AIRE

Asociación Independiente de Registradores
                                 


Ultimas entradas




Archivos



Vende por 4 millones de euros las fincas que compró por sólo 63.000 en una subasta pública

La Audiencia pide abrir una investigación para saber si hubo estafa al considerar que la operación es «confusa y sospechosa»
26.06.10 L. Ortega | Castellón. – Las Provincias
Ser el único pujante en una subasta pública donde se van a vender unas fincas y sacar casi cuatro millones de beneficio en pocos meses por la compraventa de estos bienes es el negocio perfecto. Sobretodo cuando tan sólo se ha tenido que desembolsar unos 63.000 euros. Un negocio tan perfecto que ha levantado sospechas.
La Audiencia Provincial de Castellón ha considerado que la operación es cuanto menos «confusa y sospechosa» y ha estimado un recurso del propietario inicial de las fincas por el cual ordena que se investigue si hubo estafa en la subasta pública.
Los hechos se remontan a 2006. En mayo de ese año se archivó la causa al considerar que no había quedado probado la perpetración de delito de estafa. Pero ahora, años después, el propietario ha vuelto a acudir a los juzgados tras conseguir el expediente administrativo de la Seguridad Social donde consta la subasta y adjudicación de las fincas.
El afectado cuyos bienes salieron a subasta indica que este nuevo documento probaría que el querellado, interviniendo como administrador, no canceló cargas sobre sus bienes hipotecados, por lo que las deudas ya pagadas siguieron anotadas en el registro de la propiedad a subastar «dando lugar a una minusvaloración por parte de la Seguridad Social» que sacó a subasta sus dos fincas por un precio de 63.700 euros «muy inferior a la real». Según la querella, esto dio lugar «a que el denunciado, en connivencia con otra persona como adjudicatario se hiciera con las fincas, sin intervención de otros posibles licitadores en la subasta dadas las cargas aparentes que al aparecer publicitadas impedían el interés de cualquiera que ignorase una realidad que sólo ellos dos sabían».
Pocos meses después las fincas se vendieron por nada menos que 4,2 millones de euros. Aunque el fiscal se opone a que se estime el recurso, la Audiencia considera que el nuevo documento obliga a que se abra de nuevo la causa al definir como «desproporcionadamente lucrativa» la citada operación.
La venta por más de cuatro millones «es fundamental para constatar un extraordinario lucro que deviene de una situación suficientemente confusa y sospechosa que precisa de investigación», sostiene la Sala.
«Ahora se dice que hubo una maquinación -desde las facultades concedidas al querellado para gestión de pago de las deudas que debía cancelar- para presentar unas condiciones de cargas aparentes en los bienes que no reflejaban la realidad, afectando así a la valoración y disuadiendo a posibles licitadores para quedarse únicamente como postor el comprador».
Así, se estima que «con el nuevo dato del elevado precio de las fincas vendidas solo unos meses después por el adjudicatario, se pone de manifiesto lo esencial que habrá de ser ahora el expediente de la Seguridad Social donde la valoración de subasta fue desproporcionadamente inferior al de mercado (en más de lo que es habitual en las tasaciones para subastas públicas), de modo que debe estimarse el recurso, reabriéndose la instrucción y practicándose las diligencias», concluye el auto


  Imprimir Imprimir

Deje un comentario

Debe identificarse para enviar un comentario.