse si esta operación conlleva el cobro de una comisión.
Es posible hacerlo en cualquier momento, salvo que se haya pactado un preaviso.
En el caso de que la cancelación se realice a iniciativa del banco debe basarse en causas objetivas y debe comunicarlo previamente al titular de la tarjeta para evitarle perjuicios innecesarios.

Uso fraudulento

¿Qué pasa cuando se pierde o nos roban una tarjeta, y es utilizada fraudulentamente?

En la copia del contrato han de figurar las obligaciones tanto del titular como de la entidad.

Obligaciones del titular

Conservar la tarjeta y hacer un uso correcto de ella y del número secreto de identificación personal (PIN), cuando exista.
En caso de pérdida o robo, debes avisar inmediatamente a la entidad, momento desde el que quedas libre de responsabilidad sobre el uso que no hayas realizado tú.
Obligaciones de la entidad emisora

No puede enviarte una tarjeta no solicitada salvo que sustituya a una anterior.
Disponer en todo momento de una forma de comunicación para los casos de pérdida, robo o utilización no autorizada. En cuanto lo comuniques, el banco se hará cargo de cualquier operación posterior a esa comunicación que no hayas realizado tú. De las operaciones anteriores a la comunicación, responderás hasta la cantidad de 50 euros, a no ser que se pruebe que has incurrido en negligencia en la custodia de la tarjeta o de sus elementos de seguridad.
Se considera que un titular se comporta negligentemente si no toma medidas razonables para proteger la tarjeta y el número secreto, o si no avisa lo antes posible de la pérdida o robo del documento.

En caso de robo:

Solicita el bloqueo de la tarjeta a la entidad a través de tu teléfono móvil accediendo a la app de tu banco, vía web con un ordenador con conexión a Internet o por teléfono a través del número facilitado para estos casos.
Presenta la denuncia ante la Policía, Guardia Civil o en el Juzgado.
Comprueba los cargos en tu cuenta por el uso fraudulento de la tarjeta.
En su caso, plantea reclamación ante el Servicio de Atención al Cliente o el Defensor del Cliente del banco y en última instancia, ante el Banco de España.
Si detectaras movimientos sospechosos posteriores al extravío o robo, deberás reclamar el retroceso a tu banco y dar parte al seguro.
Recuerda que para operar de forma fraudulenta no se necesita tener la tarjeta físicamente, basta con su numeración, su fecha de caducidad y su CCV.

Formas de pago y sus intereses


Cómo se pagan y qué intereses tienen

En las tarjetas de débito el cargo en cuenta casi siempre es inmediato.

En las tarjetas de crédito hay diversas modalidades de pago:

Pago de forma inmediata. El importe de la operación (pago en un establecimiento, retirada de efectivo en un cajero o cualquier otra disposición de dinero) se carga inmediatamente. No es una modalidad muy habitual, ya que no se usa crédito alguno.
Pago de todo lo que hayas gastado durante el mes en el primer día del mes posterior. En este caso es necesario disponer de saldo suficiente para pagar toda la deuda y no se suelen cobrar intereses.
Pago según una cuota que puede ser un porcentaje sobre el dinero utilizado o bien una cantidad fija según lo que más convenga a tus necesidades.
Hay que tener en cuenta que si se elige una forma de pago mediante pequeñas cuotas la devolución de la deuda puede prolongarse mucho e incluso, si el uso de la tarjeta supera un determinado importe, la cuota puede no alcanzar los intereses generados y la deuda podría aumentar en vez de reducirse con cada pago.

Las entidades emisoras de tarjetas te cobrarán intereses por el aplazamiento de los pagos. El tipo de interés debe aparecer en el contrato y junto a él, figuran:

El tipo de los saldos excedidos. Se aplica cuando sobrepasas el límite de crédito.
El tipo de interés de demora. Se aplica cuando dejas de pagar al no haber saldo suficiente en la cuenta. Suele ser muy superior al de los intereses ordinarios.


  Imprimir Imprimir

Los comentarios están cerrados